La mayor facultad de farmacia del mundo”

¿qué quieres aprender?

cursos destacados

1 /

docentes

1 /

Cursos en Farmacia Comunitaria

Actualmente en la mayoría de los países desarrollados la farmacia comunitaria está evolucionando hacia la prestación de servicios farmacéuticos orientados hacia una asistencia centrada en el paciente. Desde finales del siglo pasado, con el nacimiento del concepto ‘cuidado farmacéutico’, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la Federación Internacional de Farmacéuticos (FIP) y numerosas entidades, agrupaciones y sociedades científicas, han promocionado una reestructuración de la profesión. El objetivo ahora no solo es dispensar medicamentos al público, sino participar en numerosas campañas de educación y de prevención sanitaria para promover una mejora de la salud y un mayor bienestar en los ciudadanos. Para ello, los profesionales deben realizar otro tipo de actividades relacionadas con una detección de patologías ocultas, así como un control y una evaluación de los parámetros útiles para evaluar la efectividad de los medicamentos que utilizan los pacientes.

La educación de la Universidad TECH

Con el fin de formar a profesionales capacitados para desarrollar los objetivos mencionados anteriormente TECH Universidad Tecnológica cuenta con una serie de Cursos en Farmacia Comunitaria que ofrecen una visión completa y detallada de los servicios farmacéuticos asistenciales desde un punto de vista eminentemente práctico. Siendo TECH la mayor universidad del mundo en español, gracias a sus programas 100% digitales, favorece a la adquisición de habilidades mediante un sistema audiovisual potente que posibilita el desarrollo de talleres online de simulación; es este caso, atención de paciente con diferentes patologías, para que al momento de ejercer la actividad profesional real el estudiante sepa cómo actuar con prontitud y efectividad. Este tipo de especializaciones están cimentadas por las investigaciones de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria, específicamente por los lineamientos de los Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales, un compendio de competencias que permitan al farmacéutico actuar como un verdadero agente sanitario: prevención de la enfermedad, mejora de la salud de los ciudadanos y optimización de los medicamentos.

Competencias del farmacéutico comunitario

La profesión farmacéutica comunitaria es una profesión sanitaria reconocida legalmente, con actividades y funciones dirigidas a la producción, conservación y dispensación de medicamentos, así como la colaboración en los procesos analíticos, farmacoterapéuticos y de vigilancia de la salud pública. En ese sentido, los alumnos de la Universidad TECH deben adquirir competencias que le apuesten a la colaboración interprofesional para optimizar recursos y obtener el máximo valor posible de cualquier intervención sanitaria. Es decir, médicos, farmacéuticos, enfermeros y otros profesionales de la salud tienen la obligación de colaborar entre ellos para garantizar un uso seguro, responsable y eficiente de servicios, intervenciones sanitarias y medicamentos, para optimizar los recursos públicos y privados destinados a la salud de los ciudadanos, aunque respetando siempre las competencias propias de cada profesión y colaborando en aquellas comunes del sector sanitario.

Servicios asistenciales farmacéuticos

La dispensación, la recomendación farmacéutica, el seguimiento farmacoterapéutico, la revisión del estado de los medicamentos, la adherencia a los tratamientos, la conciliación de medicamentos de elevada demanda hospitalaria o la preparación de sistemas personalizados de dosificación son servicios profesionales altamente solicitados, soportados por numerosos estudios nacionales e internacionales y bien valorados por los pacientes. Sin embargo, el servicio asistencial farmacéutico va todavía más allá: supongamos que llega un paciente del ámbito de las toxicomanías (uso de drogas ilícitas, bebidas alcohólicas o medicamentos de venta con receta o de venta libre, con fines diferentes a los que están destinados, o para su consumo en grandes cantidades) a un establecimiento farmacéutico. Esta persona se considera como drogodependiente (enfermo crónico), de modo que siendo el farmaceuta comunitario un profesional sanitario accesible y cercano, es posible pensar en él como un instrumento útil para colaborar en el abordaje sanitario, e incluso social, de este tipo de enfermos.

Campañas para promover y preservar la salud

TECH, con especializaciones universitarias respecto a los servicios profesionales farmacéuticos, orientados a la salud comunitaria, entrega a través de actualizados módulos temáticos una formación referente a campañas o programas de prevención de enfermedades y cuidados para la salud. Algunos ejemplos son el Programa Kit Antisida, un programa para reducir riesgos de contagio mediante la dispensación de jeringuillas, preservativos e información sanitaria útil para los usuarios de drogas inyectadas. Otro ejemplo es el Programa de Intercambio de Jeringuillas, creado para que drogodependientes acudan a la farmacia con una jeringa usada, la introduzcan en un depósito de cierre hermético y el farmacéutico le entregue, gratuitamente, otra jeringuilla nueva. También está el Programa de Mantenimiento con Metadona, donde el paciente no tiene que acudir a su centro médico correspondiente a recoger su dosis de metadona (opiáceo que se usa como producto de sustitución progresiva en el tratamiento de desintoxicación de drogadictos), sino que la puede conseguir en la farmacia de su barrio. Son todas campañas de salud que el profesional en Farmacia Comunitaria puede empezar a gestionar y aplicar en su entorno laboral después de cursar con éxito un programa de posgrado en la Universidad TECH.