El quirófano veterinario
El quirófano veterinario es el área encargada de realizar procedimientos quirúrgicos avanzados para el animal.
facultad de veterinaria · cardiología en veterinaria
mié. 21 de abr. 2021
0

En muchos casos la consulta veterinaria y el medicamento convencional no resultan suficientes para alcanzar el bienestar completo del paciente animal. Por esta razón se hace necesaria la existencia del quirófano veterinario, donde mediante procesos quirúrgicos complejos se busca salvar la vida del animal. El veterinario debe adquirir conocimientos especializados en esta área con el fin de poder desarrollar su labor de forma óptima.

Preparación del personal quirúrgico

Los cirujanos y demás personal que esté presente en el quirófano deben ir vestidos con pijamas médicos, compuesto por un camisón y un pantalón; estos pijamas deben estar limpios, sin restos de contaminación visible. La ropa del personal puede actuar como reservorio de bacterias al contaminarse con microorganismos, bien de forma directa, por contacto con los pacientes, o bien de forma indirecta, por contacto con las manos.

No hay estudios que describan bien el riesgo de infección con el uso de pijamas. Además, los cirujanos y asistentes deberán lavarse las manos con un protocolo adecuado y colocarse una bata quirúrgica y guantes estériles de manera aséptica, así como conocer los movimientos permitidos para un correcto mantenimiento de la esterilidad. La indumentaria adecuada y los protocolos de limpieza de manos y colocación de bata y guantes se describen en las siguientes secciones.

Existe mucha literatura sobre investigaciones acerca de la preparación del personal quirúrgico, al final, es complicado especificar un protocolo concreto como el más efectivo. Los cirujanos deben considerar la evidencia y usar el sentido común cuando desarrollan un protocolo aséptico para preparar al paciente o a ellos mismos, siempre con la meta de reducir y minimizar las infecciones de origen perioperatorio.

Lavado de manos

El lavado de manos previo a la colocación de los guantes estériles es fundamental, y su misión es eliminar la población microbiana transitoria (disminuirla al máximo) y deprimir la población microbiana residente en la piel del personal. En una de cada tres cirugías de tejidos blandos se produce una rotura de guante perceptible o no, y en el caso de intervenciones ortopédicas en una de cada dos, debido al uso de instrumental punzante, así como el manejo de tejido óseo. Si el lavado de manos ha sido correcto y se produce una rotura del guante estéril, no aumenta el riesgo de infección de la cirugía. Los diferentes tipos de lavado de manos se describen a continuación.

Lavado quirúrgico personal

El preparado de manos ideal es el rápido, efectivo, no irritante, económico y con gran efecto residual. Es imprescindible quitarse anillos, relojes y pulseras antes de comenzar el lavado de manos. Se describen 3 tipos de lavado de las manos y antebrazo: lavados acuosos exfoliantes tradicionales con agentes antisépticos, lavados mediante frotamiento con productos a base de alcohol y masajes con alcohol que contenga ingredientes activos no volátiles.

Las recomendaciones varían con el paso de los años, la forma que más se ha utilizado en la última década son los lavados con antisépticos yodados o clorhexidina. Actualmente, cada vez se utilizan más los compuestos con base de alcohol, puesto que proporciona una acción rápida e inmediata y produce menos daño en la piel con el uso repetido.

Un estudio que comparaba la función de los compuestos anteriores en cuanto al número de microorganismos en las manos de los cirujanos concluyó que los compuestos a base de alcohol se comportan mejor que los jabones antisépticos, son más baratos, se aplican más rápidamente, se evidencia una mayor tolerancia por la piel y causan menos impacto ambiental.

Dentro de los jabones antisépticos, los compuestos por clorhexidina son más efectivos reduciendo los niveles de bacterias y manteniéndolos bajos, que los compuestos por povidona yodada. Un lavado con solución alcohólica de 2 minutos de duración puede ser tan efectivo como un lavado tradicional con frotado de manos y cepillo de 5 minutos de duración.

Por otro lado, la combinación de un agente alcohólico y un antiséptico (etanol y clorhexidina) ofrece mejores resultados que su uso por separado. El lavado de manos con cepillo tradicional apenas tiene ventajas sobre el lavado de manos frotando sin cepillo.

Infección de personal quirúrgico

Se ha relacionado al personal quirúrgico que padece de infecciones con brotes de infecciones en los pacientes, por lo tanto, es necesaria una guía para una correcta actuación. Se debe seguir un protocolo cuando se produzca la exposición o incluso excluir al personal afectado hasta que complete su curación. Estas medidas, aunque también son importantes para medicina veterinaria, tienen una mayor importancia en medicina humana, puesto que, tanto pacientes, como personal sanitario, son de la misma especie.

Vestimenta

La relación que existe entre microorganismos y la exposición de pelo, mucosas y piel está ampliamente estudiada en diversos estudios en medicina humana, por lo que se va a describir el protocolo de actuación para evitar, en todo lo posible, la contaminación por parte del personal. La indumentaria que se debe llevar en el ambiente quirúrgico, con algunas variaciones dependiendo de la función que se va a desempeñar, es la siguiente:

Gorros

Los pelos del personal son una fuente de contaminación. Se han dado casos de infecciones por organismos aislados pertenecientes al pelo del personal. Por ello, es necesaria la utilización de un cobertor de pelo que lo recoja completamente.

Sin embargo, recientemente se está viendo que el pelo no posee una carga de bacterias mayor que el resto de la piel. Los estudios sobre cubrirse o no la cabeza y con qué cubrírsela (gorro quirúrgico, capucha, etc.) no obtienen resultados tan significativos como se esperaba. Para el personal con barba se recomienda el uso de gorros quirúrgicos tipo capucha que cubren gran parte de la cara.

Cobertores de zapatos

El uso de este tipo de material no está demostrado que reduzca el riesgo de ISQ, por lo que no hay recomendaciones sobre su uso. Pueden utilizarse para proteger al personal de la exposición de sangre y otros fluidos. La flora bacteriana del suelo contribuye al 15% de la contaminación del aire (55, 56 Tobías). Pero sí hay una relación con el uso de estos protectores. Puede existir un aumento de la contaminación de las manos al colocarlos debido al contacto con el calzado.

Mascarilla

Las mascarillas actúan a modo de filtro para evitar la contaminación por bacterias de la mucosa respiratoria y oral debido a la conversación y respiración. Es un tema controvertido y hay estudios que demuestran que el uso de mascarilla no disminuye el riesgo de infección. Aunque las bacterias no pasen a través de la fibra que compone la mascarilla, sí que salen por los bordes de la misma.

Su uso sí disminuye la contaminación de la herida durante una conversación, evitando que las partículas que se forman al hablar caigan sobre el campo quirúrgico. Una opción para minimizar esta contaminación es el uso de gorros quirúrgicos tipo capucha en combinación con la mascarilla, minimizando la salida de bacterias por los bordes. Otra función que tienen las mascarillas es proteger la boca y la nariz del personal de exposiciones inesperadas, como, por ejemplo, sangre y pus.

Guantes estériles

Siempre hay que colocarlos después de la bata quirúrgica. Su función es evitar la contaminación, tanto de las manos del personal al paciente, como a la inversa. Existen diversas formas de ponerse los guantes: abierta, cerrada y asistida; la opción asistida conlleva una menor contaminación de los guantes, frente a las opciones abierta y cerrada.

Su uso es de considerable importancia, tanto para proteger al paciente de contaminación bacteriana por las manos del cirujano como para proteger al cirujano de contaminaciones por contacto con el paciente. Hasta en una de cada tres intervenciones quirúrgicas se produce perforación o rotura del guante. Los guantes de látex son más resistentes a la perforación que los guantes de vinilo.

El uso de doble guante está presente en numerosos estudios, los resultados son dispares en cuanto si es o no beneficioso para el paciente, aun así, puede ser una opción como protección del cirujano en procedimientos donde los pacientes presentan una carga bacteriana alta con riesgo de contaminación.

Batas quirúrgicas

Las batas deben ser utilizadas por todo el personal quirúrgico que vaya a intervenir en la cirugía y se deben colocar siguiendo unos pasos que aseguren su esterilidad. Estos pasos pueden variar, según el fabricante, pero tienen en común que la bata viene doblada al revés para proteger la parte delantera que va a ser la zona más expuesta durante el procedimiento.

Las hay de dos tipos, reusables o de un solo uso, e independientemente del material con el que estén realizadas deben ser impermeables al paso de líquidos y bacterias. Las batas reutilizables presentan una mayor permeabilidad a las bacterias que las desechables. En general, solo las batas de tipo reforzadas aseguran una impermeabilidad al paso de líquido.

Capacitación al profesional veterinario

En la actualidad el profesional debe formarse de la mejor y más eficaz manera. Por esta razón nace la Facultad de Veterinaria en TECH Universidad Tecnológica donde es posible hallar especializaciones tales como la Maestría en Medicina y Cirugía de Aves y la Maestría en Ensayos Clínicos Veterinarios. Sin embargo, ninguna de ellas se acerca tanto a los procedimientos quirúrgicos en los animales tanto como la Maestría en Cirugía Veterinaria en Pequeños Animales.

Artículos relacionados

1 /

Compartir