Veterinaria legal

La veterinaria legal hace parte del proceso de peritaje realizado al animal bajo diferentes normativas y leyes que protegen a estos seres vivos.

facultad de veterinaria
viernes, 29 de julio de 2022
0

La veterinaria legal ha estado presente en España como tal desde hace casi 100 años en el currículum de la formación académica del veterinario. Ya en 1922, el profesor Martínez Baselga publicó la “veterinaria forense, Medicina legal y Toxicología”, si bien le otorgaba casi toda la importancia a la Toxicología. Esto no es de extrañar, puesto que la veterinaria legal surge de la aplicación del concepto de Medicina legal (humana) en el ámbito veterinario y esa, a su vez, procede de la aplicación de los conocimientos químicos-toxicológicos en la resolución de asuntos forenses.

Desde entonces, el concepto y contenido ha cambiado debido a que los objetos y objetivos de la profesión veterinaria también han cambiado. En uno de los textos españoles más interesantes, la “veterinaria legal” de Cesáreo Sanz Egaña (Espasa-Calpe, 1955) de 388 páginas, el 75% de la obra está dedicada al “Derecho de contratación de los animales” en relación con la actuación pericial veterinaria en el comercio de los animales de abasto (al perro únicamente le dedica escasamente 8 páginas del total). A los aspectos forenses le dedica el 21% y el 4% se relaciona con cuestiones generales de la intervención pericial veterinaria.

Hoy en día, la labor del veterinario se ha ampliado enormemente hacia los animales de compañía (perros, gatos, animales exóticos, etc.) y de ocio (caballos), en relación con los animales de abasto (vacuno, ovino, caprino, porcino, etc.) o trabajo (burros, mulos). Además, el control de todas las actividades comerciales, la importancia de la seguridad alimentaria con relación a los productos derivados de los animales y de bienestar animal, ha llevado a que el número de normas legales de interés veterinario en lo que se refiere a estos distintos aspectos se haya incrementado exponencialmente.

Importancia y división de la veterinaria legal

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente expuesto, la importancia de la veterinaria legal se deriva de diversas circunstancias:

  1. La naturaleza de su actuación: la veterinaria legal supera y desborda el interés individual y particular de la veterinaria para proyectarse hacia la sociedad, contribuyendo al correcto funcionamiento de la administración de justicia, además de colaborar en la elaboración de leyes y reglamentos.
  2. La responsabilidad de sus actuaciones. Los jueces deciden según se les informa, por lo que las opiniones de los expertos veterinarios serán decisivas en la sentencia. Hay responsabilidad, tanto de orden moral como material. El orden moral es claro, ya que de la actuación del veterinario puede surgir la condena o absolución de un acusado. En el orden material, hay que tener en cuenta que el profesional veterinario que ignora sus deberes y obligaciones legales y deontológicas profesionales, se ve expuesto a sanciones legales y colegiales: responsabilidad penal o civil, inhabilitación, suspensión en el ejercicio profesional, penas pecuniarias, privación de libertad, etc.
  3. La obligatoriedad de su actuación. En determinadas circunstancias, la intervención de un veterinario en relación con un hecho concreto, puede ser impuesta obligatoriamente por el juez (imperativo legal) incluso, aunque ese profesional esté habitualmente apartado de esta especialidad. Debe actuar, aunque no sea su deseo, ya que puede ser sancionada en caso contrario.
  4. Los antecedentes históricos. Ya en el Código de Hammurabi de la antigua Mesopotamia (1700 a. de C.), se contemplaban las sanciones en caso de responsabilidad profesional. En los albores del siglo XVI ya se requiere de manera explícita la intervención pericial en los procesos jurídicos.
  5. Su categoría científica. La veterinaria Legal toma los avances y emplea las técnicas y procedimientos científicos que tienen que someterse al rigor metodológico científico.

Aplicaciones de la veterinaria legal

Como se comentó anteriormente, la intervención de la veterinaria legal implica básicamente una intervención pericial, que puede ser de ámbito de resolución de conflictos entre particulares o lo que es más importante, la intervención como perito en un entorno judicial. La evolución de la sociedad plantea a los jueces los problemas más diversos, sobre los cuales habrán de pronunciarse emitiendo una sentencia justa.

