Ecosistema animal
El ecosistema animal está conformado por diferentes sujetos que hacen parte en conjunto de una cadena alimenticia.
facultad de veterinaria · fauna silvestre
vie. 05 de nov. 2021
0

Se define ecosistema animal como la unidad de organización biológica constituida por todos los seres vivos que la habitan y, como se verá en más detalle en los siguientes temas, está caracterizado por todas las relaciones que tienen lugar entre los seres vivos y los no vivos, a través de flujos energéticos y de reciclaje de materia orgánica e inorgánica. Los flujos de energía son una de las piezas clave en los ecosistemas. A través de la cadena trófica, se produce el salto de energía de un eslabón a otro, desarrollando un tejido de organismos presa-predador.

En definitiva, en el concepto de ecosistema se integran tanto los elementos bióticos como los factores abióticos. Mismos que condicionan a dichos elementos en su desarrollo, y reproducción con el objetivo de perpetuarse. Estas unidades se limitan desde el punto de vista geográfico, para facilitar su estudio y análisis; sin embargo, no es posible considerar que son superficies aisladas unas de otras, de modo que no existiera interacción entre ellas.

Gran parte de las especies, como las aves migratorias, forman parte de varios ecosistemas al mismo tiempo y se desplazan entre ellos en función de la época. Esto produce cambios graduales en las poblaciones, disminuyendo las de partida e incrementando las de destino. Las regiones de transición entre dos ecosistemas, donde es posible presenciar una superposición de estos. De tal forma que se observan muchas especies y características propias de ambos, son conocidas como ecotono.

Los ecotonos, que pueden ser abruptos o graduales, en función de cómo afecten a las especies los factores ambientales, no solo muestran especies propias de las regiones superpuestas. En él, se desarrollan especies vegetales y animales peculiares, a menudo, podrían ser considerados como ecosistemas propios. Cada cambio en un ecosistema puede tener repercusión en otros.

Estructura

Dentro del ecosistema deben tenerse en cuenta dos aspectos clave que son la biota y los factores abióticos. En este punto, se verá la estructura biótica, que está fundamentada en el modo en el que se alimentan los individuos, interactuando entre ellos. En la cadena trófica se pueden diferenciar los niveles descritos a continuación.

Productores primarios

Para resumir, es posible decir que está formado por plantas y algas. Son capaces de generar materia orgánica en el proceso conocido como fotosíntesis, a partir de los nutrientes y el agua tomada del suelo, y la energía que reciben del sol. Durante la fotosíntesis esta energía proveniente del sol es utilizada para, junto con agua y dióxido de carbono, obtener glucosa y liberar oxígeno a la atmósfera.

Gracias a esta glucosa sintetizada y a los nutrientes obtenidos del suelo como el potasio, el azufre, el nitrógeno o el fósforo, los vegetales configuran sus tejidos y se desarrollan. El enlace entre el átomo de carbono e hidrógeno es una de las características fundamentales en los materiales orgánicos, y tiene su origen en la fotosíntesis, en la que los átomos de carbono del CO₂ se enlazan con el hidrógeno extraído del agua. Este tipo de organismos capaces de elaborar materia orgánica se conocen como autótrofos; a diferencia de todos los demás, que necesitan consumir materia orgánica para su desarrollo, pero son incapaces de producirla, es decir, son heterótrofos.

Consumidores secundarios

Son los carnívoros que se alimentan casi en exclusiva de consumidores primarios.

Consumidores terciarios

También llamados superpredadores, son animales cuya dieta se fundamenta en consumidores secundarios o que los eliminan o expulsan en los conflictos de competencias por el territorio.

Saprófitos y descomponedores

Los detritos son materiales vegetales en descomposición como ramas, troncos e incluso hojas, así como otros de origen animal, como los excrementos y los propios cadáveres. En la naturaleza, se han desarrollado organismos que son capaces de alimentarse de estos materiales, son conocidos como saprófitos. Dentro de esta categoría es posible diferenciar, al igual que sucedía con los consumidores, distintas subcategorías atendiendo del nivel que ocupen. Los saprófitos primarios serían el primer nivel y son aquellos que se alimentan directamente de detritos.

De estos saprófitos primarios se alimentan los saprófitos secundarios y así sucesivamente. La palabra “descomponedor” en ecología hace referencia a este concepto, aunque también es empleada la acepción de saprótrofo. La saprotrofía es la relación de dependencia de algunos organismos, llamados saprotrófos, de los residuos que generan otros seres vivos y los propios cadáveres de dichos seres. Entre ellos se pueden distinguir los siguientes tipos:

  • Saprófagos obligados. Su única posibilidad de sobrevivir es recabar los nutrientes de estos residuos orgánicos.
  • Saprófagos facultativos. Durante gran parte de su existencia tienen otros medios de nutrición, siendo saprótrofos únicamente durante una fase.

Su nutrición se basa en el proceso de absorción osmótica de nutrientes a través de su pared celular, realizando una nutrición osmótrofa. Para ello, sus células secretan enzimas que hidrolizan las moléculas orgánicas de la materia; una vez liberadas, realizan el proceso osmótico en el que las biomoléculas solubles atraviesan la pared celular y la membrana plasmática. Este nivel es fundamental en la cadena alimenticia, ya que en esta descomposición son devueltos iones libres que se encuentran en los cadáveres, de modo que se cierra el ciclo de los nutrientes.

Factores abióticos

Existen diferentes clasificaciones de los factores que condicionan el desarrollo de los organismos, en función de su origen o intensidad. En la tabla 1 se pueden observar diferentes clasificaciones. Estas difieren, debido a que muchos consideran a algunos de estos factores dependientes, dado que los efectos repercuten conjuntamente. Aunque, en muchos procesos la acción de los factores es conjunta, en otros casos, un solo factor es el que condiciona la vida de las especies. Este factor se conoce como limitante, un ejemplo de ello son las precipitaciones en los desiertos. A continuación, se verán con mayor nivel de detalle los principales factores abióticos.

Luz

Se trata de un factor clave para la mayoría de las especies vegetales; aunque tiene mucha importancia en el resto de los organismos, ya que su energía calorífica es empleada por todos ellos. Su unidad de medida es el lux, siendo el valor 0, correspondiente a zonas en las que la luz no penetra, y cercano a 100 000 lux, las zonas con luz cenital. No obstante, esta medida depende del ángulo de incidencia sobre la superficie, la latitud, la estación del año, la altitud, la nubosidad, el tipo de suelo, ya que estos según su color pueden repeler o absorber luz, la topografía, como la solana y umbría en las montañas, entre otros.

La recepción de la luz por parte de las especies también es diferente, las copas de los árboles reciben luz de forma intensa, que disminuye progresivamente hacia el suelo por la propia sombra que produce. Este hecho, como se ha visto, es uno de los factores que explica la estratificación de las especies. En los bosques caducifolios el ritmo estacional es muy importante, sin embargo, en los perennifolios es más constante a lo largo del año. Igualmente, influye significativamente el tipo de masa, ya que, en bosques densos como los hayedos, la luminosidad relativa está en torno del 1-2 % mientras que en pinares queda entre el 15-30 %.

Temperatura

La temperatura de un determinado lugar está en función de la radiación solar, la latitud, la altitud, el medio, el tipo de suelo o la cubierta vegetal. En las plantas es un factor fundamental y es posible dividirlas, precisamente, en función del grado de resistencia a las variaciones térmicas en euritermas, aquellas que soportan grandes variaciones, y estenotermas, aquellas que no soportan fuertes variaciones.

La preservación de la biodiversidad

Dentro del campo del cuidado animal existen diferentes ámbitos de aplicación en los cuales el veterinario debe contar con habilidades y conocimientos previos. Es un hecho que la experiencia juega un papel importante en estos casos, sin embargo, la teoría le facilitará el camino a este perfil en la salud animal. La preservación de la diversidad animal es uno de estos campos, y es necesario conocer de cada una de las familias y clases de animales en los cuales tiene alcance su labor.

TECH Universidad Tecnológica se ha centrado en la actualidad en el desarrollo de los mejores perfiles de especialistas en la actualidad. Esto se ve reflejado en cada uno de sus programas, diseñados respondiendo a necesidades de la comunidad en general. Caso ejemplo de ello es su Facultad de Veterinaria, donde se desarrollan programas tales como el Máster en Gestión y Dirección de Centros Veterinarios y el Máster en Nutrición Veterinaria. A pesar de ser excelentes opciones para complementar su educación, no cabe duda que si el profesional busca dominar el conocimiento acerca de la biodiversidad, una de sus mejores decisiones será el Máster en Gestión de la Fauna Silvestre.

Artículos relacionados

1 /

Compartir