Función de los medicamentos de uso animal
La función de los medicamentos de uso animal debe cumplirse teniendo en cuenta no poner en riesgo el bienestar del animal, debe ser tratada por un veterinario y un farmacéutico.
facultad de farmacia · farmacia comunitaria
lun. 25 de ene. 2021
0

Al igual que los pacientes requieren de una serie de servicios profesionales farmacéuticos que satisfagan las necesidades farmacoterapéuticas derivadas de la utilización de los medicamentos de uso humano con el fin de disminuir la morbimortalidad asociada a su uso y mejorar la adherencia a los tratamientos, los animales también requieren de dichos servicios pero relacionados con los medicamentos de uso veterinario. Estos medicamentos deben suministrarse por los profesionales de la veterinaria y la farmacia en colaboración del uno con el otro, cumpliendo con las necesidades de la situación y la función de los medicamentos de uso animal, de manera responsable e integra, velando por el bienestar del ser vivo.

Básicamente hay dos tipos de medicamentos de uso animal en función de su origen:

  • Inmunológicos: aquellos medicamentos de uso animal que se administran a los mismos con la finalidad de inducir una inmunidad activa o pasiva.
  • Farmacológicos: aquellos que se emplean en el tratamiento y prevención de las distintas patologías.

Servicios del farmacéutico comunitario

  • Dispensación de medicamentos de uso animal (tanto sujetos a receta veterinaria como no sujetos a esta). Para ello, realizaremos un protocolo similar al que se siguen para la dispensación de medicamentos de uso humano. Pero, centrándonos en el animal como paciente y al dueño como cuidador o interlocutor responsable.
  • Indicación farmacéutica, aconsejando a los dueños en patologías menores de los animales que se lleven a la farmacia comunitaria.
  • información farmacoterapéutica. Consulta y consejo farmacéutico de forma general y particular. Por ejemplo, informar de la importancia de cumplir los programas de vacunación y el empleo de productos antiparasitarios para prevenir zoonosis y mejorar la sanidad animal.
  • Informar, educar y sensibilizar a los propietarios de los animales de la recogida de medicamentos de uso animal caducados o sus residuos en el punto SIGRE de la farmacia comunitaria. También creándose un punto SIGRE específico para medicamentos de uso animal.
  • Educación sanitaria, informando de los residuos tóxicos que puedan llegar al consumo humano y al medio ambiente en los animales destinados a la producción de alimentos.
  • Farmacovigilancia ante la aparición de reacciones adversas a través del sistema de información mediante el uso de Tarjeta Verde.
  • Educación sanitaria, individualmente o a través de las Campañas Sanitarias bien directamente desde la farmacia o conjuntamente con entidades profesionales.
  • Formulación magistral, con todas las ventajas que conlleva como medicamentos individualizados, fidelización del paciente y veterinario.
  • Servicio de adaptación de medicamentos ya comercializados, para adaptar su administración al animal.
  • Sistemas personalizados de reacondicionamiento (SPD) para facilitar la administración de los medicamentos a los animales.
  • Seguimiento farmacoterapéutico para evaluar y mejorar los medicamentos utilizados en la salud del animal.

Recursos necesarios en función de los medicamentos de uso animal

Todos estos servicios y algunos más deberían realizarse en colaboración con los veterinarios. De esta forma se deriva al propietario del animal en aquellas situaciones que lo requieran e informándole de las alertas tanto de medicamentos de uso animal como de medicamentos de uso humano. Ya que estos se prescriben a los animales por “vacío terapéutico” y así, entre todos, conseguir el uso racional del medicamento.

Recursos humanos

La formación del farmacéutico comunitario es imprescindible para prestar correctamente estos servicios. El abanico de servicios profesionales en la farmacia comunitaria es demasiado amplío. Tanto que sería recomendable la existencia de un responsable de esta área con la formación suficiente para atender cualquier consulta y responsabilizarse de estos servicios ante los clientes y el resto del equipo. También es conveniente que el personal que preste este servicio esté formado y cualificado para ello.

Recursos materiales

Para prestar estos servicios en la farmacia comunitaria hay que contar con zonas específicas debidamente separadas y acondicionadas para ello. Por ejemplo, en una farmacia que preste servicios relacionados con medicamentos de uso animal, se debe de contar con una ZAP habilitada para la presencia de animales junto a su propietario. Esta es una zona de almacenamiento diferenciada de los medicamentos de uso humano, una zona donde dejar al animal atado si no es posible que este entre en la farmacia, etc.

También hay que tener presente que en las zonas rurales puede ser más frecuente recibir consultas. Pero estas no solo sobre medicamentos para animales de compañía sino también sobre animales de producción (especies: bovina, ovina, caprina, equina, porcina, aves y conejos).

Dificultades para la implantación

Las principales barreras que se puede encontrar para implantar y desarrollar estos servicios son:

Formación

La falta de formación del farmacéutico comunitario en medicamentos de uso animal. Los programas universitarios de grado -antes licenciaturas- están centrados en el conocimiento de medicamentos para uso humano. Debería de ofrecerse la posibilidad de una formación complementaria en medicamentos de uso animal. No es complicado porque los principios activos y sus mecanismos ya han sido estudiados pero no sus modificaciones en la farmacocinética y su repercusión en la respuesta farmacológica según las características anatómicas, fisiológicas y bioquímicas de cada especie animal. El consejo general de colegios oficiales de farmacéuticos, en su programa de Formación Continuada ofreció un curso en el año 2003 sobre Medicamentos de uso animal, siendo muy demandado, demostrando el interés del farmacéutico comunitario en el medicamento de uso animal, y recientemente elaboró una Guía Práctica de Dispensación de Suministros de Medicamentos de uso animal.

Regulación de los medicamentos

Todos los Medicamentos de uso animal llevan inscrito su código nacional, pero no todos incluyen en el embalaje un código de barras. Esto dificulta la labor logística diaria en la farmacia. Tampoco hay un sistema de precios estandarizado y regulado como en los medicamentos de uso humano con las desventajas que esto supone.

Disponibilidad

En ocasiones algunos almacenes mayoristas no tienen el medicamento y/o tardan en servirlo, perdiéndose su dispensación en la farmacia. Este problema junto con la falta de regulación de precios hace necesario que la compra de los medicamentos de uso animal tenga que vehiculizarse. Todo ello a través de una central de compras que permita disponer de costes más competitivos y aumente la eficacia en el suministro.

Control oficial de la comercialización

Hay una gran heterogeneidad entre las 17 Comunidades Autónomas (CCAA) sobre qué departamento de la administración ostenta las competencias para desarrollar los controles oficiales sobre la comercialización de estos medicamentos y su uso racional, si salud pública (sanidad y/o farmacia) o ganadería.

Solo 10 CCAA completan los controles en todos sus ámbitos, teniendo en cuenta que alguna de ellas no tiene distribución mayorista. En 4 CCAA solo se controlan 3 ámbitos y en 3 CCAA únicamente dos. De estas 7 CCAA en 6 de ellas no controlan los equipos veterinarios y en una no llegan al número establecido de equipos a controlar.

Servicio comunitario en función de los medicamentos de uso animal

En la actualidad, los servicios veterinarios y su demanda han tenido un crecimiento favorable para la fauna doméstica. Los animales son tratados cada vez con mayor profesionalismo y mayor cuidado que asegura su bienestar y la de su amo. Debido a esto, se hace necesario que los profesionales de la veterinaria se encuentren cada día más preparados para las diferentes situaciones que se le pueden presentar.

TECH Universidad Tecnológica busca capacitar a los profesionales de esta área de una manera íntegra y completa que les permita dominar esta temática en un 100%. Por ello diseñó la Facultad de Farmacia, en donde pueden hallarse especializaciones enfocadas en la excelencia en la farmacia con programas como la Maestría en Atención Farmacéutica en Dermatología en la Farmacia Comunitaria y la Maestría en Nutrición Genómica y de Precisión.

Por otro lado, pensando en los profesionales que deseen dominar el cómo satisfacer las necesidades de su comunidad, diseñó la Maestría en Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales en Farmacia Comunitaria, perfecta para el profesional que desee ahondar en temáticas como esta.

Artículos relacionados

1 /

Compartir