La lengua española en los medios de comunicación de masas
La lengua española, en los medios de comunicación de masas, hace parte de como se emite la información en los países con este idioma.
facultad de periodismo y comunicación · periodismo
mar. 01 de jun. 2021
0

La lengua española en los medios de comunicación de masas hace parte de como los grandes comunicadores emiten información para las poblaciones con este idioma. La misma cuenta con ciertas características que resultan cruciales en la información. Esto se debe a la exigencia a nivel gramatical y ortográfico con la que debe contar cada uno de los artículos y comunicados que se publiquen. En el presente artículo veremos un poco de esta estructura y como debe realizarse correctamente.

Los seres humanos crean un sistema que genera símbolos que se denominan palabras para describir objetivos, transmitir sentimientos o expresar ideas. El primer medio de comunicación que surge en el mundo es el periódico. Originalmente se entiende como el registro a diario de lo que le sucede a una persona (Diario íntimo), o un registro de incidentes y novedades (Cuaderno de Bitácora).

Por ejemplo: El cuaderno de bitácora de Cristóbal Colón en su travesía y llegada a América. ¿Sabía que los primeros diarios se presentaban en forma cronológica? En un primer momento los sucesos se clasifican por cronología, pero con el paso del tiempo se van configurando por temáticas. De este orden surge el término periódico, que se define como un soporte en papel que contiene informaciones. Es a partir del siglo XVII cuando el periodismo empieza a articularse como se le conoce hoy en día, y comienza a desarrollarse en varias especialidades:

  • Político.
  • Económico.
  • Cultural.

Primer periódico impreso

El primer periódico impreso que sale al mercado se llamaba Strassburger Relation y surge en Estrasburgo en 1605.

Daily Courant

Durante el siglo XVIII surgen los periódicos diarios. El primero de ellos fue el Daily Courant (1702-1735), considerado el primer periódico británico. Cabe destacar que este diario es el primero en introducir la publicidad en sus ediciones. La forma de presentar la información y los contenidos pronto la reproducen otros medios de comunicación como la radio, y seguidamente la televisión. En este artículo se abordarán las distintas formas de lenguaje que se utilizan en los medios de comunicación de masas.

Rasgos del lenguaje periodístico

El lenguaje periodístico se caracteriza por su:

• Claridad. • Precisión. • Brevedad. • Verbos en acción. • Informar en positivo.

Claridad

Esta claridad se consigue utilizando un lenguaje comprensible para todas las personas, independientemente de su nivel cultural o de formación. Así pues, deben de primar las frases simples (Sujeto, verbo y complemento).

Precisión

El lenguaje de los medios debe de ser preciso, es decir, no se puede dar margen a interpretaciones erróneas. Para ello es vital no decir expresiones vagas. Por ejemplo de cantidades: Tienen que ser cantidades exactas. 11 000 personas o más de 10 000 personas. Evitar varios, algunos, etc.

Brevedad

Las frases cortas ayudan a transmitir una idea. También se podrá utilizar alguna oración subordinada con el objetivo de evitar la monotonía con un lenguaje demasiado breve.

Verbos en acción

Los verbos que indican una acción atraen más la atención y expresión y expresan con mayor precisión lo que se quiere comunicar. Por ejemplo: Se ha creado una vacuna contra el cáncer de mama. Siempre que se pueda se evitará el uso de los verbos ser o estar.

Informar en positivo

El mensaje que se quiere trasmitir será más claro si se construye en positivo. Por ejemplo se usarán verbos como prohibir en lugar de “no autorizar”.

El orden de las palabras y de las frases. Hipérbaton y elipsis.

El orden que se debe utilizar para una frase es Sujeto más verbo más predicado, pero algunas veces esta estructura se puede cambiar con el objetivo de llamar la atención. Por ejemplo: se puede utilizar un hipérbaton que invierte el orden del discurso. En muchas ocasiones el periodista destaca un dato importante de la noticia, que no tiene por qué ser el sujeto. Estas palabras tienen mayor carga informativa. Por ejemplo: Doscientos inmigrantes que viajaban en seis pateras han sido interceptados en Lanzarote por la Guardia Civil.

