Planificación de clases
La planificación de clases está formada por el conjunto de operaciones que el docente realiza con el fin de organizar, ejecutar y regular esta actividad educativa dentro de su contexto.
facultad de geografía e historia · educación infantil y primaria
mié. 20 de abr. 2022
0

Para cualquier docente, la planificación de clases es parte fundamental de su proceso de enseñanza, ya que de ella depende que los conocimientos se transmitan de forma más o menos efectiva al alumnado. Es aquí donde reside la responsabilidad en el proceso de enseñanza, especialmente para los docentes de primaria. Tanto para pequeños cursos como para programas completos, no hay que subestimar el alcance y los resultados de la planificación de clases, donde intervienen la didáctica, la pedagogía y los conocimientos particulares de la materia.

¿Qué es la planificación didáctica?

La planificación o programación didáctica es un proceso que forma parte de la actividad del docente y que tiene la finalidad de realizar efectivamente el proceso de enseñanza-aprendizaje. Este proceso de programación establece las pautas para la actuación de un proyecto educativo como puede ser una clase o un curso. La programación está formada por el conjunto de operaciones que el docente realiza con el fin de organizar, ejecutar y regular esta actividad educativa dentro de su contexto. En definitiva, la programación es la planificación sistematizada del proceso de enseñanza-aprendizaje de un área o materia para un grupo específico de alumnos y alumnas durante un ciclo o curso.

Este proyecto de planificación debe tener en cuenta multitud de aspectos como las necesidades y características del alumnado, los objetivos que se desean alcanzar, el tiempo con el que se cuenta para desarrollar los contenidos, etc. Cuanto más ajustada y realista sea la planificación de clases, el proceso de enseñanza-aprendizaje se realizará con mayor o menor grado de calidad. Esta planificación es realizada por los docentes de manera teórica y llevada a la práctica en las aulas, aunque no siempre debe seguirse de manera estricta, pues frecuentemente surgen situaciones que dificultan el seguimiento de la programación y por las que debe modificarse o ajustarse.

¿Qué se debe planificar?

Cabe mencionar que en cualquier materia de la Educación Primaria debe realizarse una múltiple planificación: En primer lugar, una planificación general de la asignatura teniendo en cuenta los plazos de los semestres y ajustando los contenidos a la duración de éstos para poder efectuar una evaluación de los resultados al finalizar. En segundo lugar, una planificación de cada bloque temático o cada tema, con el fin de que se cumplan todos los objetivos y el alumno adquiera todos los conocimientos que se recogen en el Currículo de la Educación Primaria. En último lugar, una planificación de las diferentes clases atendiendo los contenidos, a las actividades que se deben realizar en relación con éstos, a los recursos que se deben emplear para facilitar la comprensión, etc.

Además, en relación al análisis de la consecución de los objetivos, la planificación de las diferentes materias responde a un requerimiento normativo que es el de garantizar el derecho a una evaluación objetiva. Este derecho no puede garantizarse si previamente no se ha explicado a los alumnos en qué consiste la materia y sus contenidos, los objetivos del mismo y los criterios de evaluación. En definitiva, tenemos siete componentes, de los cuales revisaremos los primeros cuatro:

  • La distribución del tiempo
  • Los objetivos de la materia
  • Los contenidos
  • El alumnado y sus necesidades
  • Metodología y estrategias de enseñanza-aprendizaje
  • La evaluación

La distribución del tiempo

El elemento principal en la construcción de la planificación de una programación educativa es el tiempo disponible para distribuir las distintas tareas y actividades que requiere la enseñanza. Pero también el tiempo se convierte en la principal limitación. Pues, como es evidente, el sistema educativo está organizado por clases que duran unos determinados minutos, unos semestres y cursos que duran una serie de meses, unos ciclos que duran unos determinados años, etc. Frecuentemente el tiempo suele ser escaso para la enseñanza de los contenidos, que suelen ser muy amplios.

