Anatomía de los rumiantes
La anatomía de los rumiantes brinda información importante sobre como se conforman los cuerpos de estas especies.
facultad de veterinaria · producción animal
vie. 26 de mar. 2021
0

Para el profesional veterinario se hace importante conocer las diferencias anatómicas entre las diferentes especies animales que existen. Conocer a fondo esta composición permite que el profesional desempeñe una mejor labor y cubra a su vez una mayor cantidad de especies en su campo de acción. La anatomía de los rumiantes, al ser en su mayoría una especie de gran tamaño, resulta un poco más compleja, y requiere de una capacitación especial previa a realizar algún procedimiento en el animal.

Aparato locomotor

El aparato locomotor es un sistema orgánico complejo cuya función central consiste principalmente en desempeñar un trabajo mecánico. Los elementos que constituyen el aparato locomotor (es decir, el esqueleto y los músculos) sirven para modelar y mantener la forma individual del cuerpo y para la locomoción de algunas de sus partes constitutivas o de todo el organismo.

El esqueleto se compone de huesos, cartílagos, ligamentos y articulaciones que en su conjunto constituyen el sistema esquelético, que representa el aparato locomotor pasivo del cuerpo. En contraposición, se denomina aparato locomotor activo al componente del sistema locomotor que participa de manera activa en la locomoción, el sistema muscular. Ambos sistemas se encuentran indisolublemente unidos a los sistemas circulatorio, linfático y nervioso. El sistema esquelético, a su vez, se divide en esqueleto axial que comprende los siguientes.

  • • Esqueleto axial
    • Cabeza
    • Columna vertebral con sus diferentes segmentos cervical, torácico, lumbar, sacro y coccígeo o Costillas y esternón
  • Esqueleto apendicular
    • Miembro torácico: cinturón escapular, brazo, antebrazo, carpo, metacarpo y falanges
    • Miembro pelviano: cinturón pelviano, muslo, pierna, tarso, metatarso y falanges

Sus peculiaridades se irán revisando en el apartado correspondiente a cada especie de interés desde el punto de vista veterinario.

Aparato digestivo

Los rumiantes presentan una abertura bucal (rima oris) de un tamaño relativamente pequeño en relación con su tamaño corporal. Esto no influye de manera negativa en el consumo de alimento, ya sea en pastoreo o en comedero, no obstante, sí constituye un impedimento considerable para la exploración clínica de la cavidad oral y de la faringe de estos animales. Los labios forman el límite externo de la parte craneal del vestíbulo de la boca y son mucho más flexibles y móviles en el caso de los pequeños rumiantes (cabra y oveja); además, a diferencia de los bovinos, en estos sí tiene un papel importante en la prensión del alimento.

Las partes caudales del vestíbulo de la boca son bastante amplias. La superficie interna de las mejillas presenta múltiples papilas bucales cornificadas, estas estructuras son típicas de los rumiantes, ya que su alimento suele ser áspero y seco, por lo que constituyen una protección adicional a la mucosa de la boca. Sin duda lo más característico de la dentición de estos animales es la ausencia de dientes incisivos superiores y de caninos en ambas arcadas dentarias.

La región ocupada en otras especies por los dientes incisivos superiores presenta en los rumiantes el rodete dentario o almohadillas dentales, que es una especie de cojinete duro de la mucosa bucal. Los dientes incisivos inferiores (ocho piezas) presentan una amplia corona en forma de espátula que se continúa directamente con una raíz estrecha en forma de estaca. El amplio diastema que separa los incisivos de los premolares facilita la toma de la lengua del animal para forzar la apertura de la boca y permitir su exploración clínica.

Cavidades

En cuanto a las glándulas salivares se clasifican en mayores (parótida, mandibular, sublingual polistomática y sublingual monostomática) y menores (bucales dorsales o maxilares, bucales intermedias y bucales ventrales o mandibulares). La orofaringe en los rumiantes es estrecha, lo cual limita significativamente el tamaño del bolo alimenticio; en sus paredes palatinas se encuentran las tonsilas palatinas o amígdalas.

