Declaraciones tributarias periódicas y no periódicas
Las declaraciones tributarias periódicas y no periódicas hacen parte de la regulación y control gubernamental en las empresas y actividades económicas.
facultad de derecho · fiscal para derecho
mar. 04 de may. 2021
0

Los impuestos se dan en casi todos los países existentes. Estos permiten que se mantenga un ingreso constante para la estructura y correcto desarrollo del territorio. A su vez cada uno de estos impuestos es utilizado con el fin de mejorar los ámbitos en los que se desarrollan diversas actividades económicas. La gestión óptima de los mismos permite ver un progreso constante en la sociedad. Las declaraciones tributarias periódicas y no periódicas se conforman con el fin de mantener un control sobre la riqueza en el país.

Periodicidad de las declaraciones

Técnicamente, las declaraciones periódicas son las que hay que presentar regularmente y que tienen su origen en distintas obligaciones tributarias:

  • En el marco de los tributos que tienen un devengo periódico, es decir, en aquellos cuyo hecho imponible se realiza de manera continuada a lo largo del tiempo y hay que fraccionar el devengo por períodos impositivos: IRPF, impuesto sobre sociedades (IS), impuesto sobre el patrimonio (IP), impuesto sobre actividades económicas (IAE).
    Hay otros como el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) o el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM) que, aunque tienen un devengo periódico, solo hay que presentar la primera declaración recaudándose en los siguientes mediante recibo.
  • Tributos que, aunque tienen un devengo instantáneo, son impuestos de gestión periódica: el impuesto sobre el valor añadido (IVA) y el impuesto general indirecto canario (IGIC).
  • Obligaciones impuestas a determinadas obligaciones tributarias, las cuales son derivadas de un presupuesto de hecho distinto al hecho imponible del tributo al que afectan: retenciones e ingresos a cuenta.
  • Obligación de suministro masivo y periódico de información, la cual da lugar a las declaraciones informativas. Suelen ser resúmenes anuales de los datos u operaciones consignados en otras autoliquidaciones asociadas de las que derivan.
    El resumen anual de retenciones (190 < 111), resumen anual del IVA (390 < 303), declaración anual de operaciones con terceros y declaración de determinadas operaciones intracomunitarias.

Hay otras declaraciones no asociadas a una autoliquidación previa: planes de pensiones, donativos recibidos, etc. Las declaraciones no periódicas, en cambio, proceden de:

  • Tributos con devengo instantáneo (a excepción del IVA): ITPAJD, ISD IIVTNU.
  • Autoliquidaciones tributarias no periódicas: por ejemplo, en el IVA, modelo 309.

Declaraciones tributarias periódicas y no periódicas; sistema tributario de régimen común

El sistema tributario de régimen común (se excluye al País Vasco y Navarra) tiene tres ámbitos territoriales: estatal, autonómico y local. En cada uno de ellos se encuentran las tres categorías tributarias: impuestos, tasas y contribuciones especiales. Algunos impuestos estatales se encuentran cedidos total o parcialmente a las comunidades autónomas (C.A.), repartiéndose no solo la recaudación, sino también las competencias normativas y de gestión.

Dentro de los impuestos estatales de carácter directo que gravan la renta se tienen los siguientes:

  • IRPF: impuesto sobre la renta de las personas físicas
  • IS: impuesto sobre sociedades
  • IRNR: impuesto sobre la renta de no residentes

Con el mismo carácter estatal y directo recaen sobre el patrimonio:

  • Impuesto sobre el patrimonio (IP)
  • Impuesto sobre sucesiones y donaciones (ISD)

Entre los impuestos estatales indirectos de un lado se tienen los que recaen sobre el tráfico patrimonial y gravan el consumo:

  • Impuesto sobre el valor añadido (IVA)
  • Impuesto general indirecto canario (IGIC)
  • ITPAJD
  • Impuestos aduaneros

De otro, están los que recaen sobre consumos especiales (impuestos especiales) o sobre operaciones de seguro y capitalización (impuesto sobre las primas de seguros). En el marco de la imposición local existen unos impuestos de exacción obligatoria (IAE, IBI, IVTM) y otros potestativos (IIVTNU, ICIO).

Tributos que afectan la empresa

De todos los tributos mencionados, no todos ellos recaerán sobre todas las empresas (Malvárez, 2016). Así se pueden distinguir los siguientes:

  • Tributos que solo pueden recaer sobre el empresario individual: IRPF, impuesto sobre el patrimonio (IP) e impuesto sobre sucesiones y donaciones (ISD).
  • Los Tributos que solo pueden recaer sobre el empresario societario (o entidad asimilada): el impuesto sobre sociedades (IS), o el impuesto sobre las primas de seguros (IPS sobre entidades aseguradoras).
  • Tributos que afectarán a ambos (empresario individual o societario): el impuesto sobre la renta de no residentes (IRNR), el IVA o el impuesto general indirecto canario (IGIC), el IAE se trata de comunidades de bienes.
  • El resto son tributos que pueden gravar a cualquiera, sea empresario o no, en función del tipo de actividades realizadas y de las circunstancias: el ITPAJD gravará la transmisión de bienes o derechos de un particular o de un empresario/profesional, pero pertenecientes a su patrimonio particular (TPO), o a la formalización documental de un contrato (AJD); el IBI gravará la titularidad de bienes inmuebles, derechos reales o concesiones.
    Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM) gravará la propiedad de vehículos aptos para circular, ya sean particulares o empresariales; el impuesto sobre incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU) afecta la venta de inmuebles urbanos sin importar la condición del vendedor.
    El impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO) gravará al titular de la obra, la construcción o la instalación; y los impuestos aduaneros gravarán a quien realice la introducción de bienes en la UE procedentes de país tercero.

Declaraciones tributarias periódicas

Impuesto sobre el valor añadido

Declaraciones tributarias trimestrales o mensuales

  • Modelo 303: sujetos pasivos en el régimen general y en el régimen especial simplificado.
  • Modelos 322 (individual) y 353 (agregada): sujetos pasivos en el régimen especial del grupo de entidades. La declaración es mensual y la comunicación de datos se hace con el modelo 039.
  • Modelo 368: sujetos acogidos al régimen especial, el cual es aplicable a los servicios de telecomunicaciones, radiodifusión, televisión y servicios electrónicos. La declaración censal de alta se hará en el modelo 034.

Plazos de presentación

  • Declaración trimestral: del 1 al 20 de abril, julio y octubre, y del 1 al 30 de enero del año siguiente para la del último trimestre.
  • Declaración mensual (grandes empresas, inscritos en el REDEME y entidades acogidas al régimen especial del grupo de entidades): del 1 al 30 del mes siguiente a la finalización del correspondiente período de liquidación mensual, salvo la del mes de enero que se presentará hasta el último día del mes de febrero.
    • NOTA: la obligación de presentar declaraciones mensuales afecta a las grandes empresas, considerándose tales las que tienen una cifra de negocios superior a 6 010 121,04 €, información que debe hacerse constar en la página 5 de la declaración censal (modelo 036).

Declaración resumen anual:

  • Modelo 390 para sujetos pasivos en el régimen general y en el régimen especial simplificado.
  • Plazo: del 1 al 30 de enero, junto con la del último trimestre/mes. No están obligados a presentar el resumen anual los sujetos pasivos que lleven los libros de registro a través de la sede electrónica de la AEAT, mediante el sistema de suministro inmediato de información (SII).

Impuesto sobre Sociedades

Declaración anual:
  • Modelo 200: declaración-liquidación del impuesto sobre sociedades e impuesto sobre la renta de no residentes (establecimientos permanentes y entidades en régimen de atribución de rentas constituidas en el extranjero con presencia en el territorio español). Deben presentar este modelo los contribuyentes por el IS, sin importar la actividad y el tamaño de la empresa.
  • Modelo 220: declaración-liquidación del IS para los grupos de sociedades. Este modelo es obligatorio para las sociedades dominantes de los grupos, incluidos los de cooperativas que tributen en régimen de consolidación fiscal, además, se presentarán en nombre del grupo. Por su parte, las empresas que integran el grupo presentarán la correspondiente declaración individual en el modelo 200.
  • Plazo de presentación: la declaración del IS deberá presentarse dentro de los 25 días naturales siguientes a los 6 meses posteriores a la conclusión del periodo impositivo. Concretamente, si una entidad tiene un ejercicio económico que coincide con el año natural, el plazo va desde el 1 al 25 de julio del año siguiente.

El profesional en tributación

TECH Universidad Tecnológica se encuentra a la vanguardia en cuanto a la legislación, sea cual sea el ámbito de aplicación. Por esta razón en su Facultad de Derecho, es posible hallar especializaciones tales como el Máster en Asesoría Jurídica Laboral y el Máster en Derecho Marítimo y Portuario. Sin embargo, y a pesar de estar muy relacionados, ninguno de estos programas se apega tanto a la temática central de este artículo, tanto como el Máster en Tributación de Empresa. En este programa el profesional desarrollará herramientas necesarias para la aplicación de su profesión en este amplio ámbito.

Artículos relacionados

1 /

Compartir