La Biblia en distintos idiomas
Si hay un libro que tiene una relación extraordinaria con la profesión de traductor, ese libro es la Biblia.
facultad de humanidades · educación secundaria y bachillerato
dom. 04 de abr. 2021
0

Si hay un libro que tiene una relación extraordinaria con la profesión de traductor, este libro es la Biblia. La Biblia es el libro más traducido del mundo por un amplio margen, incluso existen desacuerdos entre la cantidad de traducciones que existen. Toda la Biblia ha sido traducida a casi 700 idiomas, pero solo el Nuevo Testamento ha sido traducido a más de 2000 idiomas. Es por esta cantidad de versiones y traducciones históricas que es fundamental la educación católica para todo aquel que desea comprender la Biblia en distintos idiomas.

La Biblia hebrea

Comparada con la Vulgata latina, la Biblia Hebrea incluye todo el Antiguo Testamento con la excepción de los siete libros deuterocanónicos (Tobías, Judit, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc, 1 y 2 Macabeos) y las partes deuterocanónicas de Ester (10,4 hasta el final) y Daniel (3,24-90; 13; 14).

Hasta donde la tradición judía lo testifica, estos libros nunca pertenecieron a la Biblia Hebrea, aunque el hebreo fuera el idioma original del Eclesiástico y probablemente de Baruc y 1 Macabeos. También el hebreo o el cercano arameo de Tobías, Judit y las adiciones a Ester y Daniel. Aunque algunos de estos libros se escribieron en arameo, no por ello debían ser excluidos de la Biblia Hebrea. Largos pasajes de Daniel (2,4, a 7,28) y de Esdras (4,7 a 6,18; 7,12-26) están en esa lengua. Las versiones protestantes adoptan sólo los contenidos de la Biblia Hebrea.

Mediante su división tripartita, anterior al prólogo del Eclesiástico, en la Ley, los Profetas y los Escritos o Hagiógrafos, la Biblia Hebrea difiere considerablemente de la disposición y orden de los Setenta. Estos han sido adoptados por la Vulgata y las versiones protestantes.

Orden de las Biblias impresas

  • La Ley contenía los cinco libros de Moisés en el orden invariable de Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.
  • Los Profetas comprendían los cuatro libros de los primeros profetas, en el orden invariable de Josué, Jueces, Samuel, Reyes y los cuatro libros de los profetas posteriores: Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel, y los Profetas Menores. Todos los doce formando un solo libro.
  • Los Escritos comprendían los once libros restantes, las obras poéticas, los Salmos, Proverbios, Job, los cinco Megilloth o Rollos (Cantar de los Cantares, Rut, Lamentaciones, Eclesiastés, Ester) y finalmente Daniel, Esdras, Nehemías, y Crónicas, 24 libros en total. Aunque más frecuentemente calculados como 22, al contar a Rut con Jueces y a Lamentaciones con Jeremías.

La Biblia griega

Esta es posiblemente la traducción más importante de la historia. Fue la primera traducción del Antiguo Testamento a otro idioma. Fue la versión más usada por la Iglesia cristiana primitiva. Arroja una gran información sobre el desarrollo del Nuevo Testamento. Aun así, muchos cristianos de hoy tienen poco o ningún conocimiento sobre esta importante traducción del Antiguo Testamento.

¿Qué es la Septuaginta? A menudo se ha usado el término Septuaginta para darle un nombre a la traducción del Antiguo Testamento hebreo y arameo al idioma griego. Al igual que la Vulgata Latina que fue la traducción del Antiguo y Nuevo Testamento al idioma latín, o la Peshitta que es la versión de la Biblia traducida al idioma siríaco. Pero, técnicamente hablando, no existe una versión unificada o completa de «la Septuaginta«. Las copias modernas de esta versión son ediciones «eclécticas», es decir, una colección de los mejores manuscritos griegos reconstruidos para aproximarse a la traducción original del Antiguo Testamento.

Entonces, cuando los académicos usan el término Septuaginta, no se refieren a un solo texto. Más bien se refieren a una colección de traducciones griegas producidas por numerosos escribas en el transcurso de unos pocos cientos de años y, con toda probabilidad, compuestas en diferentes lugares. Hoy, el término se usa generalmente para referirse a las diversas traducciones de la Biblia hebrea al idioma griego.

Formas en que la Septuaginta ha influido el Nuevo Testamento

  • El título de Jesús en el Nuevo Testamento, «Cristo» (Χρίστος), es la traducción griega de la palabra hebrea חיִׁשָמ o mesías.
  • Las palabras con las que todos están familiarizados, como “gloria” (δόξα), “Señor” (κύριος) y “evangelio” (εὐαγγέλιον), derivan un significado especial de la Septuaginta.
  • Otras palabras y frases neotestamentarias vienen directamente de la Septuaginta, incluyendo palabras como «apóstol», «expiación», «pacto», «fe», «perdón», «ley», «paz», «redención», «justicia» y «verdad».

La Biblia latina

Fue el Papa del siglo IV Dámaso I quién encomendó, en el año 383, una versión al latín vulgar de la Biblia al monje Jerónimo de Estridón, ciudad de la provincia romana de Dalmacia. Aunque su localización es desconocida en la actualidad, probablemente estaría en Croacia o Eslovenia. Era un personaje inteligente, cultivado, viajero y políglota, que en esos momentos vivía en Roma. Inmediatamente se puso manos a la obra y sometió a revisión todas las antiguas versiones latinas que circulaban con el objetivo de unificarlas y, por supuesto, de mejorarlas. El primer libro que analizó fue el de los Salmos.

Poco tiempo después a la muerte de su protector, Dámaso se trasladó a Belén en donde corrigió este texto basándose en manuscritos que conoció por Oriente. Terminó revisando todo el Antiguo Testamento latino, teniendo presente el texto hebreo del mismo, esencialmente idéntico al posterior texto masorético establecido en esta lengua en los siglos IX y X en Tiberíades por dos familias de eruditos: las escuelas de Ben Aser y Ben Neftalí. También otros escritos en griego conocidos como Biblia de los Setenta. Pues era una versión a este idioma de los libros del Antiguo Testamento, traducida del hebreo y arameo por presuntamente setenta y dos expertos en el siglo III a.C. en la ciudad de Alejandría, para los judíos de la diáspora que hablaban griego, además de atender a las explicaciones de los rabinos judíos.

Para la traducción del Nuevo Testamento utilizó como base un texto griego muy parecido al Códice Vaticano y la misma Vetus Latina, que era una gran colección de libros bíblicos traducidos al latín, anteriores a San Jerónimo. Ya en el año 405 tenía concluido su trabajo, que es la base de la Vulgata.

Por lo tanto, la Vulgata es la versión al latín vulgar (el que hablaba el pueblo llano) de la Biblia. Lo realizó San Jerónimo y adoptó como propia la Iglesia de Roma. Sin embargo, las antiguas versiones latinas no desaparecieron. Afectaron al texto de la Vulgata en el que se introdujeron elementos de dichas versiones con el transcurrir de los años. Dieron lugar a la lógica confusión textual, con lo cual se tuvieron que llevar a cabo nuevos esfuerzos para establecer de nuevo el texto de la Vulgata.

Traducciones de la Biblia

Existe una enorme discusión acerca de la cantidad de versiones que tiene la Biblia en el mundo. La recopilación de traducciones y el estudio es eficiente por medio de programas especializados como el Máster en Teología Práctica y el Máster en Enseñanza de Latín y Cultura Clásica para Filósofos ofrecidos por TECH Universidad Tecnológica.

Los posgrados de esta institución tienen el mejor plan de estudios para lograrlo. Incluyen módulos de aprendizaje y talleres prácticos necesarios para impartir clases de religión, filosofía y muchas otras disciplinas.

El Máster en Educación Católica para Filósofos está dirigido a lograr que los profesionales de la filosofía de los diferentes ciclos educativos profundicen en la religión católica como área de enseñanza en el centro escolar. Logra convertirte en un verdadero profesional de la educación católica a través de la última tecnología educativa 100% online.

Artículos relacionados

1 /

Compartir