Acceso a la información científica
El acceso a la información científica es una herramienta de gran ayuda para todos aquellos profesionales de la investigación.
facultad de veterinaria · ensayos clínicos en veterinaria
vie. 22 de oct. 2021
0

En el acceso a la información científica, la duda es una de las armas más poderosas porque hace cuestionar el saber e impulsa a buscar soluciones o alternativas a los numerosos problemas y retos que se plantean cada día. Por eso, para avanzar en el conocimiento hay que dudar siempre. Cualquier profesional sanitario necesita actualizar sus conocimientos para desarrollar con mayor eficacia sus labores asistenciales, conocer el estado actual de los avances científico-médicos para realizar un proyecto de investigación, o revisar los mejores trabajos de la literatura biomédica para redactar un trabajo científico.

En todos estos casos, dado el volumen de información que la comunidad científica genera anualmente, el profesional sanitario tan solo es capaz, por sí mismo, de recuperar una infinitésima parte de la información que le puede interesar. Si quiere ser eficaz en la adquisición y actualización de sus conocimientos, y gracias al constante avance de las tecnologías de la información, tiene la posibilidad de consultar fuentes especializadas en ciencias de la salud como pueden ser los catálogos de las bibliotecas o las bases de datos bibliográficas.

Así, estará iniciando la aventura de una búsqueda bibliográfica, que le llevará a descubrir documentos desconocidos, leer artículos originales históricos, obtener datos de máxima actualidad y revisar la evolución de la ciencia médica en los últimos años. Dada la amigabilidad y facilidad de acceso de la mayoría de los recursos de información, puede uno iniciarse solo en este viaje, pero es más conveniente iniciarlo con el acompañamiento de unas pautas y trucos básicos para resultar más eficaces.

Qué es la información científica y cómo se presenta

Como lo menciona Martínez, la información científica es el conjunto de datos o registros que, derivados de la investigación y elaborados con métodos científicos, se presentan en forma de documentos que, además, han sido sometidos a algún proceso editorial, es decir, antes de ser publicados son validados por otros expertos en esa materia, por ejemplo, en el caso de los artículos de revistas a veces dos o más personas, lo que se llama revisión por pares, deben aprobar el trabajo antes de ser publicado. Esto difiere enormemente de cualquier otro tipo de información, al menos en su consistencia, que se publique sin someterse a estos procesos.

Para qué es útil la información y qué hay que hacer con ella

En ciencias de la salud la información científica es necesaria fundamentalmente para resolver las dudas que surgen a diario en la práctica de la profesión, denominadas dudas clínicas o las derivadas del estudio, es decir, dudas de investigación. La búsqueda de la información es una parte muy importante del proceso científico, permite que poco a poco se adquiera y amplíe el conocimiento, para lo cual es imprescindible dedicarle un tiempo suficiente y aprender los métodos más útiles para llevar a cabo los cuatro procesos básicos:

  • Encontrarla, es decir, saber hacer una búsqueda bibliográfica.
  • Almacenarla, es decir, guardarla en gestores bibliográficos o archivos digitales.
  • Evaluarla, es decir, elegir la que sea más útil
  • Utilizarla

Tipos de preguntas

Las preguntas que pueden surgir son básicas o específicas:

  • Las básicas se refieren a planteamientos muy generales. Estas suelen estar contestadas en los manuales de la especialidad y no requieren de la realización de grandes estrategias. Solo es necesario extraer las palabras clave y buscar los posibles sinónimos.
  • Las específicas son aquellas en las que es necesario resolver problemas concretos. Este tipo de preguntas requiere mayor concreción y un mejor diseño. Estas preguntas deben estar estructuradas adecuadamente y para ello se puede seguir el modelo PICO, de la Medicina Basada en Evidencias (MBE) donde se contestan las siguientes preguntas:
    • ¿Cuál es el problema o el tipo de paciente? (P).
    • ¿Cuál es la intervención que se quiere realizar? (I).
    • ¿Con qué se quiere comparar? (C).
    • ¿Cuáles son los resultados que se quieren medir? (O).

