Futuro de la inteligencia artificial
El futuro de la inteligencia artificial ha predicho el avance tecnológico que se espera por parte de la humanidad en los próximos años.
facultad de ingeniería · inteligencia artificial
jue. 07 de oct. 2021
0

El futuro de la inteligencia artificial no es algo lejano, y lo vivimos a diario en nuestras vidas. Por ello es crucial que se ahonde en la información acerca de la revolución tecnología y como la misma está avanzando de manera importante en nuestra sociedad. Principalmente, se analizarán dos tendencias en las que la inteligencia artificial puede verse afectada: una es la computación cuántica y otra la implementación de esta inteligencia en los humanos. A la computación cuántica todavía le queda mucho por demostrar y asentar así sus bases.

Lo que es ineludible es que la democratización tecnológica está acelerando los procesos de innovación y servicios digitales desde cualquier punto en el mundo. Así, emprendedores y desarrolladores acelerarán la llegada de nuevas ideas y tecnologías al mercado, sumidos en la necesidad de adaptarse y sobrevivir a los nuevos tiempos. Ya lo decía Darwin, no sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adapta.

Aproximarse al futuro de la tecnología y, por tanto, de la sociedad es una tarea complicada; esto en la mayoría de las ocasiones se corre el riesgo de equivocarse rotundamente, y cuando se acierta, quizás esté implicado el factor suerte. Para aventurarse en la compleja misión de mirar al futuro con cierto criterio, se necesita contar con información, conocimiento, experiencia y visión. Saber con exactitud de dónde se viene y dónde se encuentra, sirve como punto de partida para comenzar a realizar estimaciones. Se analizará entonces el futuro de la inteligencia artificial y robótica.

Inteligencia artificial (AI)

Se asistirá una aceleración de la automatización sin precedentes, motivada por el impacto económico en empresas y negocios. La nueva situación del mercado llevará a la automatización y robotización al siguiente nivel. Fábricas, procesos industriales y administrativos pasarán a ser automatizados para minimizar el impacto de futuras pandemias y crisis económicas.

Los directivos y responsables de empresas se preparan para una situación posterior a la crisis, y para paliar futuras pandemias y crisis que pudieran ocurrir. La inteligencia artificial y sus variantes como Machine Learning, Deep learning, etc., formarán parte de la vida y sociedad de una manera natural e inapreciable; se está hablando de una tecnología que en muchos casos es invisible, pero que potencia todo aquello que toca: móviles, televisores, aplicaciones, soluciones digitales, etc. Lo normal será tener inteligencia artificial en todo, ya no se hablará de ella como algo excepcional o un valor añadido.

La inteligencia artificial estará gobernando los robots, drones y coches autónomos en una perfecta simbiosis. Esto puesto que, es el cerebro quien les ayudará a mejorar y aprender nuevas capacidades cognitivas como la lectura, escritura, compresión, etc.

Además, una de las funcionalidades más valiosa será el reconocimiento de imágenes que ayudará a múltiples sectores: desde el sanitario, para detectar precozmente anomalías en escáneres de pacientes; en los sectores industriales, para asegurarse que los trabajadores llevan puestos los elementos de seguridad que marca la normativa; hasta aeropuertos, para detectar viajeros con temperaturas corporales elevadas. El poder de la imagen de vídeo hará que todos se tengan que acostumbrar todavía más a las cámaras y a tener la sensación de estar constantemente vigilados.

El avance tecnológico

Es importante no olvidar que, a partir de la crisis vivida, los hogares son también refugios personales, y cuánto mejor preparados estén, mejor será la calidad de vida. La inteligencia artificial puede ayudar a ser más felices y saludables en el entorno propio, optimizando recursos, energía y ambiente. Pero la clave es la implementación de asistentes avanzados que tengan un conocimiento sobre las personas, mejor incluso que ellas mismas.

En los próximos años se verán dos tendencias en inteligencia artificial que irán cogiendo cada vez más peso, ayudarán a tomar mayor independencia en su aprendizaje y así podrá expandirse con mayor rapidez. Por un lado, está el aprendizaje no supervisado (autosupervisado), que permitirá que los sistemas inteligentes y robots puedan ir incorporando información a partir de sus acciones o predicciones. Así, irán mejorando sus capacidades y nuevos resultados, reconociendo nuevos patrones, creando nuevas conexiones para optimizar su rendimiento e incluso resolviendo problemas científicos complejos.

Y, por otro lado, se tendrá la transferencia de conocimiento entre sistemas inteligentes. Es decir, la capacidad de traspasar el conocimiento aprendido entre diferentes sistemas inteligentes, incluyendo entre ellos, de un humano a una máquina. Es la manera de poder llevar a un robot una nueva habilidad, para manejar una herramienta que ha aprendido otro robot similar en otro lugar; pero el primero lo aprende de manera inmediata sin ninguna pérdida de detalle o mal interpretación. Una vez aprendido, gracias al aprendizaje no supervisado, podría adaptar y ajustar esa nueva habilidad o conocimiento al entorno, circunstancias o necesidades propias en las que se encuentre.

Robots y Drones (Robotic)

Los robots y drones han demostrado ser eficaces en tareas automatizadas, repetitivas y con riesgo en la pasada crisis. También han realizado sus «pinitos» en el ámbito de la creatividad, pintando cuadros o escribiendo novelas. Han demostrado su potencial, pero también que queda mucho camino por recorrer para aproximarse a los robots que se ha imaginado. Estos pueden ser los compañeros necesitados en los hogares y puestos de trabajo.

En los próximos años se harán más inteligentes, adquirirán nuevas capacidades y su motricidad mejorará notablemente. Así pues, permitiendo realizar tareas tan diferentes como una cirugía médica o la fumigación en un campo de cultivo. Pero lo más importante para llevar a una implantación masiva en fábricas y hogares, es democratizar su precio, este irá bajando en los próximos años hasta hacerlo cada vez más asequible a empresarios y familias.

Esta incorporación a los lugares de trabajo mejorará notablemente la eficiencia en industrias y negocios, pero lleva aparejado una destrucción de empleo, fundamentalmente no cualificado o susceptible de ser automatizado. Los gobiernos tienen por delante una doble misión: fomentar la innovación y no quedarse atrás en la carrera de la inteligencia artificial; pero también, no crear grandes desigualdades y divisiones en la sociedad, motivadas por esta evolución en un mundo digital globalizado.

La clave para mitigar la destrucción de empleo por parte de los robots, está en la repetición; cuantas más tareas repetitivas tenga un trabajo, independientemente sea en una oficina o una fábrica, más riesgo de ser automatizado. Pero el objetivo más loable y efectivo de la convivencia con robots, de procesos o mecánicos, es complementar al ser humano para hacerlo más eficiente y minimizar los riesgos en las tareas que desempeñen, añadiendo y derivando el factor humano en aquellas tareas que aporten más valor.

El desarrollo por parte de la ingeniería

La humanidad avanza paso a paso, pero rápidamente en la sociedad actual. Esto ha permitido que se abran puertas a acciones que antes creíamos imposibles. Por esta razón se ha hecho necesaria la presencia de diferentes figuras profesionales que hagan parte del proceso evolutivo que vivimos a diario. Uno de los más relevantes en esta labor resulta el ingeniero, debido a su amplio campo de aplicación de sus conocimientos.

En TECH Universidad Tecnológica se desarrollan algunos de los programas más demandados por parte de los profesionales modernos. Este es el caso de la Facultad de Ingeniería, donde se hallan posgrados como el Máster en Dirección de Grandes Proyectos de Ingeniería y Construcción y el Máster en Ingeniería Mecánica. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan dominar el campo de la tecnología y su evolución, no cabe duda que su elección debería inclinarse por el Máster en Industria 4.0 y Transformación Digital.

Artículos relacionados

1 /

Compartir