El esófago en rumiantes es muy distensible, su mucosa es notablemente insensible y la musculatura esofágica estriada se extiende a lo largo de toda su longitud. En su curso cervical el esófago se desplaza gradualmente hacia la izquierda de la tráquea para volverse a situar dorsalmente a esta cuando se aproxima al tórax; sin embargo, su posición varía con la postura que adopta el animal. A la entrada del tórax, el esófago está situado dorsalmente a la tráquea, ligeramente desplazado hacia el lado izquierdo cuando pasa entre las dos primeras costillas, pero pronto adquiere una posición más simétrica.

El esófago atraviesa el diafragma por el hiato esofágico del diafragma para describir su último tramo, denominado esófago abdominal. A partir de la musculatura lisa del esófago se forma el músculo esfínter del cardias a la entrada del estómago. El estómago de los rumiantes domésticos pertenece al tipo de varias cavidades y está compuesto por cuatro compartimentos.

  • Rumen o panza
  • Retículo o redecilla
  • Omaso o libro
  • Abomaso, cuajar o estómago glandular

Composición

Las tres primeras cavidades, también denominadas estómago anterior o pro ventrículo, tienen como función la degradación enzimática y la subdivisión de los alimentos, principalmente de la celulosa, por medio de la flora microbiana y de la síntesis de ácidos grasos de cadena corta (ácidos acético, propiónico y butírico). En el omaso tiene lugar la reabsorción del agua del bolo alimenticio. El abomaso es comparable con el estómago de una cavidad de las otras especies animales. El estómago de los rumiantes ocupa la totalidad de la mitad izquierda de la cavidad abdominal y una parte de la mitad derecha. El rumen se localiza en la cavidad abdominal izquierda, mientras que el retículo craneal, el omaso y el abomaso se encuentran a la derecha.

Rumen

El rumen representa aproximadamente el 80 % de toda la capacidad del estómago de los rumiantes. En el intestino delgado se produce parte del proceso de la digestión y la reabsorción. La digestión es la fragmentación enzimática de las sustancias nutritivas en sus componentes re absorbibles. La fuente más importante de enzimas es la secreción pancreática, para la digestión de las grasas estas deben ser emulsionadas por medio de los ácidos biliares presentes en la secreción biliar. El intestino delgado está formado por tres porciones: duodeno, yeyuno e íleon.

En la porción inicial del duodeno desembocan los conductos pancreático y biliar o colédoco. El yeyuno es una porción del intestino delgado fuertemente circunvolucionado. La porción terminal más o menos rectilínea del intestino delgado se denomina íleon, el cual desemboca en el ciego. El intestino grueso está compuesto por ciego, colon (ascendente, transverso y descendente) y recto.

El ciego es relativamente pequeño y se sitúa a la derecha del plano medio y no presenta tenias ni saculaciones. El colon ascendente se divide en asa proximal, asa espiral (giros centrípetos, flexura central y giros centrífugos) y asa distal. El recto se extiende desde la entrada de la pelvis hasta el año.

La anatomía y el papel profesional

La anatomía de un animal va mucho más allá que su composición digestiva y ósea. Por esta razón una capacitación constante por parte del personal veterinario profesional, es necesaria. Esta además de brindar nueva información y conocimientos, refrescará antigua información y mantendrá vigentes los conocimientos adquiridos por parte del profesional.

Esta capacitación no siempre resulta algo sencillo, debido a la extensa labor que estos profesionales desempeñan. Afortunadamente, en la era de la revolución tecnológica existen herramientas que brindan opciones para lograr este tipo de metas intelectuales. TECH Universidad Tecnológica es una de ellas; siendo la mayor universidad virtual del mundo, oferta programas relacionados en su Facultad de Veterinaria, tales como el Máster en Rehabilitación Equina y el Máster en Gestión de la Ganadería Extensiva.

A pesar de que las especializaciones anteriormente nombradas tienen una fuerte relación con la temática revisada, ninguna de ellas se acerca tanto al tema como el Máster en Producción y Sanidad Animal. En él, el profesional adquirirá los conocimientos para desempeñar labores avanzadas en diversas especies de manera profesional, completa e íntegra.

Artículos relacionados

1 /

Compartir