Personaje y narratología
Los conceptos de personaje y narratología forman parte base de la actuación y la producción artística de cualquier obra.
facultad de periodismo y comunicación · audiovisual
vie. 05 de feb. 2021
0

El cimiento básico del personaje está íntimamente relacionado con la narratología, es decir, es el procedimiento narrativo donde el personaje se asienta. Para empezar, es necesario saber que, en este procedimiento se entremezclan personaje, acción y conflicto, construyendo así la configuración dramática. La disciplina narratológica se ocupa de estudiar la narrativa teniendo en cuenta su estructura y funcionamiento. Es por esta razón que los conceptos de personaje y narratología se encuentran directamente ligados, veremos en el presente artículo esta relación en detalle.

Sin embargo, al igual que sucede con la poética de Aristóteles no está pensada, para el análisis de personajes cinematográficos o de medios audiovisuales. Por tanto, se centrará en las nuevas corrientes de análisis de narrativas. Partiendo de las antiguas, han desarrollado propuestas más adaptadas al propósito que se ocupa: el estudio de construcción de personajes para crear guiones audiovisuales.

Por otra parte, se han elaborado varios estudios que dan al personaje importancia como categoría dentro del análisis narrativo, se puede citar a Bordwell, Chatman, Casetti y Di Chio, Greismas o Perkins. A esto hay que sumarle la Teoría Queer y la Teoría Fílmica Feminista, que subrayó la importancia de explicitar y construir una crítica de la ideología naturalizada de las funciones y descripciones de los personajes femeninos y masculinos (Pérez, 2016). En palabras de Pérez Rufí, “la categoría del personaje está viva, y el propio concepto de personaje determinará la metodología y objetivos de su estudio”.

Aristóteles y su concepto de personaje y narratología

Para Aristóteles, la acción de los personajes es incluso más importante que dichos personajes (trad. 1974), estos últimos son meros instrumentos para que esa acción se pueda realizar. Al beber de esta idea se encuentran determinadas teorías estructuralistas y formalistas de la narrativa. Se podría entonces decir que, los personajes son actantes, según estas corrientes teóricas. Su existencia se debe a la acción que realizan más que a sí mismos, es una incorrección darles el estatus de seres de verdad.

Según estas perspectivas, la teoría narrativa tiene que evitar caer en analizar la psicología de los personajes, porque lo único que cabe analizar son sus “esferas de acción”, que son esquematizables (Galán citando a Chatman, 2007). Esta sería, la visión más simplista que hace hincapié en la trama. En el otro extremo se encuentra la defensa del personaje como simulación de una persona real y su psicología por encima de la trama, considerando la acción prácticamente irrelevante.

Sin embargo, hay otras teorías estructuralistas más profundas que consideran que, aunque se analice la trama, también, debe analizarse la psicología de los personajes, incluso que tanto la psicología como la acción forman parte de una misma totalidad que es el personaje, esta interpretación sería la propuesta de Todorov y otras autorías (Galán, 2007).

Esta última concepción es la que se va a utilizar para adentrarse en el personaje cinematográfico o audiovisual, es decir, considerando la vertiente del personaje como elemento para movilizar la acción y la de ente con una personalidad intrínseca, siendo así el personaje una categoría narrativa más dentro de la historia. Aunque, a sabiendas de que el personaje, tanto del ámbito audiovisual como de otros ámbitos, comparten la mayoría de sus características.

Concepción del personaje moderno

En este sentido cabe señalar que los personajes tienen su origen en las narrativas elaboradas con anterioridad a la existencia de los medios audiovisuales. Pero ¿qué es un personaje cinematográfico o audiovisual? Es el personaje que surge en el medio audiovisual. En sus inicios, el cinematógrafo se inventó a finales del siglo XIX, en 1895, y todos los demás mecanismos de exhibición audiovisual surgen a lo largo del siglo XX como la televisión e internet.

