Historia como disciplina académica

En el siglo XIX se consagra la historia como disciplina académica, una disciplina autóctona con rango científico. Esto la lleva a obtener un gran reconocimiento que trae consigo la institucionalización del historiador, el cual comienza a ser retribuido por el propio Estado.

facultad de geografía e historia
martes, 27 de septiembre de 2022
0

La amplia producción historiográfica del siglo XIX hizo que sea conocido como el siglo de la historia, ya que se consagró la historia como disciplina académica. Temas como este son importantes en el estudio de la historia para estudiantes de bachillerato. A continuación, se señalan algunos de los elementos que caracterizaron el panorama político y social del siglo XIX:

  • El impacto de la Revolución Francesa, que generó discursos históricos que reflejan los diferentes posicionamientos políticos.
  • La consolidación del capitalismo.
  • El poder en manos de la burguesía.
  • La aparición del proletariado.
  • La aparición de los estados y con ellos el protagonismo de la nación. El fundamento del Estado es la soberanía nacional que recae sobre el ciudadano.
  • El eurocentrismo, ya que la exportación de las ideas se intensifica con la colonización.

Romanticismo e historicismo

En el siglo XIX se consagra la historia como disciplina académica, una disciplina autóctona con rango científico, que la lleva a obtener un gran reconocimiento que trae consigo la institucionalización del historiador, el cual comienza a ser retribuido por el propio Estado. Por lo tanto, la figura del historiador debe de contribuir al Estado, comportándose como buen ciudadano y actuando de una forma políticamente correcta. 

Además, se comienzan a abordar temáticas muy variadas dentro de la disciplina, surgiendo así especializaciones dentro de los estudios históricos. De igual forma, aparecen múltiples corrientes como el historicismo, el romanticismo, el positivismo, etc. 

El historicismo

El Historicismo es una corriente que considera que todo lo que afecta a las sociedades humanas solo puede entenderse cuando se acude a su dimensión histórica, teniendo para ello en cuenta los condicionantes de tiempo y espacio, ya que pretende entender las cosas desde su propio contexto. Esta corriente se caracteriza por: 

  • Rechazar la existencia de verdades universales independientes de su tiempo histórico. 
  • Rechazar la idea de que la naturaleza humana es inmutable (derecho natural). 
  • Considerar que los hechos son únicos e irrepetibles, y no pueden entenderse en categorías universales. 
  • Las cosas deben ser explicadas en función de las circunstancias en que se produjeron los hechos. 

El romanticismo histórico

El romanticismo histórico procede de la literatura, presentando características que lo asemejan a las artes. Se podría considerar una reacción a los postulados ilustrados, surgiendo en un momento en el que el individualismo comienza a tener fuerza, corriente que refuerza el derecho a ser distinto. Sus principales características son las siguientes: 

  • Defiende la libertad de expresión y pensamiento. 
  • Es políticamente conservador. 
  • Reivindica las sensaciones, lo subjetivo. 
  • Muestra gran interés por la Edad Media. Allí es donde creen encontrar las esencias del pueblo. En este aspecto se manifiesta el interés de los incipientes nacionalismos del momento. 
  • Manifiesta gusto por lo exótico. 
  • Sus formas expresivas son similares a la literatura. 

Herder fue el principal precursor de esta corriente, su idea del volkgeist, traducido literalmente como “espíritu del pueblo”, supone ser una manifestación de la lengua, el derecho, las leyendas, etc., de cada uno de los pueblos. 

Positivismo

El positivismo surge de la filosofía y trata de aplicar algunos de sus elementos en el campo de la historia. Se define como un sistema filosófico basado en la experiencia y conocimiento empírico de los fenómenos naturales como forma de conocimiento. El positivismo considera que la metafísica y la teología son sistemas imperfectos que les impiden ser comprobados. Su influencia no solo estuvo presente en el campo de la historia, también influyó al derecho, la filosofía y la política. 

Historicismo positivista alemán

El historicismo positivista alemán destacó por su academicismo patriótico. La Universidad Alemana del siglo XIX desarrolla una historia cientificista, en la que el historiador, como funcionario del estado, desarrollaba una historiografía acorde al modelo científico. La erudición y la aplicación del positivismo científico iban de la mano, la idea de la esencia de los pueblos de Herder y la historia del derecho. 

