El proceso de hominización
El proceso de hominización representa uno de los temas más interesantes de la historia, aunque siga siendo un misterio.
facultad de geografía e historia · educación secundaria y bachillerato
mié. 06 de oct. 2021
0

Sin duda alguna, los orígenes del ser humano representan uno de los temas más interesantes de la historia. En la actualidad todavía sigue siendo un misterio la procedencia exacta de esta especie, aunque cada año, gracias a la tecnología, se han resuelto enigmas sobre dicho proceso de hominización.

Origen del hombre

Son muchas las teorías que han surgido sobre la evolución humana. Teorías polémicas y que al día de hoy siguen siendo objeto de debate entre especialistas e historiadores. En la actualidad, la investigación sobre el origen del hombre es trabajada por numerosos especialistas de varios campos, con el fin último de construir una cronología precisa sobre cómo y cuándo surgieron los orígenes del actual ser humano. Tratan de averiguar sus raíces y reconsideran su comportamiento social y cultural.

Los primeros indicios sobre los antepasados comunes son de la época Terciaria. Fue una época en la que los primates (patrón común que une a especies parecidas a la del ser humano como gorilas, chimpancés u orangutanes, por ejemplo) empezaron a diversificarse en numerosas especies. Así empezaron los inicios de la escala evolutiva.

Esto diferencia al ser humano de otros primates, aunque estos sean primos de la especie humana, pero con una carga genética diferente a la del ser humano. Es por eso que es fundamental diferenciarse de ellos. Se debe resaltar que la evolución actual del ser humano no ha sufrido diferentes etapas, sino que son ramificaciones diferentes de ese antepasado común primate. Ha tomado caminos diferentes hasta adoptar el aspecto que se tiene hoy en día.

Si bien el proceso evolutivo tiene determinados puntos que aún no se saben cómo han evolucionado hasta el día de hoy, el progreso evolutivo hasta llegar al Homo sapiens sapiens se podría trazar de la siguiente manera, teniendo siempre en cuenta que son especies diferentes y que no significa que sea una escala evolutiva consecuente, sino que las diferentes especies que han surgido lo han hecho de un patrón común: el primate.

Progreso evolutivo

Hay que guiarse a través de varias especies para ver el progreso físico que alcanzó el homo sapiens. Esta escala de la que se habla y que sirve de referencia es la siguiente: Australopithecus – Homo habilis – Somo sapiens. Hay que remontarse hasta finales del Mioceno y principios del Plioceno, época en la que los continentes se transformaron. Modificaron las unidades de relieve y la hidrografía del planeta, destacando el Rift en la África oriental, foco de investigación en la búsqueda de todos los antepasados.

Cierto es que la ciencia actual ha evolucionado de tal manera que ciertas teorías clásicas han quedado obsoletas. Se puede hacer una estimación sobre cuándo las características biológicas actuales tomaron un camino evolutivo diferente de todos los parientes biológicos más próximos. Se calcula que hace unos 5-8 millones de años, en el Plioceno.

Mecanismos de evolución

Las similitudes entre las diferentes especies que han surgido del primate son muy similares. Incluso han llegado a compartir una carga genética muy elevada, pero aún con todo ello, las diferencias son claras. Más si se llegar a profundizar sobre su aparato locomotor o el tamaño y desarrollo de su cerebro. Son varios criterios los que se tienen que considerar para desarrollar la evolución humana, pero fundamentalmente se ciñen a los siguientes:

Locomoción

El bipedismo es uno de los rasgos fundamentales que tiene el ser humano actual. En algún momento del pasado, una de las especies con patrón común en el primate, descendió de los árboles a la sabana, simplemente por una necesidad biológica: sobrevivir.

El nuevo paisaje, debido a diferentes cambios climáticos, hizo que esa especie se pusiese de forma erguida para divisar lo que tenía a su alrededor, con los consiguientes peligros que eso podría causar. Las características del bipedismo son apreciables en el orificio por el cual la médula espinal está conectada al cerebro. El bipedismo significa la liberación de las extremidades anteriores, donde el progreso desarrolló las manos con pulgar oponible. Esto les permitía agarrar instrumentos del ambiente para utilizarlos como autodefensa ante aquellos otros seres que habitaban en su entorno.

Un ejemplo claro, además de la especie humana o cualquier otra de la rama de los homínidos, es la del chimpancé, capaz de agarrar palos o piedras. Sin embargo, no ha desarrollado una cultura similar a la que hicieron los primeros homínidos, quienes eran capaces de fabricar y pulir herramientas, síntoma de un desarrollo mayor del cerebro.

Mandíbula

Que los primeros homínidos hayan caminado de forma erguida conllevó a una serie de cambios anatómicos adicionales. La posición vertical del aparato locomotor hizo que los músculos nucales fueran desapareciendo, pero no así que el cráneo se desarrollara.

La reducción de la mandíbula fue una de esas consecuencias, sin necesitar de unos músculos masticadores fuertes. La cresta sagital desapareció y con ello, al caminar de forma erguida y desarrollar un cráneo de forma vertical, fue posible. Así poco a poco se iba adquiriendo una apariencia similar a la del humano, aunque con diferencias notorias.

Cráneo

El aumento de la capacidad craneana ha ido progresando desde el primer homínido. Eso ha sido posible por el análisis de restos óseos de mandíbula, cara y la propia bóveda craneal. Los dientes son sin duda una fuente de información importantísima, teniendo en cuenta desde los incisivos hasta los molares. Es clave relacionar que la mandíbula, además de contener las piezas dentales y la arcada dental del maxilar superior, junto con el mentón, ha evolucionado. Se hizo más prominente en las diferentes especies de homo existentes.

Los arcos cigomáticos o pómulos, son uno de los aspectos más destacados, al igual que las órbitas oculares en la evolución de la cara respecto al cráneo. El cerebro ha sido y sigue siendo una de las partes más significativas en cuanto a evolución se refiere. De los diferentes homínidos se han pasado de unos 400 cm3 a unos 1600 cm3 que tiene el Homo Sapiens Sapiens. Es decir, al igual que nuestra especie. Un proceso evolutivo muy rápido, destacando una complejidad inigualable a cualquier otra especie de la Tierra.

El progresivo desarrollo del cerebro en equilibro con el resto de su cuerpo queda reflejado en su capacidad de hablar, gracias al desarrollo de la faringe.

El género homo

Antes de adentrarse en el desarrollo de este punto, es necesario aclarar qué significa el proceso de hominización. Se podría definir como el proceso evolutivo mediante el cual una especie va adquiriendo progresivamente los rasgos anatómicos y exclusivos que la diferencian de otra, que les une con un antepasado común. Pero se han desarrollado de forma tal que la carga genética impide la procreación.

Además de una evolución biológica, es necesario interpretar la evolución cultural. Es tal vez la cultura el rasgo más distintivo de la especie humana. El estudio de la evolución está en constante debate por lo que es difícil aclarar al cien por ciento todo el misterio que conlleva el origen de dicha especie hasta la actualidad. Hay que fijarse en los patrones más aceptados dentro del mundo científico.

Antes de comenzar a analizar los primeros homínidos, es importante señalar que el primate como patrón común de los homínidos y de la especie humana también abarca a una serie de animales con rasgos comunes como, por ejemplo:

  • Desarrollo de la visión, ojos en posición frontal, sensibilidad a los colores.
  • Manos y pies con pulgares oponibles y almohadillado en las plantas.
  • Dieta omnívora.
  • Socialización muy alta.

Homo habilis

Representa el género homo más antiguo encontrado hasta la fecha. Los fósiles que han determinado a esta variante de Homo, se han encontrado en el valle del río Omo, Olduvaiy tal vez, el más significativo, en Koobi Fora. La cronología varía pues se han encontrado restos del Homo habilis datados hace unos 2,3 millones de años. Pero también hay restos de habilis que se han encontrado hace unos 1,6 millones de años.

Su propio nombre ya lo indica: fue el primer homínido y se repite que, hasta la fecha actual, pudo fabricar útiles a base de piedra para facilitarse así las tareas de caza y las tareas domésticas. La gran duda proviene de su origen. Se considera al día de hoy que los restos más antiguos del habilis han sido encontrados hace 2,3 millones de años. Entonces habría que responder al enigma que plantean las herramientas originadas hace 2,7 millones de años en el río Awash, pero estas carecen de restos homínidos.

El físico del habilis no era muy diferente al del Australopithecus. De hecho, tenían bastantes rasgos comunes. Tenía una cabeza algo diferente y con mayor capacidad craneal, entre 550 y 700 cm3. Los molares se habían reducido, pero a su vez se desarrollaron los incisivos. El aumento del cerebro y del aparato masticador trajo como resultado un elevamiento del cráneo, de forma redondeada y una notoria reducción de la cara. En cuanto a su estatura, no eran excesivamente altos, se estima que llegaban alrededor de los 1,5 metros. La compensación de sus extremidades también era desproporcionada, pues poseían brazos demasiado largos, parecidos a los australopithecus.

La clasificación de habilis se debe a que esta especie fue capaz de hacer herramientas de piedra muy primitivas. Se les ha catalogado como cultura de los guijarros.

Homo erectus

Grupo que aparece de forma numerosa en gran parte de Europa y Asia. Suele catalogarse a esta especie como la siguiente a la del Homo habilis. Existen restos óseos desde 1,8 millones de años hasta unos 70 000 años del presente aproximadamente. Esta especie ha sido muy controvertida, porque a los restos con similares características encontradas en África, se le ha llamado Homo ergaster. Una especie que vivió entre 1,8 y 1,5 millones de años.

De ser así, es posible que hayan existido entre 1,8y 1,6 millones de años. Puede que hubiesen convivido a su vez con las variantes de homínidos como Rudolfensis, habilis, ergaster y erectus. Eso sin contar con los parántropos (especie entre Australopithecus y Homínidos). El Homo erectus presenta numerosas variedades regionales, las cuales son:

  • Homo erectus esteafricanos cuyas localizaciones más conocidas son: Nariokotombe, Koobi Fora,Lleret y Olduvai.
  • Atlanthropus norteafricanos; localización: Ternifiney Salé.
  • Anteneandertales europeos, o más comúnmente conocidos: Homo Heidelbergensis, localizaciones como Mauer, Atapuerca, Aragó, Ehrinsdorf, Swanscombe, Fontechevade, Petralona o Steinheimentre otras, han registrado restos de esta especie.
  • Sinanthripus en China, cuyas fosas más reconocidas son las de Yuanmou, Lantian, Yianku o Zukudianentre otras.
  • Pithecanthropus y Meganthropus en Asia Oriental, y en concreto en la isla de Java. Fosas más reconocidas las de Modjokerto o Sangiran.

El físico de los erectus presenta gran variedad entre su género. Desde la cronología de unos y otros hasta la ubicación (gran debate sobre la diversidad racial). El debate es tan complejo a la hora de establecer y determinar parámetros, al igual que clasificar la región. Con esto es casi imposible determinar bajo unos parámetros comunes a la especie de Homo erectus. Muchos expertos, han catalogado a esta especie, dentro de sus numerosas variantes, como Homo Sapiens primitivo. De ser así, el género Homo sería catalogado como una única especie con infinitud de estadios evolutivos hasta alcanzar la fase de Homo Sapiens Sapiens. Las variedades de Homo, se presentan complejas por la poca información al respecto y lo difícil que se hace catalogar a una especie dentro de la familia Homo.

Homo sapiens

La especie Homo Sapiens ha presentado una gran controversia entre los expertos, pero se puede establecer con casi total certeza que nuestra propia especie está representada por dos subespecies: Homo sapiens sapiensHomo sapiens neandenthal.

El Homo neandenthal es una variedad encontrada en Europa que apareció hace unos 100.000 años proveniente de una de esas numerosas variantes dentro del Homo erectus. Se llegó a expandir hasta Asia Central. El misterio del neandenthal está en que en torno al año 35 000 a.c. desapareció completamente, sustituido por el Homo Sapiens.

Los yacimientos más característicos del neandenthal se registran en Europa (La Ferrasie, La Quina, La Chapelle- aux-Saints, Gibraltar, Zafarraya, Monte Circeo, Krapina, etc). También se han encontrado restos en yacimientos de Próximo Oriente como los yacimientos de Shanidar, Kebarao Tabun entre otros. En Asia Central hay que destacar elyacimiento de Teshik-Tash.

Sus rasgos más llamativos estaban en que el volumen encefálico había aumentado hasta los 1500 cm3 con un cráneo más alargado. Contaban con huesos más espesos y fuertes arcos supraorbitales. La cara era muy ancha y tenía pómulos elevados y redondos. También una mandíbula ancha y sin mentón.

La tecnología ha facilitado conocer el origen del hombre moderno. Al día de hoy se recalca que el hombre moderno surgió en África hace unos 200.000 – 150.000 años, pero aún no se puede asegurar rotundamente ya que la comunidad de antropólogos se remite a la falta de fósiles, generando gran controversia sobre el origen del ser humano actual.

La historia del hombre

Programas como el Máster en Didáctica de la Historia y la Geografía en Secundario y Bachillerato o el Máster en Didáctica de Geografía e Historia de Primaria están dirigidos a docentes que, con la ayuda de TECH Universidad Tecnológica, desean conocer nuevas posibilidades de enseñanza para sus clases. Es decir, para aquellos que quieren transmitir temas tan importantes como la historia del hombre por medio de metodologías apoyadas en plataformas educativas que promuevan el aprendizaje.

Con dichos cursos centrados en la Geografía, la Historia y la Docencia, como es el caso del Máster en Didáctica de las Ciencias Políticas, Geografía e Historia Universal en Secundaria, se pretende, a través de un proceso constructivista, transformar los contenidos más relevantes de las Ciencias Sociales en experiencias de aprendizaje.

Artículos relacionados

1 /

Compartir