Los actores de la actividad política

Los actores de la actividad política conforman todo el grupo desde los votantes hasta los dirigentes que hacen parte de una comunidad que establece un sistema.

facultad de periodismo y comunicación
viernes, 29 de julio de 2022
0

El objetivo de este artículo es explicar la naturaleza, características y tipología de los actores de la actividad política más importantes. Como es natural, la explicación pone especial atención al actor político principal, los partidos políticos. No obstante, también pretende dejar constancia de la relevancia, especialmente en la actualidad, de otro tipo de actores que en ocasiones pueden pasar desapercibidos.

Partidos políticos

El concepto de partido político

El lector seguramente se habrá dado cuenta de la dificultad que entraña, para la Ciencia Política, encontrar una definición clara y reglada; incluso para los términos más importantes. El caso de los partidos políticos no es una excepción. No cabe duda de que los partidos políticos son los actores principales de las sociedades contemporáneas (Ruiz de Azúa, 2021).

Ya en 1942, cuando muchas de las que hoy son democracias consolidadas no daban todavía ni señales de ello. Schattschneider (2004) escribió que los partidos políticos son los creadores de la democracia moderna, y que esta es impensable salvo en términos de partidos políticos. Es imposible entender democracia sin partidos políticos. Sin embargo, no sucede lo mismo al revés, ya que la historia ha demostrado la posibilidad de encontrar partidos políticos incluso en sociedades no democráticas. Esto como por ejemplo en la Alemania de Hitler, la España de Franco, o la Unión Soviética.

De esta manera, se pueden encontrar definiciones como la de Chandra Singh, que entiende que los partidos políticos se encuentran en todos los países, y “consisten en personas que, compartiendo ciertas visiones sobre importantes cuestiones públicas, desean controlar el gobierno con el propósito de poner sus principios en práctica” (Chandra, 1959). Pese a la validez de la definición dada por Chandra Singh, no se puede olvidar las aportaciones realizadas por otros tantos politólogos y sociólogos, entre los que no se ha alcanzado un acuerdo total sobre la definición de partido debido a que cada uno pone mayor énfasis en uno u otro elemento de su naturaleza (Ruiz de Azúa, 2021).

Características del partido político

En lugar de dar una definición concreta, procede a resaltar sus características más destacadas, sumando un total de seis. Así, se podría decir que un partido político es una organización que:

  1. Es duradera en el tiempo, con “una esperanza de vida superior a la de sus dirigentes”.
  2. Opera desde el nivel local hasta el nacional.
  3. Está dirigida por una serie de personas cuya finalidad es ejercer el poder.
  4. Busca recibir apoyo de la sociedad a través de los mecanismos previstos para ello en el Estado en que se encuentra.
  5. “Canaliza determinados intereses sectoriales”.
  6. Posee un programa de ejercicio del poder preestablecido (Ruiz de Azúa, 2021).

Con estos elementos se puede formar ya una idea bastante completa de lo que es un partido político y, quizá más importante, qué no lo es. Se pasa ahora a identificar algunos de los tipos más habituales de partidos políticos.

Tipos de partidos políticos

Los partidos políticos han presentado una tipología relativamente variada desde sus orígenes. Realmente, la naturaleza propia de los escenarios políticos hace que los tipos de partidos políticos cambien principalmente por el paso del tiempo, ya que, al menos los partidos principales de un momento determinado presentarán probablemente la misma tipología. Un primer tipo de partido se encuentra en las sociedades en que el sufragio era restringido tanto por sexo como por capacidad económica.

En estos casos, los partidos no buscaban la adhesión de grandes sectores de la población, sino que preferían centrar sus esfuerzos en aquellas personas individuales con una fortuna o fama que pudieran ser ventajosas para la propia supervivencia del partido. En el fondo se podría decir que eran partidos “de lujo”. Esto en cuanto a que, al igual que un producto de lujo del mercado, busca atraer a pocos, pero con grandes recursos. Dado que aparecieron en la época del enfrentamiento entre el Antiguo y el Nuevo Régimen, sus ideologías a defender eran la absolutista y la liberal.

Estos partidos son conocidos como partidos de cuadros (Ruiz de Azúa, 2021). Posteriormente, con la llegada del sufragio universal, los partidos comenzaron a preocuparse precisamente por la estrategia contraria: llamar la atención de grandes sectores de la sociedad. Se trata de los partidos de masas (Ruiz de Azúa, 2021), que buscaban un reclutamiento masivo, la aplicación de la idea de la militancia y la formación de los militantes para extender el reclutamiento lo máximo posible.