De esta forma, se pretendía crear una historia que secundara la unificación política mediante la creación de un pasado común, en tanto que historia nacional alemana, para lo cual se realiza una reconstrucción de la historia antigua. Autores como Niebuhr (Historia de Roma) o Droysen (Historia del helenismo) fueron refutados historiadores académicos alemanes del siglo XIX, sin embargo, Ranke fue el más destacado de ellos. 

Materialismo histórico

Esta corriente fue desarrollada por Marx y Engels al margen del mundo académico universitario, vinculado al movimiento obrero y relacionada con los socialistas utópicos. El materialismo histórico parte de una crítica radical al sistema capitalista y al control del poder por parte de la burguesía, todo ello dentro del contexto de las condiciones de vida del proletariado durante la Revolución Industrial. 

En su obra ponen la teoría al servicio de la acción política, y en el desarrollo de la misma tienen como influencias la economía política inglesa, la filosofía de Hegel y los proyectos reformistas sociales-utópicos. En su teoría plantean que las sociedades humanas tienen como elemento básico el modo de producción, que es la forma en la que los hombres producen sus bienes de subsistencia. 

El modo de producción varía dependiendo del desarrollo que tienen los elementos que intervienen en la propia producción: la fuerza de trabajo (trabajadores) y los medios de producción (tierras, fuentes de energía, maquinaria, etc.). El modo de producción, a su vez, también depende de las relaciones que se establezcan entre los diferentes grupos sociales en el proceso de producción. Marx y Engels consideraban que estas relaciones eran siempre opuestas. 

Desde el materialismo histórico se considera que estas relaciones han establecido durante la historia distintas modalidades: la cuestión esclavista en el mundo antiguo, la feudo-vasallática en Edad Media y la relación capitalista-proletario en Edad Moderna.

Historia en el siglo XIX

En resumen, durante el convulso siglo XIX la historia se convirtió en una herramienta de gran importancia. La consagración de la historia como disciplina académica surgió de la mano de unos crecientes intereses políticos en tanto que creadores de identidades nacionales. A su vez, los avances científicos la fueron dotando de elementos cada vez más críticos y apareciendo múltiples corrientes como el historicismo o el romanticismo histórico. 

Con la llegada del positivismo de Comte la historia se volvió más crítica e intentó generar un conocimiento más científico. Este acercamiento más racional al pasado fue integrado en la academia alemana junto al romanticismo de Herder, creando una historia nacional y patriótica.  En este mismo contexto surgió el método rankeano, el cual abogaba por el tratamiento científico de los documentos. Con Langlois y Seignobos se creó un método de crítica documental que buscaba eliminar la subjetividad de los autores de las fuentes y, además, promover un ejercicio metódico de posterior reconstrucción del pasado. 

Para finalizar, en el siglo XIX también surgió el materialismo histórico como teoría histórica, aunque en este caso no apareció vinculada con la academia, sino con el movimiento obrero. 

Didáctica de la historia en secundaria y bachillerato

Así como se estableció la historia en tanto que disciplina académica, también lo hizo la geografía, transformaciones epistemológicas que a lo largo de la historia resultaron claves en la enseñanza de las disciplinas a nivel de secundaria y bachillerato. Por lo tanto, si deseas profundizar en la manera de enseñanza y los contenidos pedagógicos, académicos y didácticos para este grupo de estudiantes, en TECH Universidad Tecnológica te ofrecemos el Máster en Didáctica de la Historia y la Geografía en Secundaria y Bachillerato, el programa indicado para ti que podrás cursar de manera 100 % online. 

Si buscas programas avanzados con un enfoque similar que potencien tu carrera profesoral, te ofrecemos el Máster en Geografía y el Máster en Enseñanza de la Historia de España. Nuestros programas son completos, exhaustivos y cuentan con las herramientas pedagógicas y metodológicas más recientes. Además, gracias a su modalidad digital, puedes equilibrar tu vida personal, profesional y académica. 

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir