El director general
El director general es el principal gestor y director de una empresa. Debe contar con cualidades y virtudes de un líder optimo.
facultad de periodismo y comunicación · comunicación
mié. 27 de ene. 2021
0

El director general es la persona con autoridad para fijar objetivos y tomar las decisiones oportunas para lograrlos, así como para organizar y dirigir el trabajo de otras personas. Los directivos son los responsables de que la organización alcance sus metas, por lo que tienen la autoridad formal sobre la organización, en general, o sobre una unidad organizativa. En su tarea de responsabilidad, son los encargados de decidir:

  • ¿Qué hay que hacer?
  • ¿Cómo debe hacerse
  • ¿Quién debe hacerlo?
  • ¿Cuándo debe hacerlo?

En este sentido, se describe la función general de la dirección como la de integrar las distintas partes y elementos de la empresa entre sí, así como integrar la empresa con su entorno.

La función de la dirección en la empresa es independiente de quien la ejerce, el propietario o un profesional contratado para esta labor. La separación de la función de la dirección y de la propiedad tiene su principal hito en el desarrollo de las grandes empresas societarias, en las que la titularidad de la empresa y su gestión se separaron en personas distintas.

Funciones del director general

La consecución de la función general de la dirección requiere llevar a cabo un conjunto de funciones en el seno de la organización. El consenso entre los autores académicos se inclina por su agrupación en tres grandes funciones: planificación, organización y control.

Planificación

Consiste en fijar los objetivos generales de la empresa y en determinar las grandes líneas de actuación para lograrlos. Estas líneas de actuación se plasman en planes de diversa amplitud y contenido.

Organización

Consiste en diseñar la estructura organizativa adecuada para lograr los objetivos fijados durante la planificación. Implica asignar tareas a personas y determinar quiénes son las encargadas de realizarlas. Debe, por lo tanto, coordinar las distintas tareas asignadas a las personas, de forma que permita alcanzar los objetivos planificados.

En su función de organización, el directivo toma decisiones sobre cómo se divide el trabajo en una empresa, qué le corresponde hacer a cada persona, equipo y departamento y, como deben coordinarse los distintos miembros de la organización.

El control y el director general

Es la función que permite mantener a la organización dentro de los límites que hacen posible alcanzar los objetivos fijados. El control permite validar la bondad de los objetivos fijados y la eficacia de la organización para ejecutar los planes diseñados para alcanzarlos o, en caso contrario, proponer las medidas correctoras precisas para reconducir la organización hacia los objetivos marcados.

Para ello, el control que se ejecute debe poder detectar las desviaciones que permitirán actuar con rapidez sobre la desviación. En ocasiones el control permite detectar si el error ha sido fijar objetivos irreales, en otras si han fallado los planes y así sucesivamente. Lo fundamental es que proporciones información válida y rápida para actuar antes que las desviaciones puedan poner en peligro la supervivencia de la empresa.

El orden propuesto de las funciones tiene un carácter secuencial en el desarrollo de distintas actuaciones en el seno de la empresa. No obstante, la función de la dirección no es lineal, sino iterativa, por lo que la interrelación entre funciones puede provocar saltos y vuelta atrás.

Los roles directivos como funciones de la dirección

Una inquietud provocada por el desarrollo de las funciones señaladas a la dirección general es la de aquellas funciones que no tienen naturaleza gerencial, pero que los directivos desarrollan en virtud de su carácter representativo de la entidad. La asistencia a actos institucionales eventos o su presencia en coloquios y entrevistas, pone de manifiesto un mayor protagonismo de esta figura en la organización.

Surge en este punto la acepción de roles directivos, como el conjunto organizado de comportamientos correspondientes a un oficio o puesto determinado, en este caso el de la dirección de empresa.

La distinción de los roles que desarrolla o puede desarrollar un directivo se agrupan en:

Roles interpersonales

Derivados de su autoridad formal en la organización, incluyen relaciones del directivo con otras personas, tanto dentro como fuera de la organización, presentan tres tipos:

  • Cabeza visible: Actividades en las que el directivo representa a su unidad y su organización.
  • Líder: Actividades que establecen las relaciones con sus subordinados.
  • Enlace: Actividades relacionadas con los contactos con compañeros y personas ajenas a la organización.

Roles de información

Como consecuencia de los anteriores roles, en los que el directivo se relaciona con diversas personas que le proporciona una situación privilegiada para obtener información, tanto interna como externa, así como para hacerla extensiva a otros, aparecen los tres siguientes:

  • Monitor: Es el principal receptor de información, tanto formal como informal.
  • Difusor: Es transmisor de información hacia su organización.
  • Portavoz: Es el difusor de la información hacia personas externas sobre su organización o unidad.

Roles de toma de Decisiones

El acceso que los directivos tienen a la información, les convierten en núcleo de la toma de decisiones, que da lugar a otros cuatro roles:

  • Empresario: Impulsor de la acción en la empresa, iniciador del cambio y participante activo.
  • Gestor de anomalías: Solucionador de problemas.
  • Asignador de recursos: Diseñador de las unidades, y del reparto y utilización de los recursos.
  • Negociador: Participante en las negociaciones que afectan a su unidad.

Transformación del trabajo de la dirección

Las incertidumbres globales que caracterizan el entorno socioeconómico están transformando, en igual medida, la forma de actuar de los directivos de la empresa que tienen que adaptarse a las distintas situaciones de amenazas y oportunidades que se producen.

Los directores generales, y las empresas que administran, se están enfrentando en la actualidad a los siguientes cambios: tecnológico, de competitividad, de mayor énfasis en la ética organizacional y administrativa y de amenazas a la seguridad cambiantes; que requieren respuestas inmediatas para una buena gestión de la empresa. Por otra parte, los principales enfoques hacia los que se orientan los directivos en su desempeño son actualmente:

  • El Cliente.
  • La Tecnología.
  • Social Media.
  • Innovación.
  • Sostenibilidad.
  • Empleado.

El general management es la búsqueda de la excelencia en la administración o gestión de las actividades de trabajo en una organización. La responsabilidad de esa eficaz y eficiente administración de los recursos es labor de la dirección general, que requiere disponer de visión estratégica, dominio de las técnicas de gestión y capacidad de liderazgo para afrontar este reto.

Las funciones de un director general son las de planificar, organizar y controlar las actuaciones a desarrollar por una empresa, aunque presenta un mayor número de roles, siendo principales los de relaciones que tienen un importante impacto sobre los flujos de información. Por último, el trabajo de un director general se transforma al igual que el entorno, poniendo el foco en los aspectos de mayor actualidad social y económica.

El director general y su importancia en la organización

El director general, más allá de ser un jefe, debe ser un líder, debe tener un carácter fuerte pero entender a la vez las necesidades de sus trabajadores sin dejar de lado las de sus clientes. Por esto es necesario que la persona que se posiciona en este cargo sea un profesional íntegro, con las aptitudes necesarias para desempeñar a cabalidad sus funciones.

Es importante que estas cualidades estén afiladas y el profesional totalmente listo para usarlas cuando sea necesario que es, prácticamente algo cotidiano en su lugar dentro de una empresa. Con el fin de reforzar estas habilidades, TECH Universidad Tecnológica cuenta con un amplio portafolio dentro de su Escuela de Negocios. En la misma es posible encontrar algunos de los programas más demandados laboralmente como es el caso del Máster en Periodismo Multimedia y el Máster en Guion Audiovisual.

Por otra parte, para aquellos profesionales que deseen lograr las metas del liderazgo y gestión dentro de este riguroso ámbito de la comunicación la Maestría en Dirección de Empresas de Comunicación, enfocada a la dirección y gestión de empresas, es la especialización indicada para el profesional.

Artículos relacionados

1 /

Compartir