Anatomía y fisiología del tracto vocal
La anatomía y fisiología del tracto vocal hacen parte de como se conforma este sistema que nos permite producir sonidos a los seres humanos.
facultad de educación · logopedia en educación
vie. 28 de ene. 2022
0

Cuando se habla de anatomía y fisiología del tracto vocal, lo primero que se encuentra son las fosas nasales, que son cavidades de la cara de forma alargada, situadas por debajo de la fosa craneal anterior, por encima de la cavidad bucal, y entremedio de las 2 órbitas. Las narinas son los orificios de entrada de la nariz. A los orificios de salida se le llaman cohanas, que comunican con la faringe. También presentan un techo donde la principal característica es que está el órgano olfatorio y un suelo formado por la bóveda palatina (paladar). La pared medial es común para las 2 fosas y se llama tabique nasal, el cual se divide en 2 partes:

  • Porción posterior: formada por los huesos vómer y etmoides (este está un poco más arriba y situado por debajo de la lámina perpendicular). La porción anterior es cartilaginosa.
  • La pared lateral, en la que se distinguen 3 relieves llamados conchas nasales, que según su ubicación reciben el nombre de:
    • Concha nasal inferior: es un hueso propio.
    • Concha nasal superior y media: son parte del Etmoide. Los espacios entre las conchas se llaman Meatos (inferior, superior y medio, correspondiendo a la concha inferior).

Estos, también son los puntos donde desembocan estructuras nasales como:

  • Meato inferior (parte anterior): conducto naso-la crimal y sale a la órbitra.
  • Meato medio: senos paranasales (maxilar y frontales).
  • Meato superior: seno esfenoideo.

En patologías como la sinusitis se acumulan desechos en los senos y comprime las paredes. La función de las conchas es hacer de regulador térmico del aire que llega a la nariz a través de la sangre. Cuando entra aire frío en la nariz, la concha se hincha de sangre y calienta el aire, y viceversa.

Cavidad oral

Es el órgano que da origen al aparato digestivo y también está implicada en otras funciones:

  • Masticación (forma parte del aparato de la masticación).
  • Sentido de gusto (en la lengua).
  • Fenómeno de la deglución.
  • Fonación (intervienen lengua, paladar, labios).

Las paredes o limitaciones de la cavidad bucal son:

Techo o límite superior

Formado por el paladar, que tiene dos partes:

  • Parte más anterior o Paladar Duro (óseo): formado por las apófisis palatinas de los maxilares (por delante) y los dos palatinos (por detrás) y sus láminas horizontales.
  • Parte más posterior o Paladar Blando: es un pliegue móvil suspendido del borde posterior del paladar duro. Constituido por un pliegue de mucosa en cuyo interior se encuentran fibras musculares, vasos, nervios, glándulas y tejido linfoide (Farias, 2016). Se encarga, durante la respiración, de regular el paso del aire desde las fosas nasales a la laringe; durante el habla su posición condiciona la producción de sonidos orales, nasalizados o nasales. Los músculos del paladar blando son (Farias, 2016):
    • Periestafilino Interno: encargado de elevar el paladar blando.
    • Palatogloso: el cual eleva la raíz de la lengua y aproxima el pilar anterior del velo hacia un plano medio. Si se dan ambas funciones se produce una separación entre la cavidad bucal y la orofaringe.
    • Palatofaríngeo: el cual se encarga de tensar las paredes de la faringe reduciendo su tamaño durante la deglución, también tira los pilares posteriores del velo hacia delante.
  • Suelo o límite inferior: el músculo milohioideo.
  • Límite anterior: formado por el labio superior e inferior, y el músculo orbicular de la boca. Da entrada a la cavidad bucal.
  • Límite lateral: el músculo buccinador, que forma las mejillas.
  • Límite posterior: no tiene pared, pero sí límite, el istmo de las fauces. Las fauces a su vez tienen unos límites: une la faringe y la cavidad bucal.
  • Superiormente: paladar blando.
  • Inferiormente: raíz de la lengua.
  • Lateralmente, hay dos relieves:
    • Pilar anterior o arco palatogloso (formado por el músculo palatogloso).
    • Pilar posterior o arco palatofaríngeo (formado por el músculo palatofaríngeo).

