Asepsia y esterilización
La asepsia y esterilización se hacen presentes en cualquier proceso de desinfección en la salud, mediante estos dos, se asegura inocuidad en todo momento.
facultad de veterinaria · cardiología en veterinaria
jue. 04 de feb. 2021
0

Las infecciones en medicina veterinaria pueden sucederse tanto en el momento de la intervención como en periodo de hospitalización o durante los días posteriores. Es muy importante que todo el personal que está en contacto con el paciente quirúrgico tenga unos conceptos básicos acerca de asepsia y esterilización para minimizar el riesgo de infección yatrogénica. Se define asepsia como la ausencia de microorganismos que puedan producir enfermedades. La antisepsia es la prevención de enfermedades o infecciones mediante la destrucción o inhibición del crecimiento o multiplicación de los microorganismos que las producen. Los procesos de esterilización y desinfección tienen como meta destruir los microorganismos. La diferencia radica en que mediante la esterilización se eliminan esporas y otras formas de vida, que con la desinfección no se asegura.

Dentro de un ambiente hospitalario no es posible mantener una ausencia completa de microorganismos, por eso, es necesario la utilización de técnicas asépticas de control de patógenos. El seguimiento estricto de los principios de asepsia es el principal factor para prevenir infecciones. Todo personal que se encuentre en la sala debe cumplir estos principios para hacer que el sitio quirúrgico sea menos favorable a la colonización bacteriana; se han detectado brotes de patógenos en los que el equipo de anestesia estaba implicado. Además, el equipo de anestesia y auxiliares realizan procedimientos invasivos, como colocación de catéteres, que requieren de las mismas técnicas de asepsia.

Métodos de desinfección

Es recomendable seguir una serie de técnicas que ayudan a reducir la cantidad de microorganismos patógenos en el día a día del ambiente hospitalario, tales como lavarse las manos regularmente, utilizar guantes, tanto estériles como no estériles, cuando se manipulen fuentes de microorganismos patógenos (pacientes de riesgo, equipamiento, etc.), limpiar los materiales e instrumentos tras su uso entre diferentes pacientes, regular los protocolos de limpieza de los equipos y superficies, un correcto almacenaje de los mismos, correcta gestión de ropas y textiles sucios, contención de suministros y equipamiento contaminado, correcto mantenimiento de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado, minimizar el tráfico de gente innecesario y aislar a los pacientes con patologías de carácter infeccioso.

Durante el procedimiento quirúrgico propiamente dicho, los principios generales de asepsia tienen que conocerlos y respetarlos todos los miembros del personal que trabaja en el ambiente quirúrgico: usar los instrumentos estériles dentro del campo estéril, uso de bata y guantes durante el procedimiento, las personas estériles operan solo dentro del campo estéril, y las no estériles tocan y manejan objetos no estériles, los paños estériles se usan para crear campos estériles, los objetos e instrumentos usados en el capo estéril deben estar esterilizados, todos los objetos introducidos en el campo estéril deben abrirse, ofrecerse y transferirse mediante métodos que mantengan la esterilidad e integridad, un campo estéril debe mantenerse y monitorizarse constantemente, y el personal quirúrgico debe estar entrenado para reconocer cuándo se ha roto la esterilidad y qué soluciones se pueden aplicar al respecto.

Asepsia y esterilización quirúrgica

Realizar una técnica quirúrgica adecuada minimiza el riesgo de infección. Los tejidos hay que manejarlos cuidadosamente, de tal forma que se produzca el menor trauma posible, mantener una hemostasia eficaz, pero manteniendo el riego sanguíneo, retirar tejido desvitalizado, eliminar espacios muertos, utilizar drenajes y material de sutura adecuado, cualquier implante de material extraño debe utilizarse lo menos posible porque reduce la resistencia de la herida a la infección.

La sutura sintética es el material más utilizado para el cierre de incisiones quirúrgicas. Se ha demostrado que las suturas multifilamentosas favorecen el crecimiento bacteriano frente a las monofilamentosas. Se ha demostrado que el cierre primario con grapas aumenta el riesgo de ISQ en medicina veterinaria.

El cierre de heridas limpias y limpias contaminadas se debe realizar primariamente. Las heridas contaminadas se pueden cerrar de forma primaria o retrasarlo para favorecer el drenaje. Para heridas sucias, el cierre debe realizarse por segunda intención. La transmisión de microorganismos en hospitales veterinarios puede darse a través de instrumentos contaminados, del propio ambiente y, sobre todo, del personal que trabaja en ellos.

En hospitales de medicina humana, dentro de este contacto entre personas, la vía aérea, las micro gotas y el contacto físico suponen las vías más comunes de transmisión, sin embargo, en medicina veterinaria estas vías de transmisión son menos comunes debido a una menor incidencia de enfermedades zoonóticas que puedan transmitirse entre pacientes y los propios trabajadores. La transmisión ambiental entre pacientes animales enfermos es la vía más común.

Fuentes de contaminación

Las fuentes de contaminación se pueden dividir en fuente animal y fuente inanimada. La piel, el pelo, nasofaringe y otros orificios, como genitales y digestivos, forman parte de la fuente de contaminación animal. Dentro de la fuente inanimada está el aire y los fómites. Estos son cualquier superficie u objeto inanimado capaz de trasportar y transmitir patógenos (paredes, suelo, sábanas, etc.).

Los niveles de desafección y esterilización han sido descritos para preparar los objetos en función del contacto con el paciente en los diferentes procedimientos, así como de su uso asignado; los niveles se enumeran en:

  • Crítico: dentro de este nivel es posible encontrar implantes e instrumental que penetra o entra en contacto con niveles por debajo de la piel. Deben esterilizarse y utilizarse con una técnica estéril.
  • Semicrítico: equipamiento e instrumental que entra en contacto con la piel y/o mucosas durante el procedimiento quirúrgico, pero sin penetración a niveles más profundos. A pesar de que se suelen esterilizar, esto no sería necesario, puesto que la esterilidad no se mantiene durante su uso, bastaría con una limpieza profunda y desinfección (por ejemplo, vaginoscopio).
  • No crítico: equipamiento o instrumental que contacta con las mucosas o la piel intacta, pero no directamente asociado con un procedimiento quirúrgico. Debe limpiarse y desinfectarse, pero no necesita un manejo específico entre pacientes (por ejemplo, laringoscopio).

Principales métodos de desinfección

La mayoría de desinfectantes son compuestos líquidos, tales como alcoholes, fenoles y derivados, compuestos de amonio cuaternario, iones de metal pesado, óxidos de etileno, halidos, aldehídos, óxido de etileno, etc. La elección del mismo dependerá del uso que se espere de él, todos los microorganismos, incluidas las esporas otros tienen menos efecto eliminando patógenos.

Dentro de los desinfectantes que se usan más comúnmente está el alcohol (alcohol isopropilico o alcohol etílico), que tiene buenas propiedades desinfectantes y muy buenas propiedades antisépticas, se utiliza para limpiezas de manchas y preparaciones de campos para inyecciones. Es volátil y corroe el acero inoxidable.

Dentro de los compuestos de cloro está el hipoclorito, que se usa para limpiezas de superficies y encimeras, tiene malas propiedades antisépticas, pero buenas propiedades desinfectantes. Se inactiva con desechos orgánicos y corroe el metal. Los compuestos de yodo (yodóforos) se usan para limpiar suelos y encimeras de colores oscuros, poseen buenas propiedades, tanto desinfectantes como antisépticas. Hay que tener precaución con su uso, puesto que mancha la tela y el tejido.

La importancia de la asepsia y esterilización

Para el profesional de la salud es de vital importancia conocer todo lo relacionado con la limpieza y desinfección. Estos conocimientos aseguran que el profesional efectué su labor de manera inocua y adecuada. Por esto resulta importante que el profesional se capacite de manera que domine por completo esta área.

Para el desarrollo profesional de este conocimiento, TECH Universidad Tecnológica ha diseñado la Facultad de Veterinaria, con el fin de dar pronta solución a las diversas necesidades sociales que en este ámbito se presentan. Claro ejemplo de esto son el Máster en Medicina y Cirugía de Rumiantes y el Máster en Medicina y Cirugía de Aves.

Por otro lado, para aquellos profesionales que deseen especializarse en el área de las pequeñas especies, su bienestar y salud, no hay duda alguna que la elección debe ser el Máster en Cirugía Veterinaria en Pequeños Animales. A través de 10 módulos el profesional se especializará en esta área, convirtiéndose así en un experto en materia en tan solo un año.

Artículos relacionados

1 /

Compartir