Enfermedades cardiacas en el caballo
Las enfermedades cardiacas en el caballo hacen parte de las afecciones más graves presentadas a menudo por un estilo de vida no adecuado para el equino.
facultad de veterinaria · especies mayores
vie. 22 de oct. 2021
0

En general, las enfermedades cardiacas en el caballo evolucionan lentamente y suelen mantener buena esperanza de vida y buen rendimiento deportivo. Sin embargo, a veces presentan una repercusión clínica importante y los caballos pueden colapsar en el ejercicio, lo que es muy peligroso para el jinete. Por ello, todos los caballos con soplo se deben evaluar de forma regular y, aquellos que presenten riesgo de colapso en ejercicio, deben ser retirados de la actividad deportiva.

Las enfermedades cardiacas en el caballo hacen parte delas afecciones más comunes en el equino

También, cuando estas patologías son severas, el caballo puede desarrollar insuficiencia cardíaca (aunque es menos común que en otras especies). Los signos clínicos de la insuficiencia cardíaca son taquicardia, taquipnea, intolerancia al ejercicio, pulso yugular positivo, congestión venosa y edema ventral. El tratamiento básico de la insuficiencia cardíaca es similar para todas las patologías estructurales:

  • Furosemida (entre 1 y 3 mg/Kg IV-IM entre cada 12 y 24 horas) (diurético).
  • Quinapril (0,25 mg/Kg/ VO cada 24 horas) (IECA usado como vasodilatador).
  • Digoxina (0,0022 mg/kg IV inicial seguido a las 12 horas de 0,0011 mg/kg IV entre cada 12 y 24 horas) (inotropo positivos).

Alteraciones congénitas

Los defectos cardíacos congénitos se deben a errores que aparecen durante el desarrollo embrionario del corazón. En los caballos, en general son poco frecuentes, siendo el más común la comunicación interventricular (también llamado defecto en el septo interventricular).

Comunicación interventricular (CIV)

Es un defecto cardíaco congénito en el que el tabique interventricular presenta un orificio. En los caballos, el defecto normalmente se sitúa en la porción membranosa o perimembranosa del tabique, justo por debajo del anillo aórtico y la válvula tricúspide, aunque también se puede localizar en la base de la válvula pulmonar y en la parte muscular del septo.

Fisiopatología

La repercusión de la CIV depende de su tamaño y localización. En todos los casos, se produce un flujo de sangre, durante la sístole, desde el ventrículo izquierdo hacia el ventrículo derecho. Si el orificio es grande, este flujo sobrecarga de volumen el ventrículo derecho y, al eyectar en la sístole, sobrecarga también la arteria pulmonar, la circulación pulmonar, la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo. Si el ventrículo derecho supera en presión al izquierdo, el flujo se invertirá y pasaría de derecha a izquierda (poco frecuente en los caballos). Las comunicaciones que se localizan cerca de la válvula aórtica o pulmonar, pueden afectar a la función de estas válvulas y, asociado a la CIV, aparece insuficiencia aórtica o pulmonar.

Consecuencias clínicas

Son muy variables. Muchas veces es asintomática y se detecta como hallazgo. En otras, el flujo extra de sangre que ingresa en el ventrículo derecho sale por la arteria pulmonar y produce una sobrecarga en la circulación pulmonar (hipertensión pulmonar), la cual causa disminución del rendimiento, intolerancia al ejercicio e, incluso, reducción de la esperanza de vida por insuficiencia cardíaca izquierda y derecha.

Diagnóstico

  • Auscultación: en los defectos localizados en la porción perimembranosa del septo interventricular: normalmente soplo pansistólico, grado mayor de 3/6 en el lado derecho y, a veces, se puede palpar. – Si la CIV afecta a la válvula aórtica, se asocia un soplo típico de insuficiencia aórtica. – Si la CIV es grande y pasa mucho flujo al ventrículo derecho, se puede auscultar un tercer soplo, debido a que hay mucho volumen de sangre y a mucha velocidad, atravesando la válvula pulmonar (soplo de estenosis pulmonar relativa).
  • Ecografía: la CIV se visualiza en el plano paraesternal eje largo-tracto de salida del VI y eje corto-salida de los grandes vasos. Hay que medir el máximo diámetro de la CIV, por lo menos en dos planos diferentes y utilizar ecografía Doppler para estimar la velocidad del flujo anómalo e inspeccionar el tamaño y la función de las cámaras cardíacas.
  • ECG-reposo: suele ser normal.
  • ECG-24 h: no es necesario, a no ser que se asocie a síncope en reposo.
  • La ECG-ejercicio: imprescindible para descartar la presencia de arritmias en galope.

Tratamiento

Las CIV, situadas en la porción perimembranosa de septo, hasta la fecha, no se reparan, debido a que la cercanía con la válvula aórtica, pulmonar o tricúspide dificultan su cierre. La CIV muscular se cierra con la colocación de dispositivos tipo Amplatzer, aunque el pronóstico a largo plazo no es claro. El tratamiento farmacológico se administra si aparece insuficiencia cardíaca.

Pronóstico

En general, el pronóstico depende del tamaño, localización y la velocidad máxima de la sangre por el orificio:

  • Los caballos con CIV, de hasta un máximo de 2,5 centímetros de diámetro y velocidad por encima de 4 m/s, no suelen presentar relevancia.
  • Los caballos con CIV mayor de 2,5 centímetros y con una velocidad menor de 4 m/s, tienen riesgo de presentar disminución del rendimiento, intolerancia al ejercicio e insuficiencia cardíaca congestiva. En ocasiones, se ha descrito muerte súbita en caballos con CIV asociado, a una arritmia, o bien, a la ruptura de la arteria pulmonar.

Enfermedades cardiacas en el caballo: tetralogía de Fallot

La tetralogía de Fallot es una cardiopatía congénita, probablemente la más relacionada con cianosis que, en las especies mayores, normalmente supone una condición letal. Aunque es una patología asociada a un desarrollo embrionario incorrecto, la causa de que esto ocurra no es del todo conocida. Esta cardiopatía se define por 4 características anatómicas:

  1. Estenosis en el tracto de salida del ventrículo derecho: Esto es consecuencia al desplazamiento anterior del septo infundibular, que condiciona una obstrucción del tracto de salida del ventrículo derecho que, a veces, puede ser completa (denominándose atresia pulmonar).
  2. Comunicación interventricular: Normalmente es relativamente grande, no-restrictiva y perimembranosa (subaórtica) y que conduce a que se igualen las presiones de los dos ventrículos. Este dato es importante porque ayuda a su diagnóstico. Si se observa en un paciente una comunicación interventricular muy grande, se debe enfocar la ecocardio en descartar tetralogía de Fallot.
  3. Hipertrofia del ventrículo derecho: Es, por un lado, una consecuencia de la presencia de la comunicación interventricular muy grande y no restrictiva. Por otro lado, la hipertrofia ventricular derecha también es consecuencia y secundaria al grado de obstrucción de la zona subpulmonar.
  4. Cabalgamiento de la aorta: En algunos textos lo denominan dextroposición de la aorta. La válvula aórtica se desplaza hacia la parte más anterior con respecto a la válvula pulmonar y queda desplazada con respecto al septo del ventrículo derecho. Si, además, el animal presenta un defecto septal auricular (foramen oval permeable), se definiría como pentalogía de Fallot.

Fisiopatología

Funcionalmente, los que alteran la hemodinámica en la tetralogía o pentalogía de Fallot son la estenosis pulmonar y la comunicación interventricular. Según va aumentando el grado de obstrucción, también se incrementa el paso de sangre desde el ventrículo derecho hasta el ventrículo izquierdo (cortocircuito derecho izquierda). La obstrucción sobre la vía pulmonar, por tanto, es responsable de la elevación de las presiones en el ventrículo derecho. Teniendo en cuenta que la sangre que hay en el ventrículo derecho tiene baja saturación, el paso de sangre de derecha a izquierda a través de la comunicación interventricular es lo que desencadena un signo clínico típico, la cianosis. La cianosis a veces es más evidente después de la actividad que en reposo.

Tratamiento de especies mayores en la actualidad

Una de las labores más frecuentes del veterinario será la ejecución de control y diagnóstico en especies mayores. Esto se debe a la gran cantidad de animales que deberá contemplar en su labor, teniendo en cuenta actividades como la ganadería, el área equina etc. Sin embargo, para optimizar su efectividad en estas tareas, el mismo mejora su perfil por medio de la especialización académica como principal opción.

En TECH Universidad Tecnológica el objetivo principal ha sido el desarrollo profesional íntegro y adecuado a las necesidades del mercado. Por esta razón, cada uno de los programas de su portafolio educativo ha sido cuidadosamente diseñado. En el caso de su Facultad de Veterinaria se pueden encontrar posgrados como el Máster en Gestión de la Fauna Silvestre y el Máster en Medicina y Cirugía Equina. Por otra parte, para aquellos veterinarios interesados en el campo de las familias animales de mayor tamaño, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Medicina Interna en Especies Mayores.

Artículos relacionados

1 /

Compartir