Metodologías ágiles
Las metodologías ágiles permiten acelerar ciertos proceso con el fin de cumplir con las fechas pactadas.
facultad de ingeniería · dirección general en ingeniería
mié. 29 de sep. 2021
0

Las metodologías ágiles son soluciones propuestas a los problemas históricos presentados en el desarrollo de proyectos, cuyo principal desafío es la incertidumbre que genera el incumplimiento en las fechas de entrega, los sobrecostos y el aumento de la brecha entre la calidad obtenida y la calidad esperada. Revisando un poco los antecedentes y sus avances durante el siglo XX.

A finales de los sesenta, en 1968, la OTAN (Organización del Atlántico Norte) presentó un término llamado “la crisis del software” al cual se le atribuyen los problemas que en esa época se tenían en los desarrolladores de software, proponiendo como solución el incremento del control, exigir requisitos detallados desde el primer momento, usar técnicas para valorar la complejidad del trabajo, estimar el esfuerzo necesario y contar con herramientas que controlan el proceso y midan la calidad.

Sin embargo, estas estrategias no tuvieron el éxito esperado porque la naturaleza de los requisitos de los proyectos es inestable y las estimaciones siguen llenas de errores. En 1986, Takeuchi y Nonaka proponen la metodología SCRUM que es adoptada para la industria del software en la época y aún hoy en día sigue vigente, más adelante, en 1995, se presenta una nueva forma de desarrollar software llamada programación extrema o XP (extreme programing).

Estos dos nuevos enfoques rompen el paradigma de la época de la necesidad de requisitos completos y estables para el desarrollo de proyectos y aceptan los cambios y se adaptan a la variabilidad de los datos, siendo capaces de trabajar en entornos de alta incertidumbre y proponer soluciones a la velocidad con la que se produce el cambio.

Manifiesto ágil

Es entonces, a comienzos del siglo actual, en 2001, cuando se concreta el concepto de “Manifiesto Agil” por un conjunto de numerosos científicos, para concretar la idea y el deseo de la industria del software para mejorar la forma de desarrollar proyectos, convirtiéndose desde ese momento en la base fundamental para una nueva forma de trabajar. El manifiesto plantea los siguientes cuatro puntos:

  • Valorar a individuos y sus interacciones frente a procesos y herramientas. Recordar que los procesos son herramientas útiles de apoyo, pero son las personas a las que hay que darle toda importancia y poner en primer plano.
  • Valorar más el software que funciona que una documentación exhaustiva. Documentar solo lo necesario, la construcción del proceso y el desarrollo del software no debe ser opacado por la primera actividad.
  • Valorar más la colaboración con el cliente que la negociación de un contrato. Es importante dejar claro los términos en cualquier negociación, pero no se puede iniciar una como si dos partes se estuvieran enfrentando cuando en realidad la meta es la misma.
  • Valorar más la respuesta al cambio que el seguimiento de un plan. Muy rara vez los planes se desarrollan sin ningún cambio, por lo cual aceptar la incertidumbre y saber cómo responder ante ella puede ser más importante incluso que el plan mejor estructurado.

Metodologías ágiles

Cuando se planteó lo anterior parecía de sentido común para cualquier organización, pero como decía Voltaire “El sentido común no es tan común”, pues la experiencia de cada persona influye en su juicio, estos puntos marcan una clara forma de trabajar proyectos en el entorno acelerado e inestable de la tecnología y las empresas actuales, los cuales combinados con los siguientes principios definen la base de las “metodologías ágiles”:

  • La mayor prioridad es satisfacer al cliente mediante la entrega temprana y continua de software con valor.
  • Aceptar que los requisitos pueden cambiar en cualquier etapa. Los procesos ágiles aprovechan el cambio para proporcionar ventajas competitivas al cliente.
  • Entregar software funcional frecuentemente, entre dos semanas y dos meses, con preferencia al periodo de tiempo más corto posible (este principio requiere de adaptaciones para poderse aplicar fuera del mundo del software).
  • Los responsables del negocio y los desarrolladores (miembros del equipo) trabajan juntos de forma cotidiana durante todo el proyecto.
  • Los proyectos se desarrollan en torno a individuos motivados. Hay que darles el entorno y el apoyo que necesitan y confiarles la ejecución del trabajo.
  • El método más eficiente y efectivo de comunicar información al equipo de desarrollo y entre sus miembros es la conversación cara a cara.
  • El software funcionando (producto cerrado) es la medida principal de progreso.
  • Los procesos ágiles promueven el desarrollo sostenible. Los promotores, desarrolladores y usuarios deben ser capaces de mantener un ritmo constante de forma indefinida.
  • La atención continua a la excelencia técnica y al buen diseño mejora la agilidad.
  • La simplicidad o el arte de maximizar la cantidad de trabajo no realizado es esencial.
  • Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños emergen de equipos auto-organizados.

Herramientas de programación

De esta manera, se puede definir el manifiesto ágil como una serie de ideas que describen una nueva forma de trabajar, siendo más flexibles y recibiendo abiertamente la incertidumbre como algo normal de los procesos reales, así mismo son métodos con reglas sencillas, pero basadas en experiencias de éxito y la profesionalidad del equipo de trabajo.

Ahora, es interesante revisar cómo se puede aplicar el manifiesto, ya que el anterior enfoque propone fijar requisitos muy detallados al inicio del proyecto, a partir de esto se calculaba el costo y se daba la fecha de entrega. Con los métodos ágiles se parte de un presupuesto y la fecha deseada por el cliente para recibir el proyecto, con esto claro se trabaja para ir agregando valor al proyecto en cada momento, adaptando el producto a medida que se va construyendo.

En el caso de que el proyecto sea un desarrollo de software no es suficiente con la buena gestión administrativa, también son necesarias las competencias y las herramientas correctas de programación, bajo el principio del manifiesto ágil se presentan los siguientes métodos de programación:

SCRUM

Propone equipos autogestionados que puedan dar soporte a la innovación, se caracteriza por interacciones cortas de hasta cuatro semanas llamadas sprints y en cada una se realiza la planificación, análisis, creación y comprobación de lo que se va a entregar al final. Tiene los siguientes principios propios:

  • Inspección y adaptación
  • Auto organización y colaboración
  • Priorización
  • Mantener un latido

KANBAN

Es muy útil para proyectos con requisitos altamente cambiantes y en proyectos donde sea difícil planificar el trabajo, así como cuando no se pueda comprometer un equipo a trabajar con interacciones de duración fija y predeterminada. Normalmente se siguen los siguientes pasos para trabajar con este método:

  • Visualizar el flujo de todo el trabajo.
  • Representar en qué estado del flujo se está en cada momento.
  • Dividir el trabajo en ítems pequeños.
  • Limitar el trabajo en curso.
  • Medir el tiempo empleado en completar un ciclo completo.

LEAN software development

Sus objetivos principales son reducir drásticamente el tiempo de entrega de un producto, reducir su precio y reducir también el número de defectos o bugs, mejorando la calidad.

La gestión en ingeniería

Los proyectos y obras en ingeniería hacen parte del proceso al que el profesional debe enfrentarse en cada punto de su labor. Esto conlleva tener en cuenta los tiempos de entrega, la correcta planeación, entre muchos otros factores que afectan el resultado. Por esta razón, es de crucial importancia que el profesional tenga pleno conocimiento en el área administrativa, tomando el papel de líder de forma adecuada.

TECH Universidad Tecnológica se ha posicionado en la actualidad como la mayor universidad virtual del mundo. Esto se debe a su amplio portafolio educativo en el que se ofertan altos estándares de calidad en cada programa. En su Facultad de Ingeniería se pueden hallar especializaciones tales como el Máster en Infraestructuras Inteligentes. Smart Cities y el Máster en Energías Renovables. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan complementar sus conocimientos en el área de la administración y gestión de proyectos, no cabe duda que su decisión debería inclinarse por el Máster en Dirección de Administración Industrial.

Artículos relacionados

1 /

Compartir