Coordinación del cliente
La coordinación del cliente hace parte de la gestión y administración adecuad a de un proyecto.
facultad de ingeniería · edificación
vie. 10 de sep. 2021
0

Hay una serie de actividades que se deben realizar antes de comenzar con los trabajos de ingeniería. Estas son imprescindibles de cara a la consecución de los trabajos para el desarrollo del proyecto, y necesitan de la colaboración y coordinación del cliente por ser de su competencia. En el caso de la necesidad de obtener los terrenos en los que se ejecutará la futura infraestructura, esta es una labor que compete al cliente, bien sea por la vía de la expropiación o por la vía de la compra de los terrenos, como se explicará a lo largo del presente tema.

También es tarea del cliente la obtención de los recursos económicos necesarios para la ejecución del proyecto y los trámites con otras administraciones; como las responsables de medioambiente. Como se verá en este artículo, estas tareas son competencia del cliente, pero, la consultora a la que haya sido encomendado el trabajo para realizar el proyecto acompañará y aconsejará al cliente a lo largo de este proceso.

Estudio de la propiedad de los terrenos

A la hora de afrontar el desarrollo de un proyecto, se deberá tener en cuenta la ubicación de este y la necesidad de ocupar los terrenos. Mismos en los que se establecerán las futuras obras con las que se materializará el proyecto.

Expropiación forzosa

En cuanto a la necesidad de la ocupación de terrenos, en el caso de proyectos de la administración se establece la figura de la expropiación forzosa. La expropiación forzosa es un acto administrativo que por utilidad pública o interés social. Despoja a una persona de parte de su patrimonio, compensándola con el pago de un justiprecio. Solo la administración pública tiene la potestad de ejecutar expropiaciones forzosas. En el caso de proyectos privados, los terrenos deberán ser comprados mediante contrato en el que ambas partes deberán llegar a un acuerdo.

Justiprecio

El justiprecio es el valor económico de los bienes y de los derechos expropiados que ha de abonarse al expropiado por el beneficiario de la expropiación. A través de este elemento, la expropiación se revela como una técnica de conversión de derechos. El bien u objeto expropiado se convierte en su valor económico, que permanece en el patrimonio del expropiado.

La concreción se realiza en una fase propia o separada del procedimiento expropiatorio, especialmente delicada, sometida a las reglas determinadas en las leyes de cada país. El justiprecio depende del tipo de calificación del suelo a expropiar y de las actividades económicas que se desarrollen en cada suelo.

Tipos de calificación de las expropiaciones

Una vez terminadas las obras, la ocupación de los terrenos quedará supeditada a las superficies, que son materialmente ocupadas por las infraestructuras ejecutadas y por las franjas o áreas que establezca la ley. De todas formas, en el momento de ejecutar las obras, se necesitarán terrenos más allá de los que finalmente resulten afectados, con el fin de ejecutar los trabajos. A continuación, se establecen las tres diferentes figuras administrativas en relación con las expropiaciones:

  • Expropiación de dominio (o total): la administración, expropia para sí o para una entidad beneficiaria la totalidad del terreno. Es el caso de la expropiación forzosa para la construcción de la traza de una autovía o del ferrocarril.
  • Ocupación temporal: en este caso, la administración ocupa los terrenos para utilizarlos durante las obras y luego los devuelve a su propietario. Es el caso de la construcción de un camino para el paso de camiones durante las obras de construcción de una infraestructura.
  • Servidumbre: los terrenos siguen siendo de su actual propietario, pero sobre ellos se establece una carga que puede ser de muchos tipos: de paso, aérea, de acueducto, de prohibición de sembrar, etc. El caso más habitual los últimos años, son las servidumbres creadas por construcción de gasoductos.

Las diferentes actuaciones a realizar para llevar a cabo las expropiaciones, se deben realizar con carácter previo al inicio de las obras y corresponde a la administración, la ejecución administrativa de las expropiaciones y al ingeniero consultor la redacción de un documento que formará parte de los anejos en el que se recojan una serie de datos acerca de los terrenos a expropiar.

Anejo de expropiaciones

En este anejo, se recogerán una serie de datos que de manera genérica, se resumen en:

  • Introducción: en la que se resume una breve descripción del proyecto y una descripción del propio anejo.
  • Tipos de parcelas afectadas: en el que se describe el tipo de terrenos afectados en cuanto a su uso y ocupación actual.
  • Apartado para las expropiaciones temporales y de servidumbre.
  • Valoración de las expropiaciones: en este apartado se miden las superficies a expropiar en cada parcela, se exponen los precios unitarios por metros cuadrados según la calificación del terreno y se calcula el valor de las expropiaciones.
  • Relación individualizada de los bienes afectados: en este apartado se reflejan las tablas en las que se definen los datos concretos de cada parcela.
  • Datos catastrales: zona general de ubicación, tipología de la parcela y superficie de expropiación según su naturaleza.
  • Datos topográficos que definen las parcelas
  • Planos
  • Fichas catastrales

Este anejo de expropiaciones servirá de base de trabajo a los representantes de la administración de cara a la ejecución de las expropiaciones.

Compra de terrenos para proyecto privado

Los proyectos de naturaleza privada, no están dotados de la figura de la expropiación forzosa por no considerarse, a priori, como proyectos de interés público, sino como proyectos con carácter lucrativo. Este hecho supone que los terrenos necesarios para el desarrollo de un proyecto deban ser comprados mediante negociación privada.

Estudio viabilidad económica del proyecto

Las funciones del ingeniero consultor son las de redactar un proyecto que solucione algún tipo de problemática existente. Para la consecución de un determinado proyecto, se deberá tener una determinada cuantía económica la cual deberá ser facilitada por el cliente. La experiencia del cliente en la gestión de proyectos es importante, ya que la experiencia de este hará que sea más rápido acotar el orden de magnitud del coste final del proyecto.

De todas formas, como se ha adelantado en el tema anterior, la cuantificación del importe necesario para la ejecución del proyecto, dependerá de una serie de valores, como la definición geométrica, técnica, medioambiental o estética, con los que se acabará obteniendo una cuantía económica para el desarrollo del proyecto. Una vez se haya cuantificado el valor del proyecto, corresponde al cliente la búsqueda o asignación de los recursos económicos necesarios para el desarrollo del mismo.

La gestión de proyectos adecuada

Para el profesional en ingeniería es de vital importancia conocer acerca de su terreno de labor tanto como le sea posible. Esto le permite entender de mejor manera cada uno de los pasos y etapas por las que debe atravesar un proyecto. Manejar y coordinar cada una de estas fases no resulta siempre una tarea sencilla, y es por ello que muchos profesionales toman la especialización académica como una excelente alternativa.

TECH Universidad Tecnológica se ha posicionado como la mayor universidad virtual del mundo. Esto se debe a la gran amplitud con la que cuenta su portafolio educativo dedicado a la especialización del profesional moderno. En el caso de su Facultad de Ingeniería pueden hallarse programas de alta calidad educativa tales como el Máster en Energías Renovables y el Máster en Piloto de Drones.

Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan complementar sus conocimientos base en el área de los proyectos enfocados en el área civíl, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Infraestructuras e Ingeniería Civil.

Artículos relacionados

1 /

Compartir