Oclusión y maloclusión animal
La oclusión y maloclusión animal son bases para el estudio de la dentadura animal desde el punto de vista veterinario.
facultad de veterinaria · odontología animal para veterinaria
jue. 06 de may. 2021
0

La veterinaria abarca todos los campos de la salud animal, entre ellos la odontología. Por esta razón el veterinario debe estar completamente capacitado en la mayor cantidad de áreas como le sea posible. Esto permitirá que el profesional se desenvuelva sin ningún problema en su labor, aplicando sus conocimientos de manera óptima. La odontología animal resulta más compleja de lo que a simple vista se podría notar, debido a la cantidad de aspectos que encierra la misma. La oclusión y maloclusión animal hacen parte de este extenso campo.

Dentro del espectro de conformación del cráneo, se reconocen generalmente tres amplias categorías que se corresponden con el concepto de biotipo cefálico, determinado por el índice cefálico. Este índice se calcula como la relación entre la anchura máxima y la longitud máxima de la cabeza. Los tres biotipos cefálicos actualmente reconocidos de acuerdo con el índice son: el braquiocefálico, el mesocefálico y el dolicocefálico:

  • Dolicocefálico (del griego antiguo kephalê y del griego adolikhos, ‘largo y delgado’) en donde la cabeza es estrecha y larga.
  • Braquiocefálico (del griego antiguo kephalê, ‘cabeza’ y brakhys, ‘corto’) en donde la cabeza es corta y ancha.
  • Mesocefálico (del griego antiguo kephalê, ‘cabeza’ y mesos, ‘medio’), de forma intermedia a las anteriores.

Cavidad oral

Se considera que la cavidad oral es el área que se extiende desde los labios, hasta la faringe oral, al nivel de la tonsila palatina. Rostralmente está limitada por los labios, lateralmente por las mejillas, dorsalmente por el paladar duro y blando, y ventralmente por la base de la boca. La faringe oral es también el lugar donde el tracto digestivo y respiratorio comparten una vía común.

La cavidad oral generalmente se subdivide en dos partes: el vestíbulo y la cavidad oral propiamente dicha. El vestíbulo es el espacio teórico entre los labios o mejillas y los dientes, encías y crestas alveolares. La cavidad oral propiamente dicha se extiende desde la cresta alveolar y los dientes hasta la faringe bucal. Además, está definida por paladar y la base de la boca y generalmente se ocupa con la lengua.

Oclusión y maloclusión

Oclusión normal

Al evaluar la oclusión del paciente, es importante tener en cuenta todos los parámetros y no basar el juicio únicamente en la posición de los incisivos. De hecho, las relaciones entre caninos y premolares suelen ser una mejor guía para la oclusión. La forma de la cabeza afecta la posición de los dientes. El desarrollo de la oclusión está determinado por factores genéticos y ambientales.

Se sabe que la longitud de la mandíbula, la posición de la yema del diente y el tamaño del diente se heredan. También se sabe que el desarrollo del maxilar, la mandíbula y los dientes están regulados genéticamente de forma independiente. La falta de armonía en la regulación de estas estructuras da como resultado una maloclusión. La alteración del crecimiento de la mandíbula por un trastorno hormonal, un trauma o una modificación funcional puede resultar en una maloclusión esquelética. Aunque la posición de la yema dental se hereda, varios eventos durante el desarrollo y el crecimiento pueden alterar la posición definitiva del diente.

Maloclusión

La maloclusión ocurre en cualquiera de las tres formas de la cabeza (dolicocefálica, mesocefálica y braquiocefálica), pero es más común en las razas braquiocefálicas. Por definición, la maloclusión es una anomalía en la posición de los dientes. La maloclusión es común en perros, pero también ocurre en gatos. La importancia clínica de la maloclusión es que puede causar malestar y, a veces, dolor al animal afectado.

En algunos casos, puede ser la causa directa de una patología oral grave. En consecuencia, es importante diagnosticar la maloclusión en una etapa temprana de la vida del animal para poder tomar medidas preventivas. La maloclusión puede ser el resultado de una discrepancia en la longitud y / o el ancho de la mandíbula (maloclusión esquelética), una mala posición de los dientes (maloclusión dental) o una combinación de ambos.

Se afirma que al menos el 50 % de las maloclusiones son adquiridas y no tienen una causa genética. Sin embargo, no hay datos que respalden tal afirmación en perros o gatos; no se han realizado muchas investigaciones y no se dispone de grandes estudios epidemiológicos.

Se desconocen los mecanismos genéticos específicos que regulan la maloclusión. Sin embargo, es probable que exista un mecanismo poligénico que explica por qué no todos los hermanos de las generaciones sucesivas se ven afectados por la maloclusión en el mismo grado, si es que se ven afectados. El enfoque más razonable sugerido para evaluar si la maloclusión es hereditaria o adquirida es el siguiente:

  • La maloclusión esquelética se considera hereditaria a menos que se pueda identificar de manera confiable una causa del desarrollo.
  • La maloclusión dental pura, a menos que se sepa que tiene predisposición racial o familiar, debe recibir el beneficio de la duda y no ser considerada hereditaria.

Oclusión dental en perro

En el perro mesocefálico, la mandíbula es más corta y menos ancha que la mandíbula superior. En consecuencia, los incisivos y molares mandibulares ocluyen con las superficies palatinas de sus contrapartes de la mandíbula superior. La mordedura normal del perro mesocéfalo adulto se caracteriza por los aspectos descritos a continuación.

Mordida en tijera de los incisivos

  • Los incisivos superiores son rostrales a los incisivos inferiores.
  • Las puntas incisales de los incisivos mandibulares contactan con los cíngulos dentales de los incisivos superiores.

Interdigitación de los caninos

  • El canino mandibular encaja en el diastema (espacio) entre el tercer incisivo superior y el canino superior, sin tocar ninguno. En otras palabras, debe haber el mismo espacio a ambos lados de la corona del canino mandibular.
  • La mordida en tijera de los incisivos y la interdigitación canina forman la mordida dental, que coordina el crecimiento rostral del maxilar y la mandíbula.

Interdigitación de los premolares

Las cúspides (puntas) de los premolares se oponen a los espacios interdentales de la arcada opuesta, siendo el primer premolar mandibular el más rostral. Esta interdigitación se denomina efecto de ‘cizalladura’.

Relación entre premolares y molares

  • La superficie mesiobucal del primer molar mandibular ocluye con la superficie palatina del cuarto premolar maxilar.
  • La superficie oclusal distal del primer molar mandibular ocluye con la superficie oclusal palatina del primer molar maxilar.

Oclusión dental en gato

El gato no tiene dientes con superficies oclusales (para masticar). La oclusión incisiva y canina del gato mesocéfalo adulto es la misma que la del perro, pero la oclusión premolar y molar difiere de la siguiente manera:

  • El premolar más rostral es el segundo premolar superior. El gato carece del primer premolar superior y de los dos primeros premolares mandibulares.
  • La superficie vestibular del primer molar mandibular ocluye con la superficie palatina del cuarto premolar maxilar.
  • El primer molar maxilar está ubicado distopalatal al cuarto premolar maxilar y no se ocluye con ningún otro diente.

Maloclusión esquelética

Son todas aquellas maloclusiones donde hay una anomalía producida por una discrepancia en la longitud o el ancho de la mandíbula. Los perros braquicéfalos tienen una mandíbula superior más corta de lo normal y los perros dolicocefálicos tienen una mandíbula superior más larga de lo normal. En ambos casos, la mandíbula no es responsable de ninguna discrepancia rostrocaudal.

Odontología veterinaria aplicada

TECH Universidad Tecnológica brinda educación de alta calidad a los profesionales de diversas áreas. La veterinaria no escapa a esta afirmación, y más aún teniendo en cuenta el papel que desempeña este profesional en la sociedad actual. Por esta razón se creó la Facultad de Veterinaria, donde pueden hallarse especializaciones enfocadas en el éxito profesional.

Caso tal es el de su Maestría en Biología y Tecnología de la Reproducción de Mamíferos y la Maestría en Anestesiología en Especies Mayores, las cuales hacen parte de este amplio portafolio educativo. Por otra parte, para aquellos profesionales veterinarios que buscan especializarse en el enfoque de la odontología, la opción más adecuada para completar su formación profesional es la Maestría en odontología Veterinaria. En este programa el profesional obtendrá las herramientas para desempeñar de manera adecuada su labor en este amplio terreno.

Artículos relacionados

1 /

Compartir