El sistema respiratorio en aves
El sistema respiratorio en aves se constituye como uno de los principales aparatos fisiológicos dentro de estos animales.
facultad de veterinaria · aves
vie. 31 de dic. 2021
0

El veterinario debe enfrentar diferentes situaciones a lo largo de su profesión. Estos retos que se pueden presentar van desde la diversidad en especies y familias animales, hasta el tratamiento o diagnóstico de enfermedades poco conocidas. En el primer caso, es común que se presenten familias como aves, exigiendo de esta forma ciertos conocimientos adicionales a su educación base al profesional. Es importante que él mismo conozca cada uno de los sistemas fisiológicos de estos animales, teniendo en cuenta las diferentes características de cada tipo de animal. En el presente artículo revisaremos el sistema respiratorio en aves de manera detallada y técnica.

La cavidad nasal

En el proceso de inspiración en un ave, el aire en la cavidad nasal:

Entra por las narinas

Las aberturas nasales se denominan narinas y se dividen por un tabique nasal fino. Según la especie, algunas pueden tener las narinas rodeadas por una cera gruesa. La respiración de un ave puede ser tanto por las narinas como por la cavidad oral. Muchas especies presentan un opérculo (operculum), que es una estructura dura por estar queratinizada, y que se localiza en el centro de cada narina. El opérculo impide la inhalación de cuerpos extraños. Algunas aves como los albatros, alcatraces y piqueros no tienen narinas, sino que realizan la respiración a través de una estrecha ranura entre las partes superior e inferior del pico, con el objetivo de poder entrar en el agua a gran velocidad con la cavidad nasal intacta y sin que se llene de agua.

Atraviesa los cornetes nasales

Los cornetes se dividen en las partes rostral, media y caudal, e intervienen en la olfacción y en el filtrado del aire y la termorregulación:

  • Función de olfacción: El epitelio olfatorio que se localiza en la parte caudal de los cornetes nasales capta las partículas olorosas.
  • Función de filtrado de aire y termorregulación: Los cornetes nasales son pliegues del epitelio de la cavidad nasal, muy vascularizados, que recirculan el aire para filtrarlo y calentarlo a la temperatura corporal de la propia ave.

El epitelio ciliado de los cornetes nasales filtra las partículas y, mediante la acción del moco que se segrega en las células caliciformes, arrastra estas partículas extrañas hacia la orofaringe, a través de la coana. Con respecto a la función de termorregulación, las aves disponen de la red admirable, que es una amplia red de capilares sanguíneos que controla las pérdidas de agua y calor, calentando o enfriando el aire que circula por los cornetes nasales.

Esta función es muy importante en las aves desertícolas y migratorias, porque se previene la excesiva pérdida de agua. La glándula nasal o glándula de la sal se localiza dorsal a la órbita y desemboca en la zona rostral de los cornetes nasales, para eliminar el agua salada por las narinas. Esta glándula secreta una solución hipertónica que permite que las aves marinas puedan beber agua del mar.

Atraviesa las coanas

Las coanas son la parte anatómica que comunica la cavidad nasal con la oral y se localizan en el paladar duro. Existe un seno paranasal muy desarrollado en el Orden Psittaciformes y queda muy superficial en la parte ventromedial de la órbita. Tiene una gran cantidad de divertículos:

  • Divertículo mandibular: se localiza en la zona premaxilar.
  • El divertículo postorbitario: se localiza en la zona del oído.
  • Divertículo infraorbitario: se localiza en la zona ventromedial de la órbita.
  • Divertículo preorbitario: se localiza en la zona del pico, cerca de las narinas.
  • El divertículo rostral: se localiza en la zona más rostral del pico.

En casos donde se presenta inflamación del seno paranasal, suele ser en el divertículo infraorbitario, y resulta muy frecuente la afectación ocular con proptosis y exoftalmo. Ocurre principalmente en los psitaciformes porque presentan mucha comunicación entre la cavidad nasal, la infraorbitaria, el cráneo y los sacos aéreos, por lo tanto, ante una inflamación, lo primero que se observará será una zona periocular inflamada. Resulta un error frecuente dar por hecho que es una alteración ocular. El seno paranasal se extiende desde los cornetes nasales, hasta el comienzo del saco aéreo cérvico-torácico.

