Aporte de las razas autóctonas
El aporte de las razas autóctonas permite realizar la práctica ganadera de una forma limpia y eco amigable sin afectar demasiado el medio ambiente.
facultad de veterinaria
vie. 26 de nov. 2021
0

En el momento actual hay una seria preocupación sobre el futuro del planeta. La necesidad creciente de alimentación de origen animal para la población humana, hace que gran parte de los territorios sean utilizados para este fin. Así, se estima que el 26 % de la superficie terrestre libre de hielo, es usada para el pastoreo del ganado, mientras que el 33 % de las tierras arables se destinan a producción de alimento para el ganado. El aporte de las razas autóctonas juega entonces un papel crucial en el desarrollo de esta práctica, como lo veremos en el presente artículo.

Por lo tanto, es innegable el impacto de la ganadería sobre el paisaje. Otro punto relacionado con este tema es que en determinadas zonas, sobre todo en las desarrolladas, el abandono de la ganadería tradicional – en el que están implicadas razas autóctonas o locales, muchas de ellas en riesgo de extinción – lleva a que las comunidades renuncien al cuidado de pastos y pastizales que forman ecosistemas bien afianzados en estas zonas. Esto representa una amenaza doble para la biodiversidad, por la pérdida de la cultura ganadera y el perjuicio para ecosistema.

Todo esto conduce al concepto fundamental de la sostenibilidad de la producción ganadera, vista desde los distintos puntos de vista: económico, social, ético, y ecológico. Se puede definir un sistema ganadero sostenible como aquel que es viable económicamente, soportable en cuanto a las exigencias de trabajo. Y social, lo que supone que sea un saber transmisible en términos de sucesión generacional, además de reproducible a largo plazo, desde un punto de vista medioambiental. Los sistemas extensivos de las distintas especies ganaderas se pueden ajustar a este modelo sostenible. La viabilidad económica dependerá de los ingresos generados por la producción, de las subvenciones oficiales en muchos casos y de actividades complementarias como el turismo y labores de conservación de ecosistemas.

Sostenibilidad

En la sostenibilidad debemos tener en cuenta diversos factores concretos:

  • Sistemas de explotación tradicionales: no siempre antiguo es anacrónico y pueden ser adaptables con nuevas tecnologías.
  • Valor zootécnico/genético de las poblaciones ganaderas y su influencia en los ecosistemas.
  • Evolución de la renta, condiciones de trabajo, reconocimiento social, calidad de vida
  • Calidad de las producciones y posicionamiento en el mercado.
  • Uso del territorio para actividades complementarias: turismo rural, caza, selvicultura, etc.
  • Políticas de desarrollo rural y cooperación de todos los interesados: terratenientes, ganaderos, trabajadores del campo, instituciones privadas y públicas agropecuarias, así como también organizaciones de protección del medio ambiente.

En Europa, por tanto, la ganadería extensiva ayuda a fijar población en zonas desfavorecidas, que por sus características no se prestan a otras producciones económicas.

Adaptación de las poblaciones al medio

Las poblaciones ganaderas en explotaciones extensivas son claros ejemplos de adaptación al medio. Respecto a este tema las explotaciones extensivas se caracterizan por:

  • Aprovechar y mantener los ecosistemas y su diversidad.
  • Emplear zonas pobres y difíciles que no son susceptibles de otros usos: los pastos de alta montaña se aprovechan gracias a la trashumancia.
  • Fertilizar el suelo activando el reciclado de sus nutrientes.
  • Controlar la vegetación arbustiva que ayuda en la prevención de incendios forestales.
  • Mantener los paisajes humanizados, una carga ganadera adecuada incrementa la cobertura del pasto con mejor calidad favoreciendo su diversidad y la microfauna asociada a él. Los pastos son parte importante de los municipios y son un recurso económico fundamental en núcleos pequeños.
  • Fijar la población rural.
  • Colaborar con la diversificación productiva: aprovechamientos no silvícolas como la apicultura, caza, recolección de setas y frutos y otras como el ocio y turismo.
  • Conservar la diversidad genética gracias a la diversidad de razas adaptadas.
  • Usan recursos sostenibles, con poco gasto de piensos y de combustible.
  • Preservar el bienestar animal.
  • Tener un valor etnográfico indiscutible.
  • Productos alimentarios son de gran calidad; la composición grasa es mucho más saludable debido a la forma de alimentación del ganado. Muchos de ellos tienen un reconocimiento a través de las etiquetas y denominaciones de origen.
  • Utilizar espacios naturales protegidos.

