Fototipos cutáneos
Los fototipos cutáneos varían en diferentes organismos, por lo tanto la resistencia al sol no resulta igual en todos los seres vivos.
facultad de farmacia · dermatología en farmacia
jue. 27 de may. 2021
0

A través de este artículo el lector adquirirá los conocimientos esenciales sobre la melanina, tipos y funciones, el proceso de melanogénesis y factores que la regulan. Se profundizará en los fototipos cutáneos y las distintas clasificaciones que existen para su determinación. Así el lector tendrá los conocimientos necesarios para poder aplicarlos en su posterior desarrollo profesional.

Introducción a los fototipos cutáneos

Pigmentación de la piel: la melanina

La melanina (palabra derivada del griego “melas”, negro) es un polímero de composición relativamente variable derivado del aminoácido tirosina (Tyr). La melanina es la responsable de las coloraciones marrones, amarillentas y rojizas, tanto de la piel, como del cabello del ser humano. Sin embargo, la función más importante de la melanina no es aportar coloración a la epidermis, sino defender las capas más profundas de la piel de los efectos nocivos de la radiación ultravioleta. La síntesis de melanina es producida por un grupo de células dendríticas especializadas, los melanocitos, localizados en el estrato basal de la epidermis.

Los melanocitos contienen orgánulos específicos, los melanosomas, en el seno de los cuales tiene lugar la síntesis de las melaninas. Los melanocitos son capaces de transmitir sus melanosomas a los queratinocitos vecinos. Cada melanocito, a través de sus prolongaciones dendríticas, interactúa con más o menos 36 queratinocitos, en lo que se denomina “unión melano-epidérmica” (UME).

Cuando los melanosomas están llenos de pigmento son transferidos a los queratinocitos vecinos. En función de la renovación epidérmica, estas células contiguas migran hacia la capa más superficial de la piel, llevando el pigmento dentro de ellas. Así, la melanina se propaga a través de la piel confiriéndole su color característico. La variabilidad del color de la piel viene determinada por:

  • El tipo de melanina que se fabrique.
  • El número de melanocitos presentes en la piel y la velocidad con qué estos trabajen.
  • El tamaño y distribución de los melanosomas.

Tipos de pigmentación de la piel

De todos estos factores, el número de melanocitos es el menos variable, ya que las diferentes razas humanas tienen aproximadamente el mismo número, pero las personas con tonos de piel oscura tienen mayor actividad celular. Sin embargo, su distribución no es homogénea: el número de melanocitos es mayor en la cara y en el área genital, y disminuye en el tronco y las extremidades.

El número de melanocitos se reduce rápidamente con la edad (aproximadamente un 10 % cada década de la vida). En función de la pigmentación de la piel, distinguimos entre:

  • Célticos: son rubios o pelirrojos de piel blanca no pigmentada porque tienen muy pocos melanosomas. Estos melanosomas pierden progresivamente la melanina a lo largo de la migración de los queratinocitos hacia la superficie.
  • Caucásicos: son blancos de piel clara o mate. Tienen numerosos melanosomas cargados de melanina. Cuanto mayor sea la exposición solar, mayor estimulación del melanocito y mayor síntesis de melanina, consiguiéndose así el bronceado. Las pieles asiáticas, llamadas “amarillas”, pueden estar incluidas en el grupo de los caucásicos. Sus melanosomas tienen una forma y una maduración particular. La eumelanina llega a la superficie cutánea, pero en pequeña cantidad. La producción de melanina aumenta con la exposición solar.
  • Negroides: son negros en mayor o menor medida. Sus melanosomas son muy numerosos y llegan intactos a la superficie de la piel. Colorean la piel de manera muy intensa.

La pigmentación de la piel puede ser:

  • Heterogénea: está producida por alteraciones de la pigmentación de la piel reveladas por el sol. Un ejemplo son las pecas, léntigos, melasma o cloasma.
  • Homogénea: es la pigmentación producida en la piel sin alteraciones. Depende de la capacidad de esta para broncearse (fototipo) y está definido genéticamente. Existen 6 fototipos de los que hablaremos más adelante.

Tipos de melanina

Las melaninas son moléculas químicas complejas, existen varios tipos:

  • Eumelanina: son polímeros pobres en azufre y aportan las coloraciones más oscuras, desde pardas y marrones hasta negras. Las personas de piel y cabello oscuro poseen más cantidad de este tipo de pigmento que absorbe mejor la radiación ultravioleta y, por lo tanto, protege más de los perjuicios del sol.
  • Feomelanina: son polímeros ricos en azufre y aportan coloraciones amarillentas y rojizas. Está presente en mayor cantidad en personas de tez clara y pelo rubio o pelirrojo. La feomelanina tiene menor capacidad de absorción y esta es la razón por la que las personas de tez clara tienen mayor intolerancia a la radiación ultravioleta y mayor riesgo de sufrir daños derivados de la exposición solar.

