Teorías sobre la «primera forma» de la religión
El estudio de la religión o de su origen viene ligado a un amplio abanico de conocimientos sociales y las raíces gnoseológicas.
facultad de humanidades · educación secundaria y bachillerato
mar. 02 de nov. 2021
0

El estudio de la religión o de su origen viene ligado a un amplio abanico de conocimientos sociales, del entorno y contexto social, así como del propio estudio de las raíces gnoseológicas. Toda esta información que compone la educación católica se complementa mutuamente, y en consecuencia se generan teorías sobre la «primera forma» de la religión en el mundo y la historia.

Primeras formas de religión

Para determinar cuándo se originó la religión, se debe introducir en la sociedad comunitaria primitiva, donde su relación, además con ciertas ciencias, ayuda a comprender su significado en la etapa y su posterior desarrollo. Sujov (1968) afirmaba que, “para resolver dicho problema, se debe empezar con la participación conjunta de la antropología, arqueología y etnografía, con lo cual ayuda a comprender una serie de problemas relacionados a la sociedad”. En el caso de la antropología es una ciencia que estudia el origen, transformaciones y desarrollo físico de los hombres.

En este sentido, contribuye a entender ciertas condiciones en que transcurre la vida de la sociedad. La etnografía, acercándose a la situación social, da importancia a las acciones de las personas, su comportamiento e interacciones. En el caso de la arqueología, su estudio en las estructuras, objetos y elementos físicos antiguos aportan una significativa cantidad de información.

Animatismo

El animatismo, como base para desdoblar el mundo del más acá y del más allá, originó la primera forma de religión. Fue seguida por el animismo, la magia, posteriormente por el totemismo, hasta la finalización de la sociedad primitiva.

En las antiguas sociedades no existían clases sociales, por lo que la aparición de la religión se basa, fundamentalmente, en las preguntas del hombre sobre las fuerzas de la naturaleza, sobre el porqué del desarrollo de las fuerzas productivas. Marx y Engels consideran como un punto de partida la producción de los instrumentos de trabajo: “El hombre se diferencia de los animales a partir del momento en que comienza a producir sus medios de vida”. A la vez que realizan los diferentes trabajos, también se fortalecen las relaciones sociales entre los mismos. De esta manera, históricamente, la simple utilización de los objetos proporcionados por la naturaleza, observable no pocas veces entre los animales, el hombre primitivo pasó a la confección de instrumentos de trabajo. Éste fue el momento principal en el surgimiento del trabajo propiamente humano.

Animismo

La forma más temprana de religión fue la creencia en la existencia de almas y espíritus (animismo). Nació en la primera formación económico-social, llamada sociedad primitiva, gracias a ciertas condiciones donde el hombre primitivo consideraba a las cosas, los objetos como seres vivos. Dicha creencia fue denominada animatismo por Shternberg, citado en Sujov. En esta etapa, el hombre primitivo no distinguía entre lo orgánico y lo inorgánico, sino que figuraba a la realidad circundante como seres orgánicos, vivos.

Shternberg “cuenta que los guilliaki (nivji) del rio Amur le aseguraron numerosas veces que una roca que se alzaba en el mar, no lejos de la costa, había llegado de lejos, del norte, después de haber reñido con su hermana”. Lo anecdótico es que el propio autor observó que “en aquellas latitudes los enormes bloques de piedra que trasladan los témpanos de hielo empujados por la corriente marítima, lo que para él quedaron claros los motivos que habían dado lugar a semejante mito”. Por esto Shternberg, en su libro La religión primitiva a la luz de la etnografía, presenta varias premisas para la existencia de la fe como una de sus primeras formas de creencia, pero de no religión propiamente dicha. El animatismo “consiste en considerar todas las cosas de la naturaleza como seres vivos, semejantes al hombre […] vivificación general de la naturaleza”.

Animalismo

En definitiva, el hombre primitivo pensaba que los animales tenían alma, aunque se conservaban rasgos del animatismo, manteniendo así características del dominio anterior.

Magia

Se encuentra luego de las dos formas ya presentadas (animatismo y animismo) la magia. Esta, junto con el animismo, componen los principios y los orígenes de las raíces de la religión. Henry (1957) afirma sobre las primeras formas de religión: tanto el animatismo, como el animismo y la magia, son solo las formas primarias de la religión, como lo demuestra el estudio de los datos pre-arqueológicos y prehistóricos. Las más antiguas tumbas conocidas que testimonian una creencia religiosa, en un espíritu o en un alma, se remontan a la época musteriense (hombre de Neanderthal enterrado con sus armas de sílex).

Henry decía de la magia que es un “elemento activo, conjunto de acciones que procede del mismo desdoblamiento del mundo y que testimonia la creencia, sea en una eficacia del contacto, sea en una eficacia de los aparecidos”. Así mismo, “la magia es esencialmente religiosa, así como la religión es esencialmente mágica”. La magia como forma religiosa evita el progreso de la ciencia al ser la primera en explicar los fenómenos desde la propia superstición o fantasía, ya que realiza las mismas, puesto que el hombre no es capaz de llevar a cabo esas acciones.

Antezana, diferencia dos tipos de magia:

  • Positiva: Es un acto bueno para el hombre, por ejemplo, danzar alrededor de un símbolo cuya presa se hará realidad. Si se invoca a algún fenómeno natural se conseguirá lo codiciado.
  • Negativa: Llamada también tabú, corresponde a ciertas conductas prohibidas que deben impedir hacer algo para evitar su desgracia. Así, en la actualidad se muestra cómo a los judíos les está prohibido comer carne de cerdo, los cristianos evitan comer carne roja en ciertos días festivos, etc. Pero su origen es que eran tótems. La lista de tabús correspondiente a las prohibiciones de matar y comer animales, se fundamenta en el totemismo.

Causas y motivaciones

Las causas que motivaron la existencia de la religión no sólo son sus raíces sociales, sino también sus raíces gnoseológicas, las cuales se encuentran estrechamente unidas. ¿Dónde se detecta o encuentran las raíces gnoseológicas de la religión? La respuesta la plantea Sujov: “las raíces gnoseológicas de la religión tienen por base el conocimiento humano, vivo, poderoso y omnipotente, que se realiza según leyes determinadas.” Pero no es cualquier ley, sino corresponden a leyes del pensamiento, las cuales reflejan la realidad objetiva en la conciencia del hombre. Entonces, la religión es un producto de la actividad del pensamiento humano lógico y no alguna actividad prelógica, toda vez que no existió semejante forma de pensar. Por esta razón “es la actividad del pensamiento lógico, y no del prelógico, lo que da lugar a la religión”.

La propia percepción de los seres humanos, la observación de la realidad puede ser errónea, equivocada. Por consiguiente, decía Sujov: “la percepción equivocada de la realidad constituye una de las premisas gnoseológicas de su reflejo equivocado en la conciencia del hombre. Por su parte, la toma de conciencia equivocada ayuda a la percepción errónea”. La imaginación, la fantasía es otra propiedad o atributo que tiene el hombre en su actividad mental, donde ayuda a prever, anticiparse mentalmente al futuro.

La premisa para el surgimiento de una de las formas de religión fue que los hombres primitivos consideraron todas las cosas de la naturaleza como seres vivos, semejantes al hombre, llamado animatismo. Aparece cuando el hombre se encuentra desdoblando el mundo de la forma terrenal a lo extraterrenal, o al considerar la fe en los espíritus y almas. Además éstos existen con apariencia de animales, llegan a la primera forma de religión, el animismo.

Tipología

Como se ha comprobado, la relación entre el hombre y la religión se ha dado desde la antigüedad. Esta misma se puede clasificar en tres categorías:

Politeísmo

Se refiere al origen de la religión y los sistemas politeístas. Se cree que el politeísmo (creencia y adoración hacia varios dioses) se originó con el hinduismo cerca del año 2.500 A.C. Las creencias hindúes fueron registradas en el Bhagavad Gita, el cual revela que numerosos dioses estaban sujetos a un dios supremo, Brahma. Aun así, el politeísmo también formaba parte de otras culturas antiguas, como por ejemplo Babilonia, Egipto, Grecia y Roma. Estas culturas veían a los dioses en control de todos los eventos naturales, tales como las lluvias, las cosechas y la fertilidad. Generalmente, las culturas politeístas creían en los sacrificios para apaciguar a sus dioses; los cananeos hacían sacrificios al dios masculino, Baal, y a su contraparte femenina, Astarot. Baal controlaba la lluvia y las cosechas, mientras que Astarot controlaba la fertilidad y la reproducción. Los griegos y los romanos desarrollaron el politeísmo hasta un panteón de dioses y diosas altamente estructurado.

