El equipo como motor

El equipo como motor hace parte de como se conforma el trabajo en conjunto dentro de la oficina de farmacia.

facultad de farmacia
viernes, 29 de julio de 2022
0

El equipo como motor parte desde los constantes cambios en las tendencias mundiales y las comunicaciones cada vez más rápidas y sofisticadas que exigen que cualquier organización se vea obligada a ser más eficiente y encarar la optimización en la calidad de sus productos o servicios, en la atención al cliente, en sus procesos de trabajo para reducir costos, etc. En este sentido, no hay duda de que es fundamental ir incluyendo todos estos avances tecnológicos en la actividad cotidiana de la empresa, con el fin de optimizar procesos y resultados, pero no menos importante es seguir manteniendo el foco en los recursos humanos, que deben ser idóneos, pero también dispuestos a implementar las nuevas tecnologías y los cambios que estas acarrean.

El valor del trabajo en equipo ha ido cobrando cada vez más importancia en los últimos años, tanto en empresas del sector privado como así también en la gestión pública, y esto es lo que ha generado muchos esfuerzos y estudios para comprender cómo aprovechar al máximo los beneficios de una modalidad de trabajo de estas características. Suele decirse que el equipo es más que la suma de las partes, porque cuando se logra crear sinergia entre las personas que conforman un grupo, el resultado forma un equipo; es decir, un grupo de individuos que trabajan con un mismo objetivo, apalancando esfuerzos, generando aprendizajes compartidos y buenas prácticas comunes.

En otras palabras, un equipo de trabajo puede definirse como un grupo de personas que trabajan por un mismo propósito, integrando los conocimientos personales de cada uno en función de los objetivos propuestos. Por lo que es fundamental conocer las habilidades que tiene cada uno, con el fin de equilibrar aquellas aptitudes de las que carecen unos, para fortalecerlas con las que otros tienen.

Equipo y grupo de trabajo

Es importante no confundir el equipo de trabajo con un grupo de trabajo, ya que son conceptos parecidos, pero la diferencia es amplia; como se ha comentado, un equipo trabaja de manera común para conseguir un objetivo, mientras que en un grupo de trabajo cada integrante responde por la tarea que desempeña, aunque tengan un objetivo compartido. En un equipo de trabajo, todos los integrantes responden de manera conjunta al trabajo que están desarrollando, existiendo un espíritu de trabajo y de cooperación, mientras que, en el grupo de trabajo, pese a que existe un objetivo a conseguir, cada integrante trabaja de manera individual y se ocupa de sus tareas, siendo así responsable únicamente de la que desarrolla.

En el grupo de trabajo, los integrantes suelen realizar un trabajo similar, sin tareas complementarias, y sus formaciones y capacidades suelen ser similares, mientras que en el equipo de trabajo cada integrante está especializado en una tarea concreta y complementaria con el resto. Por otro lado, las relaciones entre los integrantes suelen ser diferentes; mientras que en un equipo suele haber una relación estrecha entre ellos, en el grupo, esta relación suele ser menos intensa. Y, por último, en un equipo de trabajo no suele existir jerarquía, si bien es cierto que está dirigido por una persona, mientras que en el grupo de trabajo existen niveles de jerarquía según la posición de sus integrantes y las tareas que desempeñan.

Beneficios del trabajo en equipo

Por lo tanto, los principales beneficios del trabajo en equipo son:

  • Crecimiento personal y colectivo: el equipo, al estar formado por personas con conocimientos y actitudes muy diferentes, genera un elevado enriquecimiento personal; al compartir sus perspectivas y habilidades fortalecen el grupo y convierten el trabajo en algo productivo y gratificante que hace progresar al resto.
  • Fomento de la creatividad: la creatividad se estimula con la combinación de los esfuerzos de los individuos, lo que ayuda a generar nuevos caminos para el pensamiento y la reflexión sobre los problemas, procesos y sistemas, y con la diversidad de puntos de vista, lo que posibilita una perspectiva más amplia.
  • Aumento de la motivación: las decisiones, al tomarse en equipo y no venir impuestas por una persona, provoca que los integrantes del equipo se sientan parte importante de la empresa, por lo que el ambiente mejora y la motivación laboral crece.
  • Aumento de la sinergia: el trabajo en equipo produce un resultado que excede a la contribución de cualquier miembro tomado individualmente y a la suma de todos ellos; este hecho se conoce como sinergia y se define como la suma de energías individuales que se multiplica progresivamente, reflejándose sobre la totalidad del grupo.
  • Mejora de la comunicación: la comunicación es más fluida y directa en el trabajo en equipo. Esto da como resultado una mejora en el ambiente laboral y la resolución de conflictos.
  • Aumento del compromiso: participar en el análisis y toma de decisiones compromete con las metas del equipo y los objetivos organizacionales.
  • Mejores resultados: cuando las personas trabajan en equipo se proporciona mayor seguridad y confianza en las decisiones tomadas frente al carácter autocrático y arbitrario que se percibe en las decisiones individuales.

Capacidades de los miembros del equipo

A la hora de formar un equipo de trabajo, es fundamental que este abarque la mayor cantidad de capacidades profesionales, sociales y personales posibles. Esto para que, de esta manera, se fortalezca y pueda enfrentar los diversos desafíos que aparecerán en el camino. Entre estas capacidades destacan:

Capacidad profesional

Es el conjunto integrado de habilidades, conocimientos y aptitudes que se necesitan para desempeñar un trabajo específico o desarrollar determinadas actividades profesionales. Cada puesto de trabajo requiere unas capacidades o competencias distintas, por lo que, dependiendo del objetivo profesional, es necesario desarrollar unas u otras. Las competencias profesionales pueden clasificarse en tres grupos:

  • Competencias técnicas: son aquellas capacidades asociadas a un trabajo concreto. Se trata básicamente de acumular conocimiento para ser capaz de utilizar determinadas herramientas imprescindibles para cumplir con el desempeño diario que exige una actividad específica. También conocidas como hard skills, son las competencias esenciales para el trabajo específico en un área y que este sea ejecutado con eficacia; dependiendo del grado de conocimiento que se solicite en el puesto, el perfil profesional será más o menos técnico.
  • Competencias básicas: son las necesarias para realizar el grueso de las profesiones en el mundo laboral; habitualmente son adquiridas durante la formación obligatoria, como leer, escribir, operaciones básicas de cálculo y conocimientos de ofimática. Así como saber acceder al mercado de trabajo y conocer el sector en el que se quiere trabajar.
  • Competencias transversales: también conocidas como soft skills, son aquellas capacidades que se necesitan para desenvolverse en situaciones laborales bajo circunstancias diferentes; son comunes a casi todos los empleos, aunque alguna de ellas tenga especial importancia para uno en concreto. Por lo tanto, lo que se aprenda en uno puede aplicarse en las demás; como es el caso de aptitudes como la comunicación con los clientes y con el entorno laboral, el trabajo en equipo o la iniciativa.

Capacidad social

Son aquellas capacidades que permiten a las personas establecer y construir relaciones de largo plazo, con el fin de mejorar la gestión e impacto del proyecto. Pueden ser adquiridas y desarrolladas con la práctica, sin embargo, puede ser difícil dominar algunas de ellas.

Capacidad personal

Son aquellas capacidades que se alojan en las emociones y la fortaleza mental de las personas. Así haciéndolas capaces de reconocer y gestionar sus emociones en función del escenario al cual se enfrentan, siendo altamente adaptativas.

Dirección y gestión de la farmacia

El campo de la salud desarrolla diferentes áreas que juegan un papel importante en la dirección al éxito de las diversas tareas a ejecutar. Más allá de los meros conocimientos en el campo de la salud e investigación, la correcta administración juega un papel crucial. Esto permitirá que los recursos disponibles sean distribuidos de forma óptima, tomando las decisiones necesarias para mejorar cada uno de los procesos internos.

TECH Universidad Tecnológica actualmente se posiciona como la mayor universidad digital del mundo. Este título se ha ganado mediante el desarrollo y la ampliación de su oferta educativa constantemente. Ejemplo claro de ello se encuentra en su Facultad de Farmacia, donde se encuentran posgrados tales como el Máster en Infectología Pediátrica y el Máster en Nutrición Genómica y de Precisión. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan complementar su educación en el ámbito de la administración, no cabe duda que su mejor elección será optar por elegir el MBA en Dirección y Gestión de Oficina de Farmacia.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir