Textos históricos como herramienta educativa
Los documentos son un aspecto fundamental en el proceso de la enseñanza y sirven como herramientas educativas con diferentes fuentes.
facultad de geografía e historia · historia
mié. 28 de abr. 2021
0

Los documentos son un aspecto fundamental en el proceso de la enseñanza. Se tiene que tener en cuenta que los documentos pueden ser fuentes textuales, escritas u orales, pero también fuentes icónicas, imágenes, fotografías, etc. Estos textos históricos, que sirven como herramientas educativas de apoyo, serán descritos a continuación.

Fuentes textuales

Según su origen

  • Fuentes primarias o históricas, cuando proceden del mismo momento o proceso histórico que se está analizando.
  • Fuentes secundarias o historiográficas, cuando se trata de fuentes de conocimiento que no proceden de ese momento o proceso histórico, sino que se trata de fuentes que aportan una información ya filtrada. Por este motivo se las califican como fuentes de información secundaria.

Según su contenido

  • Textos políticos, ya que su contenido expone los depositarios de la soberanía, su gestión o todo aquel elemento vinculado a esta cuestión. Es el caso de  discursos, tratados, declaraciones, manifiestos, crónicas, panfletos… Es decir, todas aquellas fuentes de información que contengan un contenido político.
  • Histórico-literarios: se trata de artículos de prensa, fragmentos de obras literarias, cartas etc. En este apartado se deberá especificar si el texto es periodístico, epistolar (una carta privada, etc).
  • Histórico-jurídicos: son textos que, independientemente de su contenido, vienen expresados en forma de conjunto de artículos, principios o disposiciones. Se trata de  constituciones, tratados internacionales, concordatos, leyes, decretos, normas, órdenes, disposiciones legales, etc.
  • Histórico-económicos: en este caso se trata de textos y documentos que tienen un contenido económico, como informes, gráficos, estadísticas o el comentario de ellos.
  • Histórico-sociales: son los documentos que hacen referencia a la estructura social. En este tipo se pueden incluir cartas, informes, etc. La cuestión es que hagan referencia, de una u otra forma, a cuestiones sociales.
  • Histórico-culturales: Serían los documentos que hacen referencia a aspectos relacionados con las manifestaciones culturales.

Dependiendo del destinario

  • Público, en el caso de que se dirija a un sector amplio de personas.
  • Privado, si se trata de una carta (documento epistolar…) u otro tipo de documento dirigido a una persona en concreto, pero con un cierto grado de intimidad.

Los textos históricos

Los textos son un elemento esencial en el conocimiento histórico. No obstante, como precisan muchas veces la Escuela de los Annales, un historiador debe indagar en todo vestigio que produzca el ser humano de forma individual o en sociedad. Este vestigio se estudia por medio de disciplinas complementarias como la numismática, la arqueología, etc. Son absolutamente necesarios para entender un período histórico.

No obstante, autores como Hayden White consideran que todo resto humano que no proporcione una información explícita se debe rechazar. En caso contrario, se corre el riesgo de que el historiador interponga su propio punto de vista, su propia reconstrucción de los hechos, mientras que un texto es explícito y evidente. Así pues, para autores inscritos en el giro lingüístico, el texto es prioritario. Por el contrario, las personas de hoy piensan que los textos son necesarios para construir el relato histórico, pero también opinan que la Historia (y sobre todo la Prehistoria) deben apoyarse en otras fuentes.

Como consecuencia de todo lo expuesto, los documentos escritos se deben utilizar como fuentes de primer orden. Pero para ello se deberá antes sistematizar una forma de análisis de los documentos. Es el momento en el que la referencia al autor de la fuente, si se conoce, y el momento histórico, adquieren importancia. Sin embargo, aunque en un comentario de texto clásico estos aspectos deben figurar, se considera que es fundamental que estos detalles se expongan en relación al contexto histórico y al tipo de fuente del que se dispone.

Contenido de la fuente

Como consecuencia de todo ello, el primer paso deberá ser una lectura atenta de la fuente propuesta. En esta lectura se pone de manifiesto la competencia lingüística, en concreto, la subcompetencia de comprensión lectora, y es esencial. Ahora bien, en este aspecto se debe asumir que es complejo entender realmente el contenido de un texto sin conocimientos previos dado que, cuando se trata de fuentes primarias, el vocabulario que aparece es en ocasiones abstruso. Además, muchas referencias y metáforas sólo se podrán comprender en toda su dimensión cuando el discente dispone de un armazón conceptual de un cierto nivel. En caso de que ello no ocurra, es necesario que el docente intervenga de una u otra forma.

Comprendido el contenido de la fuente, es necesario exponer las ideas reflejadas en la misma bien de forma correlativa (lo que es más sencillo, más inmediato y más formal), o bien de forma asociada y agrupada por el contenido de las ideas. En este caso se refiere a un ejercicio intelectual propio de operaciones formales. En ocasiones es complejo.

Exposición de las ideas

La exposición de las ideas que se contienen en el documento escrito puede pivotar desde lo más concreto, propio de etapas iniciales como en el primer ciclo de secundaria, hasta la agrupación de las ideas por asociación del contenido. Esta forma de exposición es más propia de segundo ciclo de secundaria e incluso de Bachillerato o de la Universidad. Lo anterior implica recurrir a operaciones intelectuales formales.

Tras la exposición del contenido se debe proceder a relacionar lo planteado en esta fase con lo relativo al autor y a su contexto, así como al contexto de lo que aparece en la fuente. La idea es tratar de valorar el contenido de dicha fuente. Ahora bien, esto impele a pensar que el contenido de las fuentes escritas es relativo. Es precisamente porque al establecer este contenido con la autoría y el contexto, se deduce que se parte de la premisa de que la información no es necesariamente total.

La totalidad, aunque imposible de conseguir, se puede acariciar con la información obtenida con otras fuentes. Tal es el caso de las fuentes orales, las canciones, las películas, el cómic, las obras de arte, etc. Es decir, se trata de poner en juego la información conseguida tras la lectura e interpretación de todo vestigio de la actividad humana.

Otras herramientas educativas

La renovación pedagógica es fundamental para TECH Universidad Tecnológica. En las diferentes materias que ocupa la institución, la Historia de España no es una excepción. Por eso es que ha creado programas intensivos como el Máster en Didáctica de Geografía e Historia de Primaria y el Máster en Didáctica de la Historia y Geografía en Secundaria y Bachillerato.

También es necesario conseguir profesionales de la enseñanza que transmitan su pasión en su tarea diaria. Para ello, TECH ofrece el Máster en Enseñanza de la Historia de España: para tomar decisiones metodológicas variadas frente a los diferentes requerimientos y necesidades de los alumnos.

Artículos relacionados

1 /

Compartir