Uso de antimicrobianos en situaciones especiales
El uso de antimicrobianos en situaciones especiales permite conocer a fondo como deben desarrollarse estas condiciones.
facultad de farmacia · infectología para farmacia
jue. 21 de oct. 2021
0

En este artículo se tratarán las diversas enfermedades e infecciones y el uso de antimicrobianos en situaciones especiales del huésped aplicando conocimientos optimizados en farmacia dedicados a pacientes tales como :

  • El paciente anciano
  • El paciente asplénico

Un sistema defensivo intacto ofrece protección frente a la mayoría de los microorganismos. Por esta razón, un estado nutricional óptimo y una función orgánica normal, junto con los granulocitos, los macrófagos, los anticuerpos, el complemento y los demás componentes del sistema humoral y celular aportan protección frente a los microorganismos potencialmente patógenos. La flora residente en condiciones normales no suele producir infecciones y protege frente a los patógenos al competir con ellos.

Inmunodeficiencias del huésped y patógenos más prevalentes

El cuadro clínico infeccioso ocurre como consecuencia de la interrelación entre la virulencia del agente microbiano, las defensas del huésped y la respuesta inflamatoria aguda local o sistémica que realiza el organismo frente al patógeno. A continuación, se exponen los patógenos más prevalentes según las diferentes inmunodeficiencias del huésped.

Granulocitopenia

  • Cocos grampositivos como Staphylococcus Aureus, estafilococos coagulasa negativos (Epidermidis, haemolyticus y hominis), estreptococos del grupo viridans (mitis, oralis), enterococos (faecalis, faecium).
  • Bacilos gramnegativos como Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa, Klebsiella pneumoniae, Enterobacter y Citrobacter.

Inmunidad celular

  • Herpes virus, Citomegalovirus, Virus respiratorios
  • Listeria monocytogenes
  • Especies de Nocardia
  • Mycobacterium tuberculosis, micobacterias atípicas
  • Pneumocystis jirovecii
  • Especies de Aspergillus y Criptococcus
  • Histoplasma capsulatum
  • Toxoplasma gondii

Inmunidad humnoral

  • Streptococcus pneumoniae
  • Haemophilus influenzae

Bazo

  • Streptococcus pneumoniae
  • Haemophilus influenzae
  • Neisseria meningitidis

Uso de antimicrobianos en situaciones especiales: el paciente anciano

Las personas mayores de 75 años son un grupo que, en relación con su estado de salud, puede ser muy heterogéneo. En general, pueden clasificarse en 3 grupos:

  • Ancianos sanos
  • Ancianos frágiles con alto riesgo de deterioro funcional
  • Pacientes geriátricos con plurienfermedad, deterioro funcional y problemas cognitivos y sociales.

Los pacientes geriátricos y los ancianos frágiles suelen tener una presentación atípica del síndrome infeccioso, presentan una mayor susceptibilidad a infecciones y mayor mortalidad. Por lo anterior, los factores de riesgo de infección en los mayores de 75 años son: el deterioro funcional previo, la malnutrición, el déficit de Zinc, los cambios propios de la edad y la mayor probabilidad de pasar tiempo en hospitales y residencias de ancianos.

Por otra parte, la edad avanzada, el deterioro funcional previo, el deterioro cognitivo, la comorbilidad y la mayor frecuencia de microorganismos multirresistentes contribuyen a un peor pronóstico de las enfermedades infecciosas. El diagnóstico precoz es difícil por la presentación atípica de los síntomas, la existencia de demencia o la infravaloración de los síntomas que se atribuyen a la edad. Así pues, las principales infecciones de estos pacientes según gravedad son: la neumonía, la bacteriemia y la infección urinaria. En los mayores de 85 años hay una mayor proporción de muertes atribuibles a virus estacionales.

Respuesta inmune en la edad avanzada

En los ancianos frágiles con infecciones crónicas o con comorbilidad, hay una alteración de la inmunidad más relevante que origina que sean más susceptibles a infecciones habituales, que tengan peor respuesta a vacunas y que posean mayor morbimortalidad asociada a la gripe, a infecciones relacionadas con colonización de Stafilococcus Aureus meticilin resistente (SARM) y al Clostridium difficile en enfermos tratados con antibióticos.

La infección recurrente o crónica puede incrementar y prolongar la respuesta inflamatoria conocida como inflamm-aging, que puede contribuir a desarrollar enfermedad cardiovascular, incrementar la autoinmunidad, alterar la vigilancia tumoral, precipitar el deterioro funcional y disminuir la longevidad. Este estado proinflamatorio suele asociarse con elevación de las interleuquinas (IL) IL-6, IL-8, IL-10 y el factor de necrosis tumoral alfa (TNFα).

Manifestaciones clínicas

Los síntomas pueden ser sutiles, típicos o ausentes. Por esta razón, con frecuencia los síntomas son los denominados síntomas geriátricos: dificultad para la deambulación, caídas, incontinencia y síndrome confusional. La determinación del estado cognitivo y funcional antes de la enfermedad actual tiene un alto valor predictivo de la evolución de la infección.

La fiebre es un signo de inflamación inespecífico que puede estar ausente, de hecho, en ocasiones, la temperatura es inferior a 36 °C. La respuesta febril puede estar retrasada o, incluso, puede existir hipotermia que es signo de infección grave y sepsis. Puede aparecer leucocitosis o leucopenia. En los pacientes con demencia las infecciones se suelen presentar con confusión, delirio y deshidratación.

Neumonía en el paciente anciano

El 50 % de las neumonías adquiridas en la comunidad suceden en ancianos y son la primera causa de muerte de origen infeccioso en mayores de 75 años. Los síntomas más habituales son la disnea, la taquipnea, la tos y la fiebre.

Los factores de riesgo asociados a la neumonía adquirida en la comunidad en ancianos son: EPOC, uso de antipsicóticos, fumador activo, insuficiencia cardiaca congestiva, diabetes, cáncer de pulmón, inmunosupresión, neumonía previa y enfermedades malignas. Los factores asociados a neumonías nosocomiales y en residencias son las dificultades en la deglución, ser portador de SNG, EPOC y mala higiene oral.

Las pruebas diagnósticas deben incluir radiografía de tórax, hemocultivos, tinción de Gram y cultivo de esputo, determinación del antígeno de Streptococcus pneumoniae y Legionella pneumophila en orina. En ocasiones, en la radiografía de tórax puede no verse el infiltrado pudiendo aparecer tras hidratar al paciente.

Características en la enfermedad

Los gérmenes más frecuentes de neumonía en el anciano son:

  • Neumonía de la comunidad: Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae, bacilos gramnegativos entéricos, Staphylococcus Aureus, Chlamydia pneumoniae, Mycoplasma pneumoniae, Legionella pneumophila y Gripe.
  • La neumonía en residencias: Bacilos gramnegativos entéricos, aerobios y anaerobios orales, Staphylococcus Aureus, Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae, Moraxella catarrhalis y Gripe.
  • Neumonía nosocomial: Bacilos gramnegativos entéricos, aerobios y anaerobios orales, Staphylococcus Aureus, Streptococcus pneumoniae, Legionella pneumophila Moraxella catarrhalis, otros Gramnegativos como Acinetobacter baumannii y Stenotrophomonas maltophilia) y Gripe.

El tratamiento varía según el origen de la infección:

  • Comunidad: Levofloxacino 500 mg cada 12-24 horas, intravenoso o vía oral o Ceftriaxona 1g cada 12-24 horas, i.v. más Azitromicina 500 mg cada 24 horas vía oral.
  • Residencia: Levofloxacino 500 mg cada 12-24 horas, i.v. o v.o., o la asociación de Azitromicina 500 mg cada 24 horas, i.v. o v.o., más Ertapenem 1 g cada 12-24 horas, i.v. o Amoxicilina-Clavulánico 2-0,2 g cada 8 horas, i.v. o una Cefalosporina de 3ª generación i.v. como Cefotaxima 1 g cada 8 horas o Ceftriaxona 1g cada 12-24 horas (sospecha de aspiración y bacilos gramnegativos). En casos de aspiración, añadir Dexametasona 4mg cada 8 horas i.v. durante 3 días.
  • Nosocomial: Ceftazidima 1-2g cada 8 horas i.v. o Piperacilina-Tazobactam 4-0,5g cada 6-8 horas i.v. más Levofloxacino 500mg cada 12-24 horas i.v.
  • Si gravedad (ingreso en UCI): Imipenem/Meropenem 1g cada 6-8 horas i.v. más Azitromicina 500 mg cada 24 horas i.v. o Levofloxacino 500mg cada 12-24h i.v..
  • Si factor predisponente para SAMR: Añadir Linezolid 600 mg cada 12 horas i.v.

A tener en cuenta:

  • Factores de riesgo para Pseudomonas: bronquiectasias, tratamiento con corticoides superiores a 10mg al día, antibioterapia previa superior a 10 días, malnutrición.
  • Factores de riesgo para anaerobios: broncoaspiraciones, gingivitis, mala higiene oral, afectación de los segmentos basales.

Tratamiento de enfermedades en farmacia y uso de antimicrobianos en situaciones especiales

El farmacéutico, dentro de sus labores, debe buscar el bienestar de sus pacientes en todo momento. Parte de ello es la correcta formulación y aplicación de distintos medicamentos en función de la necesidad del mismo. Para ello, el profesional debe contar con conocimientos en los diversos malestares, además de las contraindicaciones que las mismas poseen.

TECH Universidad Tecnológica oferta actualmente un amplio portafolio educativo dedicado a la excelencia profesional. Dentro del mismo se encuentra su Facultad de Farmacia, donde se desarrollan programas como el Máster en Asesoramiento Nutricional Clínico y el Máster en Infectología Pediátrica para Farmacia. Sin embargo, para aquellos perfiles profesionales que buscan dominar el campo de las enfermedades infecciosas, no cabe duda que su mejor elección será inclinarse por el Máster en Enfermedades Infecciosas y Tratamiento Antimicrobiano.

Artículos relacionados

1 /

Compartir