Diagnóstico en fisioterapia
El diagnóstico en fisioterapia es el proceso de análisis de las deficiencias y discapacidades observadas y/o estudiadas.
facultad de fisioterapia · rehabilitación
dom. 11 de abr. 2021
0

El diagnóstico en fisioterapia es el proceso de análisis de las deficiencias y discapacidades observadas y/o estudiadas. Estas deducciones permiten establecer un programa de tratamiento en función de las necesidades observadas y escoger el modelo terapéutico apropiado a realizar.

Lo más importante de la anterior definición hace constatar que el diagnóstico es el primer paso para crear un correcto programa de tratamiento. Además, van íntimamente unidos una cosa con la otra. No solo no se puede crear un programa de tratamiento sin un buen diagnóstico, sino que cuanto mejor sea el diagnóstico, mejor será el tratamiento.

Durante muchos años la fisioterapia se ha dedicado al tratamiento de diferentes afecciones o patologías. Trata sus síntomas sin, en muchas ocasiones, entrar en el detalle de cuál era el origen del mismo. Por tanto, sin dar una relevante importancia al diagnóstico. Se debe empezar a trabajar el concepto de diagnóstico y darle toda la amplitud posible. Porque cuanto más amplio sea este concepto, más al origen de la afección o la patología se puede llegar.

Introducción de la fisioterapia

En la actualidad, por suerte tanto para el profesional como para el paciente, el tratamiento ya no es simplemente de los síntomas que provoca la afección. Es todo un proceso de diferentes pruebas diagnósticas y herramientas que dispone la fisioterapia junto con el conocimiento y la práctica del profesional. Lo anterior provoca un mayor avance tanto en el proceso del diagnóstico como para elegir la mejor práctica de fisioterapia, haciendo de esto una parte importante del tratamiento.

Por lo tanto, la figura del fisioterapeuta y la fisioterapia ha cambiado mucho en los últimos 20 años. De ser un profesional casi desconocido que únicamente estaba dedicado a aplicar los tratamientos que prescribía el médico, pasó a ser un profesional con independencia y autonomía para poder decidir la técnica de tratamiento que desea realizar. Puede decidir la manera de mejorar el estado del paciente que acude a su consulta. Esto ha sido gracias a la posibilidad de empezar a practicar las técnicas de diagnóstico a disposición del fisioterapeuta.

Motivo de diagnóstico

Dependiendo del tipo de lesión, afección, o dolor que tenga el paciente, hace que acuda de primeras a una sesión de fisioterapia o a una consulta médica. Aún se mantiene un concepto social de que la fisioterapia es para patologías leves o de necesidad superficial. Sin embargo, es labor de todos los fisioterapeutas mostrar seriedad a la hora de hacer las diferentes pruebas diagnósticas cuando se trabaja con el paciente.

Se puede diferenciar, por tanto, el diagnóstico médico con el diagnóstico de fisioterapia. Por una parte, el del médico tiene un vademécum de enfermedades y, mediante el diagnóstico, lo que busca es relacionar la parte del cuerpo con la afección. De esta forma crea un tratamiento que puede ser farmacológico, quirúrgico, educacional, etc. En cambio, el diagnóstico de fisioterapia no se basa en este modelo médico, sino en uno cuya característica principal es considerar el cuerpo humano como un todo. Incluye tanto parte visceral como el aparato locomotor y cada parte del cuerpo íntimamente unida y en relación unas con otras.

El diagnóstico debe ser un proceso de valoración y revaluación constante o periódica. A través de la valoración y del diagnóstico, el fisioterapeuta podrá marcarse unos objetivos de tratamiento concretos y alcanzables, lo más beneficiosos para el paciente.

Proceso de valoración

Toda esta información que se le da al paciente entra en su proceso de recuperación una vez que el fisioterapeuta lo ha valorado y diagnosticado. Crea el plan de tratamiento y el paciente entra en un proceso de recuperación basado en la confianza depositada en el paciente. Por lo tanto, todo este proceso tiene una gran importancia. Forma parte ya del proceso de recuperación. Si el fisioterapeuta no es capaz de ganarse la confianza del paciente en este proceso inicial, va a tener que dedicar el resto de la sesión o sesiones sucesivas a ganarse su confianza. Todo esto favorece el proceso de recuperación.

Durante este proceso de valoración se pueden llevar a cabo diversas pruebas, todas con la finalidad de que el fisioterapeuta recopile datos sobre el paciente y su dolor. Tras la exploración física del paciente y la evaluación de sus movimientos se podrá crear el programa de recuperación. Este puede ir desde una sola sesión hasta un programa más prolongado, pero en ambas ocasiones esta recogida de datos es prioritaria.

Esta valoración lleva al diagnóstico fisioterápico, uno de los pilares principales para un buen trabajo funcional. El diagnóstico, junto a reevaluaciones periódicas realizadas en la clínica, permitirá conseguir el mejor tratamiento y una recuperación óptima para cada caso.

Procesos fisioterapéuticos

Un error en el diagnóstico médico puede dirigir hacia una incorrecta práctica fisioterapéutica. Para ayudarte a conseguir un elevado conocimiento en este campo, TECH Universidad Tecnológica ha diseñado estos completísimos posgrados como el Máster en Fisioterapia Neurológica en Enfermedades Degenerativas y el Máster en Fisioterapia Deportiva.

El Máster en Diagnóstico en Fisioterapia es uno de los pilares en el correcto tratamiento de cualquier tipo de paciente y patología debido a que cuanta con el programa más actualizado del mercado.

Artículos relacionados

1 /

Compartir