Es imposible que un juez, por sí mismo, tenga los conocimientos técnicos y específicos para resolver problemas de cualquier índole. La búsqueda de la verdad representa una necesidad básica del Juez, por lo que busca la colaboración de todos aquellos que puedan ayudarle y asesorarle. Esto de acuerdo con su especialidad, en el asunto en cuestión. Nace, en general, el perito o experto. Sin duda, los médicos han sido los peritos más solicitados por los Tribunales, siguiendo esa estela de asesoramiento los veterinarios por la indudable similitud con respecto a su base sanitaria y técnica.

Tal es la importancia de estos que se ha llegado a señalar que los veterinarios legistas son “ojo y mano del Juez” y que los “Jueces deciden según se les informa”. Desde un punto de vista práctico, la actuación del veterinario legista tiene una función fundamental de asesoramiento técnico. Ese es el carácter aplicativo, siendo el campo de acción del veterinario legista todos aquellos procesos legales. Sean estos tanto civiles como penales, que lleven implícitos causas o efectos de orden biológico o médico-veterinario.

Las normas legales y su comprensión

Las normas jurídicas emanan de los órganos competentes. Además, rigen la conducta de los hombres en sus relaciones sociales y su observancia está garantizada mediante oportunas sanciones. El conjunto de normas jurídicas que rigen en una determinada sociedad y en un determinado momento histórico se denomina Derecho positivo. Comúnmente se llama Legislación u Ordenamiento jurídico a ese cúmulo de normas emanadas de los poderes legislativos (Estado, Comunidad Autónoma, entidad local) con competencia para crearlas.

Las normas jurídicas no son todas de la misma clase ni tampoco tienen todas igual relevancia; sino que se encuentran organizadas de forma jerárquica, en una escala de mayor a menor importancia, con escalones a los que se les denomina Rango. Así, no todas las normas tienen el mismo rango, ya que unas tendrán mayor importancia que otras. Por tanto, estarán en un rango superior de esa escala normativa jerarquizada. La Constitución Española garantiza el principio de jerarquía normativa; misma que está en relación con la posición dentro de la estructura del Estado del órgano que emite esa norma. Este principio de jerarquía tiene vital importancia en la aplicación de una determinada norma, ya que:

  1. Una norma de rango inferior no puede ir contra lo dispuesto en otra que tenga rango superior. Por tanto, ante la duda de aplicar dos normas diferentes para un mismo supuesto, siempre prevalecerá la norma de rango superior.
  2. Ante el mismo caso anterior, pero de duda con dos normas de igual rango, la norma a aplicar será siempre la norma más reciente (normas posteriores derogan a las anteriores).
  3. Una norma especial prevalece frente a una general y esto es porque se entiende que, si existe una ley especial, es porque el poder legislativo ha querido regular más pormenorizadamente una materia.

La salud animal en las normativas

Existen diferentes situaciones y casos dentro de la legalidad donde pueden ver si involucrados los animales, sean estos domésticos o salvajes. Ese aspecto normativo debe verse cubierto por diferentes regulaciones que permiten una sincronía entre la veterinaria y el derecho. Es importante que existan figuras profesionales con amplio conocimiento en este campo de manera que se ejecuten tareas de diagnóstico y análisis de forma transparente en cada caso que se presente.

TECH Universidad Tecnológica desarrolla actualmente un amplio portafolio educativo enfocado en la alta calidad y la excelencia en su alumnado. El mismo ha sido diseñado por expertos en diferentes campos que cuentan con amplia experiencia y una excelente noción de enseñanza. Ejemplo claro de ello sucedía al interior de su Facultad de veterinaria destacan especializaciones tales como el Máster en Producción y Clínica Porcina y el Máster en Rehabilitación Equina. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan complementar su educación base ene el ámbito de la legalidad en los animales, no cabe duda que su mejor decisión será optar por tomar el Máster en Peritaje Judicial Veterinario.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir