Roma, pensamiento, poder, oratoria
En Roma el pensamiento, poder y oratoria eran las tres bases de su sociedad. Dejaron un legado hasta hoy día en la humanidad.
facultad de periodismo y comunicación · política y comunicación
vie. 05 de feb. 2021
0

La sociedad romana estaba conformada con bases de conocimiento muy fuertes, veremos en este artículo como Roma con su pensamiento, poder y oratoria trascendió en la humanidad. Con el descenso de la relevancia política y social de las sociedades griegas, Roma tomó relevo en cuanto al desarrollo del pensamiento sobre las relaciones de poder del momento. Sus preceptos no partieron de cero, por el contrario, se muestra a lo largo del tiempo una influencia importante de la cultura helenística en lo planteado por los pensadores romanos.

En este caso se contempla un cambio de paradigma, la teoría y las reflexiones filosóficas habían sido la piedra de base para la exposición de las ideas políticas. En el caso de la urbe itálica cobraría mucho más valor la capacidad de exhortación y oratoria, con grandes exponentes que fijarán las posturas a través de sus discursos.

Influencias griegas: helenismo

Pese a que una parte importante de la aristocracia romana se negó sistemáticamente a dejar permear su cultura por parte de la griega, el impulso del pensamiento helénico conectó de manera muy profunda con los planteamientos políticos y sociales de la urbe. Esto se intensificó con la conquista de la zona conocida como Magna Grecia en el siglo IV a.C., donde se ubicaban un gran número de colonias.

La anexión de la propia península helénica en el siglo II a.C., sus corrientes filosóficas y gubernamentales, cobraron un peso aún mayor entre las grandes familias de Roma. Este hecho consuma que, si bien los pensadores griegos no serán tratados como iguales en ningún momento, sí se requerirán sus servicios como sabios. Lo mismo para ejercer de pedagogos en las casas capitolinas más pudientes, lo que favoreció aún más la difusión de su cultura política.

Muchos autores consideran que el primer gran pensador político dentro de Roma fue el griego Polibio (210-125 a.C.). Gracias a su estudio de la historia bélica romana, llegó a desempeñarse como consejero de Publio Cornelio Escipión “el Africano” durante la segunda guerra púnica. De hecho, las inclinaciones helenísticas de la familia Escipión continuaron muchos años más, hasta los enfrentamientos de Escipión Emiliano con el purista Catón el Censor.

Roma: pensamiento, poder y oratoria: El logro del helenismo


Su mayor línea de investigación fue la configuración expansionista de la urbe. Si bien había nacido como algo similar a las ciudades-estado griegas, había logrado superar las carencias de estas e implantarse como una sociedad amplia y colonizadora. La misma amparaba a los territorios conquistados en un paraguas centralizado (Arnoletto, 2007).

Finalmente, logra explicar que este éxito se debe a una relación de contrapesos gubernamentales; Gracias a las características de sus leyes, las cuales consiguen combinar de forma óptima el principio de liderazgo de los cónsules. El respeto a la aristocracia que representa el senado y la democracia encarnada en las asambleas populares. Alcanzando así una forma perfecta de gobierno al unir en una misma república los tres formatos positivos de Aristóteles.

Cicerón: discursos y Estado ideal

Es posible que sea el mayor exponente puramente político de la república romana, pese a haberse desarrollado durante los últimos estertores de esta. Marco Tulio Cicerón (106-43 a.C.) tuvo tras de sí una extensa carrera senatorial. Llego a ser nombrado cónsul de Roma en el 63 a.C., tras vencer a Catilina en dos procesos electorales. Esto sucedió gracias a los consejos de su hermano Quinto y a sus posteriores discursos conocidos como “Catilinarias” y un posterior golpe de Estado frustrado.

Considerado un muy reputado orador, Cicerón planteaba su ideología desde la básica libertad cívica y la necesidad de todos los hombres de ejercer su derecho a formar parte de las instituciones estatales. Influenciado discursivamente por algunas corrientes platónicas su ideología se inclina más hacia el estoicismo. Esto tratando de estudiar los comportamientos políticos de toda la república a través del entendimiento de la condición humana (Mas, 2006).

