Crecimiento del periodismo político
El crecimiento del periodismo político ha sido un factor de cambio e información importante en nuestra sociedad actual.
facultad de periodismo y comunicación · política y administración pública
jue. 20 de may. 2021
0

Para el periodismo, la información siempre debe ser completamente clara, concisa y sobre todo, verídica. El comunicador y los medios tienen el poder de elevar la imagen de una figura pública, o por otra parte, destruirla por completo. Sin embargo, el periodismo debe ser objetivo y real, mostrando los hechos más allá de la opinión subjetiva. El periodismo político resulta entonces, uno de los campos de mayor delicadeza dentro del área de la comunicación. Por esta razón, el crecimiento del periodismo político ha tenido un incremento exponencial, dentro de la necesidad de la comunidad sobre conocer la mayor cantidad de información posible.

Consolidación de la prensa como cuarto poder

Los primeros periódicos, que pueden considerarse como tal, comenzaron a distribuirse en las décadas iniciales del siglo XVII. Sucedio con los cuadernos de los Publicans circulando por las ciudades de Inglaterra. Todo ello gracias a la impresión de pequeñas gacetas con noticias que circulaban por bares y cafés de Londres. No obstante, la prensa no fue relevante para toda la sociedad hasta el cambio de sistema que se produce en Europa tras la Revolución Francesa.

Tras el paso de los regímenes autoritarios y absolutistas a las nuevas repúblicas o monarquías parlamentarias; (dentro de las cuales se podía incluir también la estadounidense), los medios de comunicación pasan de ser sujeto pasivo. Brindaban una información que el ciudadano leía sin más interés que la curiosidad, a ser totalmente activo como factor determinante. Así, la prensa comienza a ejercer una función de contrapoder. Esto pasando, en muchas ocasiones, a ser adversaria de los gobiernos por cuestionar sus acciones e investigar dentro de la utilización del propio poder.

De hecho, los primeros periódicos que realmente ejercen este papel se crearon justo antes de la Revolución de 1789. Es el caso de “Le Journal de París”, en 1777, o “The Times”, en 1785. Sin embargo, la importancia que estas publicaciones, junto a las posteriores, comienzan a ganar dentro de los estados. Acaba preocupando a los gobernantes, tanto a los absolutistas como a los nuevos líderes que tratan de restringir las libertades de información como método para rebajar su importancia. Este es el caso de Napoleón, por ejemplo.

Esto provocó que los sectores progresistas que empezaban a surgir enarbolaran la bandera de la libertad de prensa en contra de las restricciones gubernamentales; esto, además, como forma de oponerse al poder establecido, cualquiera que fuese.

Primeros partidos y sus medios afines

Dentro de este mismo proceso histórico, y tras la Revolución de 1789, comienzan a surgir los primeros partidos políticos. Consolidándose estos, finalmente, como los principales actores de las acciones estatales tras las revoluciones liberales del siglo XIX. Por toda Europa se extienden formaciones políticas alineadas con corrientes conservadoras (en muchas ocasiones partidarias de la vuelta del absolutismo) o liberales.

En este apartado, es posible destacar el caso de Inglaterra como el más adelantado. Sin embargo, estas organizaciones no siempre estaban activas de forma pública. Algunas solo se relacionaban fuera de las instituciones cuando comenzaba un periodo electoral, lo cual ayudó a subsanar el potencial desarrollo de la prensa. Tras varias décadas se empezaron a crear periódicos afines a los diferentes movimientos políticos, principalmente en el Viejo Continente, donde destacan “El Liberal”, de España, fundado en 1879; además de “El Socialista”, que inició en 1886.

El Liberal comienza a editarse tras una escisión de redactores de “El Imparcial”, uno de los decanos del periodismo en España, en ese momento se situó como un medio, más de izquierda, dentro del panorama político español. Se imprimió hasta 1939, llegando a tener, además de sede en Madrid, oficinas territoriales en Sevilla, Barcelona, Bilbao y Murcia.

En un primer momento, sus tiradas salieron con una línea editorial propia, posteriormente, tras la creación del Partido Liberal de Sagasta en 1880, se produce un alineamiento con sus preceptos. Si bien es considerado un órgano externo e independiente de la formación, su clara actitud respecto a las ideas promulgadas por los liberales le colocan en una posición relevante dentro de la prensa de partidos.

Inicios del marxismo

El marxismo, una de las ideologías más importantes que se desarrollarían entre el siglo XIX y el XX, tiene su origen en 1848 gracias al conjunto de postulados de filosofía política, combinada con factores económicos y planteamientos sociales que pusieron por escrito Karl Marx y Friedrich Engels a través de diferentes influencias del socialismo utópico.

La raíz de este movimiento se hunde en lo defendido por muchos pensadores de la antigüedad, esta no es otra que la consecución de un bien absoluto y duradero para la masa popular. De hecho, la principal base del marxismo, que es la lucha de clases, puede interpretarse como un combate eterno entre el bien absoluto (la clase trabajadora) con el mal absoluto (la burguesía capitalista) (Holzer, 2000).

Manifiesto comunista

El manifiesto comunista es un documento central del pensamiento promulgado por Marx, fue redactado entre diciembre de 1847 y enero de 1848 por petición expresa de la Liga de los Comunistas; su primera edición salió en febrero de 1848, en Londres, como un folleto impreso de 23 caras. Según Engels, coautor del texto, se publicó para tratar de explicar cuál es la situación social de la humanidad a lo largo de la historia, promulgando que la base de todas las relaciones ciudadanas era la lucha de clases entre oprimidos y explotadores. Se llegó a la conclusión de que, para producir una emancipación de los explotados sobre la clase dominante, ha de producirse un cambio completo de todo el sistema.

De hecho, la obra comienza con la frase “toda la historia de las sociedades humanas hasta nuestros días es una historia de lucha de clases”, después plantea: “libres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos, frente a frente siempre, empeñados en una lucha ininterrumpida, velada unas veces, otras franca y abierta, en una lucha que conduce en cada etapa a la transformación revolucionaria de todo el régimen social o al exterminio de ambas clases beligerantes”.

Se ahonda más en este aspecto, dado que decide ejemplificar esos enfrentamientos estamentales a través de sucesivos periodos históricos. Según Marx y Engels, en los albores de la humanidad, antes de cualquier distinción clasista, la persona era responsable únicamente por sí misma, o, a lo sumo, por su familia, a la hora de producir todo aquello que necesitasen: vestimenta, alimentos e, incluso, vivienda; sin embargo, con la conformación de las sociedades primigenias, comenzó a crearse una dependencia interpersonal.

El periodista político profesional

El comunicador y periodista tiene una gran amplitud de habilidades que le permiten actuar en función de sus necesidades y las de su labor. Sin embargo, la mejor opción para este profesional siempre será la especialización, ya que la misma le permitirá dominar en un 100% un campo específico. Para ello, el profesional se capacita en su campo de interés, brindando así un valor agregado a su labor.

En TECH Universidad Tecnológica, cada uno de los programas es cuidadosamente diseñado, respondiendo a una necesidad específica del mercado. Por ello, el alumnado profesional cuenta con amplias herramientas para afrontar cualquier situación que se pueda presentar en su labor. Caso ejemplo es su Facultad de Periodismo y Comunicación, donde se ofertan programas tales como el Máster en Investigación Periodística y Reporterismo en Televisión y el Máster en Comunicación Digital y Gestión de Crisis.

Por otra parte, para aquellos profesionales que busquen enfocarse en el ámbito político como su área de especialización, la mejor opción para complementar su profesión es el Máster en Periodismo Político.

Artículos relacionados

1 /

Compartir