Pero, si se busca la génesis de lo que luego dio paso al personaje cinematográfico tal y como se conoce, se tiene que ir a la literatura de la segunda parte del siglo XIX, porque es allí donde se encuentra el esmero y la intención concreta de crear personajes realistas en su contexto, y establece las pautas con las que el cine clásico de Hollywood compone sus personajes, siendo este luego, la referencia de los personajes de la mayor parte de producciones de ámbitos audiovisuales (Pérez Rufí, 2016).

Es por ello por lo que los personajes que se van a aprender a construir son de este modelo clásico, sabiendo que, es lo que dará una estructura sólida sobre la que más adelante y cuando ya se conozca y maneje con soltura, se podrá innovar, añadiendo por ejemplo características de obras experimentales e incluso más expresivas que narrativas, como sucede en el caso del videoarte.

Concepciones formalistas

Las concepciones formalistas de las estructuras narrativas son llevadas a cabo por el formalismo ruso. Este es un movimiento que trata sobre teorías y críticas literarias, abarcando una heterogeneidad de corrientes de pensamiento; tuvo sus principales corrientes en Moscú y San Petersburgo con los nombres de “Círculo Lingüístico de Moscú” creado en 1915, y la “Sociedad para el Estudio del Lenguaje Poético de Leningrado” que nace en 1917. Ambos se desarrollan al calor de la Primera Guerra Mundial. El proceso de cambios que supuso la revolución bolchevique, y supusieron una transgresión con la tradición narrativa que había hasta ese momento.

Se puede decir que, la principal contribución del formalismo ruso fue que se asumiera que la narrativa tiene unas particularidades. Esto lo empezaron a desarrollar a través de la contraposición radical de lo que es el lenguaje “poético” y el lenguaje “cotidiano”. Luego fue derivando en la idea de “función” que determinó que lo narrativo es un “sistema” con lo cual su particularidad específica es su “forma” o “estructura”.

Los formalistas rusos ponían también especial atención en la evolución de las formas y, por tanto, terminaron por acercarse al marxismo en la dialéctica “dentro-fuera”, siendo esta última quizás su mayor aportación a la crítica literaria y con ello a la narrativa.

Concepciones estructuralistas

El estructuralismo narrativo tiene su origen en Europa en las propuestas de Saussure. Fue determinante su obra “Curso de lingüística general” en la que defiende que el lenguaje es el elemento formativo. Determina cómo se comprende la realidad, y no únicamente un complemento de esa comprensión.

Saussure mantenía que la lingüística debe entenderse como un todo cuyo objetivo es funcionar en un determinado punto del tiempo. Hace hincapié en la estructura del lenguaje porque lo entiende como sistema funcional, alejándose así, de otras concepciones más históricas. Por su parte, Lévi-Strauss aplicó esta perspectiva en el ámbito de la Antropología, con lo que desarrolló el Estructuralismo como movimiento.

El profesional como base del personaje y la narratología

En la actualidad la actuación se toma como una carrera profesional de peso. El entretenimiento se ha convertido en una corriente artística moderna, por ello ha tomado tanta importancia en el mundo del espectáculo. No solo la actuación hace parte de esta característica, si no todo lo que hay detrás de la producción resulta importante.

Por ello es importante que el profesional se actualice y capacite constantemente, ofreciendo así una labor especializada en su área. TECH Universidad Tecnológica brinda las herramientas virtuales más completas con el fin de formar especialistas en diversas áreas. Por esta razón se crea la Facultad de Comunicación y Periodismo, dando respuesta a diversas necesidades en el mundo laboral. Dentro del mismo es posible encontrar especializaciones con altos estándares de calidad educativa, como la Maestría en Periodismo Cultural y la Maestría en Dirección de Marketing y Comunicación Política.

Sin embargo, la Maestría en Guion Audiovisual está creada con base en temáticas como la vista en este artículo. A través de diez módulos el profesional se convertirá en un especialista en tan solo un año.

Artículos relacionados

1 /

Compartir