Su obra cumbre, además de la publicación de sus discursos, fue “De la República” (o “Sobre la República”), escrita poco después de abandonar el consulado. Escrita como un diálogo protagonizado por Escipión “el Africano”, y Lelio, es utilizada para representar las diferentes corrientes políticas del momento. Además para que Cicerón, en palabras de sus personajes, avanzase su ideal de forma perfecta de gobierno.

Plantea de este modo un axioma: si el hombre existe para servir a sus iguales y alcanzar así la virtud, no puede existir virtud más alta ni plena que la de liderar la república.

De vuelta a la república

Partiendo de esta base, la gran pretensión del romano era resolver la profunda crisis que vivían las instituciones. Esto se realizó a través de una vuelta a los valores fundacionales de la república. Los gobernantes de su tiempo no ejercían en pro de la ciudadanía, ya que acababan por basarse en conceptos teóricos y descuidaban al pueblo.

Dibuja una figura política transitoria que tome el mando durante un periodo limitado de tiempo. Un senador experimentado, con carisma y respeto a la ley, que pudiese ser consagrado como prínceps y recondujese la deriva gubernamental del Estado. Cabe agregar que esta persona debía ser nombrada mediante elecciones senatoriales. Si bien se basa en conceptos de la antigua monarquía romana, este no debía degenerar en un poder absoluto, sino ser controlado por el propio Senado.

Paradójicamente, este planteamiento acabaría siendo encarnado en Julio César, a quien rechaza en un principio, quedándose del lado de Pompeyo, pero a quien acepta más adelante cuando triunfa al entender que, si bien no era el prototipo de prínceps que él pretendía, tampoco era el tirano déspota que hundiría la sociedad romana.

Séneca y el poder imperial

Formado como orador en los primeros pasos del imperio, Séneca (4 a.C.-65 d.C.) se inclinó durante su juventud hacia la filosofía en todo su esplendor, estudiando el estoicismo con Atalo, el pitagorismo con Soción, el eclecticismo con Fabiano y el cinismo con Demetrio.

Gracias a ello, numerosos autores hacen referencia a que su obra está plagada de recuerdos sobre estos años, comparando unas teorías con otras y buscando un camino propio. No mucho después, abrazó el ideal platónico de que el mejor gobierno siempre estaría formado por sabios y personas instruidas específicamente en ello. Precisamente profundizó en que esos mandatarios deberían ser filósofos por el alcance de sus conocimientos sobre la naturaleza humana y los comportamientos en sociedad.

La coyuntura histórica no era la más favorable, pues con la muerte de Octavio, la institución imperial se había ido sumiendo en un ambiente corrupto. Inundado de riqueza y beneficio personal que se alejaba mucho del Augusto que ocupase el trono en busca de la virtud y el interés colectivo.

Trascendencia de Roma, su pensamiento, poder y oratoria

A través de la historia humana, la filosofía y las diferentes ideologías han dado forma al conocimiento actual. Debido a esto se han generado múltiples puntos de vista de todo lo que nos conforma como sociedad, incluso diversificando aún más al pensamiento humano. Por ello la constante búsqueda del conocimiento, de nuevos argumentos y el acceso a la información se convierten en el tema actual.

Las exigencias intelectuales de la actualidad son mucho más amplias. Para cumplir con las mismas se hace necesario que el profesional moderno se capacite constantemente, aunque esto no siempre resulta sencillo. Por ello las herramientas tecnológicas se convierten en algo vital. Una de estas herramientas es TECH Universidad Tecnológica, que en la actualidad se posiciona como la mayor universidad virtual del mundo. Dentro de ella es posible encontrar la Facultad de Comunicación y Periodismo. Allí pueden hallarse especializaciones de alta calidad tales como la Maestría en Cine y Televisión y la Maestría en Periodismo Multimedia.

Además, uno de sus programas estrella es la Maestría en Periodismo Político. En ella el profesional dominará a cabalidad este tipo de temáticas en tan solo un año.

Artículos relacionados

1 /

Compartir