Psicología de la obra
La psicología de la obra se centra en la construcción paso por paso de los personajes y su ambientación.
facultad de periodismo y comunicación · audiovisual
mar. 01 de jun. 2021
0

La psicología de la obra es uno de los aspectos fundamentales para construir una buena caracterización que nos dé como resultado un personaje verosímil con profundidad y que conecte con el público por sus características únicas. Adán Zamarripa Salas en su artículo: “Linda Seger: La psicología en la práctica del guionista” realiza un interesante análisis de la obra de la misma autora: “Cómo crear personajes inolvidables», desde la perspectiva del guionista.

El libro se enfoca en el carácter psicológico del personaje y la importancia de su conformación para construir un carácter verosímil para cierto tipo de géneros cinematográficos realistas, aunque la metodología puede fácilmente aplicarse a cualquier tipo de cinematografía.” (Zamarripa, 2006) La autora plantea varios ejercicios prácticos a realizar para que se sostenga de manera acertada la psicología de los personajes: “(…) un acercamiento desde la perspectiva psicológica principalmente, para la formulación de personajes.

Propone ejercicios prácticos dirigidos a escritores de todas las ramas: novela, cuento, publicidad, cine y televisión. Seger propone cinco descripciones iniciales para la creación de un personaje” (Zamarripa, 2006, p.2) El primero de esos ejercicios se refiere a extraer una idea por observación y/o experiencia personal: “Al escribir imaginamos un personaje que tiene características que seguramente tomamos de gente que hemos visto o que conocemos.

Pero también tiene características nuestras, pues siempre habrá algo de nosotros; lo que somos, lo que queremos ser, nuestros ideales y nuestra postura política, ética o moral, especialmente en el personaje principal. Desde luego, nunca se debe olvidar la anécdota donde este personaje se moverá.” (Zamarripa, 2006, p.3)

La descripción física

El segundo de los ejercicios corresponde a realizar una descripción física: “En general se le dedican una o dos líneas a describir los rasgos importantes del personaje, pero la extensión depende de la complejidad que necesite, finalmente serán el director y el actor quienes darán vida a la caracterización. Abundar en elementos actorales como el encorvamiento de hombros o la forma de caminar dan “pistas” al actor que podrá o no tomarlas.

Sin embargo, hay que tener cuidado en el uso de los adjetivos como “guapo”, “fuerte”, “inteligente” que sirven de poco para una interpretación adecuada.” (Zamarripa, 2006, p.3).

En palabras textuales de Seger, hay que acotar la descripción física de la siguiente manera: “Al escribir descripciones que vayan a ser interpretadas, es importante que sean lo suficientemente generales como para que varios actores puedan representar el papel, y lo suficientemente específicas como para que se cree un personaje bien definido. Una descripción que evoca otras cualidades y asociaciones puede cautivar la imaginación del actor y convencerle de que se trata de un personaje que vale la pena interpretar” (Seger, 2000, p. 38 citada por Zamarripa, 2006, p.3).

Coherencia del personaje

El tercer ejercicio es trabajar la coherencia del personaje de acuerdo con sus principios éticos: “Los personajes deben ser coherentes con su perfil, lo cual no quiere decir que sean previsibles. Quizá esta sea la parte más difícil en la creación de personajes multidimensionales y realistas. La coherencia tiene que ver con los valores éticos del personaje, lo que es capaz de hacer y lo que no y la forma de solucionar los problemas que se le enfrentan.

“Los valores expresados por un personaje pueden llegar a convertirse en una oportunidad para que los escritores expresen su forma de ver las cosas.” (Seger, 2000, p. 45) Incluso, algunos géneros cinematográficos basan su historia en el fortalecimiento de los valores, en películas bélicas o de agentes secretos, donde vale la pena luchar y morir por los valores que muestran los personajes.” (Zamarripa, 2006, p.3).

Esos valores deben expresarse a través de sus actos y conducta: “El hecho de incorporar valores en determinados personajes no significa que sus personajes tengan que discutir sus creencias, sino que significa que usted comunicará esos valores a través de las acciones del personaje, de sus conflictos y de sus actitudes” (Seger, 2000, p. 46). Además, la coherencia no es solo en los actos, sino también en los saberes del personaje.

Su educación debe reflejar una forma determinada de actuar, su familia y creencias, raza y situación social también deben reflejarlo. Para esto sirve la investigación. (Zamarripa, 2006, p.3) Pero también hay que añadir paradojas: Sin embargo, la coherencia también tiene paradojas, que es propia de la naturaleza humana. “Las personas son ilógicas e imprevisibles. Hacen cosas que nos sorprenden, que nos sobresaltan y que cambian todas las ideas preconcebidas que teníamos de ellas” (Seger, 2000, p. 40).

Actitudes y emociones del personaje

El cuarto ejercicio trata de trabajar las actitudes y emociones del personaje: “Si solo crea personajes coherentes, estos serán más bien planos. Pero si añade algunas paradojas, sus personajes serán más singulares. Y, si desea hacer que sus personajes sean más profundos, puede añadir otras cualidades. Puede ampliar sus emociones, sus actitudes y sus valores”. (Seger, 2000, p. 41).

Las actitudes y emociones transmiten las opiniones del personaje, su punto de vista ante situaciones límite, lo definen ante la vida.” (Zamarripa, 2006, p.4) Y el quinto ejercicio, estipula la necesidad de individualizar al personaje.

Además de crear personajes multidimensionales por medio de la descripción física, la apropiación de valores, las actitudes y las emociones que expresa y las paradojas que lo conmueven, se le deben añadir detalles: comportamientos específicos, lenguaje particular, gestos o tics, ropa que lo diferencie de los demás, también la forma de mirar, de moverse, de bailar, así como las imperfecciones de esa persona.

Todo esto serán sugerencias para el director y el actor cuando se llegue a la puesta en escena. Además de elaborar estos cinco documentos, son necesarios otros más extensos para adentrarnos en el conocimiento del personaje. (Zamarripa, 2006, p.4)

Ejercicios del personaje inverosímil

Entonces tenemos que, según Linda Seger, los cinco ejercicios a realizar para construir personajes verosímiles de manera básica son:

  1. Observación y experiencia personal
    • Idea
      • Características de gente que conocemos y nuestras
      • Ideales
      • Postura política, ética y moral
      • Anécdota inspiradora
  2. Descripción física
    • 1 o 2 líneas de los rasgos más importantes
    • Tener en cuenta que la caracterización final corresponde a quien dirija e interprete el personaje.
    • Elementos que sean pistas para la caracterización, equilibrio entre características generales y específicas.
  3. Coherencia
    • Con sus valores y principios.
    • La manera de hacer, sus límites y reacciones.
    • Actos, conflictos, actitudes. – Conocimientos, sabiduría.
    • Educación, familia, etnia, creencias, situación social.
      • Investigación
    • Paradojas
    • Incoherencias, irracionalidad, elementos imprevisibles.
  4. Emociones, actitudes y valores.
    • Transmiten opiniones.
    • Se expresan mejor en situaciones límite.
    • Definen al personaje en su contexto.
  5. Individualizar.
    • Comportamientos específicos.
    • Lenguaje particular.
    • Gestos o tics.
    • Ropa diferenciada
    • Formas de moverse, mirar y bailar.
    • Imperfecciones

La construcción del personaje desde el guion

La base de una obra siempre será el guion, es por ello que el profesional en comunicación debe realizar esta tarea de manera cuidadosa y detallada. Para la realización del mismo es necesario contar con los conocimientos que permitirán establecer una bases adecuadas, donde se desarrolle el personaje en base con el contexto en el cual se encuentra.

Para TECH Universidad Tecnológica, cada uno de sus programas educativos es de vital importancia. Por ello el mejor resultado son sus alumnos, que con cada paso en sus carreras profesionales demuestran integridad y profesionalismo, característico de esta institución. Uno de los más claros ejemplos es su Facultad de Comunicación y Periodismo, donde se desarrollan programas educativos tales como el Máster en Comunicación de Empresas de Moda, Belleza y Lujo y el Máster en Periodismo Judicial.

Para aquellos profesionales enfocados en la puesta en escena y la construcción desde cero de una obra de cualquier tipo, el Máster en Guión Audiovisual le brindará herramientas necesarias para desempeñar su labor en este amplio campo.

Artículos relacionados

1 /

Compartir