Panteísmo

El Panteísmo (creer que todo es Dios) prevaleció en numerosas culturas antiguas. La creencia de que el universo mismo era divino fue tipificada en las creencias animistas de las culturas africanas y de los indios americanos, la última religión egipcia bajo los faraones y el Budismo, Confucionismo y Taoísmo como culturas del Lejano Oriente. Generalmente, el panteísmo es el principio de que Dios está en todo, y todo es Dios. Por lo tanto, la naturaleza es también parte de él. por ello se debe estar en armonía con la naturaleza. El ser humano debe nutrirla y nutrirse de ella. La humanidad no se diferencia de cualquier otro animal. Se debe vivir en armonía con ellos, entenderlos, y aprender de ellos, enfocando en la relación entre la humanidad y los elementos de la naturaleza.

Monoteísmo

El monoteísmo (la creencia en un solo Dios) es el fundamento de la línea de religiones judío-cristiana-musulmana, las cuales se originaron con un hombre llamado Abraham, cerca del 2 000 A.C. Para las doctrinas religiosas monoteístas, Dios es el ser supremo y todopoderoso, creador del universo, principio, causa y fin último de todo. En este sentido, el mundo, tal como se conoce, es inconcebible sin Él. Como religión, el monoteísmo es profesado por las llamadas religiones de Abrahán: el judaísmo, el islam y el cristianismo. Sin embargo, otras religiones orientales, como el sijismo o el zoroastrismo, son también consideradas monoteístas.

Teniendo en cuenta esta clasificación, se detalla así la tipología de las religiones que se encuentra desde la Antigüedad, y de las cuales se destacan tres:

Cristianismo

El cristianismo es la religión más popular que se puede encontrar alrededor del mundo, con más de 2 mil millones de fieles. Es una de las tres religiones más importantes, considerada como una religión monoteísta. Su base y su fundamento son las enseñanzas que dejó Jesucristo, enviado de Dios. Esta religión se deriva de la vida, las enseñanzas y la muerte de Jesús de Nazaret, en el siglo I D.C.

Geográficamente es la más difundida de todas las religiones, con gran cantidad de fieles y seguidores, aproximadamente más de 2 mil millones de creyentes. Sus grupos más importantes son la Iglesia Católica Romana, las iglesias Ortodoxas Orientales y las iglesias protestantes. El cristianismo se rige bajo el libro sagrado, la Biblia, la cual está compuesta por el Antiguo y por el Nuevo Testamento. Las enseñanzas que se encuentran en el nuevo libro son las que se utilizan para dar pautas morales en la vida de los cristianos.

Judaísmo

Es la religión monoteísta más antigua del mundo. Algunas personas consideran que el judaísmo es una cultura, mientras que otros lo ven como una religión. Hay quienes dicen que ser judío es una nacionalidad, y que la patria judía es la Tierra de Israel.

Como ya se ha mencionado, el judaísmo es la religión monoteísta más antigua, y va de la mano con la historia del pueblo judío. Su fundamento yace en el pacto original entre Abraham y Dios, alrededor del año 1 900 A.C., cuando aquel fue llamado a abandonar su hogar en Ur y viajar a Canaán (más tarde conocido como Palestina e Israel), una tierra que Dios prometió dar a sus descendientes (Briceño V.G. S.F.). El segundo y principal pacto se hizo 450 años más tarde, cuando Moisés liberó a los judíos de la esclavitud en Egipto, de regreso a las tierras de Canaán.

En el monte de Horeb (Sinaí), Dios le dio al pueblo judío los 10 mandamientos y otras reglas para vivir, marcando el comienzo del judaísmo como una religión estructurada. Después del Éxodo, la civilización judía prosperó en los reinos de Israel y Judá, originalmente encabezada por poderosos reyes como Saúl, David y Salomón. En 586 A.C., los babilonios invadieron Jerusalén, llevando a numerosos cautivos al exilio y destruyendo el templo. Un segundo templo fue construido cuando los judíos regresaron alrededor de 538 A.C., el cual fue destruido por los romanos en el 70 D.C. 