Estos partidos fueron inventados en un principio por los socialistas, y coexistieron con los partidos de cuadros. Finalmente, se podría distinguir los partidos que Kirchheimer denominaba como “catch-all-parties”, es decir, partidos acaparadores (Ruiz de Azúa, 2021). Estos partidos, propios de las sociedades actuales, están interesados de manera específica en el ámbito electoral.

Los sistemas de partido

Para finalizar este epígrafe, conviene que se refiera a los sistemas de partidos, ya que representan la herramienta principal de análisis de partidos políticos, por ser la que más relevancia práctica tiene a partir del estudio de los sistemas de partidos comparados. Se podría definir un sistema de partidos como “el conjunto de partidos que interactúan por vías pautadas y conocidas” (Mainwaring, 2021).

Esto implica tres cosas: primero, que es necesario que existan, al menos, dos partidos para poder hablar de un sistema de partidos; segundo, que esos partidos se mantengan durante un periodo prolongado de tiempo, y tercero, que el apoyo electoral a dichos partidos sea regular. Para tratar de dar a la explicación un carácter más práctico, se centrará en tres de las características de los sistemas de partidos que permiten la comparación entre unos y otros. Para empezar, un elemento fundamental de todo sistema de partidos reside en el número de partidos que lo conforman.

De esta manera, se podrá distinguir entre sistema bipartidistas y sistemas multipartidistas. El sistema bipartidista más famoso es el estadounidense, formado por el Partido Demócrata y el Republicano. Es habitual que estos sistemas bipartidistas sean estables a lo largo del tiempo, sin embargo, también se ha sido testigos de cambios radicales en estos sistemas por descontento social, como en el caso de España, que llegó a tener hasta cinco fuerzas notables a nivel nacional, cuando desde el inicio de la democracia siempre había sido un sistema bipartidista.

Los grupos de interés

Se puede recordar cómo Aristóteles entendía sociedad como dividida en distintos grupos. En un primer momento, se encuentran los grupos familiares, que uniéndose llegarían al fin a formar la polis. No le faltaba razón al filósofo, cuando afirmaba que toda sociedad se organiza inevitablemente en grupos, formados por los individuos y por sus relaciones mutuas (Asensio, 1972).

Estas relaciones dan lugar a la existencia de unas disposiciones o actitudes comunes, sobre las que se basan los intereses del grupo (Asensio, 1972). Se habla, por tanto, de la unión de individuos que comparten unas ideas y unas necesidades para referirnos a un grupo, quedando constancia de que todo grupo tiene sus intereses. No obstante, si nos referimos a grupo de interés, se añade un matiz más: la intención de ver satisfechos esos intereses y, por tanto, de actuar en política.

Es por esto por lo que definimos a los grupos de interés como una modalidad de actor político, que se diferencia de los partidos en que, en este caso, no se pretende ejercer el poder, sino únicamente influir en los que lo detentan (Ruiz de Azúa, 2021). La terminología de “grupos de interés” ha sido objeto de múltiples debates desde su inicio, hasta tal punto que en la actualidad se emplean otras palabras para referirse a lo mismo, como lobby o grupo de presión.

Cubrimiento de eventos políticos

El periodista y comunicador social tiene un amplio campo de cumplimiento dentro de sus diferentes labores. Su objetivo principal debería ser siempre el de informar de forma verídica, rápida y veraz cada evento que sucede en el ámbito de su aplicación. Por esta razón el mismo debe dominar en totalidad el área en la cual busque realizar la labor informativa de los hechos. El periodismo internacional abarca gran cantidad de parámetros que hacen necesario que este perfil se encuentre completamente capacitado en términos globales.

TECH Universidad Tecnológica se ha posicionado a través de los años como la mayor universidad virtual del mundo. Además de contar con un amplio portafolio educativo donde se ofertan diversos posgrados a todos los perfiles profesionales, sus altos estándares de calidad y su novedosa metodología digital, le han permitido ganar este título. Caso ejemplo de ello en su Facultad de Comunicación y Periodismo: allí se encuentran especializaciones tales como el Máster en Periodismo Judicial y el Máster en Dirección de Marketing y Comunicación Política. Sin embargo, para que el profesional que busca enfocarse en la globalización internacional no cabe duda que su mejor elección será optar por el Máster en Periodismo Internacional.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir