Sistema digestivo en rumiantes
El sistema digestivo en rumiantes se basa en una estructura que permite procesar y digerir diversas hierbas de manera adecuada en estos animales.
facultad de veterinaria · nutrición animal
vie. 05 de nov. 2021
0

El sistema digestivo de los animales rumiantes incluye las siguientes diferentes partes:

  • Boca: agarra el alimento.
  • Dientes: trituran el alimento. Los rumiantes tienen solo un juego de dientes en la parte frontal de la boca (incisivos) y dos juegos en la parte posterior (molares).
  • Lengua: cubierta con proyecciones en forma de dedos (papilas) que contienen papilas gustativas.
  • Glándulas salivales: secretan saliva que humedece los alimentos y se mezcla con el material alimenticio para ayudar a tragar.
  • Faringe: canaliza los alimentos hacia el esófago, evitando que el material alimentario ingrese a los pulmones.
  • Esófago: tubo de alimentación que conduce de la boca al estómago.
  • Estómago compartimentado:
    • Retículo: posee la superficie interior en forma de panal, esta parte ayuda a eliminar la materia extraña del material alimenticio.
    • Rumen: el órgano que permite la descomposición bacteriana y química de la fibra.
    • Omaso: sección redonda y musculosa que sirve para mezclar.
    • Abomaso: estómago glandular, muy similar al estómago de los no rumiantes.
  • Intestino delgado: donde la mayor parte del material alimenticio se absorbe en el torrente sanguíneo.
  • Intestino grueso: comienza a preparar el material alimenticio no utilizado para extraerlo del cuerpo, extrayendo gran cantidad del agua.
    • Colon: recoge el material alimenticio no utilizado que se eliminará del cuerpo.
    • Recto: parte final del intestino en la que se almacenan las heces.
  • Ano: abertura a través de la cual se eliminan los desechos.

Fisiología ruminal

Desarrollo del rumen

Desde el nacimiento hasta las 2 semanas de edad, los rumiantes son animales monogástricos o de estómago simple. El abomaso es el único compartimento estomacal que participa activamente en la digestión; la leche o sus sustitutos son la principal fuente de nutrientes. El abomaso constituye el 60% de la capacidad estomacal del ternero joven.

Por el contrario, representa solo el 8% de la capacidad del estómago en una vaca madura. Al nacer, el retículo y el rumen constituyen el 30% de la capacidad del estómago, y el omaso representa aproximadamente el 10%. A las 4 semanas de edad, el retículo y el rumen comprenden, aproximadamente, el 58% del estómago, el omaso permanece igual al 12% y el abomaso cae a aproximadamente el 30%. A las 12 semanas de edad, el retículo y el rumen constituirán más de dos tercios de la capacidad total del estómago. El omaso todavía representa la misma proporción en un 10%.

En contraste, el abomaso comprende solo el 20%. En el pre-rumiante, algunos líquidos pueden evadir el paso por el rumen y fluir directamente hacia el abomaso a través del surco esofágico. El surco esofágico se forma cuando se estimulan los pliegues musculares del retículo. El cierre del surco reticular es un reflejo iniciado al mamar o beber.

Dentro de los 10 minutos posteriores a la alimentación con leche o calostro, el líquido forma un coágulo en el abomaso, debido a las enzimas (quimosina y pepsina) y al ácido clorhídrico que actúan sobre la caseína (proteína de la leche) y la grasa en la leche. La digestión de carbohidratos del pre-rumiante es relativamente pobre; a las tres semanas de edad, hay una mejora notable en la capacidad del ternero para digerir los almidones.

Desarrollo ruminal

Se requieren cinco factores para el desarrollo ruminal:

  1. Establecimiento de bacterias en el rumen: cuando el animal nace, el rumen es estéril y no hay bacterias presentes. Sin embargo, partir de entonces, el número y tipo de microrganismos cambia a medida que ocurre la ingesta. Las dietas de granos y forraje estimulaban diferentes microfloras en los terneros.
  2. Líquido en el rumen: el agua es esencial para fermentar el sustrato (grano y heno), las bacterias del rumen deben vivir en un ambiente acuoso. La mayor parte del agua que ingresa al rumen proviene de la ingesta de agua libre.
  3. Salida de material del rumen (acción muscular): el desarrollo ruminal adecuado requiere que el material que ingresa al rumen debe poder dejarlo. Las medidas de la actividad ruminal incluyen las contracciones del rumen, la presión del rumen y la regurgitación (masticación). El surco esofágico no funciona cuando el ternero come alimentos secos; estos entran al rumen, donde deben ser digeridos por microbios o masticados por rumia.
    La ingesta de alimento sólido estimula la proliferación microbiana del rumen y la producción de productos finales microbianos, ácidos grasos volátiles, que se ha demostrado que inician el desarrollo epitelial del rumen.
  4. Capacidad de absorción del tejido: la absorción de los productos finales de la fermentación es un criterio importante del desarrollo ruminal. La pared del rumen consta de dos capas, las capas epiteliales y musculares.
  5. Disponibilidad de sustratos disponibles en el rumen: las bacterias, el líquido, la motilidad del rumen y la capacidad de absorción se desarrollan rápidamente cuando el ternero comienza a consumir alimento seco.

El proceso de digestión en rumiantes

En los rumiantes, el gran compartimento estomacal denominado retículo-rumen permite la regurgitación de alimentos, para descomposición mecánica por rumiación, y actúa como un sistema de fermentación continua para bacterias anaerobias, protozoos y hongos. Existen condiciones ideales dentro del rumen para el crecimiento de densas poblaciones de bacterias, protozoos y hongos.

Estos microbios digieren los componentes del alimento y liberan productos que son aprovechados por el animal huésped. El contenido del rumen (partículas de alimentación y microbios) se mezcla continuamente y se amortigua el bicarbonato y fosfato salival, y se mantiene a, aproximadamente, 39°C; también hay una reposición continua de sustratos y nutrientes para el crecimiento microbiano y la eliminación continua de los productos finales8. El crecimiento microbiano en el rumen ocurre anaeróbicamente.

En condiciones ideales, existe una división celular rápida que depende de la energía liberada por las altas tasas de catabolismo de los sustratos de alimentación, como la celulosa, la hemicelulosa, los azúcares y las pectinas9,10. El proceso catabólico (descomposición) proporciona energía intracelular a los microbios en forma de adenosín trifosfato (ATP, el combustible químico móvil que se encuentra en todas las células vivas) y monómeros, que son utilizados para sintetizar macromoléculas celulares (polímeros, como proteínas, polisacáridos, lípidos, ácidos nucleicos) durante el crecimiento de células microbianas.

En el rumen, los carbohidratos se hidrolizan por diversas rutas al ácido pirúvico, que luego se fermenta a ácidos acéticos, propiónico y butírico. El grado de descomposición y las proporciones de estos ácidos están determinadas por la naturaleza de los alimentos. La lignina no se digiere y tiende a interferir con la digestión de otros nutrientes. Los ácidos grasos volátiles se absorben a través de la pared del rumen. El metano y el dióxido de carbono son subproductos de la fermentación ruminal.

La adecuada nutrición desde la veterinaria

El cuidado de los animales llega a ser complejo, y con mayor razón cuando hablamos de ello desde un punto profesional. Más allá de los cuidados e higiene que se debe tener con el paciente, la alimentación adecuada también juega un papel importante en el bienestar del mismo. Por esta razón, es de vital importancia que el veterinario tenga pleno conocimiento, sin importar cuál sea su especie, acerca de la adecuada dieta de cada animal. Al ser demasiada información, es crucial que el mismo, busque diversos métodos para actualizar sus conocimientos y adquirir más información cada día.

En TECH Universidad Tecnológica se desarrollan a diario algunos de los mejores programas ofertados a nivel global. Caso tal es su Facultad de Veterinaria, donde destacan posgrados como el Máster en Urgencias Veterinarias en Pequeños Animales y el Máster en Peritaje Judicial Veterinario. A pesar de ser excelentes opciones para el profesional en veterinaria en la actualidad, no cabe duda que si su objetivo es dominar el campo de la alimentación en animales, su mejor elección será optar por el Máster en Nutrición Veterinaria.

Artículos relacionados

1 /

Compartir