Lengua

La lengua es una estructura compuesta de una gran cantidad de músculos. Su función tiene una implicación directa tanto en la función deglutoria como fonatoria y articulatoria.

  • Los músculos que forman y controlan la lengua tienen control voluntario y una coordinación neuromotriz muy precisa, estos son:

Músculos intrínsecos

Se originan dentro de la lengua y se insertan también en ella, se encargan de deformar la lengua:

  • Músculo Longitudinal Superior: se encargan de acortar la lengua llevando el ápice hacia arriba y atrás.
  • El músculo Longitudinal Inferior: acorta la lengua y lleva el ápice hacia abajo y atrás.
  • Músculo Transversal: se encarga de estrechar y elongar la lengua.
  • Músculo Vertical: se encarga de aplanar y ensanchar la lengua.

Músculos Extrínsecos

Se originan en un punto distinto de la lengua y se dirigen a ella, desplazándola y moviéndola. Todos están inervados por el nervio hipogloso.

  • Músculo Geniogloso: tiene su origen en la apófisis geni-superiores o mentonianas, y su inserción va desde el vértice de la lengua hasta el hioides recorriendo toda la mucosa. Sus funciones son: – Cuando está en contracción tónica hace que la lengua esté situada dentro de la boca. Es importante en decúbito supino, pues hace que no bloquee la vía aérea manteniéndola en su sitio. – Cuando se contrae es el encargado de sacar la lengua.
  • Músculo Hiogloso: tiene su origen en el hueso hioides y su inserción en la lengua. Con su contracción, aplana y baja la lengua hacia el suelo de la boca, acercándola al hioides.
  • El músculo Estilogloso: se origina en la apófisis estiloides y se inserta en el vértice de la lengua. Permite llevar la lengua hacia arriba y atrás contra el velo del paladar.
  • Músculo Palatogloso: se origina en el paladar blando y se inserta en la lengua. Es constrictor del istmo de las fauces.

Glándulas salivares

Estas glándulas ayudan en la predigestión y tienen función inmunitaria. Se trata de unas estructuras que forman la saliva y la vierten en la boca. Existen dos tipos de glándulas salivares:

  • Microscópicas: son fundamentalmente células encontradas en la mucosa bucal (paladar, mejillas, lengua).
  • Macroscópicas. Tienen tres pares:
    • Glándulas Parótidas: son las más grandes. Quedan situadas justo por debajo de la oreja, y en medio del músculo masetero (se encuentra por delante de este) y del músculo esternocleidomastoideo (se encuentra por detrás de este). Tienen el conducto parotideo o de Stenon, que cruza el masetero transversalmente y atraviesa el buccinador hasta llegar al interior de la boca donde secreta la saliva.
    • Glándulas Submandibulares: se encuentran a nivel del gonio o ángulo de la mandíbula y por debajo del músculo milohioideo. (Fuera de la cavidad bucal). Drenan dentro de la boca a través del conducto submandibular o de Wharton, que desemboca por debajo de la lengua, a cada lado del frenillo.
    • Glándulas Sublinguales: se sitúan por debajo de la lengua y por encima del músculo milohioideo. Son las únicas que realmente están en la cavidad bucal. Tienen el conducto sublingual o de Bartholin, que desemboca en el mismo sitio que el de Wharton, a cada lado del frenillo.

El profesional en educación como factor de desarrollo

Dentro de las múltiples tareas y campos que puede atacar el educador, el desarrollo en su alumnado juega un papel crucial. Este perfil puede convertirse en un factor de cambio eliminando dificultades emocionales y motrices en el alumnado de manera efectiva. Sin embargo, para realizar este proceso de manera adecuada se hace necesario que el mismo cuente con el conocimiento pertinente para ello.

TECH Universidad Tecnológica se posiciona actualmente como la mayor universidad virtual del mundo. Este título se ha logrado mediante el diseño de un amplio portafolio educativo donde se ofertan programas enfocados en la calidad y la excelencia. En el caso de su Facultad de Educación, se desarrollan especializaciones tales como el Máster en Neurociencias para docentes y el Máster en Investigación en Educación. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan dominar el campo del habla en el alumnado, no cabe duda que su mejor decisión será optar por el Máster en Terapia Vocal.

Artículos relacionados

1 /

Compartir