Responsabilidad social empresarial
La responsabilidad social empresarial hace parte de las acciones a tomar por el representante de la empresa de salud.
facultad de farmacia · gestión sanitaria para farmacia
mié. 06 de oct. 2021
0

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es la forma de conducir negocios de las empresas y se caracteriza por tener en cuenta impactos que generan sobre sus clientes empleados, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general, acerca de todos los aspectos de sus actividades. La RSE implica el cumplimiento obligatorio de la legislación nacional e internacional en el ámbito social, laboral, medioambiental y derechos humanos, y cualquier otra acción voluntaria que la empresa quiera emprender para mejorar la calidad de vida de sus empleados, las comunidades donde opera y la sociedad en su conjunto. Según el observatorio de la RSE, los cinco principios de la responsabilidad social corporativa son:

  1. Cumplimiento de la ley: la RSC implica el cumplimiento obligatorio de la legislación nacional vigente y especialmente de las normas internacionales en vigor:
    • Organización Internacional del Trabajo (OIT)
    • Declaración Universal de los Derechos Humanos
    • Normas de Naciones Unidas sobre responsabilidades de las empresas transnacionales y otras empresas comerciales en la esfera de los derechos humanos
    • Líneas directrices de la OCDE para empresas multinacionales
  2. Globalidad y transversalidad: la RSC afecta a todas las áreas de negocio de la empresa, así como a todas las áreas geográficas donde desarrollen su actividad.
  3. Ética y coherencia: comporta compromisos éticos y objetivos convertidos en obligación para quien los contrate, es decir, debe existir coherencia entre compromisos públicos adquiridos con las estrategias y decisiones de negocio.
  4. Gestión de los impactos: es imprescindible identificar, prevenir y atenuar posibles consecuencias adversas que se pudieran producir como consecuencia de la actividad empresarial.
  5. Satisfacer expectativas y necesidades: deben generarse procesos que integren preocupaciones sociales, medioambientales y éticas de los grupos de interés.

RSC en España

La administración pública en el país ha abordado con decisión la implantación de la RSC, en la propia administración pública y en su entramado profesional, participando activamente en las actuaciones que la Unión Europea ha llevado a cabo en el tema. En el 2000, el Consejo Europeo de Lisboa marcó el objetivo estratégico de convertir la Unión Europea en “la economía del conocimiento más competitiva y dinámica del mundo antes del 2010, capaz de un crecimiento económico duradero, acompañado por una mejora cuantitativa y cualitativa del empleo y una mayor cohesión social”.

Con esto en mente, fue entonces cuando se produjo el lanzamiento de la iniciativa del Pacto Mundial de las Naciones Unidas. El fin de este pacto es transformar el mercado global, potenciando un sector privado sostenible y responsable sobre la base de diez principios en áreas relacionadas con derechos humanos, trabajo, medio ambiente y corrupción, cuyo objetivo es:

  • Incorporar los diez principios en las actividades empresariales de todo el mundo.
  • Marcar Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

El Pacto Mundial se articula a través de redes locales que impulsan la iniciativa a nivel nacional; por tal razón, las empresas establecen conexiones locales con otras empresas, gobiernos y universidades, además, reciben orientación para poner en práctica sus compromisos en sostenibilidad. Las redes locales son entidades independientes y autogestionadas, pero trabajan estrechamente con el Pacto Mundial de las Naciones Unidas. En el 2002 se produjo el lanzamiento de la Red Española, también llamada Red Pacto Mundial España, y a finales del 2019 contaba con un total de 711 socios posicionándose como la primera red local del mundo en número de adheridos

Ámbitos de la RSC

Cualquier empresa, organización o institución que decida acometer la inclusión de RSC en su gestión, debe hacerlo en todos sus ámbitos, económico, social, laboral y medioambiental. Según el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, los diez principios sobre los que se asienta la RSC son:

  1. Derechos humanos: sus principios son la protección de los derechos humanos, como la vigilancia de la no vulneración de estos. Dentro de este ámbito, los aspectos de gestión empresarial para tener en cuenta son:
    • Prevención de riesgos laborales
    • Promoción de la salud del empleado
    • Planes de formación
    • Protección de datos
    • Comunicación con el cliente
    • Gestión de la cadena de suministro
  2. Normas laborales: los principios que rigen la RSC en el ámbito laboral son la libertad de asociación y el derecho a la negociación colectiva, la eliminación del trabajo forzoso o realizado bajo coacción, la erradicación del trabajo infantil etc. Los aspectos para tener en cuenta en este ámbito son:
    1. La comunicación fluida con el empleado.
    2. Los planes de igualdad.
    3. Las políticas de conciliación familiar y laboral.
    4. La integración de colectivos en riesgos de exclusión.
  3. Medio ambiente: la protección del medio ambiente, la responsabilidad ambiental y el desarrollo y difusión de tecnologías respetuosas con él. Los aspectos para tener en cuenta desde el punto de vista de la gestión empresarial son:
    • Sensibilización con el medio ambiente.
    • Programas de reducción de consumos y residuos.
    • Formación medioambiental de los empleados.
    • Desarrollo y difusión de tecnologías respetuosas con el medio ambiente.
  4. Lucha contra la corrupción: las políticas anticorrupción, contra el soborno y la extorsión son el décimo principio que define la RSC, para considerar:
    • La gestión de riesgos en corrupción.
    • El desarrollo de políticas de transparencia.

RSC aplicada a la oficina de farmacia

Hace pocos años, la mayor parte de los estudios sobre Responsabilidad Social Corporativa han estado dirigidos a grandes empresas; sin embargo, no hay duda de que para que exista un futuro con una mayor calidad de vida para todos/as, es necesario el compromiso de las pequeñas y medianas empresas, con el bienestar social y medioambiental del entorno donde desarrolla su actividad.

En España, las pymes y las microempresas concentran el 53,3 % de los puestos de trabajo y los autónomos el 12,5 %, frente al 34,2 % de las grandes organizaciones, según datos de septiembre del 2019 del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Las oficinas de farmacia forman parte del conglomerado de pymes que representan un papel fundamental en la generación de empleo y en el crecimiento económico de España. Las oficinas de farmacia han venido ejerciendo varios aspectos que conforman la Responsabilidad Social Corporativa, entre estos:

  • Generar impacto en la actividad industrial y la reproducción de empleo.
  • Constituir un entramado de establecimientos sanitarios que cooperan con el Estado en:
    • Uso racional del medicamento
    • Sistema de facturación de recetas
    • Sostenibilidad del gasto público en medicamentos
    • Creación de bases de datos
    • Implantación de la receta electrónica
  • Generar y divulgar campañas sanitarias que benefician a los/as ciudadanos/as, aportándoles información sobre cómo mejorar y/o mantener la salud, uno de sus derechos fundamentales.
  • Desempeñar una gran labor social al ser el profesional sanitario más cercano y accesible a la sociedad.

El líder de la corporación

Dentro de cada organización y empresa debe existir una jerarquía y por supuesto, un líder. Esto permite que todo sea llevado a cabo con la búsqueda de un objetivo colectivo, además de que se promueve el trabajo en equipo. Sin embargo, no cualquiera puede ser un líder; es por esta razón que muchos profesionales buscan desarrollar esta habilidad como parte de su educación formal.

En TECH Universidad Tecnológica cada uno de los programas ofertados responde a una necesidad del profesional moderno. En el caso de la Facultad de Farmacia, destacan programas como el Máster en Enfermedades Infecciosas y Tratamiento Antimicrobiano para Farmacia y el Máster en Elaboración y Desarrollo de Medicamentos Individualizados. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan complementar sus conocimientos en el campo de la administración en el campo de la salud, sin duda alguna que su mejor elección será el Máster en Dirección y Gestión de la Oficina de Farmacia.

Artículos relacionados

1 /

Compartir