Ciclo cardíaco

El ciclo cardíaco permite comprender el proceso que realiza el corazón en diferentes situaciones que tiene el cuerpo animal.

facultad de veterinaria
viernes, 29 de julio de 2022
0

El corazón es una bomba, o más bien dos bombas (dos ventrículos), que trabajan en conjunto en cada lado del corazón. Cada bomba ventricular trabaja en un ciclo, primero llenándose con sangre y después evacuándola. En cada ciclo cardíaco (latido cardíaco), el ventrículo izquierdo toma un volumen de sangre de las venas pulmonares y de la aurícula izquierda, expulsándola hacia el interior de la aorta. El ventrículo derecho toma un volumen similar de sangre de las venas sistémicas y de la aurícula derecha; luego la expulsa hacia el interior de la arteria pulmonar

Definiciones

El periodo de la contracción ventricular se llama sístole ventricular. Durante esta sístole, la sangre se expulsa de los ventrículos. Cada sístole va seguida de una diástole ventricular, durante la cual los ventrículos se relajan y se llenan con sangre. Esto antes de iniciar la siguiente sístole ventricular. Los ventrículos no se vacían por completo durante la sístole. Cada ventrículo de un perro al final de la diástole contiene aproximadamente 60 mililitros de sangre. Esto es lo que se llama volumen diastólico final (volumen telediastólico o EDV).

Durante la sístole, 30 mililitros aproximados de esta sangre son expulsados de cada ventrículo, pero los 30 mililitros restantes permanecen y constituyen lo que se llama volumen sistólico final (volumen telesistólico o ESV). El volumen de sangre expulsado por un ventrículo en un latido se denomina volumen latido. Este es igual al volumen diastólico final menos el volumen sistólico final. La fracción del volumen diastólico final que es expulsada durante la sístole ventricular se denomina fracción de eyección. Entonces, la fracción de eyección es igual al volumen latido dividido entre el volumen diastólico final.

Fases del ciclo cardíaco

Se puede dividir el ciclo cardíaco en:

  • Sístole:
    • Contracción isovolumétrica
    • Fase de eyección (rápida y lenta)
  • Diástole:
    • Relajación isovolumétrica
    • Fase de llenado (rápida y lenta)
    • Sístole auricular

La presión ventricular izquierda es baja al inicio de la sístole ventricular; pero la contracción fuerte del músculo ventricular provoca que la presión ventricular aumente rápidamente. El aumento en la presión ventricular izquierda produce un flujo retrógrado momentáneo de la sangre del ventrículo izquierdo hacia la aurícula izquierda. Así, produciendo el cierre de la válvula auriculoventricular (AV) (la válvula mitral).

Sin embargo, no se produce la expulsión inmediata de la sangre del ventrículo izquierdo hacia el interior de la aorta. Esto debido a que la válvula aórtica permanece cerrada hasta que la presión ventricular izquierda excede a la presión aórtica. En consecuencia, no existe un cambio en el volumen ventricular durante la primera fase de la sístole. Misma que es muy breve y se llama contracción isovolumétrica. Como la sangre es un líquido incomprimible, el volumen sanguíneo del compartimento puede cambiar durante este tiempo; por eso, a esta fase se le denomina contracción isovolumétrica.

La velocidad del aumento de la presión (dP/dt) durante la sístole isovolumétrica es una médica de contractilidad cardíaca. Cuando la presión ventricular izquierda se eleva por encima de la presión aórtica, se produce una eyección rápida de la sangre hacia el interior del vaso. La válvula aórtica se abre por el empuje del inicio de esta expulsión. Tres cuartas partes del volumen de eyección sale de los ventrículos durante la primera fase (eyección rápida). La expulsión rápida va seguida de una fase de eyección reducida (o lenta) de sangre a medida que la presión ventricular. En consecuencia, la presión aórtica pasan por sus valores máximos (sistólicos) e inician su descenso.

Relación del ciclo cardíaco con los ruidos cardíacos

También se puede relacionar el ciclo cardíaco con los sonidos cardíacos. Los sonidos cardíacos fisiológicos en el perro son S1 y S2. El primer ruido cardíaco (S1) se relaciona con el cierre de las válvulas AV (la válvula mitral en el lado izquierdo del corazón y la válvula tricúspide en el lado derecho del corazón). No es en realidad el cierre como tal de las válvulas lo que produce el ruido cardíaco, sino más bien la reverberación que se produce en la sangre y en las paredes cardíacas cuando las válvulas se cierran. Las hojas valvulares son muy ligeras y no poseen la suficiente masa como para producir demasiado ruido.

Sin embargo, el reflujo momentáneo de la sangre, desde los ventrículos hacia las aurículas al final de la diástole ventricular, produce que las válvulas AV se cierren con rapidez. El reflujo de sangre se detiene de manera repentina en contra de las válvulas cerradas y ello produce una vibración momentánea que se percibe como un ruido cardíaco. El efecto es parecido al sonido que en ocasiones se produce cuando se cierra de repente una llave de agua doméstica.

El segundo ruido cardíaco (S2) se relaciona con el cierre de la válvula aórtica en el lado izquierdo del corazón y el de la válvula pulmonar en el lado derecho. Usualmente, es más breve, agudo y de tono más alto que el primer ruido cardíaco. De nuevo, no son las hojuelas valvulares cuando se cierran las que producen el ruido, sino más bien las reverberaciones producidas cuando el reflujo momentáneo de la sangre que va hacia el interior de los ventrículos se detiene, debido al cierre de las válvulas.

Relación del ciclo cardíaco con el electrocardiograma (ECG)

Aunque todavía no se ha estudiado la formación de las ondas del electrocardiograma, conviene tener presente la relación del ciclo cardíaco con el ECG, que será de utilidad en la evaluación ecocardiográfica para conocer el momento del ciclo cardíaco en el que se está.

  • Onda P: justo después de la onda P, aparece la contracción atrial. Tras esto existe una pausa en la actividad electrocardiográfica (Intervalo (P-Q)
  • Complejo QRS: tras el complejo QRS se produce la sístole mecánica
  • Onda T: el final de la sístole se produce inmediatamente después de la onda T

Metabolismo cardíaco

Al igual que el músculo esquelético tipo I, el músculo cardíaco parece ser de color rojo por el alto contenido de mitocondrias y mioglobina, y por su riego sanguíneo. El corazón usa grandes cantidades de adenosin trifosfato (ATP) al latir 60 a 100 veces/min (en condiciones en reposo normales) durante toda la vida del adulto normal, y la fosforilación oxidativa es la principal fuente de ese ATP, de ahí la concentración alta de mioglobina y el contenido mitocondrial grande. Hay estimados de que el fondo común de ATP miocárdico se recambia cada 10 segundos. El corazón es capaz de utilizar cualquier sustrato que se le proporcione en la sangre y la captación depende de la concentración de esos sustratos como glucosa, piruvato, lactato, ácidos grasos libres y cuerpos cetónicos.

La cardiología en veterinaria

La cardiología en la veterinaria es un campo de alto impacto que requiere una amplia experiencia junto con el conocimiento necesario para aplicar acciones en el organismo animal. Adquirir este conocimiento no siempre resulta sencillo y es por ello que muchos profesionales de este campo optan por la especialización académica como su mejor opción. Elegir la Academia adecuada resulta en muchos casos complejo y por esta razón se han creado diferentes instituciones enfocadas en la solución de esta necesidad.

TECH Universidad Tecnológica se funda como la universidad virtual con mayor amplitud en su portafolio educativo, mismo que a diario crece con nuevas opciones enfocadas en el futuro. En el caso de su Facultad de Veterinaria, se encuentran posgrados tales como el Máster en Cirugía Mínimamente Invasiva en Pequeños Animales y el Máster en Dermatología de Pequeños Animales. Sin embargo, para aquellos que buscan complementar su educación base en el ámbito de las afecciones al corazón, no cabe duda que su mejor decisión será tomar el Máster en Cardiología Veterinaria en Pequeños Animales.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir