Anatomía periodontal en el perro
La anatomía periodontal en el perro es información crucial para el desarrollo de la odontología animal.
facultad de veterinaria · odontología animal para veterinaria
vie. 25 de jun. 2021
0

La anatomía periodontal en el perro es una unidad anatómica que funciona para unir el diente a la mandíbula y proporcionar un aparato de suspensión resistente a las fuerzas funcionales normales. Los tejidos del periodonto son la encía, el ligamento periodontal, el cemento y el hueso alveolar. Estos tejidos tienen un papel funcional en la cavidad oral, más allá de anclar el diente en el hueso.

Es necesario comprender los aspectos estructurales, funcionales, bioquímicos, inmunológicos y moleculares del periodonto, para comprender la fisiopatología de la enfermedad periodontal, los tratamientos periodontales, la regeneración periodontal y la reparación periodontal. Los tejidos duros (cemento y hueso) y los tejidos blandos (ligamento periodontal y encía) del periodonto juegan un papel activo en la respuesta inflamatoria e inmune local al sintetizar y liberar citoquinas, factores de crecimiento y enzimas.

Encía

La mucosa oral se clasifica en mucosa especializada (dorso de la lengua), mucosa alveolar no queratinizada y mucosa masticatoria queratinizada. La mucosa masticatoria incluye la mucosa del paladar duro y la encía. La encía está demarcada, de la mucosa alveolar, por la unión mucogingival.

Histología

Los componentes de la encía son el epitelio escamoso estratificado y tejido conectivo más profundo (fibras de colágeno y sustancia fundamental). El tejido conectivo gingival consta de fibras de colágeno (colágeno de tipo I y III), fibroblastos, nervios, vasos sanguíneos, linfáticos, macrófagos, eosinófilos, neutrófilos, linfocitos T y B y células plasmáticas.

El queratinocito es el principal tipo de célula del epitelio gingival. Los queratinocitos proliferan por mitosis en la capa basal del epitelio. A medida que las células migran al epitelio de la superficie, se diferencian. La mayor parte del epitelio gingival está paraqueratinizado y está formado por el estrato basal, el estrato espinoso (capa de células espinosas) y el estrato córneo.

El epitelio no queratinizado carece de estrato córneo y estrato granuloso con queratinocitos superficiales que contienen núcleos. No se observó encía ortoqueratinizada (queratinización completa con un estrato granuloso) en muestras gingivales caninas. Las células epiteliales de la encía tienen uniones de célula a célula que consisten en desomosomas, uniones adherentes, uniones estrechas y uniones gap.

Así pues, otras células que se encuentran en el epitelio son las células de Langerhans, células de Merkel y melanocitos. Las células de Langerhans son células dendríticas, ubicadas en las capas suprabasales del epitelio gingival, y funcionan como células presentadoras de antígenos a los linfocitos. Las células de Merkel se encuentran en las capas profundas del epitelio gingival y participan en la sensación táctil. Los melanocitos producen gránulos de melanina y también funcionan como células presentadoras de antígenos. El epitelio está unido a la lámina propia, a través de la membrana basal que consta de la lámina basal (lámina lúcida y lámina densa) y lámina reticular.

Fibras gingivales

El grupo de fibras gingivales se puede considerar parte del grupo de fibras del ligamento periodontal (que se analizará más adelante). Los haces de fibras de colágeno de la encía se organizan en los siguientes grupos:

  • Grupo dentogingival: las fibras unen el cemento cervical a la encía libre y adherida. Estas son las fibras más numerosas de la encía.
  • Grupo alveologingival: las fibras unen el hueso alveolar a la encía libre o adherida.
  • El grupo dentoperióstico: las fibras unen el cemento cervical al hueso alveolar, después de atravesar el margen alveolar, y hacia el ápice.
  • Grupo gingival circular: las fibras se entrelazan con los otros grupos de fibras, dentro de la encía marginal, y rodean el diente.

Vascularización, inervación y drenaje linfático

La vascularización de los tejidos gingivales proviene de las ramas de las arterias maxilares y de las arterias alveolares inferiores mandibulares, que terminan como arteriolas supraperiósticas, a lo largo de las superficies lingual y oral del hueso alveolar, así como de la vasculatura del ligamento periodontal y las arteriolas del hueso marginal. Se ha observado que la red vascular en la encía del perro tiene una forma ‘similar a un glomérulo’ en el epitelio sulcular (epitelio del surco gingival) y una forma de malla escamosa en el epitelio de unión.

Esta red exuda líquido y permite que los leucocitos pasen al líquido crevicular gingival. La composición de este líquido depende de la presencia de una biopelícula. Normalmente, habrá una producción mínima de líquido. Sin embargo, con la inflamación, la producción de líquido aumenta y este contendrá productos de degradación del tejido conectivo, células epiteliales, células inflamatorias, bacterias y suero. El líquido crevicular gingival limpia mecánicamente el surco gingival y contiene productos antimicrobianos, inmunoglobulinas y proteínas plasmáticas.

Estas redes vasculares son la principal defensa contra las agresiones periodontales. Los lechos vasculares son importantes en patologías autoinmunes y periodontales. El aumento de la densidad vascular en la encía puede estar relacionado con algunas de las primeras defensas inespecíficas contra la periodontitis. La inervación de la encía surge del ligamento periodontal y las ramas regionales del trigémino (par craneal V).

La mucosa de la cavidad oral está ricamente inervada y es principalmente sensorial. Están presentes terminaciones nerviosas sensoriales especializadas que detectan calor, frío, tacto y dolor. Dentro de la mucosa oral, el sistema linfático juega un papel principal en la difusión, control y resolución de los procesos inflamatorios. El sistema linfático elimina el líquido extracelular, los desechos celulares, las bacterias y las células.

Clasificación de la encía

La encía se divide en encía libre (también conocida como encía marginal y no adherida), encía adherida y encía interdental. Protege el hueso alveolar subyacente y las raíces de los dientes, de los traumatismos mecánicos, y proporciona una barrera epitelial, para ayudar a evitar que las bacterias lleguen a los tejidos subyacentes. La encía juega un papel activo en la comunicación celular, responde a la infección e integra las respuestas inmunes innatas y adquiridas ante infecciones por bacterias. Las células epiteliales excretan interleucina-8 y otras citoquinas, y producen péptidos antimicrobianos, como parte de un mecanismo de defensa innato.

Encía libre

La superficie de la encía libre, adyacente al diente, forma la pared del surco gingival. Así, la encía del lado opuesto de esta capa se expone directamente a la cavidad oral. Por esto, la capa epitelial, expuesta directamente a la cavidad oral, es un epitelio escamoso estratificado paraqueratinizado. La encía libre de los perros jóvenes es delicada y plana con una terminación marginal en forma de cuchillo, mientras que los perros mayores tienen una apariencia más curva. La altura gingival libre mide entre 1,80 y 1,92 mm y el ancho (más apical) entre 1,31 y 1,34 mm.

El surco gingival está revestido con un epitelio escamoso estratificado no queratinizado que se conoce como epitelio sulcular. La profundidad normal del surco gingival es <3 mm en perros. En perros sin placa y/o cuando la placa está bien controlada, el surco gingival está esencialmente ausente, con una profundidad de sondaje cercana a 0 mm. En comparación con lo anterior, en perros sin inflamación periodontal, el surco gingival suele ser mínimo y hay un mínimo de líquido crevicular gingival y leucocitos.

Encía adherida

La encía adherida es continua a la encía libre y tiene fuertes conexiones con el periostio subyacente del hueso alveolar. La encía adherida está demarcada de la mucosa alveolar por la unión mucogingival, que permanece estacionaria durante toda la vida.

Encía interdental

Se trata de la encía que está presente entre los dientes y está cubierta con epitelio no queratinizado. Esto hace más susceptible a la irritación y el trauma, lo que resulta en inflamación y posible pérdida temprana de periodonto.

El veterinario y la odontología

En algunos casos pueden presentarse situaciones que resultan complejas para el profesional en veterinaria. El mismo a pesar de contar con amplios conocimientos en el área de la salud animal, pueden escapársele aspectos que requieran de la presencia de un especialista. Por ello, el veterinario busca una alternativa a ello, con el fín de no recurrir a servicios externos.

TECH Universidad Tecnológica se centra en preparar a su alumnado para las diversas situaciones que se pueden presentar en su labor. Caso tal es su Facultad de Veterinaria, donde se ofertan programas de alta calidad educativa como son la Maestría en Cirugía Veterinaria en Pequeños Animales y la Maestría en Peritaje Judicial Veterinario. Sin embargo, para el profesional enfocado en el área de la salud dental en el animal, su mejor elección será la Maestría en Anestesiología Veterinaria.

Artículos relacionados

1 /

Compartir