Normativa específica en drones
La normativa específica en drones hace parte del proceso de cubrimiento legal a los trabajadores y a esta área en el ámbito laboral.
facultad de ingeniería · aeronáutica
vie. 05 de nov. 2021
0

La normativa específica en drones se centra en cubrir todos aquellos campos fuera de la aeronáutica que competen indirectamente en esta operación. Para entender la base de ello es necesario entrar en contexto; la definición moderna del término “Salud”, en la que se contempla no tan solo la ausencia de enfermedad orgánica (funcionamiento deficiente del conjunto de células, tejidos, órganos y sistemas del cuerpo humano), sino del equilibrio físico, psíquico y social, se puede aceptar que el control de la “Salud Laboral”, sea algo más amplio que únicamente evitar la aparición de la enfermedad profesional. Esta es definida en el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social (Decreto 2065/74 de 30 de mayo), en el que se dice:

“Se entiende por enfermedad profesional la contraída como consecuencia del trabajo por cuenta ajena en las actividades que se especifiquen en el cuadro. Misma que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esa ley. Que esté provocada por la acción de elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional”

En ese sentido, se puede indicar que, dado que la salud laboral consiste en el equilibrio físico, psíquico y social de un individuo en el entorno laboral; se deberá controlar el mantenimiento de dicho equilibrio, utilizando las técnicas más adecuadas en cada caso.

  • Higiene industrial: se define como una técnica no médica de prevención de las enfermedades profesionales. Esto mediante el control en el medio ambiente de trabajo de los contaminantes que las producen. La higiene industrial se ocupa de las relaciones y efectos que produce sobre el trabajador el contaminante existente en el lugar de trabajo.

Relación entre la enfermedad profesional y accidentes de trabajo

Desde el punto de vista técnico, la enfermedad profesional se define como un deterioro lento y paulatino de la salud del trabajador producido por una exposición continuada a situaciones adversas, mientras que el accidente de trabajo se define como un suceso normal que, presentándose de forma inesperada, interrumpe la continuidad del trabajo y causa daño al trabajador.

La similitud entre ambos radica en la consecuencia final: daño en la salud del trabajador. La diferencia, en el tiempo durante el cual transcurre la acción que acaba causando el daño. En la enfermedad, el tiempo es importante, ya que, con la concentración, cantidad o energía del contaminante configura la dosis y el efecto que produce en la persona expuesta. En cambio, en caso de accidente de trabajo, el tiempo es irrelevante, ya que no influye en el efecto causado; este aparece de manera instantánea en el momento del accidente

Factores ambientales y tipos de contaminantes

El desarrollo de una actividad laboral, cualquiera, provoca modificaciones en el ambiente de trabajo que originan estímulos agresivos para la salud de las personas implicadas. Dichos estímulos, que reciben el nombre de contaminantes, pueden presentarse como porciones de materia (inerte o viva), así como manifestaciones energéticas de naturaleza diversa y su presencia en el entorno laboral da lugar a lo que conoce como riesgo higiénico.

Este concepto puede definirse como “la probabilidad de sufrir alteraciones en la salud por la acción de los contaminantes, también llamados FACTORES DE RIESGO, durante la realización de un trabajo”. Contaminante químico es toda sustancia que durante su manipulación puede incorporarse al ambiente y penetrar en el organismo humano con efectos nocivos y capacidad para lesionar la salud de las personas que entran en contacto con él. Se pueden clasificar atendiendo a su naturaleza, los factores de riesgo o contaminantes en:

Contaminantes químicos

Se entiende por tal, toda porción de materia inerte, es decir no viva, en cualquiera de sus estados de agregación (sólido, líquido o gas), cuya presencia en la atmósfera de trabajo puede originar alteraciones en la salud de las personas expuestas. Al tratarse de materia inerte, su absorción por el organismo no provoca un incremento de la porción absorbida. Dentro de este grupo cabe citar, a modo de ejemplo, polvos finos, fibras, humos, nieblas, gases, vapores, etc.

Agentes físicos nocivos

Son manifestaciones energéticas, cuya presencia en el ambiente de trabajo puede originar riesgo higiénico. Algunos ejemplos de formas de energía capaces de actuar como factores de riesgo son: ruido, vibraciones, variaciones de la presión, radiaciones (ionizantes y no ionizantes), etc.

Contaminantes biológicos

Se considera como tal, toda la porción de materia viva (virus, bacterias, hongos), cuya presencia en el ámbito laboral puede provocar efectos adversos en la salud de las personas con las que entran en contacto. A diferencia de lo que ocurre con los contaminantes químicos, la absorción de un contaminante biológico origina en el organismo un incremento de la porción absorbida.

Evaluación de riesgos

Actualmente se reconoce que la evaluación de riesgos es la base para una gestión activa de la seguridad y la salud en el trabajo. De hecho, la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, que traspone la Directiva Marco 89/391/CEE, establece como una obligación del empresario:

  • Planificar la acción preventiva a partir de una evaluación inicial de riesgos.
  • Evaluar los riesgos a la hora de elegir los equipos de trabajo, sustancias o preparados químicos y del acondicionamiento de los lugares de trabajo.

Esta obligación ha sido desarrollada en el capítulo II, artículos 3 al 7 del Real Decreto 39/1997, Reglamento de los Servicios de Prevención. La evaluación de los riesgos laborales es el proceso dirigido a estimar la magnitud de aquellos riesgos que no hayan podido evitarse, obteniendo la información necesaria para que el empresario esté en condiciones de tomar una decisión apropiada sobre la necesidad de adoptar medidas preventivas y, en tal caso, sobre el tipo de medidas que deben adoptarse.

De acuerdo con lo dispuesto en el capítulo VI del R.D. 39/1997, la evaluación de riesgos solo podrá ser realizada por personal profesionalmente competente. Debe hacerse con una buena planificación y nunca debe entenderse como una imposición burocrática, ya que no es un fin en sí misma, sino un medio para decidir si es preciso adoptar medidas preventivas.

Evaluación de riesgos impuesta por la legislación específica

En numerosas ocasiones gran parte de los riesgos que se pueden presentar en los puestos de trabajo derivan de las propias instalaciones y equipos para los cuales existe una legislación nacional, autonómica y local de Seguridad Industrial y de Prevención y Protección de Incendios. Por ejemplo, el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (D. 2413/1973) regula las características que han de cumplir las instalaciones, la autorización para su puesta en servicio, las revisiones periódicas, las inspecciones, así como las características que han de reunir los instaladores autorizados.

El cumplimiento de dichas legislaciones supondría que los riesgos derivados de estas instalaciones o equipos están controlados. Por todo ello no se considera necesario realizar una evaluación de este tipo de riesgos, sino que se debe asegurar que se cumple con los requisitos establecidos en la legislación que le sea de aplicación y en los términos señalados en ella.

La aeronáutica como práctica laboral

Diversas prácticas han nacido con el cambio tecnológico que como humanidad atravesamos. Estas permiten una gran amplitud de aplicaciones de la misma tanto en ámbitos recreativos, como laborales, corporativos y comerciales. Una de estas es el pilotaje de aeronaves controladas remotamente. Esto ha permitido un crecimiento constante en este mercado, y no solo en equipos, sino en personal capacitado para el manejo de las mismas.

TECH Universidad Tecnológica se ha posicionado actualmente como la mayor universidad virtual del mundo. En el caso de la Facultad de Ingeniería, se pueden hallar diversos posgrados enfocados en la excelencia profesional. Ejemplo claro de ello son el Máster en Infraestructuras Portuarias y el Máster en Industria 4.0 y Transformación Digital. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan complementar sus conocimientos en el campo de las naves pilotadas remotamente, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Ingeniería y Operaciones de Drones.

Artículos relacionados

1 /

Compartir