Preparando la búsqueda: el antes, el durante y el después

En cualquiera de los casos, tanto si las preguntas son básicas como estructuradas, es recomendable seguir estos tres pasos:

  • Antes de la búsqueda
    • Saber exactamente qué se quiere buscar (definir el tema).
    • Localizar los términos o palabras clave a utilizar.
    • Saber que las bases de datos en español no tienen tesauro y la consulta se hace por palabras.
    • En el caso de consultar una base de datos que no esté en español, saber cómo se escribe en el idioma de la base de datos que se consulte, utilizando las herramientas como los tesauros o diccionarios especializados.
    • Conocer los lenguajes de interrogación básicos o más comunes.
    • Elaborar la estrategia de búsqueda
  • Durante la búsqueda. Hay que ser ordenados y tomar nota de los datos más importantes de la consulta, esto se puede hacer en cualquier herramienta ofimática. Se debe tener en cuenta:
    • Identificar cada tema
    • Anotar la fecha de la búsqueda
    • Señalar la base de datos consultada
    • Registrar la estrategia, es decir, las palabras clave, filtros y operadores utilizados.
    • Fijarse en las palabras clave empleadas por los autores de los artículos que se van localizando.
    • Ir guardando los resultados provisionales más adecuados, preferentemente en un gestor bibliográfico.
  • Después de la búsqueda
    • Evaluar y valorar críticamente los resultados. Ver si los documentos son adecuados y pertinentes respecto a lo que se busca: si tratan del tema que se necesita con el enfoque apropiado, si resultan útiles, si son pocos o muchos, si es necesario restringir la búsqueda o ampliarla o si hay que darle otra perspectiva.
    • Elegir y reunir las referencias y los documentos definitivos con los que se confeccionará el trabajo y que servirán para elaborar la bibliografía.

Las bases de datos

No hay un único recurso o base de datos con todas las respuestas, sino que dependiendo del tipo de pregunta, se debe acudir a unas fuentes de información principales (FIP) o de referencia en esa disciplina, o a otras. En ciencias de la salud, la búsqueda bibliográfica se usa fundamentalmente para los siguientes casos:

  • Resolver problemas clínicos o asistenciales.
    • Las FIP son: bases de datos generales, publicaciones en revistas, herramientas clínicas como UptoDate.
  • Para redactar o actualizar un protocolo o guía clínica.
    • Las FIP son: bases de datos de MBE, de guías clínicas y revisiones sistemáticas.
  • Para consultar información sobre medicamentos.
    • Las FIP son: bases de datos de medicamentos, Vademecum, Lexicomp de UptoDate, publicaciones en revistas especializadas.
  • Para realizar un estudio o trabajo de investigación.
    • Las FIP son: fuentes primarias (ensayos clínicos, series de pacientes) y bases de datos generales.
  • Para actualizar conocimientos y mejorar el trabajo diario.
    • Las FIP son: libros, publicaciones en revistas de la especialidad, herramientas clínicas.

Las bases de datos son grandes depósitos que contienen referencias y documentos pertenecientes a una disciplina u organización. Sus características principales son:

  • Permiten la consulta simultánea a una gran cantidad de documentos, por ejemplo, PubMed que cuenta en la actualidad con 29 millones de citas.
  • Están controladas, es decir, son fiables y los documentos que se depositan en ellas han tenido algún tipo de control.
  • Tienen descriptores o tesauros que desgranan la información del documento.
  • Las referencias están volcadas por campos etiquetados, es decir, identifican cada elemento o parte distinta de la referencia bibliográfica, lo que facilita que la búsqueda por autor, título y palabras clave, individualmente o combinadas entre sí.

La investigación como parte de la veterinaria

Dentro de las diferentes áreas de la salud en donde se llevan a cabo estudios a profundidad, la veterinaria resulta una de las más complejas. Esto se debe a que en muchos casos pueden encontrarse ciertas características impropias de cada familia animal. Por esta razón, identificar estos factores y anomalías se convierte en un valor agregado de gran peso para el profesional que lo domine.

TECH Universidad Tecnológica actualmente desarrolla educación de alta calidad enfocada en el profesional moderno. Su novedosa metodología de estudios de caso permite al alumnado poner a prueba sus conocimientos de inmediato. Esto resulta un factor de alta importancia, principalmente en áreas como su Facultad de Veterinaria. Dentro de esta, se pueden hallar posgrados como el Máster en Medicina Interna en Especies Mayores y el Máster en Gestión de la Fauna Silvestre. Sin embargo, para aquellos profesionales interesados en dominar el campo de la investigación veterinaria, no cabe duda que su mejor elección será optar por el Máster en Ensayos Clínicos Veterinarios.

Artículos relacionados

1 /

Compartir