Técnicas de diagnóstico
Las técnicas de diagnóstico permiten realizar un análisis adecuadamente del paciente animal según su sintomatología
facultad de veterinaria · animales exóticos
vie. 25 de feb. 2022
0

El veterinario cuenta con diversidad de herramientas que le permiten ejecutar un adecuado diagnóstico y exploración sintomatológica. Esto produce que el mismo cuente con un amplio portafolio que oferta una gama muy amplia de servicios para reaccionar ante las diferentes situaciones. Las técnicas de diagnóstico hacen parte de ello, siendo así, una de las bases principales para realizar un adecuado análisis previo a cualquier tipo de tratamiento o veredicto por parte del profesional.

Muestra de orina: interpretación de resultados

El lagomorfo

La orina de un conejo presenta normalmente un color crema por el alto porcentaje de calcio excretado y, a diferencia de otros animales que lo excretan a través de las secreciones biliares, la orina es la mayor vía de excreción de magnesio y calcio. Su densidad específica de la orina está entre 1,003 y 1,036 (media 1,015) y su pH es alcalino con valores de 7,6-8,8. Podrían estar presentes algunas trazas ocasionales de proteína y glucosa. Los cristales (trifosfato, carbonato cálcico) se encuentran en grandes cantidades, pero normalmente no aparecen células epiteliales, bacterias y otros residuos.

El roedor histricomorfo

En el cobaya, la orina es alcalina, espesa y de color blanco turbio conteniendo cristales de carbonato cálcico y fosfato amónico.

El roedor miomorfo

En las ratas y los hámsteres existen diferencias notables en la interpretación de sus resultados. En los jerbos, es posible recoger una muestra de orina por una micción voluntaria mientras se trata de cogerle en su jaula. La orina presenta un pH alcalino y es normal encontrar la presencia de proteínas, glucosa y bilirrubina.

Muestra de sangre: diferentes resultados

La serie roja: el eritrocito

A la hora de evaluar un frotis sanguíneo, las características morfológicas importantes de los eritrocitos incluyen eritrocitos policromáticos, hipocromáticos, microcíticos y macrocíticos, y poiquilocitosis. La policromasia y la hipocromasia son características de tinción de los eritrocitos que deben tenerse en cuenta al evaluar la morfología de los eritrocitos. Los eritrocitos policromáticos (reticulocitos) son eritrocitos jóvenes que se han liberado temprano en circulación, y son más grandes y de color más basófilo en comparación con los eritrocitos maduros.

El grado de policromasia (número total de eritrocitos policromáticos) puede funcionar como una ayuda en la determinación de la causa de una anemia. La policromasia tiende a ocurrir en asociación con pérdida de sangre y anemias de destrucción de sangre. La policromasia no está presente en las anemias causadas por hipoplasia eritroide o en una anemia aplásica.

La hipocromasia se da cuando los eritrocitos no muestran una coloración normal e indica un estado de deficiencia de hierro. La deficiencia de hierro en los mamíferos adultos es, generalmente, el resultado de la pérdida de sangre crónica causada por parásitos chupadores de sangre, úlceras gastrointestinales, enfermedad inflamatoria intestinal o neoplasias. La anemia por deficiencia de hierro en mamíferos muy jóvenes se debe al hierro dietético inadecuado. Los eritrocitos microcíticos generalmente se asocian con anemia por deficiencia de hierro.

Los eritrocitos macrocíticos están formados por eritrocitos policromáticos asociados con la regeneración eritroide. La poiquilocitosis es un término general que se usa cuando los eritrocitos con formas anormales están presentes en el frotis sanguíneo. Una curiosidad de los eritrocitos en el jerbo es que el glóbulo rojo tiene una vida útil de aproximadamente 10 días. El rápido recambio de los glóbulos rojos se refleja en un frotis de sangre teñido como un punteado basófilo pronunciado en un alto porcentaje de estas células.

La serie blanca: el leucocito

Normalmente, aparecen cinco tipos de glóbulos blancos en la sangre, también llamados leucocitos:

  1. Neutrófilos
  2. Eosinófilos
  3. Basófilos
  4. Monocitos
  5. Linfocitos

Los leucocitos que se encuentran en la sangre periférica de pequeños mamíferos exóticos se clasifican como leucocitos granulares o leucocitos agranulares. Estos contienen un núcleo lobulado, además se clasifican como neutrófilos, eosinófilos o basófilos en función de las características de tinción de los gránulos presentes en el citoplasma de las células. Los leucocitos agranulares no contienen gránulos citoplasmáticos y tienen un núcleo no lobulado. Estas células se clasifican como monocitos o linfocitos.

El neutrófilo

Las características citoquímicas y ultraestructurales de los neutrófilos difieren entre las especies de mamíferos exóticos. A modo de ejemplo, la actividad de la lisozima no está presente en los neutrófilos de hámsteres, y la actividad de fosfatasa alcalina se ve reducida en los neutrófilos de los ratones en comparación con otros mamíferos. Los neutrófilos de los conejos se conocen como heterófilos porque sus células no se tiñen neutralmente con las tinciones de laboratorio. El heterófilo del conejo tiene un núcleo polimórfico que se tiñe de azul claro a púrpura con las tinciones de Romanowsky.

A pesar de la apariencia macroscópica diferente del heterófilo de conejo, esta célula tiene la misma función y características bioquímicas que los neutrófilos de otros mamíferos domésticos. Es fácil confundir un heterófilo de conejo con un eosinófilo, pero se pueden distinguir fácilmente de los eosinófilos por el tamaño de los gránulos. Los neutrófilos de las chinchillas tienen núcleos polimórficos y gránulos citoplasmáticos acidófilos débiles. Parecen funcionar de la misma manera que los neutrófilos de otros mamíferos.

Los neutrófilos de los cobayas y los hámsteres a menudo se denominan heterófilos o pseudoeosinófilos porque contienen gránulos que se tiñen de color eosinófilo con las tinciones de Romanowsky. A pesar de que se tiñen de manera diferente a los neutrófilos de los mamíferos domésticos, los neutrófilos de estos roedores tienen una función equivalente.

El eosinófilo

Los eosinófilos son granulocitos que generalmente representan solo el 1 % – 3 % del recuento total de leucocitos en sangre. Los eosinófilos de los mamíferos tienen la capacidad de fagocitar complejos de anticuerpos-antígenos y pueden tener un papel en el control de infecciones, pero no son tan efectivos como los neutrófilos / heterófilos. La eosinofilia ocurre cuando los antígenos se liberan continuamente, como ocurre en las enfermedades parasitarias y reacciones alérgicas. El eosinófilo del conejo se parece mucho al heterófilo, y para poder diferenciarlo, se observa que el núcleo del eosinófilo está bilobulado o tiene forma de U.

Además, el gránulo citoplasmático del eosinófilo no está muy definido y se tiñe de color rosa intenso con la tinción de Romanowsky. Los eosinófilos del cobaya se pueden diferenciar fácilmente del heterófilo / pseudoheterófilo porque los gránulos del eosinófilo son redondos y más grandes. Los eosinófilos de las chinchillas son fáciles de diferenciar de los neutrófilos porque son los únicos con gránulos citoplasmáticos eosinofílicos. Por otra parte, los eosinófilos de los roedores son típicamente más grandes que los neutrófilos y tienen un núcleo en forma de anillo o en U.+

El diagnóstico como base del proceso

El profesional en veterinaria es una figura de conocimiento y saber frente a la salud y bienestar del paciente animal. Es por esta razón que se hace crucial que el mismo tenga la experiencia y preparación académica necesaria para ejecutar sus labores de forma adecuada. Para ello, el mismo deberá pasar por un proceso en el cual comprenda a fondo cada una de las etapas que conlleva el tratamiento de cualquier tipo de enfermedad en el animal.

TECH Universidad Tecnológica se posiciona actualmente como la mayor universidad digital del mundo. Por ello, cada día amplia a grandes pasos su oferta educativa, brindando así mayores posibilidades a su alumnado. Caso ejemplo de ello sucede al interior de su Facultad de Veterinaria, donde se encuentran posgrados tales como el Máster en Producción y Sanidad Animal y el Máster en Terapias Asistidas con Animales. Sin embargo, para aquellos que busquen ampliar su conocimiento en razas y especies animales, no cabe duda que su mejor decisión será optar por el Máster en Medicina y Cirugía en Animales Exóticos.

Artículos relacionados

1 /

Compartir