Liderazgo y resolución de conflictos
El liderazgo y resolución de conflictos resultan dos de las habilidades más relevantes y que más debe poner en práctica un profesional encargado de dirigir un equipo de trabajo.
facultad de ingeniería · mecánica
mié. 07 de jul. 2021
0

Las personas copian los comportamientos de sus referentes: en un equipo de trabajo lo natural es copiar, aunque sea inconscientemente, el comportamiento del director del proyecto, de ahí la importancia de que este actúe en sintonía y de manera coherente con la misión, visión y valores de la organización. El líder es el responsable de hacer equipo, de llevarlo al cumplimiento de sus objetivos y de resolver de forma satisfactoria los conflictos internos que puedan aparecer. Esta figura dirigente deberá contar con habilidades plenamente desarrolladas de liderazgo y resolución de conflictos; en el presente artículo veremos un poco de ello.

Fases de un equipo de trabajo

El primer concepto que debe conocer un líder es conocer la evolución de los equipos de trabajo, que se compone de cinco fases que fueron definidas por Bruce Tuckman, para llegar a conseguir un equipo de alto rendimiento. Las fases son las siguientes:

Fase de Constitución

Se produce cuando los miembros del grupo toman contacto por primera vez y empiezan a conocerse, para después asignar, ya sea consciente o inconscientemente, los roles y el estatus de cada uno en el grupo, dejando claramente establecidas las funciones de sus miembros.

Fase de Conflicto

En la que empiezan a aparecer problemas, las personas empiezan a tener dudas y muchas de ellas no se sienten integradas en el grupo. Se lucha por influir, por liderar, por adoptar nuevos roles y empiezan a aparecer distintos liderazgos. Si además hay problemas de comunicación se producirán nuevas dificultades que pueden provocar que el grupo se quede bloqueado. Si los conflictos no se solucionan quedarán latentes y volverán a aflorar en el momento menos esperado. En esta fase se debe prestar una especial atención a los comportamientos tóxicos.

Fase de Normalización

Cuando se han solucionado los conflictos tiene lugar la fase de normalización, en la que los enfrentamientos son reemplazados por una mayor focalización en las tareas, en definir cómo se van a llevar a cabo, quién o quiénes asumirán los diferentes roles y cómo se tomarán las decisiones. Si realmente se han superado los conflictos los miembros del equipo tienen la sensación de que es beneficioso trabajar en equipo y empiezan a dar lo mejor de sí mismos.

Fase de Ejecución

Si las fases anteriores se han superado de forma satisfactoria es cuando comienza a desarrollarse, por fin, el proyecto. En esta etapa el objetivo principal es el éxito y la participación de todos los miembros del equipo.

Fase de Terminación

Una vez que se ha completado el proyecto el grupo ha de ser lo suficientemente maduro para poder sacar conclusiones y lecciones aprendidas, felicitarse por el trabajo realizado y cerrar el proyecto para acometer nuevos retos.

Etapas del liderazgo

El liderazgo es un proceso, una evolución, no un suceso inmediato acto puntual, y esa evolución pasa necesariamente por 4 etapas, siendo posible que se quede estancado en alguna de ellas.

Etapa I – Dependencia de otras personas

En esta etapa existe una dependencia muy alta de los demás, las personas se muestran competentes en una parte del proyecto, pero se centran en tareas minuciosas y rutinarias, se puede confiar en ellos para que cumplan a tiempo y con calidad lo que se les requiere, pero no se está aprovechando su potencial de liderazgo, ya que no han asumido su rol como líderes, al contrario, se comportan como personas que necesitan ser dirigidas.

Etapa II – Contribución individual e independiente

Cuando se ha pasado la primera etapa se comienza a asumir el papel de líderes. Se comienza a contribuir al proyecto de forma individual e independiente, dando lo mejor de uno mismo, pero sin conseguir que las personas sean las protagonistas del trabajo. Es una etapa crucial en el liderazgo de perfiles técnicos, que prefieren solucionar por sí mismos los problemas sin dar la autonomía ni ofrecer oportunidades de desarrollo a sus colaboradores, seguramente por falta de confianza.

Etapa III – Contribución a través de los demás

En esta etapa se empiezan a conseguir resultados a través de las personas, eso se consigue porque se ha sido capaz de salir de la operativa del día a día para centrarse en la dirección de personas, en la planificación y en la tutorización del trabajo de otros. Los que se encuentran en esta etapa logran resultados positivos en la medida en la que trabajan para conseguir que los demás sean mejores. Eso se consigue dirigiendo al equipo, resolviendo los conflictos internos, ayudando a superar las dificultades y tomando decisiones para mejorar el funcionamiento del equipo.

Etapa IV – Liderazgo a través de una visión

Esta es la etapa que más impacto provoca, ya que se basa en tener una visión, sus características son: dan forma a la dirección que el proyecto debe tomar, identifican los problemas y ayudan a resolverlos con rapidez y determinación, comunican la importancia de pensar de forma crítica y profunda en todas las funciones y alientan a las personas a ir más allá, crean una visión global para su equipo, comunican los indicadores clave del rendimiento que darán el éxito al equipo, abanderan los esfuerzos para aumentar la productividad del equipo e impulsan a las personas y les contagian visión y pasión.

Liderazgo y conflictos

Parte del trabajo de un líder es solucionar conflictos, no evitarlos, estos pueden nacer directamente en el interior del equipo o bien producirse por condicionantes externos que afectan a la forma de trabajar, entre las situaciones que provocan conflicto destacan las siguientes.

  • Desviaciones en alcance, el plazo o el presupuesto del proyecto.
  • Falta de personal cualificado o personal que no está a la altura de sus responsabilidades y de las expectativas que se tienen en ellos.
  • Incumplimiento de plazos por parte de algún proveedor o colaborador.
  • Incumplimiento de alguno de los aspectos críticos de un proyecto.

El líder tiene que mantener siempre esta pregunta en mente: ¿qué puedo hacer para asegurar los resultados? En general, los proyectos no son complicados de realizar, se trata de una secuencia de tareas que hay que realizar de forma fluida, el problema viene cuando entre esas tareas se esconden aspectos críticos, fallos y errores o problemas personales que, de no ser corregidos a tiempo, tendrán consecuencias en los resultados. La resolución de un conflicto se compone de:

  • Detección, que debe ser lo más temprana posible, lo que requiere de cercanía a los miembros del equipo.
  • Identificación de las personas involucradas.
  • Estudio de la situación, conociendo la causa que ha originado el conflicto y escuchando a todas las partes.
  • Definición del objetivo a conseguir para resolver el problema.
  • Creación de las condiciones necesarias para resolver el conflicto, desarrollando un ambiente agradable y colaborativo.
  • Desarrollo un debate entre las partes, guiándolas para que busquen una solución.
  • Búsqueda de soluciones, que estén consensuadas por las partes implicadas. Las soluciones deben reflejarse por escrito con compromiso de las partes.
  • Seguimiento de las acciones, para comprobar su implantación y medir sus resultados, corrigiendo las desviaciones en cuanto aparezcan.

La dirección de proyectos aplicada

Dentro de la gestión y planeación de un proyecto siempre deberá existir una figura que realice el direccionamiento del equipo de trabajo tras el proceso. Este líder deberá contar con ciertas características propias de su labor; estas habilidades le resultan de gran ayuda siempre que deba confrontar determinadas situaciones que podrían resultar en un resultado negativo.

En TECH Universidad Tecnológica se desarrollan a diario programas educativos enfocados en la especialización del profesional. En su Facultad de Ingeniería pueden encontrarse programas tales como el Máster en Dirección de Administración Industrial y el Máster en Infraestructuras Inteligentes. Smart Cities. Sin embargo, para aquel profesional que busca enfocarse en el área del diseño y producción mecánica, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Ingeniería Mecánica.

Artículos relacionados

1 /

Compartir