Los célticos sintetizan principalmente feomelanina, pigmento no protector y potencialmente cancerígeno, por lo que tienen dificultades para broncearse. Los caucásicos poseen ambos tipos de pigmentos, cuyas proporciones influirán en la tonalidad de la piel. Los negroides solo sintetizan eumelanina.

Melanogénesis

La melanogénesis es un proceso complejo con distintas etapas, cuando se altera puede desencadenar diferentes defectos en la pigmentación tanto hipo como hiperpigmentaciones. La síntesis de melanina tiene lugar en el interior de los melanosomas a partir de la tirosina. El primer paso de la melanogénesis es la oxidación del aminoácido tirosina y es común a la fabricación de los dos tipos de melanina. Se trata de una doble oxidación catalizada por la enzima tirosinasa, que transforma la tirosina en DOPA (dihidroxifenilalanina) y la DOPA en DOPA-quinona.

A partir de este punto la ruta diverge en dos grandes ramas que conducen a la formación de las eumelaninas y de las feomelaninas. Por un lado, la DOPA-quinona puede sufrir reacciones que la transformen en grupos intermediarios DOPA-cromo. Los DOPA-cromo (intermediarios indólicos) dan lugar a la fabricación de eumelaninas. Por otro lado, La DOPA-quinona puede reaccionar con otro aminoácido, la cisteína (Cys), que es rico en azufre y da lugar a Cistein-DOPA. Sucesivas transformaciones de la Cistein-DOPA dará lugar a las feomelaninas.

Control de la melanogénesis

La melanogénesis es un proceso muy controlado. Por un lado, existen condicionantes genéticos que hacen que un individuo fabrique más o menos melanina y por otro lado existe un control hormonal.

  • Factores genéticos: Son los genes los que determinan el tipo de melanina que se sintetiza en los melanocitos.
  • Factores hormonales:
    • La MSH (hormona estimuladora de melanina), péptido hipofisario, estimula la melanogénesis.
    • La ACTH (hormona adrenocorticotropa) también de origen hipofisario estimula la melanogénesis. – EL MIF (factor de inhibición de la MSH), sintetizado en el hipotálamo, disminuye la síntesis de melanina. Los estrógenos y progestágenos inducen cambios en la melanogénesis, sobre todo durante el embarazo.
  • Otros factores:
    • La temperatura incrementa la actividad de la enzima tirosinasa.
    • La radiación ultravioleta oxida la melanina ya existente y activa los mecanismos de melanogénesis.
    • Las prostaglandinas E2 y D2 estimulan la melanogénesis.
    • La vitamina D3 activa la fosfolipasa que ayuda a la formación de ácido araquidónico. Este conduce a la formación de prostaglandinas que estimulan la división de los melanocitos.
    • Los corticoides disminuyen la síntesis de melanina.

La radiación ultravioleta es el factor extrínseco más importante en la regulación de la melanogénesis. Es la principal responsable de la pigmentación adquirida o inducida, conocida como “bronceado”. Existen dos tipos de pigmentación adquirida:

  • La pigmentación inmediata: aparece a los 5 o 10 minutos tras la exposición, desaparece también minutos o días después, y se debe en gran parte a los rayos ultravioleta A (UVA); no existe incremento en la síntesis de melanina, sino de la oxidación de la melanina existente y de la migración de los melanosomas a capas superiores.
  • La pigmentación tardía: ocurre a las 3-4 días tras la exposición solar y desaparece a las semanas, es debido principalmente a la radiación UVB.

El profesional especialista en dermatología

TECH Universidad Tecnológica actualmente ocupa el lugar de la mayor universidad virtual del mundo. Por ello cuenta con una amplia cantidad de facultades, entre las cuales se destaca su Facultad de Farmacia. En ella pueden hallarse especializaciones tales como la Maestría en Avances en Fitoterapia Aplicada para Farmacia y la Maestría en Dirección y Gestión de la Oficina de Farmacia.

Por otra parte, para los profesionales que desees dedicar sus esfuerzos intelectuales al ámbito de la dermatología, el programa «Maestría en Atención Farmacéutica en Dermatología en la Farmacia Comunitaria» llenará por completo sus expectativas, convirtiéndolo en un experto en materia en tan solo un año.

Artículos relacionados

1 /

Compartir