Conservación de los ecosistemas extensivos

Tal como se ha mencionado, los sistemas extensivos tienen grandes ventajas por su adaptación al medio, pero también bastantes desventajas que hay que solventar. Así los desafíos presentes en la actualidad son los siguientes:

  • Mantener la resiliencia de ecosistemas mediante la gestión de los factores que puedan afectar, tales como la presencia de nutrientes, características del suelo y la biomasa de las especies presentes.
  • Tener capacidad de adaptación a los cambios ambientales constantes.
  • Conservar las especies de los ecosistemas incluyendo las ganaderas utilizando prácticas de manejo adecuadas.

En muchas zonas del planeta el ganado está integrado en ecosistemas naturales o humanizados, pero en muchas de ellas su impacto concreto no es conocido suficientemente. Es fundamental integrar estas poblaciones de manera sostenible, para ello hay que investigar:

  • La influencia del ganado en la composición de los pastos, la reducción de fertilizantes, el balance de nutrientes y la posibilidad de mantener un pasto de diversas especies.
  • La influencia del ganado en la vegetación natural y diversidad de fauna.
  • Las interacciones entre animales y plantas con el fin de optimizar la ordenación de los paisajes.
  • La producción y valor nutritivo de las especies presentes en los pastos para integrarlas en la producción ganadera.

La agroecología pretende unir los procesos ecológicos y los recursos locales para el desarrollo de una agricultura y ganadería sostenible. El buen manejo del ganado redundará en un buen manejo de los agroecosistemas, mientras que un mal uso puede acarrear grandes perjuicios, como la degradación del hábitat, la contaminación, y el abandono de los ecosistemas, etc.

Utilización ganadería prevención de incendios

Dentro de las actividades complementarias a la producción ganadera en extensivo, la prevención de incendios puede dar una solución natural a un problema importante en algunas zonas. Estas zonas son en general áreas rurales que por el abandono de las tierras se ha llegado a producir una degradación de los ecosistemas de pastoreo. La limpieza de masa combustible, además de plantas herbáceas y arbustivas, hacen que la propagación de los incendios sea más difícil. Se pueden utilizar diferentes especies animales con este fin.

Se han empleado diversas especies: pequeños rumiantes, ovejas y cabras, siendo la cabra la especie más utilizada con estos fines a nivel mundial. También se han usado bovinos y equinos. Los pequeños rumiantes tienen como desventaja que la mordedura es más pequeña, mientras que los bovinos tienen preferencia por las herbáceas. Lo ideal sería la combinación de especies: cabras y caballos.

En vez de caballos se pueden utilizar burros, que es una de las especies que más ha acusado el cambio tecnológico en las labores agropecuarias y que ha pasado a estar en peligro crítico de extinción en muchas razas en Europa. Ambas especies consumen un espectro más amplio de especies vegetales que contribuyen a una mejor limpieza de la zona.

El veterinario y la ganadería

La ganadería en la actualidad resulta un campo muy complejo debido al coste de recursos naturales que requiere la misma. Sin embargo, sigue siendo una práctica crucial para el ser humano tanto a nivel financiero, como alimenticio. Por esta razón se deben implementar nuevas técnicas las cuales permitan la realización de esta práctica disminuyendo el impacto ecológico que tiene la misma.

TECH Universidad Tecnológica busca comprometerse con impacto social en la modernidad. Es por esta razón que muchos de sus programas responden a las necesidades tanto de los profesionales, como del mundo en general. Caso ejemplo de ello se desarrolla en su Facultad de Veterinaria donde se pueden hallar posgrados como el Máster en Acuicultura y el Máster en Rehabilitación Equina. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan complementar su educación básica con el área de la ganadería no cabe duda que su mejor elección será optar por el Máster en Gestión de la Ganadería Extensiva.

Artículos relacionados

1 /

Compartir