Los objetivos de la materia

En segundo lugar, en cuanto a los objetivos, estos determinan lo que el alumnado deberá conocer, analizar, explicar, interpretar, aplicar, etc., en el proceso de aprendizaje, tras haber adquirido los conocimientos necesarios. Estos objetivos aparecen recogidos en el Currículo de la Educación Primaria actual para los objetivos generales, así como en el currículo de las diferentes materias para aquellos más específicos. Es fundamental que la planificación de la materia esté dirigida a la consecución de los objetivos establecidos.

Planificación de contenidos

Otro aspecto fundamental que debe tenerse en cuenta a la hora de realizar una planificación son los contenidos. Resulta fundamental que el docente sea capaz de adaptar los contenidos al ciclo o al curso educativo.  Por otro lado, los contenidos y los conocimientos que deben adquirirse son cada vez más, más amplios y más complejos, por lo que realizar una selección de los mismos adecuada favorecerá al correcto aprendizaje.

También atender a las necesidades del alumnado es fundamental, a sus intereses, a sus intereses y motivaciones, pero sin abandonar y dejar de lado el Currículo de la Educación Primaria donde se recogen los contenidos, el docente debe tener la capacidad de adaptar éstos a los alumnos y las alumnas. Además, resulta fundamental adaptar los contenidos al momento. Especialmente en el caso de las Ciencias Sociales, es importante tener en cuenta los acontecimientos sociales, políticos y culturales que puedan suceder coetáneamente.

El alumnado y sus necesidades

Por su parte, el alumnado debe tenerse siempre como protagonista, junto con el docente, del proceso educativo. Ya se ha mencionado en el párrafo anterior la importancia de atender a las necesidades y motivaciones del alumnado, pero también hay que tener en cuenta otros aspectos antes de realizar una planificación. Es el caso de conocer el nivel inicial de los alumnos desde dos facetas:

  • El nivel de conocimientos sobre el tema: se debe considerar el nivel de conceptos y nociones asimiladas y su capacidad de hacerlos efectivos. Tener claro qué conocen o qué saben los alumnos es fundamental pues el proceso educativo debe apoyarse en conocimientos ya adquiridos. Es decir, si el alumnado carece de las nociones básicas de matemáticas como sumar y restar, no se le puede enseñar a resolver raíces cuadradas.
  • El nivel psicológico y social: se refiere a la conciencia de grupo, la diferenciación individual, el grado de madurez del alumnado, las relaciones entre los alumnos, sus valores adquiridos. Resulta fundamental conocer a qué tipo de alumnado se está enfrentando, cómo son las relaciones entre ellos, cómo se enfrentan éstos al mundo, etc., para poder adaptar la enseñanza al tiempo de ellos. No solo hay que tener en cuenta al alumnado como grupo, como una clase, sino también la individualidad de cada uno de ellos, en la medida de lo posible.

Planificación de clases de Geografía e Historia en primaria

Los conceptos anteriormente vistos, si bien son importantes, merecen un tratamiento de mayor profundidad. Debemos complementarlos con la teoría en didáctica y pedagogía más actualizada para el profesorado, así como con metodologías científicas, aplicadas e interdisciplinares. En TECH Universidad Tecnológica lo entendemos, y por eso traemos todos los anteriores conocimientos a nuestro Máster en Didáctica de Geografía e Historia de Primaria. Allí podrás nutrir tus competencias docentes de la manera en que solo la mayor universidad online del mundo te lo ofrece.

Asimismo, tenemos para ti un programa análogo, pero enfocado en Secundaria: el Máster en Didáctica de las Ciencias Políticas, Geografía e Historia Universal en Secundaria. Con él podrás transformar los contenidos más relevantes de las Ciencias Sociales en experiencias significativas de aprendizaje. También contamos con la Maestría en Enseñanza de la Historia de España, que propone una renovación pedagógica a los contenidos de esta área, asegurando el fortalecimiento de tu perfil profesional.

Artículos relacionados

1 /

Compartir