Organización de un hospital equino
La organización de un hospital equino hace parte de las diferentes tareas de un profesional en veterinaria, el ejecutar la organización del mismo de manera correcta, resultara en una amplía efectividad.
facultad de veterinaria · dirección general para veterinaria
mar. 16 de feb. 2021
0

Dentro de las diferentes organizaciones que conforma el cuerpo profesional veterinario, se encuentran los hospitales equinos. Estos centro de salud se dedican específicamente a atender los animales de esta naturaleza, y cuentan con profesionales dedicados a estas áreas. Por ello la organización de un hospital equino requiere de supervisión apta para el cargo, que cuente con conocimientos tanto veterinarios como administrativos.

El uso de la palabra hospital para describir una clínica debe cumplir ciertos estándares, de hecho, en el Reino Unido deben cumplir unas premisas dictadas por el Royal College of Veterinary Cirujanos (RCV).

Organización de un hospital equino: instalaciones

Salas de exploración

Las salas de exploración se localizan en espacios cercanos a la zona de la actividad clínica. Se pueden usar indistintamente para cualquier procedimiento, aunque es preferible desviar los pacientes de cojera y otros problemas no quirúrgicos a una zona más distante del área perioperatoria. Es aconsejable que los casos de cojera se examinen en un área separada, preferiblemente cerca de una sala de espera que esté bien equipada. Todo ello con el fin de proporcionar comodidad a aquellos clientes que deban esperar un cierto número de horas.

El tamaño mínimo para una sala de exploración debe ser de 4,9 m x 4,9 m. En algunos hospitales es necesario acomodar más de un caballo en el mismo espacio, por lo que es necesario añadir 2,4 m más de espacio. Esto permitirá la circulación de los animales sin que se produzcan interferencias entre ellos.

Las salas de exploración que contengan un potro de contención deben tener un espacio mínimo de 7,3 m x 5,4 m, para que permita al caballo andar en línea recta con una puerta de entrada y otra puerta de salida. En el caso de que solo haya una puerta que actúe como entrada y salida el tamaño debe ser mínimo de 7,3 m x 7,3 m hasta 9.1 m, permitiendo así al animal girar de forma segura.

El protocolo de limpieza en consulta

  • Tras recibir una urgencia eliminar materia orgánica con jabón enzimático (o Prolystica®) o detergente alcalino (frotado con cepillo).
  • Limpieza de superficies (como encimera y vitrina) con un desinfectante con amonio cuaternario.
  • Desinfectar consulta con pulverización.
    • Una desinfección (dos en caso de pacientes de categoría C)
    • Desinfectar suelo, báscula y potro de contención
    • Revisar si el desinfectante tiene tiempo de espera
  • Eliminar las heces de la espuerta dentro de la bolsa.
  • Limpiar el rastrillo y recogedor/cambiar el contenedor donde estaba sumergido.
  • El responsable debe verificar la limpieza.

Sala de radiografía

El espacio destinado al estudio radiográfico es una prioridad para la mayoría de los hospitales con un número elevado de casos de cojera. A la hora de diseñar la sala de diagnóstico radiológico hay una serie de aspectos a tener en cuenta:

  • El tamaño y el tipo de equipo de rayos X.
  • La distancia requerida entre el equipo y el caballo para poder obtener imágenes de calidad.
  • Gran variedad de tamaños de caballos según a la raza.

Puede ser necesario habilitar dos o tres espacios para la habitación principal donde se realiza el estudio radiográfico, un espacio para el revelado y procesado de las imágenes, y una sala de generadores. Si la sala es suficientemente grande, tanto el generador como la unidad de rayos X pueden compartir espacio, siempre y cuando haya un blindaje de plomo adecuado.

La sala principal debe tener un tamaño de 8 x 8 m, lo que permite poder realizar maniobras alrededor del caballo sin necesidad de moverlo, así como proporcionar el tiempo suficiente para dejar el aparato de rayos X fuera del alcance del animal. Algunos estudios radiográficos se realizan con el caballo bajo anestesia general, como radiografías intraoperatorias o mielografía, y para ello es necesario un sistema que permita la movilidad del aparato de rayos X al quirófano.

En el caso de la melografía, se puede realizar fuera de quirófano y será necesario contar con una sala de recuperación anestésica y una grúa que permita elevar al animal sobre una mesa. El cuarto de rayos X debe estar bien drenado, nivelado y ser antideslizante, incluso cuando esté mojado. Un suelo de goma bien sellado es la mejor opción para garantizar un entorno higiénico, aunque en ocasiones dificulta el movimiento de las ruedas de los aparatos de rayos X portátiles.

Organización de un hospital equino: estructura arquitectónica

Se recomiendan puertas anchas de no menos de 175 cm, ya que a pesar de que el tamaño estándar se establece en 120 cm, muchos de los caballos que acceden a la sala de rayos están sedados o lesionados, por lo que requieren de un espacio mayor para moverse Es beneficioso el hecho de tener una ventana de visualización para permitir observar el proceso a los estudiantes de veterinaria.

Debe haber suficientes puntos de electricidad e interruptores cubiertos, para que se pueda llevar a cabo una correcta limpieza y no verse afectados por el agua. Si se usa una unidad de rayos X portátil, los enchufes deben permitir el movimiento de la unidad sin necesidad de utilizar alargadores alrededor del caballo.

Algunas unidades de rayos X (especialmente los generadores de alta gama) requieren potencia eléctrica trifásica. La luz del cuarto debe poder regularse en intensidad para facilitar el colimado de las placas. Se deben utilizar bastidores y perchas especialmente diseñados para el almacenamiento correcto de los delantales de plomo, guantes de plomo y protectores de tiroides.

Los delantales de plomo no pueden ser almacenados con arrugas, ya que produce grietas en el revestimiento de plomo y disminuye su efecto protector Se pueden utilizar unidades móviles de rayos X, las hay de diferentes tamaños y pesos. Se utilizan sobre todo en la práctica ambulante, pero son muy útiles en el entorno hospitalario para pacientes que no pueden moverse a la sala de rayos.

Las unidades de rayos X fijas montadas en el techo permite hacer frente a exposiciones de radiación mucho más altas que una unidad móvil. Estas unidades requieren de montaje profesional, están hechas a medida y se montan sobre una columna telescópica

Salas de inducción y recuperación

La sala de inducción ha de tener un tamaño aproximado de 4,5 × 4 metros, puede estar provista de una puerta que permita atrapar al caballo para su derribo. La sala de recuperación debe medir de 4 × 3,5 metros, pueden estar equipadas con sistemas de recuperación de cuerdas descritas por Wilderjans , que sirven para recuperar a la mayoría de los pacientes excepto potros y caballos de más de 700 kg.

Dentro de la sala de recuperación se debe contar con equipo de luces, lámparas de calor, espejos convexos y puestos de visualización en las dos puertas, tanto la puerta que comunica con el quirófano como la que comunica con el exterior. Tanto suelo y paredes de ambas salas deben estar revestidos con un material acolchado, antideslizante y de fácil limpieza

Quirófano

El número de quirófanos y los recursos disponibles en ellos dependerá del número de casos quirúrgicos y del tipo de paciente. El tamaño recomendado es de mínimo 6 x 5,5 m.

Lo idóneo es destinar un quirófano a procedimientos como la reparación de fracturas, laringoplastias, artroscopias a excepción del tratamiento de sinovitis sépticas, donde la probabilidad de adquirir infecciones nosocomiales es mínima, y destinar otro quirófano para el resto de procedimientos.

El quirófano destinado a la resolución quirúrgica de los pacientes de cólico tiene que tener un sistema de doble manguera suspendido del techo para la evacuación del contenido intestinal en los casos de realizar una enterotomía.

Profesional veterinario en la organización de un hospital equino

Se hace obvia la presencia y la necesidad del profesional veterinario en estos centros clínicos. Por ello, la capacitación en el abordaje de especies tan peculiares es demandada por estos mismos. TECH Universidad Tecnológica es pionera en la educación virtual en estos ámbitos. Como la universidad virtual más grande del mundo, oferta un amplio portafolio en su Facultad de Veterinaria. Allí pueden hallarse especializaciones tales como el Máster en Ensayos Clínicos Veterinarios y el Máster en Gestión y Dirección de Centros Veterinarios.

Por supuesto, no podemos pasar por alto la educación ofertada enfocada en temáticas como la vista en este artículo, y para ello el Máster en Clínica Hospitalaria Equina fue diseñado cuidadosamente, brindando nuevas posibilidades intelectuales a los profesionales.

Artículos relacionados

1 /

Compartir