La gestión del cambio

La gestión del cambio hace parte del proceso realizado desde el área administrativa con el fin de mejorar los proceso en una empresa.

facultad de ingeniería
viernes, 29 de julio de 2022
0

La transformación digital es un cambio con una gran cantidad de variables que vuelven complejo su desarrollo, por lo cual las empresas deben establecer procesos claros que permitan facilitar su implementación e incluir la transformación digital como concepto central del plan estratégico de la empresa. Por otro lado, la gestión del cambio hace referencia al proceso de definir una serie de actividades y asignación de recursos para el alcance de un objetivo empresarial.

Es importante recordar que la digitalización trae consigo muchos beneficios que van desde la forma como se interactúa con los clientes, pasando por innovaciones en la cadena de valor y, por su puesto, impactando la rentabilidad y márgenes de la operación, lo anterior combinado con el plan de desarrollo organizacional de largo plazo hace necesario coordinar estrategias para organizar y priorizar los muchos hilos independientes de la transformación digital.

Existen varias estrategias ya planteadas para gestionar la transformación digital y generalmente se centran en la infraestructura de la tecnología dentro de la organización, con un impacto limitado para impulsar las innovaciones en el desarrollo empresarial, ya que restringe las oportunidades centradas en el producto y en el cliente que surgen de las nuevas tecnologías digitales, que a menudo cruzan las fronteras de la empresa.

Entonces vale la pena revisar una estrategia con una perspectiva centrada en el negocio, enfocando los esfuerzos en la transformación de productos, procesos y aspectos organizativos debido a las nuevas tecnologías con mayor alcance explícitamente en actividades digitales en la interfaz con los clientes o totalmente del lado de ellos, como las tecnologías digitales como parte de los productos para el usuario final.

Estrategia de transformación digital

También en el momento de la formulación de las estrategias no solo basta con describir las oportunidades y negocios futuros, sino además precisar las actividades transformadoras sobre cómo formular, implementar y evaluar las estrategias para llegar a estos futuros, un plan que ayude a la empresa a gobernar y adaptar estas transformaciones. Independiente del sector se pueden agrupar cuatro dimensiones a revisar siempre en una estrategia de transformación digital:

  • Uso de las tecnologías: aborda la actitud de una empresa hacia las nuevas tecnologías, así como su capacidad de explotarlas. La empresa debe decidir si se convierte en un líder del mercado en términos de utilización de tecnología con la capacidad de crear sus propios estándares tecnológicos, o si prefiere recurrir a estándares ya establecidos y ve las tecnologías como un medio para cumplir las operaciones comerciales.
  • Cambios en la creación de valor: se refiere al impacto de las estrategias de transformación digital en las cadenas de valor de las empresas, es decir, cómo impactan las nuevas actividades digitales al negocio actual, los cambios ofrecen oportunidades para enriquecer la propuesta actual de productos y servicios, pero a menudo van acompañadas de otras necesidades tecnológicas y nuevos riesgos.
  • Cambios estructurales: se refieren a variaciones en la configuración organizativa de una empresa, especialmente en lo que respecta a la ubicación de las nuevas actividades digitales dentro de las estructuras corporativas.
  • Aspectos financieros: este hace referencia a la capacidad de la empresa para financiar un esfuerzo de transformación digital. Los aspectos financieros son tanto un motor como una fuerza limitante para la transformación.

Además de las dimensiones a tener en cuenta por la complejidad de la transformación digital, es importante asignar responsabilidades claras a las personas capaces de desarrollarlas y con la experiencia suficiente.

Camino de la transformación digital

El apoyo de la alta dirección es esencial a lo largo de todo el proceso de transformación, ya que las estrategias afectan a toda la empresa y, por lo tanto, su ejecución puede dar lugar a la resistencia de diferentes áreas de la empresa. A continuación, se presenta el desarrollo de una empresa por su transformación digital en 6 etapas:

  1. Negocio tradicional
  2. Presente y activos
  3. Emprendimiento interno
  4. Estrategia
  5. Convergencia
  6. Innovación y adaptación

Etapa 1: Negocio tradicional

En este momento las empresas son adversas al cambio y la cultura organizacional no facilita la creatividad. El principal reto de esta etapa es que los líderes organizacionales desarrollen la capacidad para proponer y gestionar efectivamente el cambio. Las empresas contemplan el cambio y el crecimiento como parte del plan estratégico, en estos la parte digital es mínima o no es reconocida porque se enfoca el cambio de una manera pragmática, así mismo, implica costos y transformaciones internas, sin tener en escena que implementarlas y explotándolas pueden agregar valor a su funcionamiento. Se considera la inversión de los recursos principalmente en lo siguiente:

  • Sensibilizar a la organización sobre la relevancia de la transformación digital, promover los valores antes que la jerarquía.
  • Automatizar los sistemas de legado o de gestión de conocimiento para aumentar la eficiencia y liberar recursos, igualmente, promover la flexibilidad previamente que la rigidez.
  • Contratar la combinación adecuada de personas con habilidades; mismas que abarquen tanto el pensamiento empresarial como los desafíos de la tecnología, igualmente, promover la agilidad y no la formalidad.
  • Entrenar la organización para proporcionar la capacidad de llevar a cabo la transformación digital, igualmente, promover alternativas antes que las órdenes.
  • Trabajar en nuevas corrientes de creación de valor, igualmente, promover las ideas a priori que las tareas.

Etapa 2: Presente y activos

Aquí las empresas se encuentran en evolución gracias a agentes de cambio que reconocen las oportunidades digitales. Se esfuerzan en liderar experimentos en sus áreas de responsabilidad, logrando romper barreras preexistentes y generando relevancia e impacto. Lo anterior, para eventualmente convertirse en programas de transformación digital más formales y de mayor credibilidad.

Sin embargo, la adopción o aceptación de estas iniciativas dependerá de varios factores. Esto de acuerdo con las características demográficas y psicológicas de los grupos adoptadores existentes en las organizaciones. Beal y Bohlen sugieren la siguiente agrupación:

  • Innovadores: aquellos más educados, prósperos y orientados al riesgo.
  • Adoptantes tempranos: jóvenes, educados con tendencia a ser líderes comunitarios menos prósperos.
  • Mayoría temprana: conservadores, pero abiertos a nuevas ideas, activa en la comunidad e influencia para los vecinos
  • Mayoría tardía: menos educada, bastante conservadora y menos socialmente activa
  • Rezagado: muy conservadores, pequeñas granjas y capitales, más antiguos y menos educados

Etapa 3: emprendimiento interno

En este momento se genera la necesidad de actualizar la experiencia del cliente, los agentes de cambio crean un frente común. Esto para llevar a cabo una experimentación e innovación sincronizada, liderando cada uno en su área, pero cooperando entre sí. Se promueve el emprendimiento interno para aprovechar el potencial de todos y cada uno de los miembros de la organización. El éxito de esta etapa está en brindar valor e impulsar nuevos aprendizajes y experiencias. Brian Solis plantea 10 estrategias para que los agentes de cambio impulsen la transformación digital en una empresa:

  • Adherirse al hecho: los agentes de cambio deben buscar a otros como ellos para que las iniciativas de cambio se soporten en toda la organización.
  • Organizar con otros agentes de cambio: combatir en equipo la resistencia al cambio y la aversión al riesgo. Así, alineando las estrategias para romper paradigmas e influir positivamente a la transformación digital.
  • Aprender hablar el idioma: los agentes de cambio deben tener la capacidad de no solo dominar los términos técnicos de la transformación digital, sino además poder comunicarse tanto a nivel ejecutivo como operativo para poder traducir las innovaciones en el contexto del trabajo diario y la ganancia de valor para la empresa.
  • Hacer aliados: formar equipos de trabajo aliados en toda la empresa es importante para poder contar con un grupo multidisciplinario en cada comité directivo que promueva el cambio en la organización.
  • Diferir la alfabetización digital: los agentes de cambio deben promover que todos en la organización puedan ser capaces de ayudar a avanzar en la transformación digital siendo “educadores”.

Dirección industrial profesional

La administración y la adecuada gestión son partes base de cualquier proceso, por ello son pilares principales en cualquier organización. Muchos profesionales sin importar su carrera, toman la especialización en este campo como una de las mejores opciones, teniendo en cuenta que en muchas ocasiones los mismos ascienden careciendo de estas habilidades. Se presenta entonces, la necesidad de la educación de calidad para esta demanda, y es allí donde diversas instituciones ofertan programas enfocados en ello.

TECH Universidad Tecnológica se posiciona actualmente como la mayor universidad virtual del mundo. Este título se ha logrado mediante el diseño de un amplio portafolio educativo enfocado en el éxito y la excelencia educativa. En el caso de su Facultad de Ingeniería, se desarrollan actualmente programas de alta demanda tales como el Máster en Infraestructuras Inteligentes. Smart Cities y el Máster en Energías Renovables. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan complementar su educación base en el campo de la dirección en la industria, no cabe duda que su mejor decisión será inclinarse por tomar el Máster en Dirección de Administración Industrial.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir