La industria editorial, la musical y el cine
La industria editorial, la musical y la del cine hacen parte de los medios artísticos que se desarrollan en el panorama actual.
facultad de periodismo y comunicación
mar. 29 de jun. 2021
0

La industria editorial, la musical y el cine son las expresiones culturales de la sociedad actual con mayor fuerza en este punto de la historia moderna. El ser humano ha construido diversas formas de entretenimiento y las ha dominado al punto que muchos pueden ser artistas de los mismos con esfuerzo y dedicación. Por esta misma razón se ha hecho necesario el cubrimiento de estos eventos de forma profesional.

Conceptos principales que se van a desarrollar

Se abarcarán las vertientes de los conocimientos artísticos desde un punto de vista económico y creativo. Asimismo, se analizarán las industrias culturales convencionales: el cine, las editoriales y la industria musical así como la cultura que está fuera de la industria; como el mercado del arte, el patrimonio y las artes escénicas.

Por otro lado, se detallará el rol de los medios de comunicación como herramientas de difusión y de creación del arte y de la nueva cultura. Las misma que se dirige a grandes audiencias y también se estudiarán las empresas periodísticas que forman parte del sector de la prensa especializada en la cultura. En este sentido, se profundizará en la digitalización del arte así como las nuevas técnicas de configuración y comercialización de los productos culturales.

Las industrias culturales

Este apartado se centra en descubrir las industrias culturales; en concreto tres de las principales que son: la editorial, la musical y la del cine. Las tres son las que más ingresos generan a lo largo del año en el país. Pero, antes de ahondar en cada una de ellas, se tiene que tener claro el concepto de la industria cultural, la importancia que tiene en la sociedad y a nivel económico.

¿Qué son las industrias culturales? A lo largo de la historia, las industrias culturales han sufrido grandes cambios y se han encontrado en conflicto. Esto ya que entre 1940 y 1960 se hablaba del conflicto existente entre la cultura erudita y la cultura masiva. Esto dio lugar a discusiones sobre la cultura de masas para hacer referencia a la industria cultural (Tobajas, 2017).

La UNESCO (2006) define a las industrias culturales y creativas como; Aquellos sectores de actividad organizada que tienen como objeto principal la producción o la reproducción, la promoción, la difusión y/o la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial.

Con este enfoque ponen un énfasis no solo en los productos propios de la creatividad humana que son reproducidos industrialmente. Da relevancia a la cadena productiva y a las funciones particulares que realiza cada sector para hacer llegar sus creaciones al público. Así esta definición incluye a actividades relacionadas como la publicidad y el diseño gráfico, que contribuyen decisivamente en este proceso. (UNESCO, s.f.).

Concepto cultural

Albornoz (2005) establece que las industrias culturales más allá de sus singularidades son: El encuentro entre las industrias culturales, es decir, de aquellas industrias productoras de creaciones que utilizan los tres grandes sistemas simbólicos conocidos: sonidos, imágenes y letras (Ramonet, 2000), y las redes digitales da como resultado la multiplicación de la producción, distribución y modalidades de consumo de los productos culturales.

Asimismo, la emisión de noticias, películas, libros, canciones a través de cables, satélites, telefonía móvil, internet o multiplex hertziano (para la televisión digital terrestre), vienen a modificar las condiciones de producción y, por consiguiente, al conjunto de la sociedad. (pág. 3) Por otro lado, Adorno (2008) considera que la industria cultural “fábrica de una manera más o menos planificada unos productos que están pensados para ser consumidos por las masas y que en buena medida determinan este consumo” (pág. 295).

Tras mostrar qué es lo que se entiende por industrias culturales se toma como referencia el artículo de Arango (2015) que lleva a la reflexión de pensar en dos categorías conceptuales como son el consumo y la recepción, que ayudan a abarcar esta nueva realidad, “vistos desde una mirada amplia, a veces ambos conceptos se tratan por igual. La recepción es el proceso donde se consumen los contenidos, mientras que el consumo es un proceso de recepción y asimilación de objetos culturales y materiales” (pág. 527).

Actualidad en la industria cultural

Actualmente el entorno digital hacia el que van dirigidas las industrias culturales y sus características se someten a profundas transformaciones. Incluso llegan a poseer particularidades, tanto desde el punto de vista de su producción y distribución, como desde el punto de vista de consumo. Todo esto queda reforzado por lo que Barrigós (2015), “las formas en las que las industrias culturales conciben a sus audiencias están cambiando.

Y asegura que ahora hay mayor interés que nunca en investigar audiencias, marketing y trabajar la orientación hacia nichos concretos de público” (pág. 42). Por lo tanto, se está siendo testigo de los cambios que se están produciendo en las industrias culturales en estos últimos años con la llegada de las nuevas tecnologías y un consumo más amplio de sus productos.

Además en este caso, a los productos de todo tipo como:… Programas, películas, discos, libros, cómics, fotografías, revistas y periódicos, han sufrido una radical transformación. Hay una progresiva penetración del material publicitario y de promoción en reinos antes protegidos. Cada vez hay más y más “productos” de todo tipo, en un amplísimo rango de géneros.

La autoridad cultural es cada vez más cuestionada. (Barrigós, 2015, pág. 42). La industria cultural, por lo tanto, está sufriendo un cambio generado por la llegada de internet y el uso de las nuevas tecnologías en estos sectores. Incluso se ha llegado a generar algunos productos culturales que antes tenían un gran respaldo en cuanto a las ventas y por ello un gran beneficio que ahora se haya podido ver reducido o cuestionado su continuidad en el mercado por la llamada digitalización.

¿Qué importancia tienen las industrias culturales para la sociedad?

Las industrias culturales son el principal enfoque a la hora de consumir gran parte del entretenimiento en el mundo, ya que estas engloban prácticamente gran parte de las actividades socioculturales o de ocio. Es cierto, que con la llegada de las nuevas tecnologías se han creado un mayor número de actividades de ocio que pueden distar mucho de lo que se conocía, y se entendía anteriormente por las industrias culturales.

Estas han evolucionado y con ellas sus contenidos, pero lo que es más importante, la sociedad. Desde el principio de los tiempos se ha demostrado que todas las actividades relacionadas con el ámbito cultural hoy en día siguen siendo fundamentales, como se puede apreciar a lo largo del día a día en la sociedad. En los diferentes apartados que se trata de las industrias culturales musicales, editoriales y de cine se puede ver el papel de la sociedad en cada uno de ellos.

La cultura en el periodismo

En la era moderna, el profesional en periodismo ejecuta una labor completamente necesaria y crucial; informar. Esta acción es consumida masivamente por lectores y escuchas que resultan usuarios de la red digital, o de los medios masivos de comunicación tradicionales. Para lograr tener este alcance y optimizar sus conocimientos, el profesional se capacita constantemente en diversas áreas de interés comunitario.

TECH Universidad Tecnológica se centra en capacitar a los profesionales en las áreas más demandadas comercialmente. Tal es el caso de su Facultad de Comunicación Periodismo, donde se ofertan programas tales como el Máster en Periodismo Deportivo y el Máster en Periodismo Multimedia. Sin embargo, el profesional enfocado en el área cultural debería centrarse en una especialización como el Máster en Periodismo Cultural.

Artículos relacionados

1 /

Compartir