Nuevas vertientes de la farmacia galénica
Las nuevas vertientes de la farmacia galénica hacen parte de como la aplicación de fármacos ha evolucionado en la actualidad.
facultad de farmacia · elaboración de medicamentos
mar. 03 de ago. 2021
0

Dentro de la farmacia existen diversos pasos históricos que han construido en el paso del tiempo de esta práctica profesional. En los mismos se encuentra la creación y evolución de las diversas ramas que se han conformado como parte vital de la farmacia y los servicios que brinda. Las nuevas vertientes de la farmacia galénica hacen parte de ello, ampliando el uso y la aplicación de estos medicamentos.

¿Qué es la farmacia galénica?

El término “galénica” procede del apellido del griego Claudio Galeno (129-219). Desarrolló la mayor parte de su carrera profesional en la capital del imperio romano. Dio gran importancia a los métodos de conservación y preparación de medicamentos; por lo que la disciplina encargada de la formulación y elaboración de medicamentos recibió el nombre de Farmacia Galénica.

En el pasado, la Farmacia Galénica se consideraba una ciencia básicamente tecnológica, cuyo objetivo era la formulación y elaboración de medicamentos. El objetivo se centraba en la obtención de medicamentos que asegurasen una adecuada protección del principio activo. Además de la adecuación de la forma farmacéutica a la vía de administración y la correcta dosificación unitaria.

La evolución de los conocimientos anatómicofisiológicos y el enorme desarrollo de métodos analíticos adecuados para la determinación de las concentraciones de fármacos en los fluidos biológicos durante el siglo XX dieron lugar a cambios fundamentales en la concepción galénica, con la introducción de nuevos conceptos, como el de biodisponibilidad.

Desde hace años, la denominación tradicional de Farmacia Galénica ha evolucionado a la más actual de Tecnología Farmacéutica y ha generado nuevas disciplinas, como la Biofarmacia y la Farmacocinética.

Factores dependientes del principio activo

  • Solubilidad.
  • Estado cristalino o amorfo (polimorfismo).
  • Tamaño de partícula.
  • Coeficiente de reparto.

Factores dependientes de la forma farmacéutica

  • Excipientes.
  • Forma farmacéutica.
    • Solución.
      • Acuosa.
      • Oleosa.
    • Suspensión.
    • Emulsión.
    • Cápsula.
    • Comprimido.
      • Liberación inmediata.
      • Gastrorresistente.
      • Liberación modificada.
      • Etc.
  • Proceso tecnológico empleado.

Factores dependientes del paciente

  • Edad, sexo y peso corporal.
  • Factores genéticos.
  • Embarazo, lactancia.
  • Vía de administración.
  • Motilidad gastrointestinal.
  • Valores de pH gastrointestinal.
  • Secreción enzimática gastrointestinal.
  • Flora intestinal.
  • Reposo, ejercicio.
  • Interacciones con otros fármacos o alimentos.
  • Enfermedades: insuficiencia renal, cardíaca, etc.

Equivalencia química, terapéutica y biológica de los medicamentos

Se considera que dos medicamentos presentan equivalencia química si ambos contienen el mismo principio activo y la misma cantidad del mismo por unidad de dosificación. Si bien esta consideración podría parecer suficiente para asegurar que ambos medicamentos darán lugar a los mismos efectos farmacológicos cualitativos y cuantitativos, lo cierto es que la experiencia demuestra que esto no siempre es así. Es decir, la equivalencia química (mismo principio activo e igual cantidad) no asegura el mismo efecto terapéutico.

Puesto que la administración de medicamentos diferentes conteniendo el mismo principio activo no necesariamente proporciona el mismo efecto, resulta lógico considerar otros criterios a la hora de poder intercambiar medicamentos en un mismo paciente. La consideración de un nuevo término, “equivalencia terapéutica”, debería, en principio, resolver la cuestión sobre la adecuación o no del intercambio de medicamentos. De acuerdo con esta idea, dos medicamentos se consideran equivalentes terapéuticos si proporcionan el mismo efecto farmacológico cualitativo y cuantitativo.

Si bien esta definición resuelve el problema desde el punto de vista conceptual, no lo resuelve desde el punto de vista experimental o práctico, ya que, en la mayoría de las ocasiones, la evaluación cuantitativa de la respuesta farmacológica resulta difícil. Se necesita, por tanto, disponer de algún tipo de “medida” que pueda relacionarse con la intensidad del efecto, de tal modo que si los dos medicamentos en evaluación presentan los mismos o similares valores para dicha “medida” puedan considerarse equivalentes desde el punto de vista terapéutico.