Islam

Es la religión musulmana que se ha expandido por parte de África, Asia, Europa y América con el fin de llevar las leyes enviadas por Alá al profeta Mahoma, así como velar que éstas sean respetadas rigurosamente. El islam es un movimiento heterogéneo de varios pueblos árabes cuya finalidad es adaptar los preceptos del islam a la vida política. También puede entenderse como los dogmas que constituyen la religión de Mahoma. El termino islam, de donde proviene el islamismo, significa sumisión o temor a Dios. Tiene dos corrientes, la Sunní y la Chiita.

El islam consiste en actuar en la vida política según los preceptos religiosos que dicta la ley islámica conocida como Sharía o Saría. Este código de conducta está integrado por el libro sagrado del islam, el Corán, el Sunna, el Ijma y el Jtihad.

La religión egipcia

La religión egipcia es una religión politeísta, pero con tendencia al monoteísmo. Cada nomo tenía un dios al que rendía culto principalmente, y luego, rendía culto a los demás de forma secundaria. Estas divinidades se representan como figuras humanas con algunos símbolos, aunque luego algunos se sincretizan. Unas veces tienen cabeza de animal y otras veces sólo se representan con la forma animal.

Todas las divinidades se mantienen sin casi variaciones hasta la época grecorromana, en que desaparecen o se funden con dioses griegos o romanos. La religión egipcia permanecerá durante la época romana hasta el Edicto de Teodosio de finales del siglo IV D.C. Los dioses vienen complementados con la creencia en la vida de ultratumba, que explica el culto de los muertos que se da en toda la sociedad. Esta costumbre data de época prehistórica y afirma que después de la muerte el hombre permanece. Así, además del cuerpo (elemento material) hay otro elemento espiritual: el Ba, que se representa bajo el aspecto de un pájaro con cabeza humana y está ubicado en el interior de las tumbas, a veces volando y a veces quieto. Este es el principio, el soplo vital del hombre, su energía.

Religión griega

En la antigua Grecia, la religión fue un agente integrador de la polis. Los ciudadanos mostraban su compromiso con la ciudad al participar en las ceremonias colectivas de carácter cívico. Por otra parte, las creencias comunes y los santuarios panhelénicos funcionaron como elementos de identidad para el conjunto de los griegos. Se trata de una religión politeísta. El panteón olímpico se componía de dioses con poderes específicos y relacionados entre sí. Estos protagonizaban mitos que permitían explicar el mundo. No eran divinidades todopoderosas: cada una tenía competencias específicas reconocidas por sus fieles. Esta especialización en poderes divinos facilitó en Grecia la asimilación de nuevos dioses procedentes de otros pueblos y culturas.

La religiosidad no se basaba en un sentimiento de fe, ni en la exclusión de unos dioses para asumir otros. Aunque dotados de la inmortalidad y de otros atributos especiales, los dioses tenían personalidad y defectos humanos. De hecho, eran antropomorfos. Sus debilidades propiciaban relaciones conflictivas y hasta disputas entre ellos.

El panteón griego estaba dominado por los doce dioses olímpicos, presididos por Zeus. La docena estaba formada por diez dioses fijos (Zeus, Hera, Poseidón, Ares, Hermes, Hefesto, Afrodita, Atenea, Apolo y Artemisa) y dos variables, elegidos entre Hades, Dioniso, Deméter y Hestia. Se imaginaba a estos dioses habitando en el Monte Olimpo, donde a veces se reunían para decidir el destino de los hombres.

Romana

Los romanos tenían dioses para toda la comunidad, que representaban el culto oficial, y dioses privados, pertenecientes a cada familia en particular, ya que cada una de ellas era una unidad política, económica y religiosa. La tríada oficial estaba integrada por tres dioses de origen indoeuropeo: Júpiter, Marte, dios de la guerra, y Quirino, el rey Rómulo divinizado. Esta tríada fue reemplazada, bajo la influencia etrusca, por Júpiter, Juno y Minerva representados con forma humana (antropomorfismo). También había dioses que representaban a las fuerzas de la naturaleza, llamados númenes, a quienes se les rendía culto en los campos, cuevas y bosques.

El personaje dominante de la religión estatal era el Pontífice Máximo, que ejercía autoridad sobre el resto de los sacerdotes que no se dedicaban solo a la función religiosa, sino que eran aristócratas quienes, además, desempeñaban magistraturas o cargos militares. Entre los más destacados sacerdotes pueden mencionarse a los Pontífices, organizados en un colegio de quince miembros cuya función era fundamentalmente jurídica, brindando asesoramiento legal y supervisando las fiestas estatales y el calendario.

Cuando se produjo la conquista de Grecia, los romanos tomaron como propios los dioses griegos, a quienes cambiaron la denominación, a excepción de Apolo, que continuó con su mismo nombre. Con la conquista de Oriente, el culto de los pueblos influyó decididamente en los conquistadores romanos, tiñendo su religión de un contenido moral del que carecía hasta entonces, ya que la religión romana se componía de una mezcla de ceremonias y ritos que intentaban solamente lograr el favor de los dioses (Hilda, 2006). La religión oriental ofrecía la oportunidad de redención, otorgándole suma importancia a las comidas rituales, al sufrimiento como modo de perdón de los pecados y a las ceremonias de purificación. Dentro de las ceremonias de purificación, se destacó la de taurobolio, primero dedicada al culto de Cibeles, y que luego se extendió a otros dioses. En este ritual de purificación, el devoto era colocado en un hoyo y bañado con la sangre de un toro sacrificado

Hinduismo

Tiene su origen en las creencias más ancestrales de la India, en el periodo Védico, que coincide con el inicio de las civilizaciones en el mundo hace 5000 años. Entre los años 500 y 300 A.C., se produce un gran sincretismo entre todas las corrientes védicas y se elaboran los textos sagrados Upanishad, que ordenan el sistema de creencias y el panteón de deidades hindú.

El hinduismo es un modo de comportamiento, una actitud ante la vida y el mundo. No tiene un fundador, ni un conjunto de principios establecidos, y sus creyentes tienen ideas diversas sobre la divinidad.

El hindú es aquel que reconoce cuál es su deber en la vida, su dharma, y acepta la responsabilidad de sus acciones, su karma, los actos y sus consecuencias en las reencarnaciones futuras. El karma es el conjunto de actos, tanto buenos como malos, que tienen consecuencias en la forma de reencarnarse. Se define dharma como el deber ético y religioso que cada cual tiene asignado según su determinada situación de nacimiento.

Budismo

El budismo es una religión no-teísta, pero también representa una filosofía, un método de entrenamiento espiritual y un sistema psicológico. Se ha desarrollado a partir de las enseñanzas del Buda Siddharta Gautama, quien vivió en el noreste de la India en el siglo V A.C.

El Buda, o Buddha, es un concepto que define a aquel individuo que ha logrado despertar espiritualmente y lleva una felicidad libre del sufrimiento. Cabe destacar que Buda no es un ser sobrenatural, un profeta o un Dios. El budismo no realiza postulados respecto a un creador, y sus enseñanzas no son dictadas como creencias o dogmas, sino que son los mismos practicantes quienes deben comprobarlas por si mismos para luego interiorizarlas.

El propósito del budismo es la eliminación de los sentimientos de insatisfacción vital, producida por el anhelo ansioso. Este, a su vez, es producto de una percepción equivocada acerca de la naturaleza de la vida, la existencia y el ser.

Educación religiosa

Programas como el Máster en Enseñanza de Latín y Cultura Clásica para Filósofos o el Máster en Historia y Magisterio de la Iglesia están dirigidos a lograr que los profesionales dispuestos a darle una oportunidad a TECH Universidad Tecnológica profundicen en las Ciencias Sociales y las Humanidades como área de enseñanza en los centros escolares.

Entre los temas que se incluyen en esta disciplina, el Máster en Educación Católica para Filósofos reúne toda la información relevante para el aprendizaje de las religiones. Además de ser el mejor plan de estudios para lograrlo, dicho posgrado incluye múltiples módulos que te orientarán en el camino para convertirte en un verdadero profesional a través de la última tecnología educativa 100% online.

Artículos relacionados

1 /

Compartir