Servicios de nuevos medicamentos
Los servicios de nuevos medicamentos hacen parte de la búsqueda de fármacos adaptados a las necesidades de ciertas enfermedades.
facultad de farmacia · farmacia comunitaria
mié. 03 de nov. 2021
0

En este artículo estudiaremos el servicio de Nuevos Medicamentos que se centra en acompañar al paciente en los primeros compases de su tratamiento, asegurando que el cumplimiento sea óptimo, lo que redundará en mayores beneficios de salud y el máximo aprovechamiento de los recursos sanitarios. Un servicio focalizado totalmente en medicamentos recién prescritos se adentra en terreno poco explorado desde el punto de vista de los SPFA, sin embargo, algunas aproximaciones o variantes de este servicio se han ensayado en países tan distintos al nuestro como EEUU (en algunos estados, el programa MedicAid financia consultas telefónicas farmacéutico-paciente después de la primera dispensación para asegurar la adherencia) o Nueva Zelanda.

Sin embargo, tomaremos como modelo de estudio el New Medicines Service (NMS) del sistema nacional de salud de Reino Unido (NHS) dado su éxito y la similitud entre los sistemas sanitarios nacionales español e inglés y los modelos de farmacia comunitaria de ambos países. El Reino Unido ha sido pionero en la implantación de SPFA tanto a nivel nacional como a nivel local en un intento por aprovechar mejor el talento y habilidades de los farmacéuticos comunitarios y, a la par, diversificar las vías de ingresos que hasta hace unos años se limitaban casi en su totalidad al pago por dispensación.

Millones de personas en España sufren patologías crónicas como la diabetes, la epilepsia o el asma. La prescripción de medicamentos es uno de los actos médicos más habituales en el manejo de la mayoría de estas enfermedades. Sin embargo, es de sobra conocido que gran parte de los tratamientos que se prescriben para ser utilizados de forma crónica no son tomados por los pacientes tal y como les son recomendados por los profesionales de la salud que les atienden.

Contexto de los servicios de nuevos medicamentos

Este servicio se instaura para proveer apoyo a los pacientes a quienes les es prescrito un nuevo medicamento para tratar una patología crónica, lo que les ayudará a mejorar su adherencia. Este servicio se presta por parte del farmacéutico comunitario como experto en el uso del medicamento. Esto se realiza en dos etapas sucesivas (Consulta y Alta) posteriores a la dispensación del medicamento por primera vez. No es una dispensación, sino un servicio de consulta profesional y que debe realizarse de manera individualizada en una zona confidencial (ZAP).

Durante la Consulta se intentan descubrir las dudas y los problemas que ha encontrado el paciente en los primeros días de uso del tratamiento y se proponen soluciones. Durante el Alta del servicio el farmacéutico se asegura que los problemas se han resuelto satisfactoriamente. Certifica que el paciente se está beneficiando del tratamiento prescrito. Una selección cuidadosa de los tratamientos o pacientes incluibles en este servicio ayudaría a que su implantación fuese exitosa y coste-efectiva. Factores como la seguridad de los tratamientos, su complejidad, su reciente aparición en el mercado, pueden ser tenidos en cuenta. Esto a la hora de incluirlos o no en el servicio.

Objetivos y resultados esperados

Los objetivos y resultados de este servicio estarán estrechamente ligados a la selección de los pacientes y de los tratamientos que se incluyan en el servicio. Posiblemente veremos resultados diferentes si el foco del servicio se pone en conceptos como la seguridad o en el ahorro inmediato de costes; o en la prevención de enfermedades a largo plazo. Desde un punto de vista general, el servicio debería:

  • Ayudar a los pacientes y a sus cuidadores a gestionar sus nuevos medicamentos crónicos.
  • Aumentar la adherencia.
  • Reducir el despilfarro de medicamentos.
  • Ampliar o concretar la información sobre el medicamento provista por el prescriptor.
  • Realzar el papel del estilo de vida en el manejo de patologías crónicas.
  • Aumentar la confianza del paciente en el manejo de su patología crónica.
  • Potenciar la farmacovigilancia.
  • Ayudar a descubrir y evitar o minimizar posibles efectos secundarios.
  • Aumentar la calidad de vida de los pacientes y reducir los ingresos hospitalarios debidos a PRM.
  • Agilizar la revisión de los tratamientos por parte del prescriptor en caso de problemas.
  • Promover socialmente la figura del farmacéutico comunitario como agente de salud y experto en medicamentos.
  • Fidelizar al paciente con su farmacia comunitaria como fuente de consejo y servicios profesionales relacionados con la salud.