La laringe y tráquea

La laringe

La abertura de la laringe o rima glottidis es una hendidura que, a diferencia de los mamíferos, no está cubierta por la epiglotis. Las aves no tienen paladar blando, por lo que la regulación del paso del aire se realiza con los músculos dilatador y constrictor, que evitan la aspiración de alimento a los pulmones. La laringe, a diferencia de los mamíferos, no es responsable de la producción de sonidos.

La tráquea

A diferencia de los mamíferos, la tráquea en las aves presenta anillos traqueales rígidos. Teniendo en cuenta el reducido tamaño de las aves, tiene un gran tamaño para poder manipular el alimento y poder movilizar el cuello para los movimientos de deglución. Existen diferencias notables entre especies:

  • En el cisne la tráquea es tan larga que, de manera fisiológica, realiza un giro.
  • En los tucanes presenta una desviación ventral.
  • Para los pingüinos hay un septo que divide la tráquea en dos tubos, lo que aumenta el riesgo de intubar un bronquio primario y no aportar oxígeno correctamente. Aunque las aves tienen las tráqueas más largas y retorcidas de todos los animales, compensan la resistencia de la entrada de aire aumentando el diámetro de los anillos traqueales.
    Otro problema de presentar las tráqueas tan largas es el gran espacio muerto que presentan que, de hecho, es 4´5 veces mayor que el de los mamíferos domésticos. Solucionan esta característica anatómica aumentando el volumen del flujo de aire y generando una mayor profundidad en sus movimientos respiratorios. A modo de ejemplo, mientras que un mamífero de 100 g en reposo tiene un ritmo de 100 respiraciones por minuto, un ave de similar tamaño solo tiene 30 respiraciones por minuto.

La siringe: el órgano fonador de las aves

La palabra syrinx proviene de un vocablo griego que significa flauta de pan, y es el órgano fonador de las aves. En los mamíferos la producción de sonidos se da en la laringe mediante las cuerdas vocales que vibran con el paso del aire, pero en las aves se producen en la siringe, la cual no tiene cuerdas vocales. En función de la especie de ave que se estudie, puede localizarse a nivel traqueal, traqueobronquial o bronquial.

La localización más fecuente es la traqueobronquial, que se sitúa en la bifurcación de la tráquea para formar los bronquios, en esta bifurcación se encuentra la pesola (pessulus), que es un cartílago justo en el medio de la bifurcación bronquial. A modo de ejemplo, los psitaciformes presentan la siringe traqueobronquial, pero no presentan pesola.

Producción del sonido

La producción del sonido se realiza por:

  • La presencia de dos membranas que tapizan los bronquios y músculos que modifican la tensión de las membranas. El sonido se produce por vibración al atravesar la siringe. El número de músculos varía entre especies, permitiendo una gran capacidad cantora o emitir solamente sonidos básicos.
  • El saco aéreo interclavicular hace de caja de resonancia al contactar con las membranas.

Como la tráquea se estrecha para formar la siringe, es relativamente frecuente encontrarse con obstrucciones por cuerpos extraños como semillas o crecimiento de granulomas, por lo que, ante cualquier cambio en el sonido del ave, esta debe ser examinada mediante radiografías y endoscopias.

Cuidado de aves profesional

Existen numerosas y diversas especies animales, las cuales tendrán que ser atendidas por un veterinario. El conocimiento en este caso tiene un papel crucial, ya que con base en ello él mismo podrá desempeñar un adecuado diagnóstico y tratamiento realizado al paciente. Estas habilidades pueden ser adquiridas con el tiempo por el profesional y de manera optimizada mediante la especialización académica.

TECH Universidad Tecnológica ha diseñado un amplio portafolio educativo enfocado en la excelencia profesional. La educación íntegra y completa como su principal objetivo le han permitido posicionarse entre las mejores instituciones educativas. Caso ejemplo de ello es su Facultad de Veterinaria, donde se encuentran posgrados tales como el Máster en Cardiología Veterinaria en Pequeños Animales y el Máster en Cirugía Veterinaria en Pequeños Animales. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan dominar el campo de las aves, no cabe duda que una de sus mejores decisiones será optar por el Máster en Medicina y Cirugía de Aves.

Tags: Aves

Artículos relacionados

1 /

Compartir