El sistema circulatorio
El sistema circulatorio hace parte de los principales sistemas a tener en cuenta en las aves.
facultad de veterinaria · aves
vie. 08 de oct. 2021
0

En el sistema circulatorio de las aves, el principal órgano a tener en cuenta es el corazón. A diferencia de los mamíferos, se sitúa en el plano medio ligeramente desviado a la derecha. Su pericardio es muy fino pero resistente y unido a la cara dorsal del esternón para conferirle una buena resistencia. Como no existe diafragma, el corazón contacta con los pulmones por su zona más dorsal y con el hígado por la zona dorsal y lateral. Por el contrario que en los mamíferos, el corazón queda tapado en su base por los lóbulos del hígado en vez de por los pulmones. Esta circunstancia se traduce en una silueta cardiaca y hepática con aspecto de reloj de arena en las radiografías ventrodorsales, en la mayoría de las especies de Psittaciformes.

La morfología del corazón se parece mucho a la de los mamíferos. Estos presentan una división en dos lados, izquierdo y derecho, para evitar que la sangre oxigenada y sin oxigenar se puedan mezclar. Existe una diferencia con respecto a los mamíferos, ya que la aorta ascendente se desvía hacia la derecha. La válvula auriculoventricular derecha presenta una característica especial porque no dispone de cuerdas tendinosas, y está formada por una lámina muscular gruesa de tejido miocárdico. El resto de las válvulas son parecidas a las de los mamíferos, con la salvedad de que la válvula auriculoventricular izquierda es tricúspide.

El sistema de conducción sanguíneo se realiza mediante las fibras de Purkinje. No como en los reptiles que tienen un tejido miocárdico que simplemente continua con el del ventrículo. En las aves, las fibras de Purkinje llevan el impulso eléctrico desde la aurícula hasta el ventrículo. Este impulso nace en el nódulo sinoatrial de la aurícula derecha como en los mamíferos.

El sistema arterial

El cayado aórtico está curvado hacia la derecha y sufre una división en dos troncos braquiocefálicos muy anchos. Estos distribuyen aproximadamente las tres cuartas partes del flujo cardiaco hacia las alas, los músculos pectorales y la cabeza. Los troncos braquiocefálicos se ramifican en las arterias subclavias, que avanzan por un surco de la base de las vértebras cervicales. Por lo anterior, se encuentran cerca del eje de rotación y el ave puede girar el cuello sin interrumpir en ningún momento el flujo de sangre hacia el encéfalo y otros órganos. Las arterias subclavias son las siguientes:

  • La arteria braquial irriga las alas.
  • La arteria pectoral irriga los músculos del vuelo.
  • Las arterias carótidas irrigan la cabeza.

Con respecto al miembro pelviano, se encuentra la arteria ilíaca y la isquiática que se anastomosa con la arteria femoral para formar la arteria poplítea. Posteriormente, en algunas aves como las zancudas se forma la red admirable, que es una red arteriovenosa que participa en el intercambio de temperatura para atemperar la sangre.

El retorno venoso

El retorno venoso se realiza a través de las venas cavas craneales y caudales, recogiendo la sangre de todo el organismo de la siguiente manera:

Venas cavas craneales

Reciben la sangre de la cabeza y el cuello a través de las venas yugulares, y la sangre procedente de las alas y la región pectoral a través de las venas subclavias. Las aves tienen una anastomosis transversa entre las dos venas yugulares (a la altura de la mandíbula). Sirve para distribuir la sangre correctamente de un lado a otro. Esta anastomosis sirve para que el flujo sanguíneo pueda continuar correctamente, incluso si el ave gira el cuello de un lado a otro y comprime una de las dos venas. Además, esta anastomosis se inclina hacia la vena derecha, provocando que la vena yugular derecha tenga un calibre mayor que la izquierda; incluso, en algunas aves de pequeño tamaño la vena yugular llega a ser inexistente.

Venas cavas caudales

La sangre venosa procedente de los miembros pelvianos, de la parte inferior del cuerpo y de la parte final del intestino entra en el sistema porta renal, y luego se une a la vena cava caudal. Por otro lado, el flujo venoso del tracto gastrointestinal, del páncreas y del bazo se drena en la vena porta hacia el hígado. Una característica propia de las aves es la existencia de la gran vena mesentérica caudal o también denominada vena mesentérica coccígea, por su localización.

Esta vena recoge la sangre del mesenterio localizado en la zona final del intestino y conecta la vena porta que va al hígado con la vena porta que va al riñón. De esta manera, la sangre puede circular en ambas direcciones en el interior de esta vena, creando un flujo venoso alterno entre el hígado y los riñones.

El sistema porta renal

Al igual que los reptiles, las aves tienen un sistema porta renal. Se ha citado que la sangre venosa procedente de los miembros pelvianos entra en el sistema porta renal, y luego se une a la vena cava caudal. A continuación, se explicará qué es el sistema porta renal: En las aves el retorno venoso de los miembros pelvianos circula por los riñones antes de alcanzar la vena cava caudal, suponiendo aproximadamente los dos tercios del flujo sanguíneo renal.

Dicho flujo está controlado por las válvulas portales, que se localizan en la unión de las venas ilíaca común y renal. En condiciones normales, estas válvulas se encuentran cerradas para dirigir la sangre hacia el riñón con el fin de facilitar la secreción tubular, pero, en situaciones de estrés, la adrenalina abre estas válvulas para que la sangre no llegue a los riñones y, de esa forma, a través de la vena mesentérica coccígea, alcance el hígado o directamente el corazón por la vena cava caudal.

La composición sanguínea: glóbulos rojos nucleados

La evaluación laboratorial de las células sanguíneas en las aves consiste en una serie de pruebas para descartar o incluso diagnosticar patologías y enfermedades, monitorizar la respuesta ante los tratamientos instaurados y proporcionar un pronóstico en la evolución que tendrá el paciente a estudiar. La hematología aviar comenzó a estudiarse en la década de los años 60 para su aplicación en la industria avícola y comenzó con una extrapolación de la hematología aplicada en los mamíferos, con algunas modificaciones. Los inconvenientes a la hora de interpretar una hematología aviar son:

  • La realización manual del recuento celular: los procedimientos modificados comienzan con el recuento celular manual, para saber la cantidad de cada tipo celular que tiene la sangre de un paciente de manera más precisa, pero estos procedimientos manuales requieren mucho tiempo y mano de obra, además de gran experiencia y conocimientos en los tipos celulares de la sangre de las aves.
  • Los valores hematológicos están sujetos a variaciones ambientales y de manejo; por ejemplo, la concentración de heterófilos varía en función de la estación del año, el ritmo circadiano, el sexo, la edad y la dieta.
  • Existen variaciones entre las diferentes especies.
  • En la recolección de una muestra sanguínea se debe tener en cuenta que algunas especies como el avestruz y la grulla, el EDTA causa lisis de los eritrocitos y será preferible realizar el frotis sin anticoagulante y de inmediato.
  • Los frotis deben estudiarse inmediatamente después de la toma de la muestra sanguínea, puesto que, la coagulación se inicia más rápidamente en las aves que en los mamíferos, pudiendo coagularse fácilmente la muestra en menos de 1 minuto.

Procesos veterinarios en aves

El veterinario profesional debe tener presente que a lo largo de su carrera se encontrará con diferentes retos a diario. Esto incluye el ejecutar sus conocimientos en diferentes animales y especies, donde en muchos casos pueden ser aves. Por esta razón, es importante que el profesional conozca cada uno de los sistemas vitales de estos animales, teniendo en cuenta los mismos en cada procedimiento a realizar.

En TECH Universidad Tecnológica se desarrollan a diario algunos de los mejores programas educativos del mundo. Dentro de su Facultad de Veterinaria se encuentran especializaciones tales como el Máster en Cardiología Veterinaria en Pequeños Animales y el Máster en Traumatología y Cirugía Ortopédica Veterinaria. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan dominar el campo de la veterinaria aplicada en aves, su mejor elección será el Máster en Medicina y Cirugía de Aves.

Tags: Aves

Artículos relacionados

1 /

Compartir