Anatomía cardíaca animal
La anatomía cardíaca animal se centra en el estudio del funcionamiento y las posibles enfermedades en el corazón animal.
facultad de veterinaria · cardiología en veterinaria
mar. 07 de sep. 2021
0

Para poder hacer un diagnóstico y tomar decisiones sobre alteraciones cardiacas congénitas o adquiridas es indispensable conocer en la anatomía cardiaca animal y su orientación en la cavidad torácica. Hay que considerar que el corazón es una estructura tridimensional y que su posición y morfología en los animales vivos va a estar influenciada por una serie de factores como las fases respiratorias (inspiración/ espiración), los movimientos cardiotorácicos, la posición del cuerpo; ej.: decúbito lateral o izquierdo), e incluso, factores extra-cardiacos como derrames, obesidad y masas torácicas. Estos factores se deben tener en cuenta en las técnicas diagnósticas.

Datos generales

El sistema cardiovascular consiste en el corazón y un sistema de vasos para la distribución de la sangre a los tejidos del cuerpo y a los pulmones para el intercambio de gases. Independientemente de si la sangre se oxigena o no, los vasos que llevan la sangre lejos del corazón se llaman arterias. Estos vasos que llevan la sangre hacia el corazón se llaman venas.

La circulación a los pulmones (circulación pulmonar) está funcional y anatómicamente separada de la circulación del resto del cuerpo (circulación sistémica). Conceptualmente, por lo tanto, es útil considerar el corazón como dos bombas separadas alojadas dentro del mismo órgano; una es una bomba de baja presión que dirige la sangre que regresa del cuerpo a los pulmones (es decir, la circulación pulmonar). La otra es una bomba de alta presión que distribuye la sangre a la circulación sistémica.

Orientación en la cavidad torácica

El corazón es una estructura muscular hueca en forma de cono. El vértice del corazón se dirige ventral y está completamente libre dentro del saco pericárdico. En el animal vivo el corazón gira de manera que los lados derecho e izquierdo del corazón se vuelven algo craneal y caudal, respectivamente. De forma que el ventrículo derecho se orienta craneal y a la derecha, mientras que el ventrículo izquierdo se encuentra más caudal y a la izquierda. El corazón se encuentra localizado en el centro del espacio mediastínico en la cavidad torácica; entre el 3º y 7º pares de costillas en el caballo.

En esta especie, el territorio parietal donde contacta directamente el pericardio queda comprendida en un triángulo rectángulo. Es allí donde uno de los catetos coincide con la línea tricipital, el otro con el nivel de la superficie dorsal del esternón, y la hipotenusa con el borde caudal de la escotadura cardiaca del pulmón (área de matidez absoluta, importante para la percusión del corazón. La importancia de esta percusión es diagnosticar una posible hipertrofia o desituación cardíaca o bien un derrame pericárdico).

Por el contrario, no es fácil percutir el área de matidez cardíaca en el vacuno, al quedar esta muy desplazada cranealmente; en dicho sentido, es importante significar que en las zonas más declives de los espacios intercostales 4º y 5º de la vaca la resonancia. El corazón en el caballo tiene forma de cono deprimido. En su superficie se diferencian diferentes caras, bordes y surcos que sirven como referencias anatómicas.

La base se dirige dorsal y está unida a otras estructuras torácicas por grandes arterias, venas y el saco pericárdico. La base corresponde con el territorio auricular y está un tanto oculta por los grandes troncos vasculares de aferencia y salida en el órgano.

Diagnóstico y posición

El vértice del corazón es de situación ventrocaudal y hacia él convergen las caras y bordes desde la base cardiaca:

  • La cara derecha o cara atrial
  • La cara izquierda o cara auricular
  • El borde ventricular derecho o craneal, bastante convexo
  • El borde ventricular izquierdo caudal y algo cóncavo

El límite auriculoventricular lo marca el surco coronario que circunda el corazón, interrumpiéndose en el cono arterioso o relieve pulmonar. Esto desde dicho surco interventricular sinuoso por la cara atrial y el surco interventricular paracoronario por la cara auricular. Por los tres surcos caminan las arterias y venas coronarias e interventriculares; ocultas más o menos por depósitos de grasa que se acumulan sobre los mismos.

En la superficie del corazón se pueden reconocer los grandes troncos vasculares aferentes y eferentes y sus ramificaciones. Estos también se deben analizar por los lados derecho e izquierdo. Por el lado derecho (cara atrial del corazón) destacan, sobre todo, los troncos venosos, ya que la aurícula de este lado recibe toda la sangre venosa del organismo.

Se puede ver la confluencia de las venas cavas craneal y caudal antes de su desembocadura en el seno auricular. La vena cava craneal, antes de dicha confluencia, recibe dorsalmente la vena ácigos derecha, principal representante en el caballo de las venas supracardinales embrionarias; por ello, aunque incorpora la vena broncoesofágica, la vena ácigos drena una gran parte de la pared corporal torácica por medio de las venas intercostales dorsales.

También la vena costocervical es tributaria de la vena cava craneal, lo mismo que la gruesa vena braquiocefálica que se integra a partir de las venas vertebral y torácica interna, así como la vena subclavia y tronco biyugular, ya rebasada la abertura craneal del tórax.

Sistema circulatorio

Las venas pulmonares derechas procedentes del pulmón derecho, se encontrarán en número de 4-5 muy oblicuamente por este lado en la aurícula izquierda, donde deben desembocar; con la arteria pulmonar derecha y el bronquio principal del mismo lado integrará la raíz pulmonar correspondiente. En cambio, por el lado izquierdo los troncos vasculares son básicamente arteriales o eferentes.

El tronco pulmonar que procede del ventrículo derecho se sitúa pronto sobre la aurícula izquierda para dividirse en las dos arterias pulmonares, notando sobre la base del corazón la arteria pulmonar izquierda, que junto con las 2 o 3 venas pulmonares izquierdas completan el pedículo vascular por el lado a que se hace referencia. Más en profundidad, arranca del ventrículo izquierdo la aorta ascendente, oculta en su origen por la orejuela de la aurícula derecha y por el tronco pulmonar.

Antes de continuar como aorta torácica describe el arco aórtico sobre el tronco pulmonar, al que queda unido por el ligamento arterioso de comunicación aortico-pulmonar, ahora obliterado en un cordón elástico. Del arco aórtico arranca cranealmente el grueso tronco braquiocefálico que, en dirección a la abertura torácica craneal, será origen de las arterias destinadas al riego de los miembros torácicos, cuello y cabeza.

A estos fines, el tronco braquiocefálico se continúa o prolonga directamente por el lado derecho hasta su bifurcación en la arteria subclavia derecha y, el segundo, se bifurca pronto en las arterias carótidas comunes que caminan a lo largo del cuello. La arteria subclavia izquierda, en cambio, debe considerarse como rama del tronco braquiocefálico y no su verdadera continuación. Por dicha razón, las arterias costocervical, cervical profunda y vertebral, que arrancan ascendentes de la arteria subclavia izquierda, son ramas del tronco braquiocefálico por el lado derecho, aunque las dos primeras nacen comúnmente de un tronco costocervical.

El veterinario y el diagnóstico adecuado

Dentro de las diferentes características que deben ser analizadas en un animal en diferentes situaciones, muchas veces el corazón podrá ser el responsable de la afección. Por esta razón, y siendo el órgano principal de la mayoría de seres vivos, el conocimiento y el dominio de los procedimientos en el mismo es una base para el veterinario. Por ello, muchos profesionales en esta campo optan por capacitarse puntualmente en este campo. De esta manera agregan un valor adicional a su currículum y a su gama de habilidades profesionales.

TECH Universidad Tecnológica se posiciona actualmente como la mayor universidad virtual del mundo. Esto se ha logrado mediante su amplio portafolio educativo que oferta una gran cantidad de programas enfocados en la especialización profesional. Dentro de su Facultad de Veterinaria, por ejemplo, se pueden hallar programas tales como el Máster en Cirugía Mínimamente Invasiva en Pequeños Animales y el Máster en Dermatología de Pequeños Animales. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan complementar sus conocimientos con el dominio de los procedimientos en el corazón animal, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Cardiología Veterinaria en Especies Mayores.

Artículos relacionados

1 /

Compartir