Población/pacientes diana

Para cualquier paciente, la prescripción de un nuevo medicamento supone un reto. Este reto será mayor o menor en función de innumerables factores: el conocimiento del paciente sobre su patología y tratamiento, su nivel cultural, la confianza en el prescriptor, los riesgos inherentes al propio fármaco, la complejidad de la posología, su capacidad para usar el dispositivo. Es importante ser consciente de que todos los pacientes, incluso si ellos mismos son profesionales sanitarios, se enfrentan a esta situación cuando deben empezar un tratamiento.

Por eso mismo, desde el punto de vista de la atención farmacéutica, el servicio de Nuevos Medicamentos puede potencialmente ofrecerse a cualquier paciente que comience un tratamiento crónico. Sin embargo, este enfoque es probablemente demasiado amplio para llevarlo a cabo de manera eficaz y coste-efectiva.

Cabe destacar como ejemplo, que el servicio NMS británico está dirigido solo a los pacientes a los que les son prescritos medicamentos para determinadas patologías concretas que el NHS considera prioritarias y para las cuales la farmacia comunitaria es un punto de referencia clave desde donde se puede también hacer hincapié en el estilo de vida. Estas son las categorías de medicamentos que actualmente están recogidos en las especificaciones del servicio NMS en Reino Unido. Estas van en consonancia con las recomendaciones para el servicio “hermano”, el MUR:

  • Anticoagulantes y antiplaquetarios.
  • Antidiabéticos (orales e inyectados)
    • DM tipo 2 exclusivamente.
  • Medicamentos para patologías respiratorias (orales o inhalados).
  • Antihipertensivos (sea cual sea su clase pero solo para indicación en hipertensión/enfermedad cardiovascular).

Salud pública

A la hora de establecer un Servicio público de Nuevos Medicamentos, las distintas administraciones podrán decidir las áreas más relevantes para su población en línea con los planes estratégicos de salud pública. En el caso británico las razones principales son:

  • Seguridad: un porcentaje numeroso de los ingresos hospitalarios se deben a PRM causados por (o al menos están involucrados) anticoagulantes, antiplaquetarios (aspirina principalmente) y diuréticos, especialmente entre la tercera edad.
  • Falta de adherencia: las autoridades sanitarias están particularmente preocupadas por el hecho de que la adherencia a la farmacoterapia preventiva en patología respiratoria; es especialmente pobre y el abuso de medicamentos como el salbutamol es un problema grave. El informe “Why Asthma Still Kills” (Por qué el asma todavía mata) de 2015 recomendaba que todos los pacientes que recibieran un nuevo inhalador deberían acudir a una consulta con su farmacéutico para revisar la técnica de inhalación.
  • Prevención a largo plazo: el adecuado control del riesgo cardiovascular ayuda a reducir eventos cardiovasculares debilitantes para el paciente y costosos para el sistema, de ahí que se haga un particular hincapié con los antihipertensivos y los antidiabéticos.

El portafolio del farmacéutico

Dentro de los diversos servicios con los que cuenta el profesional en farmacia, uno de ellos, y de los más importantes, es la correcta asesoría a sus pacientes. Esta puede ser brindada mediante el amplio conocimiento que tiene esta figura, y dependiendo de las necesidades de la persona que lo consulta. Sin embargo, en muchos casos pueden encontrarse situaciones diversas que pueden hacer mucho más complejo este proceso.

TECH Universidad Tecnológica se ha posicionado actualmente como la mayor universidad virtual del mundo. Esto se ha logrado mediante la aplicación de su amplia oferta en posgrados enfocados en la excelencia educativa. En el caso de su Facultad de Farmacia se pueden hallar especializaciones tales como el Máster en Dirección y Gestión de la Oficina de Farmacia y el Máster en Avances en Fitoterapia Aplicada. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan dominar el campo de la farmacia en su comunidad, no cabe duda que su mejor elección será optar por el Máster Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales en Farmacia Comunitaria.

Artículos relacionados

1 /

Compartir