La administración de un medicamento con el objetivo de lograr efectos sistémicos implica que el principio activo contenido en el mismo debe alcanzar el torrente circulatorio y, a través de la sangre, el tejido u órgano en el que desarrollará su acción farmacológica (biofase).

Farmacia aplicada

Cuando dos medicamentos con el mismo principio activo no proporcionan la misma intensidad de efecto cabe esperar que sea consecuencia de diferencias en las concentraciones del fármaco en la sangre. Con el fin de cuantificar la cantidad de fármaco que realmente accede a la circulación sistémica, así como las concentraciones máximas alcanzadas, se introdujo el término “biodisponibilidad”.

La biodisponibilidad hace referencia a la fracción de dosis administrada que realmente accede a la circulación sistémica, así como a la velocidad a la que el fármaco accede a la misma. Utilizando el nuevo término biodisponibilidad fue posible definir la equivalencia biológica o bioequivalencia. Se considera que dos medicamentos son bioequivalentes si presentan una biodisponibilidad similar.

En la actualidad, la equivalencia terapéutica se evalúa mediante la bioequivalencia, es decir, si dos medicamentos presentan bioequivalencia se asume que también son equivalentes terapéuticos. A continuación, se citan algunas de las definiciones procedentes de nuestro ordenamiento jurídico y de la Unión Europea.

Ley 29/2006, de 26 de julio

Definida como ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios.

  • Medicamento de uso humano: toda sustancia o combinación de sustancias que se presente como poseedora de propiedades para el tratamiento o prevención de enfermedades en seres humanos o que pueda usarse en seres humanos o administrarse a seres humanos con el fin de restaurar, corregir o modificar las funciones fisiológicas ejerciendo una acción farmacológica, inmunológica o metabólica, o de establecer un diagnóstico médico.
  • Principio activo: toda materia, cualquiera que sea su origen –humano, animal, vegetal, químico o de otro tipo– a la que se atribuye una actividad apropiada para constituir un medicamento.
  • Excipiente: aquella materia que, incluida en las formas galénicas, se añade a los principios activos o a sus asociaciones para servirles de vehículo, posibilitar su preparación y estabilidad, modificar sus propiedades organolépticas o determinar las propiedades físico-químicas del medicamento y su biodisponibilidad.
  • Forma galénica o forma farmacéutica: la disposición a que se adaptan los principios activos y excipientes para constituir un medicamento. Se define por la combinación de la forma en la que el producto farmacéutico es presentado por el fabricante y la forma en la que es administrada.
  • Medicamento genérico: todo medicamento que tenga la misma composición cualitativa y cuantitativa en principios activos y la misma forma farmacéutica, y cuya bioequivalencia con el medicamento de referencia haya sido demostrada por estudios adecuados de biodisponibilidad.
    Las diferentes sales, ésteres, éteres, isómeros, mezclas de isómeros, complejos o derivados de un principio activo se considerarán un mismo principio activo, a menos que tengan propiedades considerablemente diferentes en cuanto a seguridad y/o eficacia.
    Las diferentes formas farmacéuticas orales de liberación inmediata se considerarán una misma forma farmacéutica. El solicitante podrá estar exento de presentar los estudios de biodisponibilidad.

El conocimiento en farmacia

Es importante que el profesional farmacéutico tenga un amplio conocimiento en diferentes ámbitos dentro de su profesión. Ello le permitirá afrontar diversas situaciones que pueden presentarse a diario. Las nuevas vertientes de la farmacia galénica hacen parte de estos conocimientos, ya que los mismos le permitirán conocer la aplicación de las mismas en su labor.

TECH Universidad Tecnológica hace parte de las instituciones posicionadas que brindan capacitación virtual a los mejores profesionales del mundo. Ello se ve claramente en el caso de su Facultad de Farmacia, donde se pueden hallar especializaciones tales como el Máster en Dirección y Monitorización de Ensayos Clínicos y el Máster Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales en Farmacia Comunitaria. Sin embargo, para aquel profesional que busca complementar sus conocimientos profesionales con el área de desarrollo de nuevos fármacos, no cabe duda que su mejor elección educativa será el Máster en Elaboración y Desarrollo de Medicamentos Individualizados.

Artículos relacionados

1 /

Compartir