Adaptaciones neuromusculares
Diversos estudios han demostrado que la participación en un entrenamiento sistemático de la fuerza máxima se acompaña de adaptaciones neuromusculares.
facultad de fisioterapia · fisioterapia deportiva
mié. 05 de may. 2021
0

Diversos estudios han demostrado que la participación en un entrenamiento sistemático de la fuerza máxima se acompaña, de forma proporcional, con las adaptaciones neuromusculares según el ejercicio realizado. La producción de fuerza, independientemente de la edad y el sexo, tendrá como objetivo mejorar la fuerza máxima, la fuerza explosiva o la potencia máxima.

Reclutamiento de unidades motoras

Las fibras inervadas por una neurona son todas del mismo tipo y su número varía mucho dependiendo el caso que hablemos, desde alguna decena a más de mil. Si el número de fibras que activa una neurona es bajo (como en el globo ocular 10/1), el movimiento de la musculatura puede ser muy preciso. Si por el contrario, un grupo muscular agrupa muchas fibras musculares por neurona (400/1 en el dorsal, por ejemplo), será potente y brusco.

Cada músculo a su vez está formado por multitud de unidades motoras. La fuerza generada por el músculo depende del número de neuronas motoras que activan sus respectivas fibras. También de la frecuencia con la que lo hagan (entre 10 y 100 impulsos nerviosos por segundo).

El tamaño de la neurona motora difiere según el tipo de fibras que controla (pequeña-fibras lentas, grandefibras rápidas, media-fibras intermedias). Así mismo, cabe destacar que las fibras musculares se contraen por el principio de “todo o nada”. No hay contracción parcial: se contraen o no se contraen. Estas tienen un umbral de activación que debe ser sobrepasado si queremos que se contraigan. Y una vez superado, una sobreexcitación no producirá una contracción más fuerte.

Se sabe que para mover una carga muy pequeña se necesitarán pocas unidades motoras (fibras lentas). Por lo contrario, una carga máxima requerirá activar el mayor número de unidades motoras posibles, tanto rápidas como lentas con mucha frecuencia y una correcta sincronización.

Sincorinización

La máxima tensión desarrollada por un músculo se manifestará en el momento en que se contraigan, de forma sincronizada, el mayor número de unidades motoras (sincronización de unidades motoras). En personas sedentarias, el número de unidades motoras que pueden ser movilizadas en tensiones de fuerza máxima, no supera un 25-30 % de las unidades motoras potenciale. Mientras que en personas entrenadas este porcentaje puede llegar a un 80-90 %. Esto suele conocerse como coordinación intramuscular. El proceso que permite aumentar el número de unidades motoras que pueden ser reclutadas en forma sincronizada, parece estar en la inhibición del circuito de Renshaw por parte del sistema nervioso central. Se debe a que este circuito es el responsable de la inhibición de las motoneuronas a las que se encuentra asociadas.

En este sentido, Pierrot-Deseilligny & Mazieres (1984) observaron que el circuito de Renshaw recibe, a través de las vías descendentes, una influencia inhibitoria o facilitadora. Esta dependerá del tipo de contracción a realizar. Paillard (1976) También señaló que las motoneuronas de una misma población tienden a sincronizarse debido a la dependencia del mismo mando central. Igualmente por los efectos del campo eléctrico, los cuales son provocados por las motoneuronas colindantes. Por otra parte, Milner-Brown et al. (1973), observaron que durante una contracción isométrica de creciente magnitud, el principal mecanismo para incrementar la tensión era el reclutamiento de unidades motoras adicionales. Pero si los niveles de fuerza son más altos, el mecanismo predominante es el aumento de la frecuencia de excitación de las unidades motoras.

Con bajos niveles de tensión muscular casi no se puede observar sincronización. Las unidades motoras comúnmente son activadas en forma de contracciones “dinámicas” breves. Durante una activación asincrónica, cuando una unidad motora se desactiva, otra está siendo activada. Este patrón crea una producción de tensión muscular, la cual permite la realización de movimientos suaves. El incremento en la activación muscular a través del incremento en el reclutamiento o en la tasa de disparo puede aumentar la producción de fuerza muscular.

Drive neural

Los músculos reciben una señal de activación neural del conjunto de neuronas motoras inervantes (Heckman y Enoka, 2004). Esta señal, es la suma de las actividades de picos de las neuronas motoras. Se denomina impulso neural al músculo. Este se genera mediante la transformación de la entrada sináptica a las neuronas motoras, en trenes de picos de salida. La transformación de la entrada sináptica de cada neurona motora es un proceso no lineal. Por lo tanto, una entrada oscilatoria que pasa a través de una neurona motora genera componentes oscilatorios de salida, no necesariamente presentes en la entrada.

No obstante, si un componente común es la entrada de varias neuronas motoras, este componente estará presente en la salida de cada neurona motora (junto con los componentes no lineales). Por lo tanto, se enfatizará, en relación con otros componentes, en el impulso neural. Esta observación explica la presencia de coherencia significativa EEG-EMG y EMG-EMG. Además, también se ha observado que la señal de fuerza expresada por una población de unidades motoras está altamente correlacionada con el componente común de los trenes de picos de salida. Actúa en el ancho de banda de baja frecuencia de la variabilidad de la fuerza, mientras que los componentes de los trenes de picos de salida tienen una influencia menos importante sobre la fuerza.

Las entradas comunes (correlacionadas) a las neuronas motoras determinan un cierto grado de correlación en los trenes de picos de salida. Aun así, el grado de correlación en la entrada y en la salida no están asociados linealmente.

Órgano tendinoso de Golgi

Las adaptaciones neuronales al entrenamiento de fuerza implican la desinhibición de los mecanismos inhibidores, así como mejoras en la coordinación intra e intermuscular. La desinhibición afecta los siguientes mecanismos:

  • Órganos del tendón de Golgi: receptores sensoriales, ubicados cerca de la unión miotendinosa. Provocan una inhibición refleja del músculo que inervan cuando sufre una tensión excesiva, ya sea por acortamiento o estiramiento pasivo.
  • Células de Renshaw: neuronas de conexión inhibidoras (interneuronas). Se encuentran en la médula espinal, cuya función es amortiguar la velocidad de descarga de las motoneuronas alfa, evitando así el daño muscular derivado de la contracción tetánica.
  • Señales inhibitorias supraespinales: señales inhibitorias conscientes o inconscientes que provienen del cerebro.

Adaptaciones al entrenamiento de fuerza

Trabajar la fuerza y el acondicionamiento físico en los deportistas es fundamental en la prevención de lesiones. TECH Universidad Tecnológica promueve el estudio de tratamiento de las diferentes enfermedades crónicas no transmisibles que afectan a la fisioterapia por medio del Máster en Prevención, Rehabilitación y Readaptación de Lesiones Deportivas para Fisioterapeutas y el Máster en Fisioterapia Deportiva.

Por otro lado, el Máster en Entrenamiento y Programación de la Fuerza para el Rendimiento Deportivo para Fisioterapia ofrece la posibilidad de un entrenamiento clínico supervisado por un fisioterapeuta. Esto disminuye la debilidad muscular y el riesgo lesivo debido a que se trata de un método efectivo para la masa muscular y la fuerza.

Artículos relacionados

1 /

Compartir