Estrategias de reproducción
Cada especie presenta una capacidad para dispersarse, es decir, una estrategia de reproducción para su existencia en el planeta Tierra.
facultad de veterinaria · fauna silvestre
mar. 19 de ene. 2021
0

En la naturaleza hay dos estrategias reproductivas principales: la reproducción asexual y la sexual. En la primera el organismo se reproduce sin necesidad de buscar pareja. Todos los rotíferos de la Clase Bdelloidea, por ejemplo, son hembras. 

Es importante conocer el funcionamiento del entorno para poder desarrollar planes de gestión adecuados al mismo, de lo contrario, el esfuerzo realizado, tanto desde el punto de vista económico como humano, no tendrá los resultados esperados. Dicho conocimiento se obtiene de la Ecología.
La Ecología aporta todos los engranajes y pautas para su colocación dentro del mecanismo, así como los movimientos necesarios para su correcto  funcionamiento. En otras palabras, explica las relaciones que existen entre los individuos y el medio natural en el que se encuentran, desde su establecimiento hasta el final de su desarrollo y posterior muerte. Pero no se puede pensar únicamente en las interacciones entre organismos, no se habla solo de seres vivos, sino de materia y también de energía. De esta manera, se puede conocer las respuestas a los fenómenos y variaciones que se producen en el entorno y, consecuentemente, actuar en consonancia.

Si se mira el entorno del ser humano, no es tan diferente de las demás especies. Al final, todos requieren fuentes de alimentación del medio, refugio y opciones de reproducción para perpetuar la especie. La diferencia radica en qué pide cada uno al medio para satisfacer esas necesidades, es decir, cuáles son los  requerimientos vitales que condicionarán las posibilidades de adaptación
a determinados medios. El número de requerimientos es variable según la especie: aquellas que necesitan menos requerimientos, ponen menos condiciones a su existencia y, por lo tanto, tienen grandes áreas de distribución a diferencia de aquellas cuyas exigencias son mayores y deben reducirse a 
determinados entornos. Por otro lado, no solo depende del número de condiciones o parámetros que se exijan inicialmente, sino que cada uno de estos parámetros presentará unos valores admisibles dentro de un intervalo, entre los cuales habrá un óptimo. A esto se le denomina valencia ecológica, al intervalo de tolerancia de una especie respecto a un determinado factor, a saber: la temperatura, la humedad, la concentración de cualquier elemento químico, etc.
Cuanto más cercano se encuentre la valencia ecológica con la realidad, mayor será la adaptación, desarrollo y supervivencia y, por tanto, la densidad de la población.

No obstante, cada especie presenta una capacidad para dispersarse, es decir, una estrategia de reproducción. La división en especies eurioicas y estenoicas está altamente relacionada con la teoría de la selección r/k.

En la estrategias de reproducción es más propia de organismos de ambientes estables (de ahí que a estas especies se les conozca también como de equilibrio) y, normalmente, suelen estar relacionados con especies de grandes envergaduras con una reproducción tardía.

Son fuertes competidores en nichos ocupados, cuyo tamaño poblacional está próximo a la capacidad de carga del medio, de ahí que concentren sus recursos en pocas crías.

En condiciones naturales, el bajo número de crías y los lentos procesos reproductivos hacen que, rara vez, sean la fuente energética principal de otras especies.

Son muchos los ejemplos de especies que siguen esta estrategia, el ser humano sería un buen ejemplo. Elefantes, jirafas, rinocerontes y la mayoría de los mamíferos son otros casos.

Es importante comprender que ambos grupos juegan papeles específicos determinados y necesarios en la regeneración de los ecosistemas. Ante una perturbación, los primeros colonizadores serán los «oportunistas» seguidos, progresivamente, de otras especies más competitivas.

Es fundamental que los parámetros anteriormente desarrollados sean correctamente seleccionados en función de los objetivos que se planteen de cara a hacer el seguimiento de una población.

A menudo la tendencia es recurrir a parámetros muy complejos que desvirtúan el sentido de los trabajos y no responden a las necesidades de la investigación.

TECH Universidad Tecnológica ofrece este Máster en Gestión de la Fauna Silvestre diseñado para que aquellos profesionales de la medicina que deseen especializarse en este campo puedan acceder a una capacitación de calidad, que les garantice el éxito laboral, totalmente en línea. En otros aspectos de la veterinaria destacan el Máster en Medicina y Cirugía de Aves y el Máster en Peritaje Judicial Veterinario, que responden a la demanda del mercado laboral de especialistas en estos ámbitos.

Artículos relacionados

1 /

Compartir