Elipsis

Otro recurso que se pueden utilizar es la elipsis que es la omisión en la oración de una o más palabras que son necesarias para la construcción gramatical. Se puede omitir el sujeto o el verbo e incluso ambos. Es habitual omitir el sujeto en la primera frase para generar interés. Por ejemplo: Quería cuanto antes su oportunidad de revancha frente a Federer y la va a tener. Rafael Nadal jugará el próximo domingo la final de Roland Garros.

El sonido de lo que se pronuncia

Puntuación

El texto que se oye en radio y televisión se escribe para que se lea en voz alta, por el autor o por otra voz. Así pues, se deben de evitar expresiones que presten a la confusión, entonaciones forzadas, una mala dicción o los cortes en la secuencia fónica, etc.

Ritmos y formas de lectura adecuados

Las frases deben de leerse y pronunciarse de forma clara, con las pausas adecuadas en puntos y comas. Estas pausas deben coincidir con las respiraciones del locutor. Es importante que los presentadores no adapten sus textos a su estilo de lectura, dado que pueden alterar o dificultar la comprensión del texto. Por ejemplo: El exministro de defensa, Tomás Cook, ni confirma, ni desmiente, su interés por ser alcalde de Valencia. En esta locución hay una coma de más después se desmiente, lo que puede entrecortar la lectura y hacer que deje de tener un ritmo adecuado.

Cacofonías y rimas

Las cacofonías y rimas son consecuencia de no revisar los textos correctamente, salvo que excepcionalmente se puedan concebir como un recurso expresivo para un texto informativo. La cacofonía es la combinación inarmónica de sonidos que puede aparecer en una frase o palabra. Se considera una cacofonía al uso de adverbios que acaban en “mente” o palabras terminadas en “ción o “dad”, entre otras. Por ejemplo: La colaboración del resto de partido en la fijación de objetivos es la condición que exige el partido más votado.

El género

En el español existen dos géneros gramaticales en función de cada sexo. Por ejemplo: Azafata/ Azafato. También existen sustantivos con una forma única que designan seres de uno u otro sexo:

  • Comunes: Tienen la misma forma para los dos géneros. Por ejemplo: el/la saxofonista.
  • Epicenos: Su forma es única y pueden ser femeninos o masculinos. La concordancia depende del género gramatical del sustantivo, no del sexo. Por ejemplo: La víctima, un hombre de 23 años, murió cuando era trasladado al hospital más cercano.
  • Ambiguos: Admiten su uso en uno u otro género, sin que cambie su significado. Por ejemplo: el/la mar.

El masculino para ambos sexos

El masculino gramatical de los sustantivos que designan seres animados se emplea para referirse al sexo masculino, pero también a la especie, sin distinción de sexos.

El profesional como emisor principal del mensaje

Para el comunicador profesional, trabajar en el ámbito de los medios de comunicación en masa requiere de unas capacidades completamente dominadas. Además, el mismo requiere de un óptimo desempeño ortográfico, teniendo en cuenta que hasta el más mínimo error será recibido por miles y talvez millones de personas. Por lo tanto los conocimientos y la astucia del profesional juegan un papel importante en la lengua española.

Para TECH Universidad Tecnológica cada uno de los alumnos que hacen parte de su institución son la base de sus resultados. Por esta razón sus programas educativos se enfocan en la excelencia del profesional. Caso tal es su Facultad de Comunicación y Periodismo, donde se pueden encontrar especializaciones tales como el Máster en Dirección de Marketing y Comunicación Política y el Máster en Guion Audiovisual.

Por otra parte, el profesional que busca enfocarse en la gramática, ortografía y demás aspectos que tienen gran influencia en la escritura, debería inclinarse por el Máster en Periodismo Escrito.

Artículos relacionados

1 /

Compartir